Na­ta­lia Vodianova, la Su­per­no­va que pro­vo­ca el cam­bio

El apo­do Su­per­no­va se que­da cor­to pa­ra es­ta mo­de­lo cu­ya his­to­ria pa­re­ce un cuen­to de ha­das Ima­gen de Guer­lain y al­ma de la fun­da­ción Na­ked Heart, co­no­ce muy bien los me­ca­nis­mos de una in­dus­tria ca­paz de ge­ne­rar de­seo, cam­bio so­cial… y fan­ta­sía

El País - S Moda - - SUMARIO - Tex­to NOE­LIA CO­LLA­DO Fo­tos CU­NEYT AKE­RO­GLU Rea­li­za­ción NA­TA­LIA BEN­GOE­CHEA

Nin­gu­na otra his­to­ria tie­ne ese ha­lo de cuen­to de ha­das. Na­ta­lia Vodianova (Nizh­ni Nóv­go­rod, Ru­sia, 1982) pa­só de la pobreza a los al­ta­res de la mo­da con 17 años. Po­dría ha­ber­se de­ja­do deslumbrar por el lu­jo de una in­dus­tria acos­tum­bra­da a ma­qui­llar la reali­dad y cin­ce­lar las más ex­qui­si­tas for­mas de fan­ta­sía. Pe­ro ja­más tu­vo in­ten­ción de ol­vi­dar su ni­ñez. Los re­cuer­dos del pa­sa­do se con­vir­tie­ron en su alien­to e im­pul­so pa­ra con­so­li­dar su me­teó­ri­ca ca­rre­ra y trans­for­mar su nue­va vi­da –de ri­que­za, éxi­to pro­fe­sio­nal y per­so­nal– en un tram­po­lín pa­ra con­se­guir al­go más gran­de. Con 22 años fun­dó la or­ga­ni­za­ción be­né­fi­ca Na­ked Heart. «Ser mo­de­lo nun­ca fue su­fi­cien­te», re­co­no­ce. Aho­ra tam­po­co lo es. Es ima­gen de Guer­lain des­de 2008. Es mi re­la­ción pro­fe­sio­nal más lar­ga y una de las más im­por­tan­tes. Lle­vo 10 años tra­ba­jan­do con las mis­mas per­so­nas: Oli­vier Echau­de­mai­son, Lau­rent Boi­llot o Benjamin de Lap­pa­rent… Es ma­ra­vi­llo­so e in­só­li­to man­te­ner una re­la­ción per­so­nal con la gen­te con la que tra­ba­jas. ¿Qué va­lo­res com­par­te us­ted con la mai­son fran­ce­sa? Guer­lain siem­pre ha apo­ya­do la fun­da­ción Na­ked Heart y esa es otra de las ra­zo­nes que ha­ce que la re­la­ción con la mar­ca sea tan es­pe­cial. No se li­mi­tan a sa­car el má­xi­mo par­ti­do de mí. Des­de el prin­ci­pio, han si­do muy ge­ne­ro­sos con mi or­ga­ni­za­ción. Ima­gino que yo ha­go lo mis­mo por los de­más. Tam­bién en el tra­ba­jo. Doy más de lo que me pi­den. Su­pon­go que es al­go que te­ne­mos en co­mún: am­bos su­pe­ra­mos las ex­pec­ta­ti­vas.

"La so­cie­dad es más in­clu­si­va en la teo­ría, no en la prác­ti­ca"

SBa­jo el tí­tu­lo Les fem­mes vues par les fem­mes-Ré­vé­la­tions, el año pa­sa­do la fir­ma pre­sen­tó en Pa­rís una ex­po­si­ción de fo­to­gra­fía que abor­da­ba te­mas co­mo el fe­mi­nis­mo, la pros­ti­tu­ción… En­tien­den la be­lle­za co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra abrir el de­ba­te so­bre asun­tos co­mo el es­tig­ma, la ver­güen­za o la de­sigual­dad que su­fren las mu­je­res. Hoy mu­chas fir­mas lo ha­cen. Pe­ro Guer­lain lle­va años en­ta­blan­do es­te ti­po de diá­lo­go. Des­de la crea­ción de la pri­me­ra ba­rra de la­bios. Si an­tes em­po­de­ra­ban a las mu­je­res con pro­duc­tos que ha­cían que se sin­tie­ran be­llas, se­gu­ras y fuer­tes; aho­ra ese dis­cur­so in­clu­ye co­la­bo­ra­cio­nes con ar­tis­tas que con­tri­bu­yen a que el men­sa­je re­sue­ne con ma­yor fuer­za. Ya no bas­ta con crear un buen pro­duc­to, aun­que ese si­ga sien­do un pri­mer pa­so muy im­por­tan­te.

