Ros­tros e his­to­rias de la cri­sis mi­gra­to­ria

Ca­da dos se­gun­dos, una per­so­na de­ci­de de­jar­lo to­do y aban­do­nar su país pa­ra sal­var su vi­da. Fo­to­gra­fia­mos a tra­ba­ja­do­ras del Ter­cer Sec­tor y po­lí­ti­cas jun­to a mi­gran­tes, re­fu­gia­das y víc­ti­mas de tra­ta de per­so­nas pa­ra po­ner ros­tro y voz a una cri­sis que m

El País - S Moda - - SUMARIO - Tex­to PAKA DÍAZ Fo­tos ANTÁRTICA Rea­li­za­ción PAU­LA DEL­GA­DO

«Le­jos de lo que se cree, el 86% de las per­so­nas des­pla­za­das es­tán en los paí­ses más des­fa­vo­re­ci­dos; va­mos, que a la UE ape­nas lle­gan», ex­pli­ca Ma­ría Je­sús Ve­ga, por­ta­voz del Ac­nur. Le­jos de ape­lar al bue­nis­mo, Ve­ga lo ha­ce a los tra­ta­dos so­bre de­re­chos hu­ma­nos que pa­re­cen pa­pel mo­ja­do so­bre las aguas del Me­di­te­rrá­neo, las mis­mas don­de han muer­to más de 17.000 per­so­nas des­de 2014. La res­pues­ta de la UE es po­co pro­duc­ti­va. «Los que ma­yor be­ne­fi­cio sa­can son los tra­fi­can­tes. Hay que ofre­cer al­ter­na­ti­vas le­ga­les de en­tra­da y ata­jar las cau­sas», ani­ma Ve­ga, pa­ra quien com­par­tir la res­pon­sa­bi­li­dad de pro­te­ger no es tras­la­dar­la a lu­ga­res co­mo Li­bia, el in­fierno. «Los testimonios de las mu­je­res que han pa­sa­do por allí son es­tre­me­ce­do­res: tor­tu­ras, es­cla­vi­tud, vio­la­cio­nes, ase­si­na­tos…». En lu­gar de pa­liar­lo, se­gún Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal (AI), el nú­me­ro de per­so­nas tras­la­da­das a cen­tros en Li­bia se ha mul­ti­pli­ca­do más del do­ble en los úl­ti­mos me­ses, de 4.000 en mar­zo a más de 10.000, en­tre ellas 2.000 mu­je­res y me­no­res, a fi­na­les de ju­lio. Ade­más, AI de­nun­cia que las po­lí­ti­cas eu­ro­peas es­tán obs­ta­cu­li­zan­do el tra­ba­jo de las ONG. Es­te año se ha cri­mi­na­li­za­do a 45 ac­ti­vis­tas por ayu­dar a mi­gran­tes.

A He­le­na Ma­leno, fun­da­do­ra de la ONG Ca­mi­nan­do Fron­te­ras, Ma­rrue­cos la acu­só de co­la­bo­rar con las ma­fias. «Ata­can a en­fer­me­ras por dar asis­ten­cia, a no­so­tras por aler­tar de per­so­nas que es­tán en el mar aho­gán­do­se», enu­me­ra Ma­leno, pa­ra quien los de­re­chos en las fron­te­ras han si­do se­cues­tra­dos. «Las mu­je­res di­cen que su cuer­po es­tá atra­ve­sa­do por la frontera, y es ver­dad. Des­de su sa­lud se­xual y re­pro­duc­ti­va, a la li­ber­tad de mo­vi­mien­to. Ni el de­re­cho a la vi­da es­tá ga­ran­ti­za­do». «Nos preo­cu­pan los men­sa­jes so­bre ava­lan­chas que ge­ne­ran alar­ma so­cial. No es­tán ba­sa­dos en da­tos reales, pe­ro ter­mi­nan ca­lan­do y pro­vo­can re­cha­zo. Pe­di­mos pru­den­cia y res­pon­sa­bi­li­dad», apun­ta Ve­ga. «En Es­pa­ña te­ne­mos la suer­te de con­tar con una so­cie­dad to­le­ran­te y so­li­da­ria que de­be­mos cui­dar en­tre to­dos”. EN AL­TA MAR Na­da­do­ra y so­co­rris­ta, des­de 2015 la je­fa de mi­sión de Proac­ti­va Open Arms co­no­ce bien una reali­dad que Eu­ro­pa tra­ta de ig­no­rar, «la de quie­nes arries­gan sus vi­das pa­ra huir de la gue­rra, la po­bre­za o el ham­bre». Tam­bién be­bés, co­mo los dos que mu­rie­ron en la mi­sión 39, en fe­bre­ro, que ha fi­ja­do en su me­mo­ria con res­pe­to.

