NUE­VAS FIC­CIO­NES

El País - Retina - - Sumario - Por Gui­ller­mo Are­nas

Las his­to­rias nos ro­dean y la for­ma de con­tar­las cam­bia con el tiem­po. Aho­ra es el mo­men­to de los hi­los de Twit­ter, las Sto­ries de Ins­ta­gram y la ex­plo­sión de la na­rra­ti­va trans­me­dia.

ES UNA DE NUES­TRAS NE­CE­SI­DA­DES, AL­GO QUE NOS HA­CE HU­MA­NOS. NA­RRAR ES AL­GO TAN AN­TI­GUO CO­MO NUES­TRA PRO­PIA ES­PE­CIE, Y UN AR­TE QUE SE MOLDEA CON EL TIEM­PO. LA TEC­NO­LO­GÍA Y LAS RE­DES SO­CIA­LES HAN EJER­CI­DO SU IN­FLU­JO EN NUES­TRA FOR­MA DE CON­TAR HIS­TO­RIAS HAS­TA EL PUN­TO DE QUE SE MUL­TI­PLI­CAN LAS VÍAS Y FOR­MA­TOS. BIEN­VE­NI­DOS A UN NUE­VO RELATO.

“Em­pie­zan a flo­re­cer na­rra­ti­vas mu­cho más par­cia­les, frag­men­ta­rias e in­clu­so efí­me­ras”. —Jor­di Cos­ta

En ca­da mo­men­to, en ca­da lu­gar, nos ro­dean las his­to­rias. Nos lle­gan por mu­chas vías: es­tán en las pan­ta­llas, de las más gran­des a las pe­que­ñas. Se trans­mi­ten por las on­das, de ma­ne­ra in­vi­si­ble. Se nos mues­tran en ca­rac­te­res im­pre­sos o, en su for­ma pri­mi­ge­nia, nos las cuen­ta otra per­so­na. La ne­ce­si­dad es siem­pre la mis­ma: ex­pli­car al­go, real o in­ven­ta­do, que re­sul­ta tan fas­ci­nan­te pa­ra el que lo cuen­ta co­mo pa­ra el que lo es­cu­cha. Así ha si­do siem­pre y na­da in­di­ca que va­ya a cam­biar.

Sin em­bar­go, la for­ma en la que co­no­ce­mos to­das es­tas his­to­rias sí se trans­for­ma. Des­de que a al­guien se le ocu­rrió pin­tar una es­ce­na de ca­za en una cue­va, cual­quier nue­vo me­dio de ex­pre­sión ha si­do adop­ta­do pa­ra con­tar lo que se ne­ce­si­ta­se con­tar. El pa­pel, la im­pren­ta, la cá­ma­ra ci­ne­ma­to­grá­fi­ca… La ex­pre­sión siem­pre ha es­ta­do li­ga­da a la tec­no­lo­gía. Has­ta lle­gar a una épo­ca, la ac­tual, en la que los avances se mul­ti­pli­can. Y, con ellos, la for­ma de na­rrar.

“Que nos se­duz­can con his­to­rias es al­go an­ces­tral que tie­ne que ne­go­ciar en ca­da épo­ca con las for­mas en las que se ma­ni­fies­ta”, ex­pli­ca el crí­ti­co cul­tu­ral Jor­di Cos­ta, fir­ma ha­bi­tual de EL PAÍS. “Es­ta­mos en un mo­men­to de efervescencia tec­no­ló­gi­ca cons­tan­te, en el que se es­tán es­bo­zan­do co­sas que no sa­be­mos si se van a con­ver­tir en el mo­do do­mi­nan­te de con­su­mir fic­cio­nes”, aña­de. So­lo hay que fi­jar­se en có­mo las re­ci­ben las per­so­nas de nues­tro en­torno: las for­mas clá­si­cas, co­mo la no­ve­la, la pe­lí­cu­la o la se­rie de te­le­vi­sión, si­guen ahí, pe­ro aho­ra se les su­man mu­chas otras, a me­nu­do li­ga­das a un ele­men­to ge­ne­ra­cio­nal.

