La re­vo­lu­ción mu­si­cal de Sop­hie

Ha tra­ba­ja­do con Ma­don­na, Lady Ga­ga o Char­li XCX, en­tre otras po­pes del ‘mains­tream’. Aho­ra se lan­za en so­li­ta­rio pa­ra can­tar/ con­tar su pro­pio dis­cur­so, uno en el que el ac­ti­vis­mo trans­gé­ne­ro es­tá muy pre­sen­te

El País - S Moda - - SUMARIO - Tex­to BE­GO­ÑA GÓMEZ UR­ZAIZ Fo­tos KRIS­TIAN SCHU­LLER Rea­li­za­ción FRAN­CES­CA RINCIARI

Es­tu­vo en pro­duc­cio­nes de Char­li XCX, hi­zo una co­la­bo­ra­ción con Ca­mi­la Ca­be­llo, los re­to­ques del Bitch, I’m Ma­don­na mano a mano con Di­plo... El nom­bre de SOP­HIE, con ma­yús­cu­las, o Sop­hie Xeon, era co­no­ci­do has­ta ha­ce unos me­ses en­tre la gen­te que sa­be leer la le­tra pe­que­ña del pop co­mer­cial y en­tre doc­to­ran­dos en mú­si­ca elec­tró­ni­ca. Se ha­bla­ba de «el mis­te­rio del hi­per­pop» y en al­gu­na oca­sión, de­jó que un dj se pre­sen­ta­ra en el es­ce­na­rio mien­tras ella ha­cía el ver­da­de­ro tra­ba­jo de­trás. Los me­dios se re­fe­rían a ella en mas­cu­lino pues­to que su

nom­bre real era de hom­bre y has­ta se le acu­só de ha­cer «apro­pia­ción de gé­ne­ro» por can­tar con voz agu­da. En oc­tu­bre, to­do eso cam­bió, SOP­HIE se pre­sen­tó al mun­do co­mo lo que es, una mu­jer tran­se­xual y una as­pi­ran­te a pops­tar con ca­ra y ojos (y en­sor­ti­ja­da me­le­na pe­li­rro­ja). Mos­tró sus cre­den­cia­les con una ba­la­da con sin­te­ti­za­do­res, It’s ok to cry, y un ví­deo en el que mi­ra a cá­ma­ra des­nu­da. Des­de en­ton­ces ha he­cho va­rias ac­tua­cio­nes so­na­das (una de ellas en el es­ce­na­rio Red Bull del Só­nar) y lan­za­do un sen­ci­llo, Pony­boy, mu­cho más ex­plí­ci­to y trashy y otro, Fa­ces­hop­ping, con la le­tra «soy real cuan­do com­pro mi ca­ra».

The Guar­dian di­jo de una de sus ac­tua­cio­nes que «de­cir que es camp ni si­quie­ra se apro­xi­ma» a lo que ha­ce en el es­ce­na­rio. En cam­bio, por te­lé­fono sue­na muy so­bria, me­ticu­losa y un pun­to a la de­fen­si­va. Ni ras­tro de acen­to de Glas­gow, don­de na­ció en 1986, ni del dia­lec­to pop trans­atlán­ti­co que uti­li­za cuan­do can­ta. En su lu­gar, afi­la­das con­so­nan­tes in­gle­sas. Se ha­bló mu­cho de su ac­tua­ción en el Só­nar. ¿Sin­tió al­go es­pe­cial ese día? En ese mo­men­to sen­tía mu­chas co­sas, es­toy con­ten­ta de ha­ber te­ni­do la opor­tu­ni­dad de de­jar ir to­das esas emo­cio­nes. Ya ha­bía ac­tua­do con an­te­rio­ri­dad en Los Án­ge­les, pe­ro sí que tu­vo al­go de de­but. Ya han pa­sa­do unos me­ses des­de que se gra­duó co­mo can­tan­te. ¿Có­mo lo es­tá lle­van­do? Pa­ra ser sin­ce­ra, no veo un gran cam­bio res­pec­to a lo

