Di­se­ño

Ca­si 60 años des­pués de su muer­te, re­na­ce La Co­lle Noi­re, la man­sión al sur de Fran­cia del mo­dis­to. Dior Par­fums nos in­vi­ta en ex­clu­si­va a re­co­rrer­la

El País - S Moda - - SUMARIO - Tex­to Ma­ría Ove­lar Fotos Ger­mán Saiz

Den­tro de La Co­lle Noi­re, el re­fu­gio de Ch­ris­tian Dior.

Un sí­mil re­cu­rren­te. La ca­sa co­mo me­tá­fo­ra de un per­so­na­je la he­mos vis­to en Jor­ge Luis Bor­ges, Mar­cel Proust o Ju­lio Cor­tá­zar. La ale­go­ría se ma­te­ria­li­za en el cas­ti­llo de La Co­lle Noi­re, en Mon­tau­roux, al sur de Fran­cia, inau­gu­ra­do el pa­sa­do ma­yo por la fir­ma Dior. En es­ta man­sión del si­glo XIX vi­vió el di­se­ña­dor y fundador de la mar­ca, Ch­ris­tian. «Era su re­fu­gio, aquí des­can­sa­ba del tu­mul­to pa­ri­sino. La com­pró en 1951, en pleno éxi­to de su tra­ba­jo. Te­nía fo­bia al avión, pe­ro sus via­jes se mul­ti­pli­can. Vi­vió ba­jo mu­cha pre­sión. Re­sul­ta emo­ti­vo pen­sar que aquí, po­co an­tes de fa­lle­cer en 1957 [de un ata­que al co­ra­zón], es­cri­bió las úl­ti­mas pá­gi­nas de sus me­mo­rias [Ch­ris­tian Dior y yo; edi­to­rial Gus­ta­vo Gi­li], en las que con­fie­sa que se sen­tía can­sa­do y que pen­sa­ba afron­tar en­tre sus pa­re­des el pe­rio­do fi­nal de su vi­da», cuen­ta a S Mo­da Fré­dé­ric Bour­de­lier, director de Pa­tri­mo­nio de la en­se­ña fran­ce­sa. Lo re­cuer­da sen­ta­do en una si­lla es­ti­lo Luis XVI, en el que fue­ra el des­pa­cho del crea­dor.

Una re­for­ma de emo­cio­nes

«Me per­si­gue una sen­sa­ción ex­tra­ña… Co­no­cía ca­da ha­bi­ta­ción al de­di­llo. Las he es­tu­dia­do en blan­co y ne­gro du­ran­te tan­to tiem­po… Para mí to­do era pu­ra abs­trac­ción. Pe­ro aho­ra es­toy aquí, en un mun­do co­lo­rea­do. Es co­mo ha­ber­me me­ti­do en una pe­lí­cu­la. Es fas­ci­nan­te, he­mos pin­ta­do el mun­do de mon­sieur Dior». ¿Y có­mo han re­su­ci­ta­do su es­pí­ri­tu? «Con fo­to­gra as, re­vis­tas de la épo­ca co­mo Con­nais­san­ces des Arts, don­de se pu­bli­ca­ron re­por­ta­jes ilus­tra­dos so­bre es­ta ca­sa, y con los di­bu­jos que reali­zó el mo­dis­to jun­to a su ar­qui­tec­to, An­dré Svet­chi­ne», di­ce el director de Pa­tri­mo­nio.

Es una his­to­ria de amor. Y de re­gre­so a las raí­ces. Bour­de­lier lle­va años ras­trean­do Fran­cia en bus­ca de hue­llas del maes­tro. «El es­fuer­zo arran­ca en 2008, has­ta en­ton­ces fue­ron los ve­ci­nos del va­lle quie­nes man­tu­vie­ron su me­mo­ria vi­va», con­fie­sa el his­to­ria­dor. Y aña­de: «Mu­rió de ma­ne­ra abrup­ta e ines­pe­ra­da a los 52 años, has­ta ha­ce po­co se­guía sien­do un trau­ma. Ade­más, ha­ce una dé­ca­da, las mar­cas de lu­jo más tra­di­cio­na­les bus­ca­ban la mo­der­ni­dad e ig­no­ra­ban el pa­sa­do. Hoy es di­fe­ren­te», con­fie­sa. Y aña­de: «No se tra­ta de una ten­den­cia, es nues­tro ADN. Otras fir­mas de­ben cons­truir­se e in­ven­tar unos va­lo­res. Los nues­tros es­tán ahí, so­lo te­nía­mos que re­cla­mar­los. El pa­sa­do nos sir­ve para for­jar un fu­tu­ro más ri­co». Más de 200 per­so­nas han par­ti­ci­pa­do en la re­for­ma de es­ta ca­sa du­ran­te dos años: «Nues­tra in­ten­ción ha si­do re­cu­pe­rar La Co­lle y aca­bar las obras que Ch­ris­tian no pu­do