Ana­bel lle­va el pe­lo co­lor azul, co­mo el mar que ama, pe­ro del que le cues­ta dis­fru­tar aho­ra: «Me re­cuer­da el ho­rror que es­ta­mos de­jan­do que pa­se». Se le os­cu­re­ce la voz al re­cor­dar his­to­rias que ayu­den a en­ten­der lo que ella ve. Co­mo la de una mu­jer ni­ge­ria­na res­ca­ta­da en oto­ño de 2016: «Me con­tó que su ros­tro des­fi­gu­ra­do era ‘el pre­cio por ser bo­ni­ta’. Al lle­gar a Li­bia la en­ce­rra­ron en un bur­del. Le hi­cie­ron sal­va­ja­das. In­ten­tó huir, pe­ro la atra­pa­ban. Y de­ci­dió des­fi­gu­rar­se la ca­ra con un te­ne­dor. Aun­que le pe­ga­ron, la de­ja­ron mar­char». O cuan­do, el 25 de ju­lio de 2017, sa­có de una pa­te­ra los cuer­pos de dos chi­cas muer­tas abra­za­das. En aquel bar­co, don­de se ha­ci­na­ban 168 per­so­nas vi­vas y 13 sin vi­da, ha­bía una mu­jer con el cuer­po lleno de he­ri­das, in­clu­so mor­dis­cos de per­so­nas. «Ni po­día ca­mi­nar por los des­ga­rros in­ter­nos. Se lo ha­bían he­cho en Li­bia, ese in­fierno que ayu­da a fi­nan­ciar la UE». His­to­rias así le han ro­ba­do el sue­ño: «Si su­pie­ra que es­tán bien…». Por sal­var a per­so­nas le dis­pa­ra­ron los guar­da­cos­tas li­bios. Tam­bién se­cues­tra­ron su bar­co. Al re­gre­sar a puer­to, las au­to­ri­da­des ita­lia­nas les re­tu­vie­ron por ‘trá­fi­co de in­mi­gra­ción clan­des­ti­na’. «Es la es­tra­te­gia del mie­do, pe­ro no va­mos a pa­rar por­que sa­be­mos que nues­tras ma­nos ayu­dan. No pue­do en­ten­der que ha­ya per­so­nas a las que les dé igual lo que es­tá pa­san­do en el Me­di­te­rrá­neo».

ATEN­CIÓN PRI­MA­RIA

A Bea­triz Sa­gra­do y a Ra­chel Isiorho les une «la de­fen­sa de los de­re­chos de las mu­je­res», afir­ma la pri­me­ra, vi­ce­pre­si­den­ta se­gun­da de Mé­di­cos del Mun­do. Tie­nen otro víncu­lo. Bea­triz, fi­sio­te­ra­peu­ta y ac­ti­vis­ta fe­mi­nis­ta, se exi­lió de Uru­guay ha­ce 30 años. Ra­chel de­jó Ni­ge­ria por­que «no te­nía tra­ba­jo, in­clu­so co­mer era di­fí­cil». Pe­ro mien­tras una lle­gó en avión, la afri­ca­na vi­vió una dan­tes­ca odi­sea. «To­das de­be­ría­mos te­ner las mis­mas opor­tu­ni­da­des», apun­ta Sa­gra­do, «Es­pa­ña ha fir­ma­do mu­chos con­ve­nios, pe­ro en Mé­di­cos del Mun­do hi­ci­mos un in­for­me so­bre có­mo los ha in­cum­pli­do con las mu­je­res re­fu­gia­das». Es­tas no hu­yen so­lo por te­mas eco­nó­mi­cos, la vio­len­cia siem­pre es­tá de­trás. «A mi her­ma­na la mu­ti­la­ron ge­ni­tal­men­te em­ba­ra­za­da de sie­te me­ses. De­cían que si no, no po­dría te­ner al be­bé. Me ne­gué a ayu­dar­les, pe­ro la co­gie­ron de pier­nas y ma­nos y le cor­ta­ron to­do. Llo­ra­ba co­mo un be­bé, no con­si­go qui­tár­me­lo de la ca­be­za. Me ju­ré que no me pa­sa­ría», ex­pli­ca Ra­chel.

