EN POR­TA­DA

Edi­ta Vilkeviciute: lle­ga el mo­men­to de la na­pa

El País - S Moda - - SUMARIO - Rea­li­za­ción FRAN­CES­CA RIN­CIA­RI Fo­tos MAR­CUS OHLS­SON Tex­to PA­TRI­CIA RO­DRÍ­GUEZ

Leal re­fle­jo del mun­do ac­tual, la in­dus­tria de la mo­da se po­la­ri­za tam­bién con la elección de las mo­de­los. Hoy triun­fan con igual brío tan­to los ros­tros ca­ta­lo­ga­dos de ‘atí­pi­cos’, co­mo los que cum­plen el ca­non más clá­si­co de la be­lle­za oc­ci­den­tal. Edi­ta Vilkeviciute es epí­to­me de es­te úl­ti­mo ideal. Lo sa­be, y no tie­ne in­ten­ción de cam­biar ni un ápi­ce de su ima­gen: «Siem­pre he so­ña­do con cor­tar­me el pe­lo muy cor­to, ¡pe­ro mi me­le­na es una par­te tan fun­da­men­tal de mí que nun­ca me atre­ve­ría!», con­fía a S Mo­da, días des­pués de po­sar en Berlín pa­ra es­ta re­vis­ta. Fren­te a las fac­cio­nes dis­pa­res o la ten­den­cia a la an­dro­gi­nia, ella si­gue de­fen­dien­do unos ras­gos que pa­re­cen cin­ce­la­dos por al­gún escultor re­na­cen­tis­ta.

Se ha ga­na­do el pri­vi­le­gio de ele­gir qué ca­mino se­guir. Des­de que de­bu­ta­ra so­bre la pasarela de Just Ca­va­lli en 2006, con 18 años, ha he­cho to­do lo ima­gi­na­ble: cam­pa­ñas, por­ta­das o des­fi­les pa­ra prác­ti­ca­men­te cual­quier fir­ma de lu­jo. De Cha­nel a Gior­gio Armani, pa­san­do por Cal­vin Klein, Gi­venchy, Céline, He­mès, Miu Miu, Ale­xan­der Wang… Del mis­mo mo­do ha pro­ta­go­ni­za­do mo­men­tos his­tó­ri­cos. Re­cuer­da con es­pe­cial or­gu­llo su pri­mer tra­ba­jo pa­ra Ba­len­cia­ga, en la primavera-ve­rano 2008. Una co­lec­ción con la que Ni­co­las Ghes­quiè­re ho­me­na­jea­ba los es­tam­pa­dos flo­ra­les del crea­dor de Ge­ta­ria, qui­zá uno de los des­fi­les más bri­llan­tes de su pa­so por la

mai­son de ori­gen es­pa­ñol. «Fue im­pre­sio­nan­te ver có­mo ac­tua­ba el di­se­ña­dor, me sor­pren­dió la pre­ci­sión que le po­ne a su ar­te», di­ce.

Tam­bién pre­sen­ció uno de los re­gre­sos más so­na­dos de la úl­ti­ma dé­ca­da. Cuan­do Tom Ford vol­vió a las pa­sa­re­las en 2010, seis años des­pués de su abrup­ta sa­li­da de Guc­ci, de­ci­dió ha­cer­lo con un show an­te 100 es­ca­sos in­vi­ta­dos. Un ex­clu­si­vo es­pec­tácu­lo en el que las fo­to­gra­fías es­ta­ban prohi­bi­das, fren­te a la ex­po­si­ción in­me­dia­ta que em­pe­za­ba a ha­cer­se pa­ten­te por aquel en­ton­ces. Edi­ta com­par­tía backs­ta­ge con nom­bres icó­ni­cos co­mo Da­ria Wer­bowy, Ste­lla Ten­nant, Ma­ri­sa Be­ren­son o Am­ber Va­llet­ta. «Ese des­fi­le fue el pri­me­ro en el que me sen­tí co­mo una su­per­mo­de­lo. Me dio la opor­tu­ni­dad de ex­pe­ri­men­tar lo que vi­vían aque­llas que me pre­ce­die­ron». ¿La pa­ra­do­ja? El te­jano no so­lo no lo­gró fre­nar el rit­mo, sino que so­lo tres se­ma­nas des­pués de su even­to en Nue­va York na­cía la dis­rup­ti­va Ins­ta­gram, que trans­mu­ta­ría pa­ra siem­pre el sis­te­ma acer­cán­do­lo a la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to y a una au­dien­cia glo­bal. La tec­no­lo­gía es pre­ci­sa­men­te el ele­men­to que más ha al­te­ra­do el día a día de la mo­de­lo (y del sec­tor en ge­ne­ral): «Di­ría que el cam­bio más sor­pren­den­te es el po­der y el im­pac­to de las redes so­cia­les». Pe­ro, al igual que Ford, Vilkeviciute ha apos­ta­do por el mis­te­rio y el per­fil ba­jo pa­ra guiar su tra­yec­to­ria. La li­tua­na rehú­ye las en­tre­vis­tas y ha con­se­gui­do lle­gar a 2018 sin abrir­se una cuen­ta en Ins­ta­gram. «Cuan­do ten­ga una muy bue­na ra­zón, qui­zá me ha­ga una». De mo­men­to no la ha ne­ce­si­ta­do. Los cas­tings que se­lec­cio­nan en fun­ción del nú­me­ro de se­gui­do­res le son to­tal­men­te aje­nos.

