WHIT­NEY HOUS­TON

Seis años des­pués de su fa­lle­ci­mien­to, la di­va si­gue en bo­ca de to­dos

El País - S Moda - - SUMARIO - Tex­to BE­GO­ÑA GÓ­MEZ URZAIZ

Whit­ney Hous­ton fa­lle­ció ha­ce seis años. Des­de en­ton­ces, prác­ti­ca­men­te to­das las fi­gu­ras en la pri­me­ra lí­nea del pop se han de­cla­ra­do bi­cu­rio­sas o han ha­bla­do de su orien­ta­ción se­xual flui­da. La es­tre­lla, Be­yon­cé, es­tá in­mer­sa en un via­je de reivin­di­ca­ción de su ne­gri­tud, que cul­mi­nó con Le­mo­na­de y su ac­tua­ción en Coa­che­lla. Y la ma­ne­ra nor­ma­ti­va de es­tar en la es­fe­ra pú­bli­ca en 2018 pa­sa por de­mos­trar cier­ta vul­ne­ra­bi­li­dad, so­bre to­do des­de la sa­cu­di­da del #MeToo. Te­nien­do to­do eso en cuen­ta, re­sul­ta di­fí­cil no unir la lí­nea de puntos y no lle­gar a la con­clu­sión de que Hous­ton vi­vió, y mu­rió, de­ma­sia­do pron­to. ¿Aca­so no le hu­bie­ra ido mejor en es­ta era?

Tras un pe­rio­do de in­di­fe­ren­cia ge­ne­ral, de pron­to la fi­gu­ra de Hous­ton se es­tá re­vi­san­do y apa­re­ce en to­das par­tes. Has­ta en la bo­da del prín­ci­pe En­ri­que y Meg­han Mar­kle, que es­co­gie­ron I Wan­na Dan­ce with So­me­body co­mo pri­mer bai­le. Kan­ye West no du­dó en pa­gar 73.000 eu­ros por el de­re­cho a usar en la por­ta­da del dis­co de su pro­te­gi­do Pus­ha T la fa­mo­sa fo­to del la­va­bo de la can­tan­te en Atlan­ta, re­ple­to de pa­ra­fer­na­lia yon­qui. Y no so­lo se ha ro­da­do un do­cu­men­tal so­bre la can­tan­te, es que se han he­cho dos, com­ple­men­ta­rios y has­ta cier­to pun­to opues­tos en sus puntos de vis­ta. Whit­ney, de Ke­vin McDo­nald, au­tor de pe­lí­cu­las so­bre Oa­sis y Bob Mar­ley, se es­tre­nó en ci­nes ha­ce unas se­ma­nas y cuen­ta con la par­ti­ci­pa­ción de la ma­dre y los her­ma­nos de la can­tan­te, aun­que no sa­len muy bien pa­ra­dos, es­pe­cial­men­te la te­mi­ble Cissy Hous­ton. La gran revelación de la cin­ta es que Whit­ney po­dría ha­ber su­fri­do abu­sos se­xua­les de ni­ña por par­te de una tía le­ja­na, la can­tan­te Dee Dee War­wick, her­ma­na de la le­gen­da­ria Dion­ne War­wick. En cam­bio, Can I Be Me, el otro do­cu­men­tal, que se pue­de ver en Net­flix, tu­vo a la fa­mi­lia en con­tra des­de el pri­mer

Lan­ce Staed­ler la fo­to­gra­fió en­fun­da­da en un mono en 1990. De ni­ña (1965) y co­mo chi­ca de por­ta­da (1981). Arri­ba, su desas­tro­so la­va­bo, que fue la por­ta­da del ál­bum del ra­pe­ro Pus­ha T. Day­to­na,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.