Es­ta ca­sa es co­mo el ‘New Look’, nos­tál­gi­ca y re­vo­lu­cio­na­ria

ter­mi­nar». ¿La in­ver­sión? «La des­co­noz­co y si la su­pie­ra, po­si­ble­men­te no po­dría co­mu­ni­car­la», res­pon­de Bour­de­lier.

Una ma­le­ta con sus ini­cia­les, un te­lé­fono, es­cul­tu­ras. Has­ta ha­ce po­co, no te­nían dón­de ubi­car­los. No que­rían ins­ta­lar­los en el mu­seo de Dior en Gran­vi­lle. Y has­ta 2013 es­te cas­ti­llo, de 1.460 me­tros cua­dra­dos, es­ta­ba en ma­nos pri­va­das. Su her­ma­na, Cat­he­ri­ne Dior, ven­dió el do­mi­ci­lio. «No se sen­tía có­mo­da en es­te uni­ver­so chic. Ella nun­ca dur­mió en la ha­bi­ta­ción que Ch­ris­tian ha­bía idea­do para ella… Pre­fe­ría re­ci­bir­lo en Cai­llan, don­de re­si­día, a po­cos ki­ló­me­tros. Pa­só un año en un cam­po de con­cen­tra­ción. No se sa­be cuá­les fue­ron sus la­bo­res en la re­sis­ten­cia, na­da so­bre las torturas… pe­ro no de­bió ser fá­cil».

Hue­le a pin­tu­ra. Y a nue­vo. De­ce­nas de pe­rio­dis­tas bajan y suben por las es­ca­le­ras la no­che de la inau­gu­ra­ción. Una de las in­vi­ta­das es la ac­triz Char­li­ze The­ron, ima­gen de Dior: «Me sien­to co­mo en un sue­ño, no de­jo de ima­gi­nar qué su­ce­dió en ca­da una de las es­tan­cias».

La ca­sa es un sím­bo­lo de su per­so­na­li­dad. Ch­ris­tian qui­so ser ar­qui­tec­to. «Así lo con­fe­só en una con­fe­ren­cia en la Uni­ver­si­dad de La Sor­bo­na», apun­ta el ex­per­to. «Tra­ba­jó mano a mano con el ar­qui­tec­to, cuan­do com­pró La Co­lle era un ho­tel», cuen­ta el his­to­ria­dor. Y apos­ti­lla: «Es­ta ca­sa es co­mo el New Look (su co­lec­ción de 1947 y la es­té­ti­ca que cam­bió las re­glas de la mo­da), nos­tál­gi­ca y re­vo­lu­cio­na­ria. Des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y en me­dio de la aus­te­ri­dad, el di­se­ña­dor de­vol­vió la joie de vi­vre a la mu­jer: con las cur­vas del tra­je en­fa­ti­za­ba los pe­chos y las ca­de­ras. Pe­ro lo hi­zo sin per­der de vis­ta la tra­di­ción. Co­mo su­ce­de con la de­co­ra­ción, lle­na de gui­ños a la Belle Épo­que y al Se­gun­do Im­pe­rio».

No es un mu­seo. Y no so­lo por­que no fun­cio­ne co­mo tal (el ac­ce­so es pri­va­do, úni­ca­men­te con in­vi­ta­ción). La ca­sa es­tá vi­va. No es de car­tón piedra, no tie­ne pla­cas in­for­ma­ti­vas; pe­ro sí sá­ba­nas, toa­llas, va­ji­lla… «Ser­vi­rá para pro­yec­tos co­la­bo­ra­ti­vos con la pren­sa

Con Ray­mon­de Zeh­nac­ker en un ca­fé cer­ca de Saint Tro­pez (1956). En la pá­gi­na an­te­rior, el di­se­ña­dor el mis­mo año en el jar­dín de La Co­lle Noi­re.

El dor­mi­to­rio del mo­dis­to con mue­bles es­ti­lo si­glo XVIII.

Una ma­le­ta de Louis Vuit­ton con las ini­cia­les del maes­tro y la in­vi­ta­ción a la inau­gu­ra­ción. Arri­ba, la fa­cha­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.