Ra­chel, en bús­que­da de ‘un país se­gu­ro’, pa­só tres años en Ma­rrue­cos, don­de «vi­vía­mos de no­che, por­que allí cuan­do ven a un ne­gro sin pa­pe­les te man­dan a No man’s land». Se re­fie­re a esa tie­rra de na­die en el de­sier­to don­de aban­do­nan a los in­mi­gran­tes ile­ga­les. «Me di­je­ron que la po­li­cía es­pa­ño­la te tra­ta bien si es­tás em­ba­ra­za­da. Yo es­ta­ba de­ses­pe­ra­da», ex­pli­ca. De ocho me­ses, cru­zó la frontera: «Al ver­me la tri­pa, lla­ma­ron a una am­bu­lan­cia». Tras dar a luz, vi­vió un año y me­dio en un cen­tro de aco­gi­da, apren­dió cas­te­llano y con­si­guió la tar­je­ta de re­si­den­cia. «Mi hi­ja ma­yor tie­ne 13 años y ten­go otra de cin­co, es­tán fe­li­ces en Es­pa­ña, pe­ro me cues­ta con­se­guir tra­ba­jo», ex­pli­ca.

En es­tos mo­men­tos tie­ne un con­tra­to por dos me­ses de lim­pia­do­ra y se pre­pa­ra pa­ra ser me­dia­do­ra de Mu­ti­la­ción Ge­ni­tal Fe­me­ni­na (MGF) en Mé­di­cos del Mun­do, «pa­ra que no cor­ten a otras mu­je­res». Ate­rri­zó en la ONG por­que, en cuan­to tu­vo tra­ba­jo, bus­có có­mo lu­char con­tra la abla­ción. «Hay que dar re­le­van­cia a la apor­ta­ción eco­nó­mi­ca de las per­so­nas mi­gran­tes a la so­cie­dad, pe­ro tam­bién hay que des­ta­car el es­pí­ri­tu so­li­da­rio que tie­nen», re­cal­ca Bea­triz, que se­ña­la que no hay una cri­sis mi­gra­to­ria, sino de per­so­nas que pi­den re­fu­gio por po­lí­ti­ca, in­se­gu­ri­dad o po­bre­za, to­dos de­re­chos fun­da­men­ta­les. «Se han de mo­ver por­que la si­tua­ción les obli­ga. Por eso nin­gún cie­rre de fron­te­ras va a ser efec­ti­vo. To­do el mun­do pien­sa ‘qué ho­rror’ cuan­do ve imá­ge­nes tre­men­das de lo que su­fren, pe­ro si no ac­tua­mos, so­mos cóm­pli­ces».

DE­RE­CHOS VI­TA­LES

Es­tre­lla Ga­lán y Sulekha Is­mail se fun­den en un abra­zo cuan­do se ven. «Sulekha es un ejem­plo de for­ta­le­za. La co­noz­co des­de que lle­gó, le fa­ci­li­ta­mos to­do lo que pu­di­mos y hoy es una más en CEAR», ex­pli­ca Ga­lán, di­rec­to­ra ge­ne­ral de CEAR. Ha­ce 15 años, Sulekha vi­vía en So­ma­lia en una gue­rra in­ter­mi­na­ble. Los ejér­ci­tos con­ver­tían a los ni­ños en sol­da­dos. «Mi hi­jos te­nían en­tre tres y 16 años. Me avi­sa­ron de que iban a ve­nir a por los cua­tro ma­yo­res así que, con ayu­da de un ca­mio­ne­ro, los man­dé a Ke­nia. Me sen­té ba­jo un árbol y co­men­cé a llo­rar, pe­ro me di­je, tie­nes que ser fuer­te. Ha­bía tan­to pe­li­gro, bom­bas, gen­te llo­ran­do. Si por la ma­ña­na no veía­mos al ve­cino, les de­cía a mis hi­jos que la fa­mi­lia se ha­bía ido pa­ra no con­tar que los ha­bían ase­si­na­do», re­cuer­da. Ellos con­si­guie­ron lle­gar a la em­ba­ja­da y so­li­ci­ta­ron asi­lo. En So­ma­lia, su­po que es­ta­ban sa­nos y vi­vos y, con los me­no­res, pu­so rum­bo a Nai­ro­bi. To­dos lle­ga­ron a Es­pa­ña en avión. «Aho­ra no po­dría ha­cer eso. Hay mu­chí­si­mas mu­je­res que, co­mo yo, es­tán en pe­li­gro y no pue­den pe­dir ayu­da. En Li­bia las mal­tra­tan, les ro­ban los ór­ga­nos o las es­cla­vi­zan, to­do es pe­li­gro­so y más pa­ra las mu­je­res. Quién sa­be si no mo­ri­rán en el mar...», se la­men­ta Sulekha que aun­que vi­ve en paz, no de­ja de pen­sar en esas mu­je­res y sus hi­jos.

