Scoo­bic es una moto de re­par­to de gran ca­pa­ci­dad que lim­pia el ai­re.

Jo­sé Ma­ría Gó­mez se ha pro­pues­to re­vo­lu­cio­nar la lo­gís­ti­ca ur­ba­na. Su Scoo­bic es un vehícu­lo eléc­tri­co de re­par­to que lim­pia el ai­re y sal­va vi­das.

El País - Retina - - Sumario - Por Jai­me Su­san­na Fotografía de Eli­sa Fer­nán­dez

La lo­gís­ti­ca en las ciu­da­des con­lle­va un pro­ble­ma: pa­ra trans­por­tar mu­cha mer­can­cía se ne­ce­si­ta un gran vehícu­lo. Por el con­tra­rio, los trans­por­tes pe­que­ños no pue­den lle­var gran­des car­gas. Es­te fa­llo en los re­par­tos ur­ba­nos fue lo que ins­pi­ró a Jo­sé Ma­ría Gó­mez y al equi­po de Pas­sion Mo­tor­bi­ke Fac­tory pa­ra crear Scoo­bic, el in­ven­to que pre­ten­de dar un gi­ro a la lo­gís­ti­ca. “Nues­tra teo­ría es: di­se­ñe­mos vehícu­los adap­ta­dos a las ciu­da­des. Tie­nen que ser más pe­que­ños, que se pue­dan apar­car muy bien, que lle­guen a las ca­lles pea­to­na­les… En re­su­men, que fa­ci­li­ten el tra­ba­jo del re­par­ti­dor”, ex­pli­ca Gó­mez.

A pri­me­ra vis­ta, Scoo­bic pa­re­ce una moto gran­de, pe­ro en su in­te­rior se pue­den trans­por­tar has­ta 750 ki­los en un es­pa­cio de 1.000 li­tros. La ca­pa­ci­dad de una fur­go­ne­ta, pe­ro con so­lo 90 cm de an­cho. Fun­cio­na con 10 ba­te­rías de io­nes de li­tio y tie­ne una au­to­no­mía de 300 ki­ló­me­tros. Es­te diseño le ha va­li­do di­ver­sos re­co­no­ci­mien­tos. Ha ga­na­do, en­tre otros, el pre­mio a la Me­jor Práctica en Mo­vi­li­dad Sos­te­ni­ble en­tre­ga­do por la Fun­da­ción Re­nault. Tam­bién es fi­na­lis­ta de los Pre­mios de la Fun­da­ción Map­fre a la innovación so­cial.

Gó­mez con­fie­sa que Scoo­bic tam­bién es­tá en el pun­to de mi­ra de va­rias em­pre­sas, y pue­de que no tar­de­mos mu­cho en ver sus mo­tos cir­cu­lan­do. Cuan­to an­tes ocu­rra, me­jor pa­ra la ciudad agra­cia­da. La moto tie­ne un elec­tro­fil­tro de io­nes que ge­ne­ra cam­pos mag­né­ti­cos y al­ma­ce­na las par­tí­cu­las de carbón. “En ocho horas, ca­da Scoo­bic pue­de lim­piar 20.000 me­tros cú­bi­cos de ai­re”.

La moto lle­va tam­bién un des­fi­bri­la­dor, ¿por qué? “Per­dí a mi pa­dre y a un hermano por un in­far­to. Se­gu­ro que tú tam­bién has per­di­do a al­guien. Es la pri­me­ra cau­sa de mor­ta­li­dad en Es­pa­ña”. La em­pre­sa tie­ne pre­vis­to lan­zar una app gra­tui­ta, en la que el usua­rio avi­se si pre­sen­cia un ata­que al co­ra­zón. La moto más cer­ca­na in­te­rrum­pi­rá su re­par­to y acu­di­rá a la lla­ma­da. “Si lle­ga en los pri­me­ros 10 mi­nu­tos de in­far­to, sal­va al 75% de los ca­sos. El en­vío lle­ga­rá tar­de, pe­ro sal­va­rá una vida”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.