Lo que no pue­de ne­gar es que el es­ce­na­rio de tra­ba­jo ya no es el mis­mo so­bre el que se es­tre­nó: «La pasarela ca­da vez pin­ta me­nos a la ho­ra de dic­tar las ten­den­cias. Aho­ra las en­cuen­tras en la ca­lle. Las fir­mas se ins­pi­ran en la gen­te de a pie, en lo que es­tá pa­san­do en la ac­tua­li­dad, en el mo­men­to que vi­vi­mos…». Tam­po­co se ha man­te­ni­do la idea de be­lle­za ab­so­lu­ta. «El ne­go­cio ha cam­bia­do, pe­ro tam­bién lo han he­cho las men­ta­li­da­des. To­do va muy de­pri­sa y pa­ra­le­la­men­te a esa ra­pi­dez hay una gran aper­tu­ra de men­te. Eso ha­ce que exis­ta una nue­va vi­sión de lo que es be­llo. Al­go que tie­ne más que ver con la pro­yec­ción de una per­so­na­li­dad y una ac­ti­tud que con unas me­di­das con­cre­tas y unas pau­tas es­tán­dar», opi­na la ma­ni­quí.

Sus ini­cios sue­nan si­mi­la­res a los de sus com­pa­ñe­ras de pro­mo­ción: las ru­bias y eté­reas mu­je­res pro­ce­den­tes de los an­ti­guos paí­ses miem­bros de la ex­tin­ta URSS que a principios de si­glo con­quis­ta­ron al

fas­hion system, em­pa­cha­do de tops: «Nun­ca pen­sé en ser mo­de­lo, ni si­quie­ra sa­bía qué ocu­pa­ción era es­ta. To­do fue rá­pi­do e ines­pe­ra­do. Me des­cu­brie­ron en las ca­lles de un pue­blo cos­te­ro en Li­tua­nia y so­lo unas se­ma­nas des­pués ya es­ta­ba en una pro­duc­ción». La diferencia con sus ho­mó­lo­gas es que ella se ha sa­bi­do man­te­ner en pri­me­ra fi­la 12 años des­pués. Ini­ció sus an­dan­zas en Es­pa­ña y en po­co tiem­po cam­bió el piano que prac­ti­ca­ba a la sa­li­da del co­le­gio por un em­pleo que le per­mi­ti­ría co­no­cer to­dos los rin­co­nes del pla­ne­ta. «Mi pri­mer via­je al ex­tran­je­ro fue a Bar­ce­lo­na. Creo que fue el mejor lu­gar en el que po­día ha­ber em­pe­za­do: to­do el mun­do era muy ama­ble, fá­cil y di­ver­ti­do».

De aque­lla épo­ca con­ser­va mu­chos ami­gos y va­rias pre­ben­das que le per­mi­ten sal­tar­se las nor­mas. Tam­bién te­ner voz y vo­to en par­te del pro­ce­so crea­ti­vo. «De­pen­de del di­se­ña­dor y de su ca­rác­ter, pe­ro ten­go mu­cha ex­pe­rien­cia que he ido ad­qui­rien­do a lo lar­go de los años. Al­gu­nas te­ne­mos in­creí­bles men­tes crea­ti­vas y hay quien tie­ne en cuen­ta nues­tra opi­nión». Qui­zá por ahí va­ya su fu­tu­ro: «Ya es­toy es­tu­dian­do va­rios pro­yec­tos per­so­na­les que con­ju­gan per­fec­ta­men­te con mi ex­pe­rien­cia y que me man­ten­drán ocu­pa­da y sin pa­rar», con­tes­ta es­cue­ta y enigmática. An­te el di­le­ma clá­si­co de adap­tar­se al flu­jo o na­dar con­tra­co­rrien­te, Edi­ta Vilkeviciute se en­fren­ta plan­tan­do una fé­rrea opo­si­ción. An­te el alu­vión de re­trans­mi­sio­nes en di­rec­to, ella op­ta por el si­len­cio y el tra­ba­jo cons­tan­te. Por­que, aun­que no lo mues­tre en nin­gu­na his­to­ria de Ins­ta­gram, Edi­ta no tie­ne in­ten­ción de fre­nar

"Aho­ra lo be­llo tie­ne que ver con la ac­ti­tud"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.