CAR­TA DE LA DI­REC­TO­RA

El País - S Moda - - SUMARIO - EM­PAR PRIE­TO Di­rec­to­ra

«La po­bre­za de­be, an­te to­do, evi­tar la apa­rien­cia de po­bre­za» son pa­la­bras ex­traí­das de un libro pu­bli­ca­do en la In­gla­te­rra vic­to­ria­na de 1876, lla­ma­do How to Dress Well on a Shi­lling a Day, es­cri­to por una tal Syl­via. Una épo­ca en la his­to­ria en la que so­lo los muy muy ri­cos o los muy muy po­bres es­ta­ban exen­tos de se­guir los de­sig­nios de una mo­da tan fé­rrea co­mo la pu­ri­ta­na so­cie­dad a la que ser­vía, que en ple­na Re­vo­lu­ción In­dus­trial ge­ne­ra­ba de­ce­nas de mi­les de obre­ros que vi­vían en la más ab­so­lu­ta pre­ca­rie­dad. Si por aquel en­ton­ces, la pes­te era pa­re­cer un asa­la­ria­do, ima­gen de to­das las mi­se­rias que po­día ofre­cer la exis­ten­cia, hoy ves­tir con pren­das ‘ro­ba­das’ del ar­ma­rio de un tra­ba­ja­dor de la cons­truc­ción de au­to­pis­tas, o de un ba­rren­de­ro en una gran área me­tro­po­li­ta­na es la úl­ti­ma ten­den­cia. Co­mo lo oyen.

Y si bien el fe­nó­meno dis­ta de ser no­ve­dad, pues­to que el co­que­teo en­tre la ro­pa uti­li­ta­ria de tra­ba­jo y la mo­da da­ta de si­glos, es­tos úl­ti­mos tin­tes son sig­ni­fi­ca­ti­vos da­dos su con­tex­to. Ejem­plos his­tó­ri­cos hay mu­chos, co­mo el de la con­quis­ta ma­si­va del jean, ori­gi­na­ria­men­te el pan­ta­lón que Le­vi Strauss ven­dió en 1870 a man­sal­va en­tre los mi­ne­ros de la fie­bre del oro; o el tweed, ese bas­to te­ji­do de la­na, tí­pi­co de las cla­ses obre­ras es­co­ce­sas e ir­lan­de­sas, que en el si­glo XIX adop­ta­ron los se­ño­ri­tin­gos in­gle­ses. Las ba­tas cam­pe­si­nas de ha­ce 200 años, con­ver­ti­das en ves­ti­dos po­pu­la­ri­za­dos por Li­berty, ha­cién­do­se eco de la nos­tál­gi­ca ima­gen ru­ral de Gran Bre­ta­ña. La ro­pa de sol­da­do, ex­po­lia­da tras las dos con­tien­das mun­dia­les pa­ra to­do me­nos pa­ra ir a com­ba­tir. Y por no alar­gar, di­se­ños icó­ni­cos co­mo el pla­gio de Saint Lau­rent del ta­bar­do ma­ri­ne­ro que en 1962 pre­sen­tó pa­ra mu­jer, o la ‘lu­ju­ri­za­ción’ de la ca­mi­se­ta a ra­yas y los pan­ta­lo­nes de pa­ta an­cha y bo­to­na­du­ra fron­tal, atuen­do de fae­na de los ma­ri­nos fran­ce­ses, que fue­ra uni­for­me pre­di­lec­to de la muy bur­gue­sa Co­co Cha­nel.

El mis­mo patrón de des­ca­ra­da apro­pia­ción cul­tu­ral una y otra vez. Cier­to que en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad las cla­ses hu­mil­des, por defecto, han in­ten­ta­do es­ca­lar po­si­cio­nes imi­tan­do las ma­ne­ras y ves­ti­men­tas de aque­llas su­pe­rio­res; pe­ro el en­ca­pri­cha­mien­to hu­mano no co­no­ce lí­mi­tes y bien por pu­ra ex­tra­va­gan­cia, abu­rri­mien­to o pro­vo­ca­ción, des­de los al­tos es­ta­men­tos se ha he­cho no po­cas ve­ces lo mis­mo; ve­te tú a sa­ber si es un in­ten­to mor­bo­so de ex­pe­ri­men­tar lo que se sien­te al lu­cir aque­llo con lo que otros su­dan pa­ra ga­nar­se el pan.

