Co­lum­nis­ta

Zaha Ha­did

El País - S Moda - - SUMARIO - Luz Casal es com­po­si­to­ra y can­tan­te.

Luz Casal.

oda mi vi­da he sen­ti­do cier­ta fascinación por las mu­je­res de­di­ca­das a pro­fe­sio­nes arries­ga­das y, des­de mi pun­to de vis­ta, la ar­qui­tec­tu­ra lo es. La pro­ta­go­nis­ta de es­te ar­tícu­lo, Zaha Ha­did –ar­qui­tec­ta, di­se­ña­do­ra y de­co­ra­do­ra, na­ci­da en Bag­dad en 1950 y fa­lle­ci­da en Mia­mi es­te 2016–, ha si­do cen­tro de mi aten­ción y de­vo­ción.

Una mu­jer, mu­sul­ma­na e in­mi­gran­te, que lle­ga a una in­dus­tria do­mi­na­da por hom­bres, con un len­gua­je pro­pio, sos­te­ni­do por la fuer­za de sus di­bu­jos; una pro­fe­sio­nal con un ta­len­to sin­gu­lar, car­ga­do de ideas y en­tu­sias­mo, que pro­po­ne for­mas or­gá­ni­cas fren­te a la es­ta­ble­ci­da ri­gi­dez de la ver­ti­ca­li­dad; una mu­jer que con­si­gue, en po­co más de tres dé­ca­das y con pro­pues­tas di­fe­ren­tes, que ca­si to­das las gran­des ciu­da­des del mun­do quie­ran te­ner una obra de ella. Es… ¡im­pre­sio­nan­te! Así, des­de Londres con su som­brío cli­ma, di­se­ñó edi­fi­cios lle­nos de fuer­za, fan­ta­sía y luz para más de 21 paí­ses.

Zaha ca­mi­na­ba un pa­so por de­lan­te de la ma­yo­ría. Te­nía un tem­pe­ra­men­to al­ti­vo y exi­gen­te (se­gún al­gu­nos que la co­no­cie­ron y otros que la en­vi­dia­ron), en­vuel­to en un si­co di­fe­ren­te, de esos que de­jan hue­lla. Con am­bi­ción e in­quie­tud, qui­so pro­bar­se o di­ver­tir­se tra­ba­jan­do tam­bién en otros cam­pos co­mo el di­se­ño de in­te­rio­res, la jo­ye­ría, la mo­da, los za­pa­tos, los mue­bles, los bar­cos, rein­ven­tan­do di­se­ño y téc­ni­cas de ma­nu­fac­tu­ra.

Frag­men­ta­ción. Abs­trac­ción. Fan­ta­sía. Poe­sía. Pa­sión. Co­ra­je. De­ter­mi­na­ción. Son al­gu­nas de las pa­la­bras que uti­li­zan para ha­blar de su tra­ba­jo. Aña­do a es­tas, de ma­ne­ra re­su­mi­da, la sem­blan­za que al­gu­nas ar­qui­tec­tas es­pa­ño­las hi­cie­ron, en el pa­sa­do nú­me­ro 213 de S Mo­da, de su com­pa­ñe­ra de pro­fe­sión ya fa­lle­ci­da. Teresa Sa­pey de­fi­nía la ar­qui­tec­tu­ra de Ha­did co­mo eró­ti­ca; Izas­kun Chinchilla la si­tua­ba en una di­men­sión so­cio­cul­tu­ral; y Car­me Pi­nós dijo con­si­de­rar el tra­ba­jo de Zaha co­mo al­go es­pe­cí­fi­co de una épo­ca.

Co­mo to­das las gran­des per­so­na­li­da­des, tie­ne sus de­trac­to­res. Es­tos con­si­de­ran su ar­qui­tec­tu­ra in­de­fen­di­ble y me­ga­ló­ma­na. Son vo­ces di­si­den­tes que pien­san que la bue­na ar­qui­tec­tu­ra la ha­cen los ar­qui­tec­tos anó­ni­mos. Pe­ro la his­to­ria nos de­mues­tra, con nu­me­ro­sos ejem­plos, que la ar­qui­tec­tu­ra es ar­te y, tam­bién, es­pec­tácu­lo.

Mi pri­mer con­tac­to con el tra­ba­jo de Ha­did fue el Ho­tel Sil­ken Puer­ta Amé­ri­ca de Ma­drid, unos días pre­vios a su inau­gu­ra­ción en 2005. Su di­se­ño de in­te­rio­res para la primera plan­ta del edi­fi­cio me cau­ti­vó.

La se­gun­da vez que es­tu­ve cer­ca de su obra fue en Za­ra­go­za, unos años des­pués, con mo­ti­vo de un con­cier­to. Los co­men­ta­rios que me hi­cie­ron so­bre el des­fa­se del cos­te en­tre lo pre­su­pues­ta­do y el mon­to fi­nal no me im­pi­die­ron que ad­mi­ra­ra el di­se­ño del Pa­be­llón Puen­te de la Ex­po 2008.

Mi ter­cer con­tac­to tu­vo lu­gar en Pe­kín. Mi ho­tel es­ta­ba cer­ca del Ga­laxy Soho, un cen­tro co­mer­cial re­cién inau­gu­ra­do. Nues­tros acom­pa­ñan­tes chi­nos se mos­tra­ban or­gu­llo­sos del edi­fi­cio, mien­tras que los oc­ci­den­ta­les nos que­da­mos sin pa­la­bras has­ta que per­di­mos de vis­ta su si­nuo­sa si­lue­ta.

Mi úl­ti­ma ex­pe­rien­cia «zahaha­dids­ta» fue en la Guangz­hou Ope­ra Hou­se. Re­cuer­do que pen­sé, na­da más ver­la, que da­ba la sen­sa­ción de sen­tir­se bien sien­do úni­ca, di­fe­ren­te, cá­li­da –sin apo­car­se por la arro­gan­cia de sus edi­fi­cios ve­ci­nos, los ras­ca­cie­los or­gu­llo­sos de sus al­tu­ras–. Es­toy con­ven­ci­da de que gra­cias a sus ma­ra­vi­llo­sas for­mas di mi me­jor con­cier­to has­ta hoy en Chi­na.

Zaha Ha­did, ¡una es­tre­lla gran­de!

ELLA HA SI­DO CEN­TRO DE MI ATEN­CIÓN Y DE­VO­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.