“Creo que ha en­tra­do en cri­sis el dis­cur­so ce­rra­do de la ‘gran obra”, pro­si­gue Cos­ta. “Em­pie­zan a flo­re­cer na­rra­ti­vas mu­cho más par­cia­les, frag­men­ta­rias e in­clu­so efí­me­ras. Las apli­ca­cio­nes que bo­rran ví­deos pa­sa­do un tiem­po, por ejem­plo. Es­ta­mos ha­blan­do de mo­dos de co­mu­ni­ca­ción que no es­tán ahí pa­ra que­dar­se, sino pa­ra sa­tis­fa­cer un ins­tan­te”. Un cam­bio de pa­ra­dig­ma que, co­mo tan­tos otros, tie­ne un ori­gen cla­ro: In­ter­net.

SAL­TAR DE UN ME­DIO A OTRO

En 2003, en un ar­tícu­lo pa­ra la re­vis­ta

MIT Tech­no­lo­gi­cal Re­view, el aca­dé­mi­co Henry Jen­kins le pu­so un nom­bre a al­go que ya exis­tía, lo que equi­va­le a ha­cer­lo vi­si­ble. Ha­bía co­men­za­do la épo­ca de la na­rra­ti­va trans­me­dia. “Ha­bla­mos de un fe­nó­meno que tie­ne dos ca­rac­te­rís­ti­cas: que la his­to­ria se cuen­ta en mu­chos me­dios y pla­ta­for­mas y que el pú­bli­co par­ti­ci­pa ex­pan­dién­do­la”, ex­pli­ca Car­los Sco­la­ri, pro­fe­sor e in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad Pom­peu Fa­bra. Pen­se­mos en los superhéroes de Mar­vel o en la sa­ga Harry Pot­ter y ten­dre­mos un ejem­plo cla­ro: sus per­so­na­jes sal­tan del có­mic al ci­ne o a la ani­ma­ción, mien­tras que sus fans los ha­cen su­yos a tra­vés de fan fic

tions, his­to­rias que se ba­san en la na­rra­ti­va ori­gi­nal pa­ra re­tor­cer­la y es­ti­rar­la. Lo que ha­cían dé­ca­das an­tes los fans de

Star wars o Star trek, ex­pli­ca Sco­la­ri, ya era trans­me­dia, pe­ro la ex­plo­sión tec­no­ló­gi­ca hi­zo que, a par­tir de los 90, las po­si­bi­li­da­des flo­re­cie­sen.

“Si nos po­ne­mos del la­do del con­su­mi­dor, del es­pec­ta­dor, nues­tra die­ta me­diá­ti­ca ya es­tá frag­men­ta­da”, ase­gu­ra Sco­la­ri. “Des­de que nos le­van­ta­mos has­ta que nos va­mos a dor­mir esa die­ta es­tá un po­qui­to en Fa­ce­book, otro po­qui­to en Twit­ter, en Net­flix, en Youtu­be, en li­bro en pa­pel, en Kind­le… An­tes de In­ter­net pa­sá­ba­mos mu­cho tiem­po en po­cos me­dios, aho­ra pa­sa­mos po­co tiem­po en mu­chos me­dios”. Uno de los pri­me­ros sec­to­res en dar­se cuen­ta de ello fue la in­dus­tria del ci­ne. “An­tes era más sen­ci­llo que un pro­duc­to se sos­tu­vie­se eco­nó­mi­ca­men­te pe­ro, en el mo­men­to en el que las au­dien­cias es­tán ato­mi­za­das, ese mo­de­lo ya no fun­cio­na”, re­la­ta Sco­la­ri. “La úni­ca ma­ne­ra de ha­cer­lo es con­tar es­tas his­to­rias en mu­chos me­dios. Mu­chas de esas pla­ta­for­mas qui­zás no den ga­nan­cias, pe­ro ge­ne­ran una co­mu­ni­dad”.

Es­ta mul­ti­pli­ci­dad de pla­ta­for­mas y for­ma­tos se ha ido in­fil­tran­do has­ta con­ver­tir­se en al­go ha­bi­tual. “Hay un cam­bio ge­ne­ra­cio­nal”, apun­ta Sco­la­ri. “Pa­ra los que cre­cie­ron con Ma­trix o

Po­ké­mon es­to ya es al­go na­tu­ral. Aho­ra ya no hay ni­chos, se han per­fo­ra­do. Si te gus­ta The wal­king dead tie­nes el video-

jue­go, la pe­lí­cu­la, el có­mic o el par­que de atrac­cio­nes”. El pú­bli­co ya no so­lo es­tá acos­tum­bra­do a re­ci­bir una his­to­ria des­de dis­tin­tos fren­tes, sino que en­tien­de así gran par­te de las fic­cio­nes. La era de “el li­bro era me­jor” que­da ya muy atrás.

