Li­bros

El via­je es la ba­se de su no­ve­la de de­but, es­cri­ta tras ha­cer au­tos­top por Nue­va Ze­lan­da

El País - S Moda - - SUMARIO - Tex­to An­to­nio Lo­zano

El road trip por Nue­va Ze­lan­da de Cat­he­ri­ne La­cey.

Cat­he­ri­ne La­cey ci­ta a S Mo­da en una ca­fe­te­ría de Fort Gree­ne (Brooklyn), no le­jos del bed&break­fast que re­gen­tó y en el que co­men­zó Nun­ca fal­ta na­die (Al­fa­gua­ra), el via­je ha­cia el au­to­des­cu­bri­mien­to de una mu­jer que, en un mo­men­to de cri­sis pro­fun­da, lo de­ja to­do para atra­ve­sar Nue­va Ze­lan­da. La au­to­ra lu­ce un ta­tua­je de una ci­ga­rra y otro de dos lu­nas lle­nas: «Te re­cuer­dan que tu cuer­po es fi­ni­to». A sus 37 años, con su primera no­ve­la, ha ini­cia­do una ca­rre­ra pro­me­te­do­ra. ¿Có­mo fue cre­cer en Tu­pe­lo (Mi­si­si­pi)? Mi fa­mi­lia, que era miembro de la igle­sia me­to­dis­ta, iba a mi­sa va­rias ve­ces por se­ma­na. Cre­cí le­yen­do la Bi­blia y ma­du­rar fue, en cier­to sen­ti­do, apren­der a cues­tio­nar sus en­se­ñan­zas y en­ten­der que mis ver­da­de­ras creen­cias iban por otra par­te. La ba­se de su no­ve­la se re­mon­ta a un via­je de tres me­ses por Nue­va Ze­lan­da ha­cien­do au­tos­top. Re­co­rrí el país de arri­ba aba­jo ha­cien­do de­do y tra­ba­jan­do en di­ver­sas gran­jas or­gá­ni­cas a cam­bio de te­cho y co­mi­da. ¿No tu­vo mie­do? To­do el mun­do me de­cía que me pa­sa­rían co­sas te­rri­bles, pe­ro ja­más tu­ve sen­sa­ción de pe­li­gro. El au­tos­top es una ex­pe­rien­cia ra­rí­si­ma: en­tras en el co­che de un des­co­no­ci­do con el que te cuen­tas la vi­da o te su­mes en un si­len­cio in­có­mo­do, y lue­go di­ces has­ta nun­ca. To­mé no­tas de ca­da tra­yec­to con la idea de es­cri­bir re­la­tos bre­ves has­ta que sur­gió la voz de la pro­ta­go­nis­ta, que me pe­día es­cri­bir una no­ve­la. ¿«Uno nun­ca tie­ne la ga­ran­tía de si lo que ve y oye es lo mis­mo que los otros ven y oyen» es la fra­se cla­ve del li­bro? So­le­mos en­ga­ñar­nos con la ilu­sión de que nues­tras re­la­cio­nes más es­tre­chas son co­mo no­so­tros las per­ci­bi­mos, cuan­do so­lo dis­po­ne­mos de un pun­to de vis­ta. Ca­da re­la­ción in­ter­per­so­nal con­tie­ne al me­nos dos pers­pec­ti­vas, y es­to es al­go que in­ten­to no ol­vi­dar para evi­tar ir di­rec­ta al desas­tre •

Cat­he­ri­ne La­cey na­ció en Tu­pe­lo, co­mo El­vis Pres­ley.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.