in du­da, 'em­po­de­ra­mien­to' es una de las pa­la­bras que más se re­pi­ten en el sec­tor. Se abu­sa tan­to de ella que pier­de su sig­ni­fi­ca­do. La cla­ve es­tá más en la li­ber­tad pa­ra ele­gir. Y si quie­res lle­gar al co­ra­zón de una mujer, tie­nes que abrir el de­ba­te en lu­gar de anun­ciar un pro­duc­to. Fun­dó Na­ked Heart en 2004. ¿Cuál es el ma­yor re­to a la ho­ra de se­guir re­cau­dan­do fon­dos 14 años des­pués? Ex­pli­car nues­tra cau­sa y dar voz a la gen­te con ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les por­que has­ta ha­ce po­co es­te gru­po es­ta­ba se­gre­ga­do de la so­cie­dad. An­te dos ni­ños, uno con cáncer y otro con au­tis­mo, pa­ra mu­chos re­sul­ta más fá­cil y com­pren­si­ble ayu­dar al pri­me­ro. Prevalece la es­pe­ran­za de que se re­cu­pe­re y vuel­va a in­te­grar­se en la so­cie­dad. El au­tis­mo no es una en­fer­me­dad ni pue­de cu­rar­se. De ahí la di­fi­cul­tad de ex­pli­car el va­lor de ayu­dar a ese ni­ño. El es­pec­tro de au­tis­mo es muy am­plio. Un por­cen­ta­je pe­que­ño su­fri­rá y ne­ce­si­ta­rá asis­ten­cia el res­to de su vi­da. Pe­ro otros ni­ños, con un buen es­pe­cia­lis­ta y con la in­ver­sión ade­cua­da, po­drán tam­bién con­tri­buir a la so­cie­dad tan­to o más que cual­quier otro. La ca­lle reivin­di­ca po­lí­ti­cas más in­clu­si­vas, tam­bién en la mo­da. ¿Cree que la so­cie­dad es más abier­ta? Sí en la teo­ría y des­de una pers­pec­ti­va emo­ti­va. Pe­ro no en la prác­ti­ca.

Cuan­do se tra­ta de in­ver­tir, go­bier­nos in­clui­dos, la vi­sión es dis­tin­ta. Pen­se­mos en el mer­ca­do la­bo­ral. En­tre un jo­ven con un cu­rrí­cu­lum nor­mal y otro con ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les, ¿a quién eli­gen? El se­gun­do pue­de ser un ge­nio, pe­ro es an­ti­so­cial y pro­ba­ble­men­te no en­ca­je en la es­truc­tu­ra cor­po­ra­ti­va. No es fá­cil. Me­nos si ha­bla­mos de tras­tor­nos men­ta­les. En es­te sen­ti­do, no he­mos he­cho avan­ces. Ni si­quie­ra en Eu­ro­pa.

¿Có­mo han cam­bia­do los even­tos so­li­da­rios? De la an­ti­gua ce­na for­mal a la fe­ria be­né­fi­ca Fa­bu­lous Fund Fair, más in­ter­ac­ti­va, que us­ted or­ga­ni­za.

Son per­fi­les dis­tin­tos. Hay un pú­bli­co ma­yor que pre­fie­re el for­ma­to clá­si­co, más pau­sa­do. De he­cho, es el mo­de­lo con el que más re­cau­da­mos. Nues­tra Fund Fair es una in­ver­sión pa­ra acer­car­nos a hi­jos de fa­mi­lias aco­mo­da­das que ja­más asis­ti­rían a nues­tras ce­nas por­que les pa­re­cen abu­rri­dí­si­mas. Qui­zá no pue­dan do­nar tan­to co­mo sus pa­dres. Pe­ro po­drán en un fu­tu­ro. Por eso es cla­ve ex­pli­car­les nues­tra cau­sa y cons­truir una re­la­ción. Y ho­nes­ta­men­te, tie­ne más sen­ti­do si pen­sa­mos en la reali­dad de los nue­vos tiem­pos, de re­des so­cia­les… Vi­vi­mos en un bu­cle de cam­bio cons­tan­te. La gen­te ne­ce­si­ta mo­men­tos ins­ta­gramea­bles.

