ARRE­GLA­DA, PE­RO ATLÉ­TI­CA

El País - S Moda - - CARTA DE LA DIRECTORA - Em­par Prie­to Di­rec­to­ra

¿Se acuer­dan del chán­dal de ter­cio­pe­lo rosa de Juicy Cou­tu­re que ves­tía las pos­re­sa­cas chic, va­so de Star­bucks en mano, de las chi­cas ma­las (las Pa­ris Hil­ton, Lind­say Lohans…) de me­dia­dos de 2000? Pues hoy, no se lo pier­dan, se le con­si­de­ra el abue­lo lus­tro­so del ath­lei­su­re. La pa­la­bra que de­fi­ne el ar­ma­rio de la ten­den­cia de es­ti­lo de vi­da más im­por­tan­te de es­ta dé­ca­da: la cultura del well­ness y la me­jo­ra per­so­nal a cualquier edad. Por­que uno ya no es na­die si no ejer­ci­ta su cuer­po bus­can­do el nir­va­na del bie­nes­tar si­co y men­tal.

Es­te fu­ror ma­si­vo por el run­ning, de cla­ses de yo­ga en ca­da es­qui­na, bi­ci­cle­tas que pa­re­cen di­se­ña­das por la NASA, en­tre­na­do­res per­so­na­les de puer­ta a puer­ta, apli­ca­cio­nes que vi­gi­lan has­ta el ai­re que res­pi­ras, te­ra­peu­tas psi­co si­cos y yo qué sé más… ha desem­bo­ca­do en una reali­dad pa­ra­le­la en la que he­mos en­tra­do a den­te­lla­das. Y las mu­je­res, que por na­tu­ra­le­za so­mos in­ten­sas, he­mos com­pra­do to­do el pa­que­te; cam­bian­do de pa­so cual­quie­ra de nues­tros há­bi­tos de con­su­mo ha­cia la ofer­ta que, co­mo man­tra, se nos pre­sen­ta co­mo más sa­lu­da­ble. To­do de­bi­da­men­te do­cu­men­ta­do y fil­tra­do vía Ins­tra­gram, a ser po­si­ble. Pe­ro con postureo o sin él, mi­ren a su al­re­de­dor, se­gu­ro re­co­no­cen sus sín­to­mas, si es que no los vi­ven en car­ne pro­pia.

A es­te cam­bio de men­ta­li­dad hay que aña­dir la in­fluen­cia de­ci­si­va de la mo­da. Con una tra­duc­ción eco­nó­mi­ca muy po­ten­te, por cier­to. Ha­ce cin­co años na­die hu­bie­ra pre­di­cho que se­ría­mos ca­pa­ces de gas­tar­nos 190 eu­ros en un hu­mil­de leg­ging de yo­ga que podemos ves­tir tam­bién de ci­vi­les. ¿Y las de­por­ti­vas? Un día mo­ri­rán de éxi­to; en Fart­fetch.com, por ejem­plo, pue­de us­ted cus­to­mi­zar­se las más ca­ras del mun­do por 10.000 dó­la­res. Po­dría­mos se­guir con la su­da­de­ras tro­feo de Vê­te­ments o Gi­venchy o los tops de al­go­dón de lino a 177 eu­ros de Ja­mes Per­se, de en­tre una abul­ta­da lis­ta de már­ge­nes ape­ti­to­sos.

