NO­TI­CIA

La cla­se obre­ra, nue­vo re­fe­ren­te de au­ten­ci­dad pa­ra la mo­da

El País - S Moda - - SUMARIO - Tex­to RA­FA RO­DRÍ­GUEZ

«Ríe­te con la gen­te co­rrien­te, ríe­te in­clu­so cuan­do se es­tán rien­do de ti, de las es­tu­pi­de­ces que ha­ces por­que pien­sas que lo po­bre es co­ol». Ca­si 25 años des­pués de que el gru­po bri­tá­ni­co Pulp ajus­ta­ra cuen­tas con aque­lla es­tu­dian­te pi­ja de St. Mar­tins que que­ría ser tan en­ro­lla­da co­mo su­po­nía que era la Com­mon

Peo­ple, vuel­ve a so­nar la vie­ja can­ti­ne­la: qué guay la cla­se obre­ra. Aun­que no sea más que es­té­ti­ca. Son los de­sig­nios de la mo­da en tiem­pos de po­pu­lis­mo.

«Wor­king class» (cla­se obre­ra) re­za una de esas ca­mi­se­tas con men­sa­je que han vuel­to a con­ver­tir­se en pla­ga des­de que Dior se pu­so fe­mi­nis­ta. Per­te­ne­ce a la ac­tual co­lec­ción de Com­pa­ñía Fan­tás­ti­ca, mar­ca ma­dri­le­ña ins­pi­ra­da por «el mun­do del ar­te y la irre­ve­ren­cia». Re­ba­ja­da a 17,95 eu­ros, so­bre un pre­cio ori­gi­nal de 22, fi­gu­ra aho­ra mis­mo en su web co­mo «ar­tícu­lo ago­ta­do». En Ama­zon Mo­da to­da­vía es­tá dis­po­ni­ble. La fir­ma ase­gu­ra que no vol­ve­rá a pro­du­cir­la, des­pués del re­vue­lo que sus­ci­tó en las redes so­cia­les ha­ce un par de me­ses. A la su­da­de­ra con la le­yen­da

«Unem­plo­yed» (pa­ra­do) de H&M le pa­só lo mis­mo, so­lo que el em­po­rio sue­co se li­mi­tó a re­ti­rar­la de la cir­cu­la­ción tras el es­car­nio di­gi­tal y sus­ti­tuir­la por otro mo­de­lo: «Bro­ke» (sin blan­ca). Am­bos ejem­plos pa­re­cen ser la pun­ta de lan­za de una mi­cro­ten­den­cia que gla­mu­ri­za –y mo­ne­ti­za– no­cio­nes que re­mi­ten a la pre­ca­rie­dad sin ma­yor ex­cu­sa que la iro­nía.

Pa­ra en­ten­der el fe­nó­meno, ha­bría que pre­gun­tar­se a quién van di­ri­gi­dos se­me­jan­tes pro­duc­tos, quié­nes los van a com­prar: ¿la gen­te sin re­cur­sos, que no pue­de gas­tar ni 20 eu­ros en una ca­mi­se­ta, en un acto de de­sa­fío u or­gu­llo? ¿O aca­so se tra­ta de ese grue­so de con­su­mi­do­res de cla­se me­dia, en un nue­vo y di­ver­ti­do des­cen­so al lum­pen pa­ra dár­se­las de en­ro­lla­dos? «Creo que lo que pa­sa es que existe una es­pe­cie de en­ca­pri­cha­mien­to con la cla­se obre­ra has­ta ex­tre­mos fe­ti­chis­tas», con­ce­de Cons­tan­ti­nos Tsik­kos, an­tro­pó­lo­go y ase­sor de fir­mas de mo­da con ba­se en Lon­dres. «Es el re­sul­ta­do de una vi­sión tan ro­mán­ti­ca co­mo fal­sa del ‘otro’, aquel que ha vo­ta­do por Trump y no por Tru­deau, el que se­gu­ra­men­te ha di­cho sí al Bre­xit o al Fren­te Na­cio­nal fran­cés. Es des­ca­ra­do, im­pre­de­ci­ble y, aho­ra ade­más, cul­tu­ral­men­te in­flu­yen­te, lo que lo ha­ce atrac­ti­vo a la vez que pe­li­gro­so. Su voz se es­cu­cha más alta que nun­ca y su pun­to de vis­ta tie­ne re­per­cu­sio­nes en la po­lí­ti­ca mun­dial», con­ti­núa el au­tor de Fas­hion. Anth­ro­po­lo­gist.

