CAS­TE­LLA­NA 81

Sáenz de Oi­za di­se­ñó Cas­te­lla­na 81 con he­rra­mien­tas del XX y vi­sión del XXI. La tec­no­lo­gía hoy ha per­mi­ti­do po­ten­ciar la vo­ca­ción con la que na­ció: es el úni­co edi­fi­cio es­pa­ñol con el se­llo WELL al bie­nes­tar hu­mano.

El País - Retina - - Sumario - Por Juan Pa­blo Zur­do Fo­to­gra­fías de Al­fre­do Arias

Có­mo un edi­fi­cio pue­de ser cla­ve en el bie­nes­tar de quie­nes tra­ba­jan en él.

Un se­cre­to: en la fa­cha­da es­te, Sáenz de Oi­za de­jó su fir­ma co­mo si en­tre­ga­ra una es­cul­tu­ra y no un edi­fi­cio de 33 al­tu­ras y 107 me­tros. Es­tá gra­ba­da en la es­truc­tu­ra me­tá­li­ca de la puer­ta gi­ra­to­ria, ca­si a ras de sue­lo.

El tiem­po le ha da­do la ra­zón, co­mo en tan­tas co­sas. La an­ti­gua se­de del BBVA, hoy pro­pie­dad del gru­po in­mo­bi­lia­rio Gmp, es un BIC (Bien de In­te­rés Cul­tu­ral). Un clá­si­co de la van­guar­dia. ¿Qué sig­ni­fi­ca esa pro­tec­ción pa­tri­mo­nial? Que cual­quier re­for­ma se com­pli­ca, so­me­ti­da al ce­lo de un res­tau­ra­dor de cua­dros.

En 2014, Gmp co­mien­za a reha­bi­li­tar la to­rre pa­ra alo­jar se­des cor­po­ra­ti­vas. La con­sul­to­ra Arup (diseño, pla­ni­fi­ca­ción e in­ge­nie­ría), le pro­po­ne un re­to

aña­di­do: la cer­ti­fi­ca­ción WELL Buil­ding Stan­dard, el mar­cha­mo in­ter­na­cio­nal más pres­ti­gio­so en ar­qui­tec­tu­ra pa­ra la sa­lud y el bie­nes­tar. Lo lo­gra­ron. Cas­te­lla­na 81 su­ma ese tro­feo a otra cer­ti­fi­ca­ción equi­va­len­te en sos­te­ni­bi­li­dad y efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, LEED Pla­tino.

De mo­men­to es el úni­co edi­fi­cio es­pa­ñol con se­llo WELL. En el res­to de Eu­ro­pa hay un pu­ña­do, pe­ro to­dos de nue­va cons­truc­ción y sin pro­tec­ción pa­tri­mo­nial. Por eso pu­die­ron pla­ni­fi­car des­de ce­ro un pro­yec­to sos­te­ni­ble con­tem­po­rá­neo.

¿ En­ton­ces, por qué una to­rre de 1978, cuan­do ca­si na­die te­mía a la con­ta­mi­na­ción ni al ta­ba­co, se co­dea con la éli­te ar­qui­tec­tó­ni­ca del XXI? Por­que se pen­só pa­ra el XXI.

Su­sa­na Saiz, aso­cia­da de Sos­te­ni­bi­li­dad y Ener­gía de Arup, lo ex­pli­ca en la plan­ta 24 an­te Ma­drid des­ple­ga­do co­mo una ani­ma­ción 3D: “El pro­yec­to ori­gi­nal de Oi­za, ori­gi­nal en tan­tos sen­ti­dos, an­ti­ci­pa los cri­te­rios WELL y LEED. Unos los cum­ple di­rec­ta­men­te, otros se los fa­ci­li­tó a la re­for­ma”.

RO­SA HOR­MI­GÓN

Por ejem­plo, la aper­tu­ra to­tal al ex­te­rior (95% de los pues­tos de tra­ba­jo con vis­tas) y par­te del es­que­le­to con vi­gas sus­pen­di- das sin pi­la­res. No son de hor­mi­gón gris de­pre­si­vo, se fa­bri­ca­ron con un tin­te en­tre ro­sa­do y beis. Ais­la­mien­to acús­ti­co ex­te­rior (es ex­tra­ño ver pe­ro no oír se­me­jan­te trá­fi­co ahí aba­jo) y un su­su­rro ca­si im­per­cep­ti­ble en la ma­qui­na­ria in­ter­na. Diseño cli­má­ti­co de las fa­cha­das, vi­drios con fil­tra­do so­lar y cli­ma­ti­za­ción zo­nal. Ca­da usua­rio pue­de ju­gar con un par de gra­dos de tem­pe­ra­tu­ra.

