La jo­ven poe­ta ha­bla so­bre mo­vi­li­dad, mas­co­tas, re­des, me­dios y apps.

El­vi­ra Sas­tre tie­ne cien­tos de mi­les de se­gui­do­res en re­des. Una he­rra­mien­ta útil pa­ra co­mu­ni­car­se, pe­ro en nin­gún ca­so un so­por­te que li­mi­te su es­ti­lo.

El País - Retina - - Sumario - Por Eva Blan­co Fotografía de Jacobo Me­drano

Lle­va ta­tua­da una pa­la­bra en el an­te­bra­zo. Y esa pa­la­bra no es otra que ‘pa­la­bras’. Las mis­mas con las que El­vi­ra Sas­tre (Segovia, 1992) ha es­cri­to su pa­sa­do a gol­pe de poe­ma­rio —el úl­ti­mo, Aque­lla ori­lla nues­tra (Al­fa­gua­ra), se pu­bli­có en abril—. Y las mis­mas que ha­rán que el año que vie­ne de­bu­te con una no­ve­la, Días sin ti, relato pro­ta­go­ni­za­do por una abue­la y su nie­to, cu­yas his­to­rias in­de­pen­dien­tes se cru­zan en un apren­di­za­je cons­tan­te.

Aún así, Sas­tre ase­gu­ra que no con­ta­ba con el éxi­to, y no lo da por sen­ta­do. “Es­toy ha­cien­do co­sas que me gus­tan, re­sul­ta que me va bien y que hay gen­te que lo dis­fru­ta, pe­ro siem­pre lo vi­vo to­do co­mo si es­tu­vie­ra de pa­so. Al fi­nal, la es­cri­tu­ra pa­ra mí es una ne­ce­si­dad, se­gui­ría ha­cién­do­lo aun­que na­die me le­ye­se”.

Na­da más le­jos de la reali­dad. Además de ser una de las poe­tas jóvenes más po­pu­la­res en len­gua cas­te­lla­na (co­mo prue­ban sus gi­ras de re­ci­ta­les

por Es­pa­ña y La­ti­noa­mé­ri­ca en las que las entradas se agotan no­che tras no­che), Sas­tre cuen­ta con una le­gión de se­gui­do­res en re­des so­cia­les. En Ins­ta­gram, don­de es es­pe­cial­men­te ac­ti­va, más de 234.000 per­so­nas no pier­den de­ta­lle de sus fre­cuen­tes ac­tua­li­za­cio­nes. Al­go que ha he­cho que al­gu­nos la in­clu­yan en esa ca­te­go­ría de los ins­ta­poe­tas, un tér­mino que na­die sa­be muy bien ni qué sig­ni­fi­ca.

“A mí las eti­que­tas me abu­rren y al que es­tá fue­ra le li­mi­tan. He hui­do de ello des­de el pri­mer día. No por­que un poe­ma ten­ga 20.000 ‘me gus­ta’ es un buen poe­ma, hay otras co­sas a va­lo­rar. De to­das for­mas, tam­po­co en­tien­do que se use el tér­mino de ma­ne­ra des­pec­ti­va, al fi­nal In­ter­net es una he­rra­mien­ta de di­fu­sión, no una mar­ca de es­ti­lo”, re­fle­xio­na.

Cuan­do ha­bla de In­ter­net co­mo he­rra­mien­ta, Sas­tre sa­be lo que di­ce. Su ca­rre­ra ha es­ta­do li­ga­da al de­sa­rro­llo tec­no­ló­gi­co des­de que con 15 años abrie­se su blog, Re­lo­cos

y recuerdos. “Cuan­do es­tu­dia­ba en el ins­ti­tu­to no te­nía mu­chos com­pa­ñe­ros in­tere­sa­dos en la es­cri­tu­ra, así que sen­tí la ne­ce­si­dad de am­pliar mi círcu­lo. Que­ría leer a otros, sa­ber si ha­bía más gen­te de mi edad que com­par­tía mis in­quie­tu­des”.

Fue así co­mo, po­co a po­co, Sas­tre fue reunien­do una au­dien­cia al­re­de­dor de sus tex­tos, al prin­ci­pio es­cri­tos en pro­sa. “Creo re­cor­dar que fue un pro­fe­sor de Ga­li­cia al que nun­ca lle­gué a co­no­cer quien me di­jo que pro­ba­se a es­cri­bir en verso. Pen­sé que era im­po­si­ble, por­que lo veía co­mo al­go tan com­pli­ca­do y tan de los poe­tas clá­si­cos... pe­ro me pi­có y me pro­pu­se in­ten­tar­lo, y así des­cu­brí una ma­ne­ra di­fe­ren­te de ex­pre­sar lo que te­nía den­tro”.

Por mo­men­tos co­mo es­te, Sas­tre man­tie­ne que In­ter­net le ha da­do so­bre to­do im­pul­so y comprensión. “Co­mo en to­do, siem­pre es­tán ahí los ha­ters, que sue­len aflo­rar cuan­do com­par­to opi­nio­nes que no es­tán di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­das con la poe­sía —y sí con mi ideo­lo­gía—, pe­ro ya he apren­di­do a em­plear mi tiem­po en la gen­te que me di­ce co­sas pro­duc­ti­vas, y no en los que no”, sen­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.