NUE­VAS HIS­TO­RIAS, NUE­VOS FOR­MA­TOS

El pa­pel del pú­bli­co, ese úl­ti­mo es­la­bón de la ca­de­na na­rra­ti­va, es qui­zás el que ha ex­pe­ri­men­ta­do un cam­bio más drás­ti­co gra­cias a la tec­no­lo­gía. Co­mo ex­pli­ca Jor­di Cos­ta, “se ha ro­to la fron­te­ra en­tre el ciu­da­dano es­pec­ta­dor y el crea­dor”. En ma­yor o me­nor medida, to­dos po­de­mos ser ge­ne­ra­do­res de his­to­rias. “El he­cho de pen­sar un me­me y en­viar­lo a tus ami­gos ya re­ve­la que esas fron­te­ras se han ro­to”, aña­de. En otros ca­sos, los na­rra­do­res apro­ve­chan los nue­vos me­dios a su alcance pa­ra dar for­ma a nue­vas y sor­pren­den­tes for­mas de con­tar. “Uno Uno de los fe­nó­me­nos más lla­ma­ti­vos que he vis­to es cuan­do Ma­nuel Bar­tual, ha­ce dos ve­ra­nos, se in­ven­tó una fic­ción en Twit­ter en la que se apro­ve­chó de la in­me­dia­tez, ju­gan­do con las fron­te­ras de reali­dad y fic­ción”, re­cuer­da Cos­ta. Du­ran­te unos días, su ex­pe­ri­men­to eclip­só cual­quier otra his­to­ria, real o fic­ti­cia, que es­tu­vie­se su­ce­dien­do en nues­tro país.

“Cuan­do es­cri­bí ese relato en Twit­ter que se vol­vió lo­ca­men­te vi­ral pen­sé que era una red so­cial que, además de pa­ra in­for­ma­ción y pa­ra opi­nión, tam­bién po­día ser­vir pa­ra con­tar his­to­rias”, re­cuer­da su au­tor. Co­mo Or­son We­lles en La gue­rra de los mun­dos, Bar­tual man­tu­vo en vi­lo a su pú­bli­co con una his­to­ria de do­bles y mis­te­rio que in­tro­du­cía la fic­ción en nues­tra co­ti­dia­nei­dad. “Pen­sé en que te­nía un for­ma­to en el que ha­bía tex­to, fo­to, ví­deo y al­go que no tie­nen otr otros me­dios, el di­rec­to, el he­cho de po­der c con­tar una his­to­ria tal y co­mo se su­po­ne que es­tá trans­cu­rrien­do, y que los lec­to lec­to­res pue­dan par­ti­ci­par”.

Bar­tual, Bart que es­te ve­rano ha vuel­to a ju­gar con los hi­los de Twit­ter jun­to a Mo­dest Mo­des­to Gar­cía, co­men­zó en el mun­do del cóm có­mic has­ta que se dio cuen­ta de que lo que e en reali­dad le se­du­cía era con­tar his­to­ri his­to­rias, in­de­pen­dien­te­men­te del for­mat for­ma­to. Des­pués de pa­sar por el cor­to­metr to­me­tra­je y el lar­go, se in­tere­só por las po­si­bi­li po­si­bi­li­da­des de Twit­ter. “Da la sen­sa­ción de que, si jue­gas bien tus car­tas, las his­to­ria his­to­rias se vuel­ven más fí­si­cas”, afir­ma. “Los us usua­rios es­tán al mis­mo ni­vel que la his­tor his­to­ria, y eso ge­ne­ra una cer­ca­nía, un en­ganc en­gan­che, una sen­sa­ción de reali­dad”.