Los ma­te­ria­les lo­ca­les se tra­je­ron de las cer­ca­nías o se fa­bri­ca­ron in si­tu pa­ra re­du­cir con­su­mos de ener­gía y emi­sio­nes en el trans­por­te. No hay componentes or­gá­ni­cos vo­lá­ti­les o tó­xi­cos en to­do el ca­tá­lo­go de ma­te­ria­les, des­de las re­si­nas a los se­llan­tes o el mo­bi­lia­rio. Fil­tra­do y aná­li­sis de agua po­ta­ble. Fil­tros de ai­re que crean una bur­bu­ja asép­ti­ca en­tre los atas­cos. La mo­le es­tá ais­la­da del no­ci­vo gas ra­dón, abun­dan­te en Ma­drid por el sus­tra­to de gra­ni­to, gra­cias a unos ci­mien­tos dig­nos de un re­fu­gio nu­clear.

Al­gu­nos de­ta­lles: sen­so­res en el au­di­to­rio que oxi­ge­nan el am­bien­te cuan­do de­tec­tan de­ma­sia­do CO . Esa 2 con­cen­tra­ción de an­hí­dri­do car­bó­ni­co hu­mano es lo que ador­me­ce aun­que la con­fe­ren­cia sea bri­llan­te. El hall re­ci­be con ca­le­fac­ción ra­dian­te, esa ge­nial con­tri­bu­ción de la ci­vi­li­za­ción ro­ma­na al con­fort. Los men­sa­jes de vida sa­lu­da­ble en la pan­ta­lla gi­gan­te del ves­tí­bu­lo y en la bi­blio­te­ca di­gi­tal ha­cen la co­rres­pon­dien­te con­tri­bu­ción de la ci­vi­li­za­ción tec­no­ló­gi­ca.

“To­do el diseño in­te­gral, in­clu­so el pie ele­fan­tino [un ca­non de pro­por­cio­nes cons­tan­tes], con­tri­bu­yen a esa sen­sa­ción de bie­nes­tar. Es­tá por to­das par­tes, te en­vuel­ve pe­ro no pue­des pre­ci­sar­lo, de eso se tra­ta”, di­ce Su­sa­na Saiz.

HÁ­BI­TAT MILENIAL

Bie­nes­tar es el con­cep­to cla­ve pa­ra Leyre Oc­ta­vio, Di­rec­to­ra Eje­cu­ti­va de la Di­vi­sión Ar­qui­tec­tu­ra en Sa­vills Agui­rre New­man, una de las em­pre­sas alo­ja­das en Cas­te­lla­na 81. Pe­ro no cual­quier em­pre­sa, por­que se de­di­ca pre­ci­sa­men­te a di­se­ñar es­pa­cios cor­po­ra­ti­vos. “So­mos nues­tro pro­pio show­ca­se [es­ca­pa­ra­te]”.

En esa ca­sa, plan­ta sex­ta, no hay te­lé­fo­nos fi­jos, na­die es pro­pie­ta­rio/rehén de un pues­to, se tra­ba­ja por pro­yec­tos, con pro­ce­sos de tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo y pa­per­less de ver­dad, el es­pa­cio es de­mo­crá­ti­co y fle­xi­ble, con usos ad hoc. “Un diseño así en un edi­fi­cio así com­par­ten el ob­je­ti­vo de es­ti­mu­lar y cui­dar pa­ra re­te­ner el ta­len­to. Que­re­mos que, pu­dien­do tra­ba­jar en ca­sa, eli­ja­mos ve­nir a una ofi­ci­na co­mo es­ta”.

Leyre di­ce que esa as­pi­ra­ción vi­tal y pro­fe­sio­nal es un ras­go en los mi­le­nials que en­tre­vis­ta: “Quie­ren sa­ber có­mo es el lu­gar don­de van a tra­ba­jar, si lo ama­rán o lo de­tes­ta­rán, si les per­mi­ti­rá apren­der de otras per­so­nas”.

LUZ NA­TU­RAL El 95% de los pues­tos de tra­ba­jo tie­nen vis­ta al ex­te­rior. Arri­ba, la fir­ma de Sáenz de Oi­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.