que y me ha­cía he ima­gi­na­do an­tes. Siem­pre así mis he ac­tua­cio­nes, pen­sa­do en pe­ro mi mú­si­ca no te­nía en los tér­mi­nos re­cur­sos. vi­sua­les ¿Qué le hi­zo de­ci­dir­se a mos­trar su ca­ra? Sim­ple­men­te, me ape­te­ció. ¿No hu­bo un mo­men­to en que di­je­ra: «Aho­ra to­ca»? No, no hu­bo un mo­men­to cons­cien­te y es­truc­tu­ra­do así. Ha­bía gen­te que no lo en­ten­día de esa ma­ne­ra. Se ha­bla­ba de us­ted en tér­mi­nos de mis­te­rio. Ese es su pro­ble­ma. Al­gu­nos crí­ti­cos asu­mie­ron que us­ted era un hom­bre cis­gé­ne­ro. La gen­te no siem­pre tie­ne la me­jor in­for­ma­ción so­bre los asun­tos trans­gé­ne­ro. Pe­ro eso di­ce más so­bre la in­dus­tria que so­bre mí. ¿Es por esa ra­zón por la que aho­ra da en­tre­vis­tas, por­que con­si­de­ra par­te de su obli­ga­ción edu­car al pú­bli­co? No. Me ha gus­ta­do ha­blar de mi mú­si­ca y he te­ni­do bue­nas con­ver­sa­cio­nes con co­la­bo­ra­do­res y ami­gos. Otra cues­tión era si lo ha­cía en pú­bli­co o no. Yo es­toy ha­blan­do con us­ted, pe­ro es­to se­rá es­cri­to y se lee­rá. No siem­pre me ha ape­te­ci­do pa­sar por es­te pro­ce­so. Há­ble­me de su edu­ca­ción mu­si­cal. Us­ted cre­ció en Glas­gow… Bue­nooo… ¿qué quie­re sa­ber so­bre eso? ¿Cuá­les fue­ron sus pri­me­ras ob­se­sio­nes mu­si­ca­les? Siem­pre me ha en­can­ta­do la mú­si­ca. Me in­tere­sa­ba el techno y la cul­tu­ra ra­ve y em­pe­cé a tra­ji­nar con ins­tru­men­tos mu­si­ca­les. Es­ta­ba has­ta cier­to pun­to ais­la­da en mi ex­pe­rien­cia. Me sen­tía más có­mo­da co­mu­ni­cán­do­me a tra­vés de la mú­si­ca pin­chan­do en fies­tas, que so­cia­li­zan­do con el res­to de la gen­te. Y así es co­mo em­pe­cé a pre­sen­tar quién soy y a ha­blar de mis ideas a tra­vés de los rit­mos. ¿Así que em­pe­zó a pin­char cuan­do era ado­les­cen­te? O an­tes. A los ocho años. Y lue­go en bo­das. Pe­ro creo que una no siem­pre se ex­pli­ca mi­ran­do a sus raí­ces fa­mi­lia­res. No me iden­ti­fi­co con eso. No me in­tere­sa en ab­so­lu­to mi­rar atrás. Esa es una ma­ne­ra tra­di­cio­nal que tie­nen los pe­rio­dis­tas de ex­pli­car las co­sas. Pe­ro ese no es mi en­fo­que y por eso la gen­te tie­ne di­fi­cul­ta­des pa­ra en­ten­der­lo. Va­le. Ha­ble­mos del ví­deo de It’s ok to cry. Se mues­tra ahí sin in­ter­me­dia­rios, des­nu­da y con al­gún ar­coí­ris de­trás. ¿Por qué