Aho­ra Ahor es­tá con­ven­ci­do de que las for­mas nar na­rra­ti­vas del fu­tu­ro pa­sa­rán por las po­si­bi­lid po­si­bi­li­da­des que nos ofrez­can las he­rra­mien­tas a nues­tro alcance. “Me­dios co­mo Ins­ta­gra Ins­ta­gram Sto­ries es­tán per­mi­tien­do que gen­te q que no se hu­bie­se plan­tea­do con­tar una his­to­ria lo pue­da ha­cer, in­clu­so de form for­ma ca­si in­cons­cien­te, sin una idea na­rra­tiv na­rra­ti­va cla­ra de­trás. Es­to es una fuen­te de ins­pi ins­pi­ra­ción”, afir­ma. No es el úni­co: en ma­yo d de es­te año se ce­le­bró la Fe­ria del Hi­lo, el p pri­mer cer­ta­men de tui­te­ra­tu­ra, del que el pro­pio Bar­tual fue ju­ra­do.

NA­RRAR EN TIEM­POS DE STO­RIES

“Twit­ter tie­ne al­go que no tie­nen otros me­dios, el di­rec­to y que los lec­to­res pue­dan par­ti­ci­par”. —Ma­nuel Bar­tual

Co­mo Ma­nuel Bar­tual, Al­ber­to Gon­zá­lez Váz­quez, más co­no­ci­do co­mo Que­ri­do An­to­nio, pro­vie­ne de me­dios co­mo el

có­mic o el au­dio­vi­sual. Pe­ro en su ca­so, su tra­ba­jo en El in­ter­me­dio, pro­gra­ma pa­ra el que crea esos mon­ta­jes de ví­deo so­bre ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca, le hi­zo lle­gar a un pun­to de in­me­dia­tez en sus his­to­rias. “Siem­pre he in­ten­ta­do amor­ti­zar las he­rra­mien­tas a mi dis­po­si­ción, in­clu­so an­tes de que exis­tie­ran las re­des o In­ter­net tal y co­mo lo co­no­ce­mos. Me pa­re­ce na­tu­ral apro­ve­char los me­dios a mi alcance”, cuen­ta. Su acer­ca­mien­to a las re­des se tra­du­ce en his­to­rias que tras­pa­san el hu­mor has­ta lle­gar a lo sub­cons­cien­te y que se adap­tan, por for­ma­to y du­ra­ción, al en­torno de Fa­ce­book o Ins­ta­gram.

“Si quie­ro con­tar al­go me da igual el for­ma­to, no des­pre­cio nin­guno”, ex­pli­ca, in­clu­so sien­do cons­cien­te de que mu­chas de sus his­to­rias ten­gan un ca­rác­ter efí­me­ro. “No sa­bía por dón­de co­ger las Sto­ries de Ins­ta­gram, me mo­les­ta­ba que des­apa­re­cie­ran a las 24 horas, pe­ro sí que to­mé una de­ci­sión de adap­ta­ción al me­dio. Me pa­re­cía una ma­ne­ra de apro­ve­char­lo”. Se re­fie­re a con­ver­sa­cio­nes ima­gi­na­rias que trans­cu­rren en esa red so­cial, y tam­bién a otras que to­man la for­ma de chats de Fa­ce­book Mes­sen­ger. Un acer­ca­mien­to a la reali­dad que fun­cio­na co­mo vía de en­gan­che con el es­pec­ta­dor. “Esa ambigüedad es in­tere­san­te”, admite. “Des­de ha­ce tiem­po he tra­ba­ja­do con esa cre­du­li­dad del es­pec­ta­dor. Sa­bes que lo que te es­tán con­tan­do es men­ti­ra, pe­ro hay un de­seo de creér­se­lo, co­mo cuan­do ves el pro­gra­ma de Iker Ji­mé­nez”. El pro­pio me­dio, por tan­to, ya es par­te de la his­to­ria, le da for­ma en un jue­go de me­ta­na­rra­ti­vas que abre nue­vas po­si­bi­li­da­des.

