Nue­vos pa­dres, nue­vas for­mas

Ca­da vez son más los pro­ge­ni­to­res que, no con­for­mes con los cá­no­nes es­ta­ble­ci­dos, abo­gan por el con­su­mo res­pon­sa­ble, la cul­tu­ra del jue­go y otro es­ti­lo de vida. Y lo com­par­ten.

El País - S Moda - - LA MIRADA - TE XTO MÓ­NI­CA MER­CÉ

En­trar en el mun­do in­fan­til de so­pe­tón no im­pli­ca po­ner fin a la cu­rio­si­dad y el en­tu­sias­mo con los que an­tes se vi­vía la mo­da, la música o los lu­ga­res del mun­do por re­co­rrer. Con es­te ob­je­ti­vo, ca­da vez más pa­dres han ini­cia­do una pe­que­ña re­vo­lu­ción: ¿qué me­jor for­ma de dar res­pues­ta a sus ne­ce­si­da­des que crean­do sus pro­pios pro­yec­tos? Es el ca­so de Ai­rí: pri­me­ro na­ció lo­la­for­kids.com, su tien­da on­li­ne de ro­pa in­fan­til. Pe­ro un día de­ci­dió ha­cer reali­dad un sue­ño: via­jar por Asia du­ran­te un año con su ma­ri­do ri­do y su hija, y lo es­tán con­tan­do to­do en kid­sand­trips.org don­de, nde, ade­más de pro­por­cio­nar in­for­ma­ción so­bre re­cur­sos s pa­ra via­jar con ni­ños, po­nen en con­tac­to a fa­mi­lias a las as que les gus­ta re­co­rrer el mun­do con su pro­le.

Ma­ma­proof.org ha­ce lo mis­mo pe­ro en cla­ve e lo­cal y ur­ba­na. «Na­ció de la ne­ce­si­dad de dos ma­más in­quie­tas e in­con­for­mis­tas de re­co­men­dar ar ca­fe­te­rías, co­mer­cios e ini­cia­ti­vas que ha­cen de la ciu­dad un lu­gar más ama­ble pa­ra los ni­ños». Ma­vi y Sa­rah, sus ar­tí­fi­ces, tam­bién edi­tan una guía en pa­pel con las 50 me­jo­res su­ge­ren­cias de la ciu­dad: #Ru­taMmmp. Y han idea­do el dis­tin­ti­vo Fa­mily Wel­co­me pa­ra aque­llos lo­ca­les adap­taa­dos pa­ra ir con me­no­res de 3 años. «So­mos par­te de una ten­den­cia glo­bal de crian­za res­pe­tuo­sa que con­ci- - lia las ne­ce­si­da­des de los ni­ños con las vi­das y el ocio de sus pa­dres».

A Neus Por­ta, por su par­te, le preo­cu­pa­ba «el con­su­mo des­me­di­do que aca­rrea la lle­ga­da de un ni­ño en me­dio de la cri­sis y una ma­yor con­cien­cia me­dioam­bien­tal». Por eso mon­tó Wikimums.com, una co­mu­ni­dad de con­su­mo res­pon­sa­ble y edu­ca­ción en va­lo­res que co­men­zó por in­ter­cam­biar pro­duc­tos de be­bé e in­cor­po­ró las swap­ping par­ties, con­vo­ca­to­rias pa­ra el in­ter­cam­bio de ju­gue­tes, li­bros y ro­pa. Di­rec­tri­ces si­mi­la­res ani­ma­ron a Lour­des y Da­niel an­te la lle­ga­da ines­pe­ra­da de sus ge­me­las. En un prin­ci­pio idea­ron Tot-a-lot.com, una web pa­ra fa­ci­li­tar la vida a pa­dres a los que la ci­güe­ña ha­bía vi­si­ta­do con dos re­ga­los. Y po­co des­pués crea­ron Per­cen­til. com pa­ra la com­pra-ven­ta de ro­pa in­fan­til de se­gun­da mano. Un ne­go­cio ra­ro en Es­pa­ña pe­ro ha­bi­tual en paí­ses eu­ro­peos. En me­nos de un año de vida han com­pra­do más de 120.000 pren­das y las ven­tas han su­pe­ra­do las 90.000.

«El fe­nó­meno de fa­mi­lias que bus­can nue­vas for­mas de edu­car pre­te pre­ten­de po­ten­ciar la ac­ti­tud, la ini­cia­ti­va, las emo­cio­nes y la au­to­no­mía», a afir­ma el pe­da­go­go Joan Do­mè­nech, au­tor de Elo­gio de la edu­ca­ción len­ta (Ed. Graó). Dis­fru­tar más de la pa­ter­ni­dad y la edu­ca­ción, en re­su­men. Y es­to im­pli­ca de­vol­ver a los ni­ños su es­pa­cio de jue­go fren­te al ab abu­so de ex­tra­es­co­la­res y la acu­mu­la­ción de co­no­cim ci­mien­tos a una ve­lo­ci­dad inasu­mi­ble pa­ra su edad. Esa Esaa fi­lo­so a fil lle­vó a Car­men y a Clau­dia has­ta ju­ga­riju­gar.com. In­clu­so or­ga­ni­zan tup­per toys, que­das ccon con fa­mi­lias en las que en­se­ñan a di­ver­tir­se con ccre crea­ti­vi­dad. «Las cla­ses sin com­pe­ti­ción, con m mu­chas ri­sas y amor» de Yo­gui­tos.com in­ci­den en el mis­mo ob­je­ti­vo: «Apre­ciar lo me­jor de la vida y apren­der a re­la­jar­se con el yo­ga en mo­men­tos di ci­les». Yu y Ma­ría apor­tan así su ex­pe­rien­cia «pa­ra evi­tar es­trés a los ni­ños».

En ju­ga­ri­ju­gar.com, el pro­ta­go­nis­ta

es el jue­go, no los ju­gue­tes.

«Bien­ve­ni­dos a Wikimums, don­de to­do ocu­rre más des­pa­cio...», afir­man en es­ta web de con­su­mo y edu­ca­ción res­pon­sa­ble.

Ni­ños sí, ni­ños no. Eso es lo que in­di­ca el dis­tin­ti­vo Fa­mily Wel­co­me crea­do por ma­ma­proof.org.

Ca­mi­sa

McG­re­gor y pan­ta­lón

Neck&Neck, en per­cen­til.

com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.