te­nía que ser así esa can­ción y ese ví­deo que le pre­sen­ta­ban al mun­do? Era la ma­ne­ra más acer­ta­da de re­fle­jar có­mo me sen­tía, pe­ro tam­bién es cier­to que des­pués lan­cé Pony­boy, por­que no quie­ro po­ner tan­to pe­so en co­sas co­mo las emo­cio­nes, el llan­to… lo otro es igual­men­te im­por­tan­te. ¿Quie­re de­cir que no que­ría pre­sen­tar la ex­pe­rien­cia trans co­mo tra­ge­dia? Es una ma­ne­ra muy li­mi­ta­da y creo que da­ñi­na de en­ten­der las cues­tio­nes tran­gé­ne­ro y es­toy muy im­pli­ca­da en cam­biar esa per­cep­ción. ¿Es­tá pre­pa­ra­da pa­ra ser mains­tream? Sí, cual­quie­ra que ha­ga mú­si­ca de­be es­tar pre­pa­ra­do pa­ra te­ner esa am­bi­ción, ab­so­lu­ta­men­te. Por­que si quie­res que se te oi­ga lo tie­ne que ha­cer el ma­yor nú­me­ro po­si­ble de gen­te. Ha­cer mú­si­ca pen­san­do so­lo en un gru­po su­pon­go… ex­clu­si­vo se de­be al es­no­bis­mo, Hay elec­tró­ni­ca al­go de de eso la en que la es­ce­na pro­vie­ne. ¡Oh, sí! Más que su­fi­cien­te. En cam­bio us­ted ha co­la­bo­ra­do con gran­des nom­bres del mains­tream. Ma­don­na, Lady Ga­ga, Char­li XCX... Si quie­res que tus men­sa­jes sean im­por­tan­tes, tie­nes que es­tar abier­to a ope­rar al ni­vel más al­to del mains­tream. ¿A qué se de­di­can sus ami­gos? ¿Son to­dos mú­si­cos? Ar­tis­tas vi­sua­les, ac­ti­vis­tas, gen­te que tra­ba­ja en tec­no­lo­gía, una mo­de­lo… una ga­ma am­plia. Cuan­to más di­ver­sas sean las ex­pe­rien­cias a las que te abres, más lo ha­ce tu men­te y eso se no­ta en tu tra­ba­jo. Los úl­ti­mos años han si­do im­por­tan­tes pa­ra las con­ver­sa­cio­nes de gé­ne­ro. La gen­te es­tá apren­dien­do lo que es ser cis, lo que es el gé­ne­ro no bi­na­rio… ¿Es una era es­ti­mu­lan­te? Mmm… Sí, pe­ro es un ar­ma de do­ble fi­lo, así que ten­go una sen­sa­ción am­bi­va­len­te. No sé si to­do el mun­do en­tien­de las com­ple­ji­da­des. A me­nu­do los me­dios es­tán con­tro­la­dos por gen­te que no ha vi­vi­do esa ex­pe­rien­cia, que es la que es­tá con­tan­do el re­la­to, y eso es un po­co pe­li­gro­so. A ve­ces no han si­do muy bue­nos a la ho­ra de en­ten­der la ex­pe­rien­cia trans. En­ton­ces, ¿di­ría que hay par­te de ac­ti­vis­mo en lo que ha­ce? Eso pue­de so­nar un po­co plano. No es la pa­la­bra que usa­ría, pe­ro la ac­ti­tud y el men­sa­je que hay de­trás es el mis­mo, así que... sí, se pue­de lla­mar ac­ti­vis­mo. Res­pec­to a lo que de­cía an­tes, ¿co­rre­mos el pe­li­gro de creer que por­que apa­re­cen más trans en te­le­vi­sión se ha lle­ga­do le­jos? Sí, exac­ta­men­te eso. ¿En­ton­ces qué de­be­ría pa­sar pa­ra lle­var lo trans al mains­tream? Bueno, lo trans es mains­tream y to­do el mun­do es trans. Lo im­por­tan­te es no ver a la gen­te co­mo un ca­so ais­la­do y cam­biar las na­rra­ti­vas en torno a lo trans y có­mo se pre­sen­tan. Hay mu­chos te­mas que se re­pi­ten. El trau­ma, por ejem­plo. Se oyen his­to­rias muy uni­di­men­sio­na­les. ¿Qué his­to­rias le gus­ta­ría oír en­ton­ces? His­to­rias más di­ver­sas. Gen­te que lle­ga a esa con­clu­sión de dis­tin­tas ma­ne­ras, gen­te que no se sien­ta obli­ga­da a de­cir que odia sus ge­ni­ta­les. Pue­de ser cier­to pa­ra al­gu­nos, pe­ro no es cier­to pa­ra to­do el mun­do. Re­la­tos más abier­tos y li­bres. ¿Eso va a pa­sar en los pró­xi­mos años? Des­de lue­go voy a in­ten­tar po­ner mi grano de are­na. Lo im­por­tan­te es te­ner el con­trol de tu pro­pia his­to­ria y so­bre­pa­sar los me­dios que tie­nen el po­der y que quie­ren mi­ni­mi­zar nues­tros es­fuer­zos reales

Ves­ti­do de DOL­CE & GABBANA, pen­dien­tes de OSB VIN­TA­GE y flor de ORQUÍDEA DRÁ­CU­LA.

Ame­ri­ca­na y cin­tu­rón de ADRIA­NA IGLE­SIAS, cu­lot­te de CAL­ZE­DO­NIA, me­dias de WOLFORD y ta­co­nes de Sop­hie. Di­rec­ción de ar­te: Peggy Schu­ller. Ma­qui­lla­je y pe­lu­que­ría: Thors­ten Weiss (Les-Ar­tists) pa­ra Cha­nel Cos­me­tic, y Ya­rok Ve­gan Hair­ca­re. Ma­ni­cu­ra: Ves­na Pe­jak (Blos­som Ma­na­ge­ment). Asis­ten­tes de fo­to­gra­fía: Florian Kö­llisch y Ale­xan­der Gra­ziano. Asis­ten­te de es­ti­lis­mo: Ale­jan­dra Val­mo­ris­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.