Hoy la lista de es­ta hi­bri­da­ción es am­plia y efer­ves­cen­te. Hay cier­tos re­sor­tes que obe­de­cen por ló­gi­ca a es­te pre­ci­so mo­men­to so­cio­cul­tu­ral, co­mo el he­cho de que el mono de tra­ba­jo masculino, de grue­so al­go­dón en su ver­sión más bá­si­ca, sea un must en un mo­men­to dul­ce pa­ra el fe­mi­nis­mo. Fue sim­bó­li­co cuan­do du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, las mu­je­res tu­vie­ron que ocu­par las fábricas que los hom­bres aban­do­na­ron pa­ra ir al fren­te. La fa­mo­sa ilustración Ro­sie

la re­ma­cha­do­ra plas­ma esa de­ter­mi­na­ción ves­ti­da con un mono. Des­pués, en los se­ten­ta, fue­ron adop­ta­dos por las fe­mi­nis­tas co­mo op­ción sar­to­rial sin car­gas de ro­les de género con­ven­cio­na­les. Es­te ve­rano no hay co­lec­ción que no los ten­ga, amén del low cost. Dic­kies, Car­hartt, etc., fir­mas con una lar­guí­si­ma tra­di­ción co­mo fa­bri­can­tes de ro­pa uti­li­ta­ria son aho­ra lo más, co­la­bo­ran­do con tem­plos de la mo­der­ni­dad co­mo Ope­ning Ce­re­mony o Ur­ban Out­fit­ters. Por­que hay mu­cho de ro­mán­ti­co en es­ta vi­sión idea­li­za­da del tra­ba­jo, so­bre to­do por par­te de la bur­gue­sía de iz­quier­das que lo ima­gi­na co­mo mo­de­lo de igual­dad y ho­nes­ti­dad, úl­ti­mo es­tan­dar­te de lo au­tén­ti­co en un mun­do que ve es­fu­mar­se su con­cep­to tra­di­cio­nal en aras de la au­to­ma­ti­za­ción, don­de los em­pleos pa­ra to­da la vi­da se ba­rren de un plu­ma­zo. Otros apun­tan a la len­ta pe­ro irre­ver­si­ble di­so­lu­ción de bue­na par­te de la cla­se obre­ra; en pa­la­bras de Nick Sr­ni­cek y Alex Wi­lliams en su libro In­ven­ting the Fu­tu­re. Post­ca­pi­ta­lism and a World Wit­hout Work: el por­ve­nir se­rá in­ca­paz de pro­du­cir su­fi­cien­te tra­ba­jo y to­da­vía de­pen­de­re­mos de es­te pa­ra vivir. Esa mis­ma pre­ca­rie­dad pue­de ha­ber ser­vi­do de ins­pi­ra­ción a los di­se­ña­do­res más pun­te­ros (pá­gi­na 34) que qui­zá se­pan o no que be­ben de la mis­ma Re­vo­lu­ción In­dus­trial del XIX, re­vi­si­tan­do pie­zas co­mo la eter­na ba­ta de obre­ro, en ver­sión gi­gan­te con ban­das re­flec­tan­tes.

Ha­blan­do de cin­tas fos­fo­ri­to, des­ta­ca la co­lec­ción de He­ron Pres­ton, un nom­bre co­ol, quien sor­pren­dió con una co­lec­ción ins­pi­ra­da en la es­té­ti­ca de los tra­ba­ja­do­res de la lim­pie­za y que hi­zo, re­ci­clán­do­las, con pie­zas do­na­das por es­tos. Es­te in­vierno no hu­bo fas­hio­nis­ta que no qui­sie­ra pa­re­cer­se a un miem­bro del De­par­ta­men­to de Sa­nea­mien­to de Nue­va York (DSNY). O la ob­se­sión de Vir­gil Abloh, de Off -Whi­te, con las cin­tas pe­ri­me­tra­les y los ar­ne­ses de se­gu­ri­dad. Y la ra­cha si­gue, con to­da esa ban­da de crea­do­res ve­ni­dos del es­te, cu­yo ADN be­be, por he­ren­cia, de pa­re­cer más cu­rri­to que na­die.

Lo cu­rio­so es que to­da es­ta es­té­ti­ca en­tron­que tan­to con el pa­sa­do co­mo con el fu­tu­ro, por­que hay al­go muy fu­tu­ris­ta en ello, lo he­mos vis­to re­cu­rren­te­men­te en el ima­gi­na­rio de la cien­cia fic­ción (Me­tró­po­lis de Fritz Lang o en la más so­fis­ti­ca­da Gat­ta­ca), don­de las per­so­nas apa­re­cen con uni­for­mes li­nea­les, co­mo si la uti­li­dad hu­bie­ra ma­cha­ca­do cual­quier otra preo­cu­pa­ción por la apa­rien­cia. Fi­gu­ri­nis­mo evolucionado a ar­te abs­trac­to, es­que­le­to de lo pu­ro, lo au­tén­ti­co. Es­ta pa­la­bra que hoy sue­na co­mo la mú­si­ca del flau­tis­ta de Ha­me­lín y nos ha­ce en­fun­dar­nos tan pan­chos en un chu­bas­que­ro a lo po­li­cía cien­tí­fi­ca en es­ce­na de cri­men. Una vez más, na­da se re­sis­te a la mo­da y a sus afi­la­dos dien­tes.

Tra­ba­ja­do­ra de as­ti­lle­ros. EE UU, 1939-1945.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.