Ha desa­rro­lla­do una apli­ca­ción fi­lan­tró­pi­ca pa­ra mi­lé­ni­cos: El­bi.

Lle­va­mos años tra­ba­jan­do en el pro­yec­to. Y gra­cias a Ap­plePay, aho­ra con un so­lo clic pue­des rea­li­zar una do­na­ción de un dó­lar a una de las or­ga­ni­za­cio­nes que co­la­bo­ran con Na­ked Heart. Es el pri­mer pa­so de una nue­va eta­pa que pue­de re­vo­lu­cio­nar la fi­lan­tro­pía. Y de pa­so, de­mo­cra­ti­zar el sec­tor.

Es­ta­mos ha­blan­do de con­su­mir con­te­ni­do. Y de la ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar cam­bio con un dó­lar por­que, co­mo tú, hay mu­chas otras per­so­nas do­nan­do un dó­lar en ese mis­mo ins­tan­te. ¿Cuál es la si­guien­te fa­se?

Con­ver­tir ese bo­tón en una he­rra­mien­ta de crowd­fun­ding ubi­cua. Y que, del mis­mo mo­do que le da­mos al li­ke, po­da­mos ha­cer clic en el bo­tón lo­ve si ese con­te­ni­do tie­ne un án­gu­lo be­né­fi­co. La idea es que El­bi se con­vier­ta en

"La in­jus­ti­cia ha­ce que me hier­va la san­gre"

una pla­ta­for­ma pa­ra ges­tio­nar nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad so­cial. Al re­gis­trar­te, la apli­ca­ción re­co­pi­la tu ac­ti­vi­dad so­li­da­ria. Es­ta su­ma pun­tos, que se con­vier­ten en lo­ve­co­ins pa­ra com­prar en la lo­ves­to­re. He­mos re­ci­bi­do cri­ti­cas de quie­nes con­si­de­ran que las do­na­cio­nes no de­ben pre­miar­se. Pe­ro es­te sis­te­ma fa­vo­re­ce la im­pli­ca­ción de nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Y las mar­cas es­tán en­can­ta­das de pre­miar a esos jó­ve­nes so­li­da­rios con sus pro­duc­tos. De he­cho, pa­ra mu­chas, es un ho­nor.

¿Par­ti­ci­pa la mo­da en es­tos pro­gra­mas be­né­fi­cos?

¡Siem­pre! He­mos re­cau­da­do 59 mi­llo­nes de eu­ros. Sin la in­dus­tria, no ha­bría si­do po­si­ble. La mo­da sa­be có­mo ge­ne­rar de­seo. Y aun­que to­dos los que do­nan son fe­li­ces con el me­ro he­cho de ayu­dar, tam­bién quie­ren vi­vir una ex­pe­rien­cia úni­ca: lle­var un ves­ti­do in­creí­ble, sen­tar­se jun­to a un fo­tó­gra­fo cé­le­bre… En de­fi­ni­ti­va, una re­com­pen­sa tan­gi­ble. El­bi es la ver­sión accesible y de­mo­crá­ti­ca.

Mu­chos si­guen re­pi­tien­do aque­llo de la «mo­da es frí­vo­la».

Lo es. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que no sea po­de­ro­sa. Que sea la se­gun­da in­dus­tria más con­ta­mi­nan­te ya in­di­ca la fuer­za de un sec­tor, que cons­cien­te del im­pac­to me­dioam­bien­tal, es­tá cons­tru­yen­do una

al­ter­na­ti­va sos­te­ni­ble. Y es­ta no es mi cau­sa. Pe­ro di­ce mu­cho del po­der de cam­bio de un sec­tor que mue­ve mi­llo­nes.

¿Cuál es su fuer­za in­te­rior?

La in­jus­ti­cia. Ha­ce que me hier­va la san­gre.