El pa­sa­do ve­rano, las his­to­rias de Anabel Lo­ren­te (@ca­ta­na3el) co­men­za­ron a pro­pa­gar­se en re­des so­cia­les. Por me­dio de ani­ma­cio­nes, con­ta­ba si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas de su vida. La pri­me­ra era una con­ver­sa­ción real con su mé­di­co, que cues­tio­na­ba sus há­bi­tos de vida por el he­cho de ser mu­jer y jo­ven. A esa le si­guie­ron otras, has­ta con­ver­tir­se en un pe­que­ño fe­nó­meno vi­ral que vi­si­bi­li­za­ba ca­sos de ma­chis­mo cons­tan­tes en la vida de mu­chas mu­je­res. “La idea sur­gió del abu­rri­mien­to, o de la de­pre­sión, es­te ve­rano. Hi­ce un par de di­bu­jos, los ani­mé con Pre­mie­re [un soft­wa­re de edi­ción de ví­deo] y voi­lá. Lo de­más fue ines­pe­ra­do”.

A sus 24 años, su ca­so es el de al­guien que ha cre­ci­do con las re­des y que ha en­con­tra­do en ellas la ma­ne­ra más na­tu­ral de com­par­tir sus vi­ven­cias. “A los 13 años te­nía un ca­nal de Youtu­be con mi me­jor ami­ga”, ex­pli­ca a tra­vés de un au­dio de What­sapp. “Ha­cía­mos pa­ri­das al más pu­ro es­ti­lo ca­ni y te­nían mu­cho éxi­to en mi ba­rrio”. Aho­ra com­pa­gi­na su tra­ba­jo co­mo téc­ni­ca de edu­ca­ción con unas his­to­rias que, pe­se a in­cluir un gi­ro fi­nal ima­gi­na­do, son un re­fle­jo de la reali­dad.

“Ca­da vez hay un ma­yor in­te­rés por his­to­rias co­mu­nes, por per­so­nas nor­ma­les co­mo yo que, a tra­vés de las re­des, po­de­mos co­mu­ni­car esas his­to­rias”, ex­pli­ca. En esa ofer­ta ca­da vez más frag­men­ta­da pro­pues­tas co­mo la su­ya ga­nan te­rreno a los me­dios es­ta­ble­ci­dos. “Me cues­ta ver un mun­do en el que me­dios co­mo la te­le­vi­sión no sean do­mi­nan­tes, pe­ro con co­sas co­mo lo que me ha su­ce­di­do a mí pien­so que la gen­te tam­bién se can­sa de reali­ties, fic­ción y ese ti­po de en­tre­te­ni­mien­to”, pro­si­gue Lo­ren­te. “Es­to es más real, más vi­vo, más ins­tan­tá­neo. Se le es­tá dan­do una nue­va vuel­ta al relato di­gi­tal, y al relato en ge­ne­ral”.

Nin­guno de los en­tre­vis­ta­dos pue­de an­ti­ci­par­se al fu­tu­ro, ni afir­mar con rotundidad có­mo con­su­mi­re­mos (y crea­re­mos) his­to­rias en una dé­ca­da, pe­ro to­dos coin­ci­den en que las for­mas de narración es­tán cam­bian­do. “No es una mo­da pa­sa­je­ra, se va a ir in­fil­tran­do po­co a po­co en más pla­nos de lo pú­bli­co”, afir­ma Jor­di Cos­ta. Ten­dre­mos que es­pe­rar pa­ra sa­ber si el pró­xi­mo Uli­ses se con­ta­rá en frag­men­tos de 280 ca­rac­te­res, o si ve­re­mos el equi­va­len­te de Ciu­da­dano Ka­ne en mi­cro­ví­deos de 15 se­gun­dos, pe­ro las his­to­rias se­gui­rán ahí, mu­tan­do de for­ma con ca­da épo­ca.

NO HA PA­SA­DO, PE­RO PO­DRÍA Una de las con­ver­sa­cio­nes fic­ti­cias que Al­ber­to Gon­zá­lez Váz­quez cuel­ga en su Ins­ta­gram (@que­ri­doan­to­nio).

“AN­DO DE VA­CA­CIO­NES...” El prin­ci­pio del hi­lo de Twit­ter que Ma­nuel Bar­tual (@Ma­nuel­bar­tual) con­si­guió vi­ra­li­zar en agos­to de 2017.

‘TRUE STORY’ Anabel Lo­ren­te crea ani­ma­cio­nes so­bre ma­chis­mos de la vida co­ti­dia­na pa­ra Ins­ta­gram y Twit­ter (@ca­ta­na3el).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.