«El dra­ma hu­mano dia­rio en las cos­tas es­pa­ño­las es enor­me, hay que abor­dar­lo con po­lí­ti­cas so­cia­les, no de cie­rre y con­trol. Lle­va­mos 20 años así y no sir­ven. So­lo ge­ne­ran do­lor, muer­te de inocen­tes y en­ri­que­ci­mien­to de las ma­fias», di­ce Es­tre­lla. Sulekha agre­ga: «Yo pue­do con­tar mi his­to­ria, pe­ro hay paí­ses en gue­rra don­de la gen­te no tie­ne la mis­ma suer­te». «Las per­so­nas re­fu­gia­das son un ejem­plo de va­lor y dig­ni­dad. Los hi­jos de Sulekha son ni­ños que se han ‘cons­trui­do’ des­de la so­li­da­ri­dad y la for­ta­le­za de su ma­dre», apun­ta Es­tre­lla, y se mar­chan abra­za­das.

RE­CHA­ZO SO­CIAL

Cuan­do Ri­ta Bosaho lle­gó a Es­pa­ña des­de Gui­nea Ecua­to­rial no tu­vo pro­ble­mas. «Fui cons­cien­te de mi con­di­ción de mi­gran­te cuan­do al­guien me di­jo ‘ne­gra fea, ve­te a tu país’», re­cuer­da, y se su­mer­ge en un lar­go si­len­cio. «Va­ya te­li­ta lo que hay tras esas pa­la­bras… Las per­so­nas ra­cia­li­za­das vi­vi­mos con mu­cho do­lor el re­cha­zo que una bue­na par­te de la so­cie­dad tie­ne ha­cía nues­tra et­nia. Me abu­rre la pe­da­go­gía que te­ne­mos que ha­cer, pe­ro no que­da otra. No me ca­lla­ré, ca­da ac­ti­tud xe­nó­fo­ba la voy a de­nun­ciar», ex­pli­ca.

La pri­me­ra dipu­tada afro­es­pa­ño­la en el Con­gre­so por Po­de­mos cree que «es ne­ce­sa­rio el re­co­no­ci­mien­to so­cial, po­lí­ti­co y cul­tu­ral de to­das las mi­no­rías ra­cia­li­za­das. Si no, el ra­cis­mo y las dis­cri­mi­na­cio­nes se­rán más com­ple­jos de des­ar­ti­cu­lar».

Bosaho se­ña­la a Asha Is­mail, pre­si­den­ta de Sa­ve a Girl, Sa­ve a Ge­ne­ra­tion, co­mo «un re­fe­ren­te en la co­mu­ni­dad afri­ca­na afro­des­cen­dien­te, un ejem­plo de superación per­so­nal». De ori­gen ke­nia­ta, Is­mail creó es­ta ONG pa­ra con­cien­ciar en Es­pa­ña so­bre la mu­ti­la­ción ge­ni­tal fe­me­ni­na que su­frió ella mis­ma en su país. Aquí po­dría ha­ber 18.400 ni­ñas en ries­go.

"¿QUÉ SE HA­CE POR EN­TEN­DER AL QUE ACO­GE?" ASHA IS­MAIL, DE SA­VE A GIRL, SA­VE A GE­NE­RA­TION

ANA­BEL MON­TES Proac­ti­va Open Arms La prin­ci­pal mi­sión de es­ta ONG es res­ca­tar del mar a los re­fu­gia­dos que lle­gan a Eu­ro­pa. Co­mo je­fa de mi­sión des­de su crea­ción en 2015, Ana­bel Mon­tes es res­pon­sa­ble de los vo­lun­ta­rios, de di­ri­gir las ope­ra­cio­nes y de man­te­ner el con­tac­to con las au­to­ri­da­des: «Es­te ve­rano ha si­do des­pia­da­do, si las con­di­cio­nes ya eran ma­las, aho­ra to­do es más sal­va­je y cruel». BEA­TRIZ SA­GRA­DO Y RA­CHEL ISIORHO Mé­di­cos del Mun­do Aso­cia­ción in­de­pen­dien­te que tra­ba­ja por el de­re­cho a la sa­lud pa­ra to­das las per­so­nas, so­bre to­do las po­bla­cio­nes vul­ne­ra­bles, in­clui­dos mi­gran­tes y re­fu­gia­dos. Vo­lun­ta­ria y vi­ce­pre­si­den­ta se­gun­da de la ONG, Bea­triz co­no­ció a Ra­chel, in­mi­gran­te ni­ge­ria­na, co­mo ac­ti­vis­ta en Madrid, den­tro del gru­po de mu­ti­la­ción ge­ni­tal fe­me­ni­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.