Ni­ños ac­ti­vis­tas, la otra in­fan­cia

Pue­de que les cues­te el do­ble ha­cer oír su voz, pe­ro eso no les fre­na. A ve­ces, los lí­de­res de la pro­tes­ta son muy, muy pe­que­ños. Y sus lo­gros, muy gran­des.

El País - S Moda - - LA MIRADA - BE­GO­ÑA GÓ­MEZ URZ AIZ TEX­TO

Se­gu­ra­men­te ha si­do la po­nen­te más jo­ven en re­ci­bir una ova­ción en la se­de prin­ci­pal de la ONU. El pa­sa­do 12 de ju­lio, Malala You­saf­zai, una ado­les­cen­te de 16 años lo su­fi­cien­te­men­te fa­mo­sa co­mo pa­ra ser co­no­ci­da só­lo por su nom­bre de pi­la, se pu­so an­te cien­tos de de­le­ga­dos y acep­tó los honores que le rin­die­ron co­mo par­te del Día de Malala. Su ca­so es so­bra­da­men­te co­no­ci­do: a los 13 años, You­saf­zai em­pe­zó a blo­guear con seudónimo en la web de la BBC con­tan­do la si­tua­ción en su país, en el que los ta­li­ba­nes im­pi­den la es­co­la­ri­za­ción de las ni­ñas. En oc­tu­bre del año pa­sa­do, un te­rro­ris­ta li­ga­do al gru­po ex­tre­mis­ta TTP le

dis­pa­ró re­pe­ti­da­men­te en el crá­neo. You­saf­zai lo­gró sal­var la vida y se con­vir­tió en un icono glo­bal. Per­so­na­li­da­des de to­do el mun­do, des­de Ba­rack Oba­ma a Ma­don­na, le die­ron su apoyo y Ti­me la pro­pu­so co­mo Per­so­na del Año. Hoy vi­ve en In­gla­te­rra, re­fu­gia­da, y acu­de al co­le­gio ca­da día con un hi­yab y el clá­si­co uni­for­me. Sin du­da, su por­te pre­coz­men­te ma­du­ro y su cor­ta edad con­tri­bu­ye­ron a atraer a los me­dios oc­ci­den­ta­les. ¿Se­gui­rá sien­do una voz en el ta­ble­ro in­ter­na­cio­nal cuan­do crez­ca?

Se­gún el psi­có­lo­go in­fan­til y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se Va­len­tín Mar­tí­ne­zO­te­ro, pro­ba­ble­men­te sí. «Siem­pre que si­ga con­tan­do con el apoyo de su en­torno. A me­nu­do es­tos ni­ños acre­di­tan un acen­tua­do desarrro­llo en el plano in­te­lec­tual, so­cial, y éti­co mo­ral. No se ami­la­nan y se cre­cen an­te la ad­ver­si­dad».

El psi­có­lo­go, sin em­bar­go, cree que no siem­pre es acon­se­ja­ble que un ni­ño se con­vier­ta en la ca­ra pú­bli­ca de una cau­sa po­lí­ti­ca. «Eso co­rres­pon­de a los adul­tos. De otro mo­do, la ex­ce­si­va pre­sión so­bre la in­fan­cia, em­pu­ja­da ha­cia una fal­sa ma­du­rez, pue­de te­ner con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas: es­trés, an­sie­dad, de­pre­sión...».

Se re­fie­re al ca­so de Coy Mat­his, la ni­ña tran­se­xual de 6 años que lle­vó a jui­cio al es­ta­do de Co­lo­ra­do, en el que re­si­de, por su de­re­cho a uti­li­zar el ba­ño de ni­ñas de su co­le­gio (Coy na­ció

«La gen­te vio que es­ta ni­ña tran­se­xual era nor­mal y pre­cio­sa», ase­gu­ra el abo­ga­do de la fa­mi­lia de Coy Mat­his

con se­xo mas­cu­lino). El abo­ga­do de su fa­mi­lia, Mi­chael Sil­ver­man –del Trans­gen­der Le­gal De­fen­se Fund, un des­pa­cho que lle­va es­tos ca­sos sin áni­mo de lu­cro–, jus­ti­fi­ca la de­ci­sión de la fa­mi­lia Mat­his de sa­lir a la luz pú­bli­ca: «La gen­te no tie­ne mu­chas opor­tu­ni­da­des de ver a ni­ños trans­gé­ne­ro. Al ver a Coy –que hi­zo to­da una ron­da de apa­ri­cio­nes me­diá­ti­cas– se en­con­tra­ron con una ni­ña nor­mal y pre­cio­sa y con una fa­mi­lia que só­lo que­ría que to­dos sus hijos fue­ran igual­men­te fe­li­ces. Es im­por­tan­te po­ner una ca­ra a es­tas batallas por los de­re­chos ci­vi­les». Sil­ver­man es­tá más que sa­tis­fe­cho con el re­sul­ta­do, que dio la razón a los Mat­his y es­tá sen­tan­do ju­ris­pru­den­cia en va­rios es­ta­dos.