«Da­do el cli­ma ac­tual, la cla­se tra­ba­ja­do­ra es­tá ad­qui­rien­do una pre­sen­cia des­ta­ca­da: tras el Bre­xit y el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses, los ur­ba­ni­tas, los hips­ters, los yup­pies, es de­cir, los prin­ci­pa­les con­su­mi­do­res de mo­da, se han da­do cuen­ta de que es­ta mi­no­ría in­vi­si­ble a la que nin­guno de ellos se ha­bía di­ri­gi­do an­tes existe y tie­ne vo­lun­tad su­fi­cien­te co­mo pa­ra trans­for­mar el pai­sa­je po­lí­ti­co. Es­tán –es­ta­mos– ató­ni­tos y ca­si asus­ta­dos, pe­ro tam­bién fas­ci­na­dos por ella», ex­po­ne en idén­ti­ca on­da la pe­rio­dis­ta, es­cri­to­ra y con­sul­to­ra Jana Meel­ku­mo­va-Rey­nolds, pa­ra quien la ‘exó­ti­ca’ cul­tu­ra obre­ra es la úl­ti­ma fron­te­ra que le que­da por

ex­plo­rar/ex­plo­tar a la in­dus­tria del ves­tir. Así se ex­pli­ca la ubi­cua pre­sen­cia de la ima­gen gop­nik en el pai­sa­je de la mo­da ac­tual: la mu­cha­cha­da de ex­tra­rra­dio pos­tso­vié­ti­ca, aque­llos des­he­re­da­dos de la Pe­res­troi­ka que apren­die­ron a so­bre­vi­vir en la ca­lle mien­tras as­pi­ra­ban a las mar­cas de lu­jo que traían a los paí­ses del Es­te eu­ro­peo los vien­tos ca­pi­ta­lis­tas, reivin­di­ca­da por Dem­na Gva­sa­lia en Ve­te­ments (y Ba­len­cia­ga) y Gos­ha Rub­chins­kiy.

En reali­dad, no de­be­ría sor­pren­der que los chavs –los ca­nis bri­tá­ni­cos, es­to es– que ha­ce 15 años pu­sie­ron en jaque a Bur­berry, ha­cién­do­la des­cen­der al in­fierno de la ba­rria­da obre­ra de­pri­mi­da al apro­piar­se de su ve­ne­ra­ble es­tam­pa­do a cuadros, re­sul­ten hoy car­ne de pasarela bendecida por la pro­pia fir­ma. Ni que los de­nos­ta­dos es­hays o bo­gans aus­tra­lia­nos sean ce­le­bra­dos por el lu­jo en eti­que­tas de cul­to co­mo Ex In­fi­ni­tas. O que los tra­pe­ros ha­yan pues­to al fin su pi­ca en el Flan­des de Louis Vuit­ton. La apro­pia­ción de cla­se es, la ver­dad, tan vie­ja co­mo el mun­do. «Los es­ta­men­tos su­pe­rio­res de la so­cie­dad siem­pre han pen­sa­do que pue­den co­ger­lo to­do, que tie­nen cual­quier co­sa a su dis­po­si­ción y que no por eso van a su­frir con­se­cuen­cia al­gu­na», ex­pli­ca Em­ma McClendon, his­to­ria­do­ra y asis­ten­te de ex­po­si­cio­nes del mu­seo del Fas­hion Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy de Nue­va York. «Así fun­cio­na la di­ná­mi­ca del po­der. Por otro la­do, se nos acos­tum­bra des­de que so­mos pe­que­ños a leer la ro­pa e in­ter­pre­tar­la». La pre­gun­ta no tie­ne pér­di­da: ¿có­mo en­ten­de­mos aho­ra tan­to chan­da­lis­mo quin­qui, tan­ta pren­da so­bre­ta­lla­da, tan­ta re­fe­ren­cia a la ro­pa de tra­ba­jo? Co­mo mues­tra de au­ten­ti­ci­dad, por su­pues­to. «En nues­tra idea ro­mán­ti­ca de la cla­se obre­ra nos pa­re­ce pu­ra, in­so­bor­na­ble. Se tra­ta de tra­ba­ja­do­res que lu­chan con­tra el sis­te­ma por sus de­re­chos, sin ven­der­se,