Pien­sa que ha­ber cre­ci­do en Nizh­ni Nóv­go­rod ha de­ter­mi­na­do su vi­sión del mun­do? Me fui de allí con 17 años. No era una ni­ña. Era una jo­ven con fir­mes va­lo­res. Aque­llo me en­se­ñó a tra­ba­jar du­ro. Cuan­do cre­ces en un en­torno ex­tre­mo, apren­des a de­fen­der tu dig­ni­dad. Que to­do el mun­do in­ten­te hun­dir­te y te re­pi­ta que no va­les na­da, te ha­ce más fuer­te. Y eso me fue muy útil cuan­do em­pe­cé en mo­da. Por­que es­ta in­dus­tria te en­cum­bra, pe­ro na­die te va­lo­ra por quién eres. Es im­por­tan­te te­ner con­fian­za y es­ta­ble­cer lí­mi­tes. Yo per­te­ne­cía a lo que se con­si­de­ra lo más ba­jo de la so­cie­dad, pe­ro te­nía muy cla­ro quién era, qué po­día ha­cer y qué no. Aho­ra soy ca­paz de ana­li­zar­lo con pers­pec­ti­va. En­ton­ces no. Era un me­ca­nis­mo de pro­tec­ción. Y aun­que a ve­ces llo­ra­ba, ja­más me im­por­tó el di­ne­ro que me ofre­cie­ran o quién lo pi­die­ra, no era no. No es al­go que me hu­bie­ran in­cul­ca­do. Ni si­quie­ra en mi fa­mi­lia. La pobreza te en­se­ña a de­fen­der­te.

¿Có­mo ha cam­bia­do su per­cep­ción de la pro­fe­sión?

Su­pon­go que ja­más la he va­lo­ra­do lo su­fi­cien­te. Ni cuan­do te­nía 17 años, por­que no sa­bía na­da. Ni aho­ra. No di­go que fue­ra fá­cil. Pe­ro pa­ra mí ja­más fue su­fi­cien­te. Ad­mi­ro a mis ami­gas, que vi­ven y res­pi­ran es­te mun­do. Pa­ra ellas es su vi­da. No pa­ra mí. Es un mun­do que ad­mi­ro y me sien­to agra­de­ci­da de for­mar par­te de él, pe­ro la mo­da nun­ca ha si­do mi vi­da. Ha si­do más bien una pla­ta­for­ma pa­ra al­go más gran­de.

Vi­vi­mos tiem­pos de reivin­di­ca­ción. ¿Cuál es su ban­de­ra? ¿Qué ha apren­di­do por el ca­mino?

Creo fir­me­men­te en no com­pro­me­ter mis va­lo­res. Sé que to­do el mun­do di­ce que tie­nes que tran­si­gir. Pe­ro la vi­da me ha en­se­ña­do que no de­bes trai­cio­nar tus prin­ci­pios ja­más, ni si­quie­ra en lo que a prio­ri pue­de pa­re­cer una mi­nu­cia. In­clu­so cuan­do creas que es­tás per­dien­do una opor­tu­ni­dad. Re­cuer­do que mi abue­la me re­pe­tía: «¿Qué mos­ca te ha pi­ca­do, ni­ña?». Yo le de­cía: «To­da­vía nin­gu­na». Siem­pre he se­gui­do mi co­ra­zón; y me ha ido bien. ¿Tu tra­ba­jo te ha­ce sen­tir mi­se­ra­ble?, ¡dé­ja­lo! Sal­drás ade­lan­te. Cuan­do has vi­vi­do con po­co, sa­bes que pue­des so­bre­vi­vir.

Ima­gino que in­cul­ca esa lec­ción a sus hi­jos.

El re­ga­lo más va­lio­so que les pue­do dar es el amor a tra­ba­jar du­ro y lu­char por lo que creen. Si per­se­ve­ras, ten­drás éxi­to. No ha­blo de di­ne­ro. Ha­blo de fe­li­ci­dad

Blu­sa de LOUIS VUIT­TON (c. p. v.), pen­dien­tes Lo­ve de CAR­TIER (3.650 €). En ma­qui­lla­je se ha uti­li­za­do el ilu­mi­na­dor Pre­cious Light y el la­bial Kis­sKiss 325 Rou­ge Kiss. To­do de GUER­LAIN. Mo­de­lo: Na­ta­lia Vodianova (Vi­va Mo­del Ma­na­ge­ment) pa­ra Guer­lain. Ma­qui­lla­je: Guer­lain Ma­ke-up. Pe­lu­que­ría: Na­bil Har­low (Bal­main Hair). Ma­ni­cu­ra: Ch­ris­ti­na Con­rad (Ca­llis­te Agency) pa­ra Guer­lain. Di­se­ña­dor de set: Syl­vain Ca­bouat (Walter Schup­fer). Pro­duc­ción local: Flo­ria­na Cas­tag­na (Trou­ble Ma­na­ge­ment). Téc­ni­co di­gi­tal: Cla­ra Gir­bal (She­riff). Asis­ten­te de fo­to­gra­fía: Mi­chael O'Wi­lliams. Asis­ten­te de es­ti­lis­mo: Mi­che­lle Con­so­li.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.