No hay du­da de que la ca­ra de un ni­ño mul­ti­pli­ca el in­te­rés de los me­dios y pue­de dar el em­pu­jón a una cam­pa­ña, la que sea. Lo sa­be Mart­ha Pay­ne, la ni­ña es­co­ce­sa que el año pa­sa­do abrió un blog, Ne­ver Se­conds, en el que postea­ba fo­tos del muy po­co ape­te­ci­ble me­nú de su es­cue­la. Un tuit de apoyo del fa­mo­so chef Ja­mie Oli­ver en­cen­dió la chis­pa y po­co des­pués la BBC y el Daily Te­le­graph es­ta­ban ha­blan­do de lo que pen­sa­ba es­ta cría de 9 años. Se­ña­la­ban, en­tre otras co­sas, que la die­ta es­co­ce­sa es la peor de Eu­ro­pa y que, de se­guir así, di cil­men­te me­jo­ra­ría. El dis­tri­to tri­to de Argyll and Bu­te, al que per­te­ne­ce el co­le­gio egio de Pay­ne, le obli­gó a ce­rrar el blog, y eso au­men­tó to­da­vía más su po­pu­la­ri­dad.

«Ese día llo­ré por­que era in­jus­to, no ha­bía he­cho na­da ma­lo», cuen­ta Mart­ha a S Mo­da. Un año más tar­de ha con­se­gui­do que me­jo­re la nu­tri­ción es­co­lar en la re­gión y ha re­cau­da­do fon­dos pa­ra un co­me­dor in­fan­til il en Ma­laui. «Pe­ro aún nos que­da tra­ba­jo», ase­gu­ra.

Malala You­saf­zai La ni­ña pa­quis­ta­ní se con­vir­tió

en un sím­bo­lo glo­bal cuan­do los ta­li­ba­nes le dis

pa­ra­ron en la ca­be­za por ir a la es­cue­la. En ju­lio

ha­bló an­te la ONU en Nue­va York, en la pro­cla­ma­ción oficial del Día de Malala,

de­di­ca­do a la edu­ca­ción de las

mu­je­res.

El ale­mán Fe­lix Fink­bei­ner fun­dó la ONG eco­lo­gis­ta Plant for the Pla­net en 2009, cuan­do te­nía 9 años. Com­par­te pro­yec­tos con va­rios premios No­bel.

La fa­mi­lia de Coy Mat­his (en el cen­tro, de ro­sa) en los premios del co­lec­ti­vo LGBT.

M A RT H A PAY N E La es­co­lar, que em­pe­zó a postear sus tris­tes al­muer­zos es­co­la­res a los 9 años, lo­gró me­jo­rar la nu­tri

ción de los ni­ños es­co­ce­ses.

Has­bro lan­za­rá un nue­vo horno gra­cias a Po­pe.

MCK EN­NA PO­PE A los 13 años, la es­ta­dou­ni­den­se apo­yó a su her­mano de 4, que que­ría un horno de ju­gue­te en co­lo­res neu­tros, no «de ni­ñas».

NA DA A L-A H DA L Es­ta ye­me­ní de 11 años subió un ví­deo a YouTu­be don­de ame­na­za­ba con sui­ci­dar­se si su fa­mi­lia le obli­ga­ba a ca­sar­se con su tío.

COY M AT H IS La tran­se­xual de 6 años lle­vó a su co­le­gio a jui­cio y ga­nó el de­re­cho a usar el ba­ño de ni­ñas, el se­xo

con el que se iden­ti­fi­ca.

A SE A N JOH NSON A los 9 años se con­vir­tió en el héroe de la huel­ga que man­tu­vie­ron las es­cue­las pú­bli­cas de Chica­go con­tra su al­cal­de.

AC T I V I S TA S ‘E CO’ Los ni­ños de un co­le­gio de San Ra­fael, Ca­li­for­nia, con­si­guie­ron que la mar­ca Cra­yo­la re­ci­cle los ro­tu­la­do­res que pro­du­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.