"La cla­se obre­ra nos pa­re­ce pu­ra, in­so­bor­na­ble" C. TSIK­KOS, AN­TRO­PÓ­LO­GO Y ASE­SOR

a diferencia de la abo­rre­ga­da cla­se me­dia. Esa con­cep­ción de lo que es ‘real’ e ‘in­fle­xi­ble’ ape­la di­rec­ta­men­te a los co­ra­zo­nes de los crea­do­res, al me­nos de aque­llos que han com­pren­di­do que, pa­ra ven­der hoy, un pro­duc­to de­be ir acom­pa­ña­do de la ga­ran­tía de ge­nuino», ex­pli­ca Tsik­kos. Aun­que lo cier­to es que el al­can­ce de la cla­se obre­ra en la mo­da pue­de ras­trear­se des­de principios del si­glo XX –de Co­co Cha­nel a los cons­truc­ti­vis­tas ru­sos co­mo Ale­xan­der Rod­chen­ko, que di­se­ñó su pro­pio mono de tra­ba­jo– y ha for­ma­do par­te del dis­cur­so, más o me­nos in­te­lec­tua­li­za­do, de no po­cos di­se­ña­do­res (Mar­tin Margiela, Hel­mut Lang, Wal­ter van Bei­ren­donck, Miuc­cia Pra­da, Rei Ka­wa­ku­bo o Yoh­ji Ya­ma­mo­to, que lle­gó a de­di­car­le una co­lec­ción en­te­ra al mono azul, la de la primavera-ve­rano 2003), en la ac­tua­li­dad el fe­nó­meno re­sul­ta más com­ple­jo. Por­que, ¿có­mo es po­si­ble ha­blar de ‘au­ten­ti­ci­dad’ aso­cia­da a una es­té­ti­ca cuan­do la reali­dad nos es­cu­pe en la ca­ra una si­tua­ción la­bo­ral ca­da vez más pre­ca­ria? Ana­lis­tas co­mo An­drew Luec­ke, au­tor de Co­ol:

Sty­le, Sound and Sub­ver­sion (Riz­zo­li, 2017), ase­gu­ran que la po­ro­si­dad del en­tra­ma­do so­cial y esa ma­nía por de­co­di­fi­car cual­quier pro­duc­to cul­tu­ral que nos do­mi­na en la ac­tua­li­dad ha ter­mi­na­do por pro­du­cir una idea de ‘in­du­men­ta­ria de cla­se’ que cla­ma por su au­ten­ti­ci­dad a tra­vés de ré­pli­cas muy con­vin­cen­tes. De es­ta ma­ne­ra, las se­ña­les de con­flic­to ape­nas son per­cep­ti­bles. Por eso no pa­sa na­da cuan­do un di­se­ña­dor pa­re­ce ha­ber sa­quea­do una fac­to­ría me­ta­lúr­gi­ca, una es­ta­ción de ser­vi­cio o un par­que de bom­be­ros pa­ra su co­lec­ción en una eti­que­ta de lu­jo. Ni na­die va a con­fun­dir a Amy Schu­mer con una lim­pia­do­ra por el mono ver­de que se en­fun­dó pa­ra aren­gar a las ma­sas du­ran­te la Mar­cha por nues­tras vi­das en Los Án­ge­les, el pa­sa­do mar­zo. Y si al­guien se atre­ve a lan­zar­le una pu­ya a Ti­mot­hée Cha­la­met por­que pa­re­ce el em­plea­do de una ga­so­li­ne­ra con esa ca­mi­sa blan­ca over­si­ze de Off-Whi­te que lu­ció en la ga­la de los In­de­pen­dent Spi­rit Awards (tam­bién en mar­zo), el mun­do res­pon­de con una car­ca­ja­da y una ris­tra de me­mes. La gen­te co­rrien­te, me­nu­da ri­sa

En es­ta fo­to, mo­nos de la fir­ma Shet­his­com­ma. A la dcha., ma­ni­fes­ta­ción en Es­pa­ña en de­fen­sa del sis­te­ma pú­bli­co de pen­sio­nes y de una ju­bi­la­ción dig­na.

A la iz­quier­da, Fran­ces McDor­mand en una se­cuen­cia de Tres anun­cios en las afue­ras (2017). A la de­re­cha, cam­pa­ña de las za­pa­ti­llas Buf­fa­lo Lon­don, con to­tal look ‘obre­ro’.

Cha­que­ta de U.P.W.W. (131 €).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.