Re­sis­te al al­go­rit­mo, sal de la bur­bu­ja

Las re­des so­cia­les nos en­cie­rran en un ca­jón ideo­ló­gi­co. ¿Po­de­mos de­sa­fiar a sus ro­bots?

El País - Retina - - Singular - Ilus­tra­ción de Lean­dro Ba­rea

Lo que tú crees que “to­do el mun­do di­ce” en las re­des so­cia­les so­lo se di­ce en tu mu­ro. Un os­cu­ro al­go­rit­mo cons­tru­ye un relato de la opi­nión pú­bli­ca dis­tor­sio­na­do es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra ti. No es so­lo lo que eli­ges se­guir, que ya te de­la­ta. Es que el ro­bot te su­gie­re con­te­ni­dos y per­fi­les, te en­vía una aler­ta di­cien­do que tus ami­gos han com­par­ti­do es­to, y tú te sien­tes im­pe­li­do a ha­cer lo mis­mo pa­ra sen­tir­te par­te de la ma­na­da.

Lo in­te­li­gen­te es du­dar de las pro­pias con­vic­cio­nes. “Cuan­do las cir­cuns­tan­cias cam­bian, yo cam­bio de opi­nión. ¿Us­ted qué ha­ce?”, pre­gun­ta­ba Key­nes. Pe­ro el mun­do di­gi­tal nos vuel­ve in­fle­xi­bles, to­zu­dos, sec­ta­rios, por­que los al­go­rit­mos de­tec­tan nues­tros pre­jui­cios y los ali­men­tan to­do el tiem­po. ¿Es po­si­ble re­sis­tir­se?

So­mos pe­rros de Pá­vlov, di­ce Ja­ron La­nier, el pen­sa­dor más pro­vo­ca­dor de Si­li­con Va­lley. Las re­des nos dan ca­ra­me­los o car­na­za, pa­los y za­naho­rias, pa­ra mo­di­fi­car nues­tro com­por­ta­mien­to. En su be­ne­fi­cio y el de sus anun­cian­tes, aun­que “no es­tá bien lla­mar pu­bli­ci­dad a la ma­ni­pu­la­ción di­rec­ta de las per­so­nas”, es­cri­be La­nier en un li­bro de tí­tu­lo ex­plí­ci­to: Diez ra­zo­nes pa­ra bo­rrar tus re­des so­cia­les de in­me­dia­to (De­ba­te). Es­tas apli­ca­cio­nes, ar­gu­men­ta, es­tán di­se­ña­das pa­ra ge­ne­rar adic­ción. Y han desata­do la ra­di­ca­li­za­ción que co­rroe las de­mo­cra­cias, por­que im­pul­san a los líderes “más agre­si­vos, au­to­ri­ta­rios, pa­ra­noi­cos y tri­ba­les”.

Con­fie­sa La­nier que él mis­mo se vol­vió peor per­so­na cuan­do ejer­ció de blo­gue­ro en el Huf­fing­ton Post, ob­se­sio­na­do co­mo es­ta­ba por los co­men­ta­rios. En las re­des, “las per­so­nas nor­ma­les sue­len trans­for­mar­se en idio­tas por­que los idio­tas re­ci­ben la má­xi­ma aten­ción”. In­clu­so cree que Do­nald Trump es más pe­li­gro­so por su com­pul­sión tuitera: “No es­tá ac­tuan­do co­mo la per­so­na más po­de­ro­sa del mun­do, por­que su adic­ción lo es más aún”. Así que has­ta Trump, po­bre, es una víc­ti­ma.

¿De­ma­sia­do ca­tas­tro­fis­mo? Sí, pe­ro es opor­tuno el to­que de aten­ción. Ex­pli­ca Da­niel In­ne­ra­rity que he­mos pa­sa­do muy rá­pi­do “del ci­be­ren­tu­sias­mo a la tec-no­preo­cu­pa­ción”. De In­ter­net iba a sur­gir la de­mo­cra­cia di­rec­ta y lo que sa­le es gen­te co­mo Bol­so­na­ro; igual que a los jóvenes de la Pri­ma­ve­ra Ára­be que se le­van­ta­ron por la libertad les ca­ye­ron dic­ta­du­ras nue­vas. Es­ta­mos en la fa­se de de­silu­sión.

Qui­zás no ha­ga fal­ta que te bo­rres de Fa­ce­book, Twit­ter o Ins­ta­gram. ¿Y si ha­ces el ejer­ci­cio de se­guir a per­so­nas in­tere­san­tes que dis­cre­pen abier­ta­men­te de tu vi­sión del mun­do? El ver­da­de­ro diá­lo­go, de­cía Bau­man, es con los dis­tin­tos a ti, lo otro es es­cu­char el eco de tu pro­pia voz. ¿Se­re­mos ca­pa­ces de edu­car al al­go­rit­mo pa­ra que en­tien­da que que­re­mos man­te­ner la men­te abier­ta? Es mi­sión de ca­da uno rom­per su pro­pia bur­bu­ja.

RI­CAR­DO DE QUE­ROL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.