La ex­pli­ca­ción a es­ta evo­lu­ción obe­de­ce, di­cen los gu­rús, a que in­fi­ni­dad de mu­je­res quie­ren sen­tir­se to­do el día igual de có­mo­das y re­la­ja­das que en su ac­ti­vi­dad si­ca, la cual, ade­más, com­pa­gi­nan con sus ho­ra­rios la­bo­ra­les a la ca­rre­ra, nun­ca me­jor di­cho. Lo que an­ti­gua­men­te se con­si­de­ra­ba ro­pa de gim­na­sio o de fin de se­ma­na tien­de a con­ver­tir­se en un úni­co uni­for­me dia­rio. Bye, bye, tra­je de cha­que­ta. Aun­que, cu­rio­sa­men­te, en es­te nue­vo mer­ca­do de pren­das fas­hion el lu­jo no es­tá tan fo­ca­li­za­do en su pre­cio (pe­se a que vi­si­tar la web Net-a-Spor­ter po­dría su­ge­rir lo con­tra­rio), sino en los va­lo­res que se su­po­nen en quien las lle­va: el ver­da­de­ro lu­jo es es­tar sano, del­ga­do –co­mo con­se­cuen­cia, no co­mo fin–, ac­ti­vo, men­tal­men­te más fuer­te y desea­ble. In­clu­so para un pues­to de tra­ba­jo, en cu­ya selección de per­so­nal ya se in­clu­ye la pre­gun­ta: «¿Rea­li­za us­ted al­gu­na ac­ti­vi­dad si­ca?». Có­mo el ‘ath­lei­su­re’ ma­tó al ‘sti­let­to’ es el gra­cio­so tí­tu­lo de un ar­tícu­lo apa­re­ci­do ha­ce unos me­ses en la web del Elle inglés, pe­ro tam­bién un re­fle­jo del ne­go­cio. Ha­ce po­cas se­ma­nas Da­ve Wei­ner, un des­ta­ca­do analista de la uni­dad de in­ver­sión del Deuts­che Bank, re­ve­ló en ci­fras que el sec­tor de la ro­pa «atlé­ti­ca» es­tá co­mien­do los be­ne­fi­cios a la mo­da con­ven­cio­nal. Si las ven­tas de es­ta subie­ron un 0,2% de 2008 a 20015, las de su ver­sión ca­sual de­por­ti­va (que mue­ve 97 bi­llo­nes de dó­la­res en­tre ac­ce­so­rios, cal­za­do y ro­pa) lo hi­cie­ron un 4,1% du­ran­te el mis­mo pe­río­do, pre­di­cien­do, ade­más, que la bre­cha se abri­rá to­da­vía más. To­do el mun­do se ha apli­ca­do el cuen­to. Ra­ra es la mar­ca que no tie­ne ya su ath­lei­su­re o lí­nea ca­sual. En las al­tas es­fe­ras so­lo hay que ver la co­lec­ción cru­ce­ro de Louis Vuit­ton que se pre­sen­tó el pa­sa­do 28 de ma­yo en Bra­sil: un sue­ño de te­ji­dos tec­no­ló­gi­cos y si­lue­tas que po­drían ha­cer las Olim­pia­das más à al pa­ge del pla­ne­ta. Sin em­bar­go, la más lis­ta de la cla­se ha si­do Stella McCart­ney, quien en­ten­dió, ha­ce ya 10 años, ha­cia dón­de ha­bía que mi­rar cuan­do em­pe­zó a di­se­ñar sus co­lec­cio­nes para Adi­das. En com­pa­ra­ción, la em­pre­sa­ria Be­yon­cé, con su lí­nea Ivy Park, cu­yo lan­za­mien­to tu­vo lu­gar ha­ce un par de me­ses, re­sul­ta­ría una ad­ve­ne­di­za.

Pe­ro qui­zá por­que el ejer­ci­cio si­co no de­ja de ser un fe­nó­meno trans­ver­sal, ahí es­tá la voz de la ca­lle; per­so­nal­men­te es lo que más me di­vier­te. Es­ta igual en­cum­bra a los al­ta­res una mar­ca de ro­pa de yo­ga ca­na­dien­se has­ta aho­ra des­co­no­ci­da, lla­ma­da Lu­lu­le­mon (que es­pe­ra ven­der es­te año unos 696 mi­llo­nes de dó­la­res), o dic­ta que el nue­vo little black dress es la cha­que­ta de chán­dal po­liés­ter de tres ra­yas (des­de 30 eu­ros), icono de ba­rrio y uni­for­me de la inefa­ble Vicky Po­llard de Little Bri­tain.

Cla­ro que el la­do oscuro de la fuer­za (tex­til) o la mano que me­ce la cu­na en es­ta in­dus­tria su­gie­re que ha­bía que en­con­trar una al­ter­na­ti­va a los pi­ti­llos, los pan­ta­lo­nes que han rei­na­do en las ven­tas du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da y cu­ya de­man­da se ha de­rrum­ba­do es­tre­pi­to­sa­men­te en las pa­sa­das tem­po­ra­das. No se rían, eso es mu­chí­si­ma pas­ta. Ha­bía que en­con­trar otra si­lue­ta que nos en­lo­que­cie­ra, al­go con la su­fi­cien­te po­pu­la­ri­dad para re­sul­tar un fe­nó­meno de ma­sas que ge­ne­ra­ra un be­ne­fi­cio en ma­sa. Bien­ve­ni­do, ath­lei­su­re; el adi­ti­vo per­fec­to a lo que los so­ció­lo­gos es­tán eti­que­tan­do ya co­mo «op­ti­mi­sed self», la más fe­liz, sa­lu­da­ble y me­jor ver­sión de no­so­tros mis­mos. Para el fas­hio­nis­mo, eso pa­sa­rá por lu­cir el chán­dal de tác­tel ochen­te­ro de Isa­bel Ma­rant, la pró­xi­ma pie­za que ha­brá que ba­tir.

Ka­te Moss y Matt Lu­cas, co­mo las her­ma­nas Po­llard.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.