En el es­tu­dio ber­li­nés del ar­tis­ta, que abre ex­po­si­ción en Pa­rís

To­más Saraceno ve a los in­ver­te­bra­dos co­mo ejem­plo de es­pe­cie a se­guir. El ar­tis­ta ex­po­ne en Pa­rís

El País - S Moda - - SUMARIO - Tex­to ÁLEX VI­CEN­TE Fo­tos GER­MÁN SAIZ

Os­ten­ta un ré­cord par­ti­cu­lar: el de la ma­yor co­lec­ción de te­las de ara­ña que exis­te en to­do el pla­ne­ta. To­más Saraceno lle­va 13 años tra­ba­jan­do con es­tos in­ver­te­bra­dos, que se han con­ver­ti­do en al­go pa­re­ci­do a sus ani­ma­les de com­pa­ñía. El ar­tis­ta ar­gen­tino po­ne a su dis­po­si­ción una se­rie de ha­bi­ta­cio­nes os­cu­ras, ca­len­ta­das a 28 grados, la tem­pe­ra­tu­ra per­fec­ta pa­ra que los arác­ni­dos te­jan sus te­las. Des­pués tras­la­da el re­sul­ta­do a las sa­las de los ma­yo­res mu­seos del mun­do. Así per­mi­te que los de­más ob­ser­ven sus fas­ci­nan­tes geometrías, pe­ro tam­bién que pon­gan en du­da la for­ma de vi­vir que ca­rac­te­ri­za, a día de hoy, a nues­tra es­pe­cie. «Las ara­ñas nos de­mues­tran que, cuan­do ac­tua­mos co­mo ani­ma­les so­cia­les, lo­gra­mos al­can­zar co­sas ex­tra­or­di­na­rias», ase­gu­ra el ar­tis­ta, cru­ce im­pro­ba­ble de ge­nio ro­mán­ti­co y pro­fe­sor chi­fla­do, en su es­tu­dio de Berlín.

Si los arác­ni­dos lo con­si­guen, ¿por qué los hu­ma­nos no siem­pre lo lo­gran, pe­se a su su­pues­ta in­te­li­gen­cia su­pe­rior? Es una de las pre­gun­tas que el vi­si­tan­te se ha­ce al sa­lir de sus ex­po­si­cio­nes. En el fon­do, to­da su obra se sir­ve de la na­tu­ra­le­za pa­ra cues­tio­nar nues­tra ma­ne­ra de re­la­cio­nar­nos con el pró­ji­mo y de ocu­par un lu­gar en el mun­do, for­mu­lan­do nue­vas pers­pec­ti­vas de fu­tu­ro y po­si­bles mo­de­los al­ter­na­ti­vos pa­ra una me­jor con­vi­ven­cia.

Des­de que sal­tó a la fa­ma en la Bie­nal de Ve­ne­cia de 2009, Saraceno se ha con­ver­ti­do en uno de los nom­bres fun­da­men­ta­les del pa­no­ra­ma mun­dial del ar­te con­tem­po­rá­neo, al que lle­gó ca­ta­pul­ta­do por el apo­yo brin­da­do por un as­tro co­mo Ola­fur Eliasson, que fue su maes­tro du­ran­te sus años de for­ma­ción y a quien le une una con­cep­ción con­jun­ta res­pec­to a la fun­ción so­cial que de­be te­ner el ar­te.

Saraceno na­ció en Tu­cu­mán, en el no­roes­te ar­gen­tino, ha­ce 45 años. Cre­ció en Ita­lia, don­de su fa­mi­lia se exi­lió has­ta 1986. Más tar­dé re­gre­só a su país y es­tu­dió Ar­qui­tec­tu­ra en Bue­nos Ai­res, aun­que ya lle­ve 16 años re­si­dien­do en Ale­ma­nia. Pri­me­ro lo hi­zo en Fránc­fort, don­de se for­mó en la Stä­dels­chu­le, la cé­le­bre aca­de­mia de Be­llas Ar­tes fun­da­da ha­ce dos si­glos. Y, des­pués, en Berlín, don­de de­ci­dió ins­ta­lar su es­tu­dio ha­ce media dé­ca­da. Su es­pa­cio de tra­ba­jo es un an­ti­guo al­ma­cén de ma­te­rial fo­to­grá­fi­co si­tua­do en el ex­tre­mo es­te de la ca­pi­tal ale­ma­na. Saraceno ocu­pa dos edi­fi­cios in­dus­tria­les de as­pec­to al­go de­cré­pi­to, se­pa­ra­dos por un jar­dín sal­va­je en el que la na­tu­ra­le­za pa­re­ce

"Hay que de­jar de se­pa­rar lo hu­mano y la na­tu­ra­le­za; no tie­ne sen­ti­do"

re­cla­mar el te­rri­to­rio que el hom­bre le arre­ba­tó con sus peo­res mé­to­dos. Al­re­de­dor del re­cin­to, se dis­tin­gue po­co más que so­la­res y ave­ni­das se­mi­de­sier­tas, al­gu­nos com­ple­jos in­dus­tria­les ocu­pa­dos por ma­yo­ris­tas asiá­ti­cos y un pu­ña­do de ta­lle­res de ar­tis­tas que des­em­bar­ca­ron en el lu­gar en bus­ca de es­pa­cio y de si­len­cio.

El atar­de­cer em­pie­za a te­ñir las pa­re­des del ta­ller de na­ran­ja. Saraceno se sien­ta en una de las bu­ta­cas de una des­tar­ta­la­da sala de reunio­nes, don­de ul­ti­ma las ins­ta­la­cio­nes que for­ma­rán par­te de su nue­va ex­po­si­ción. La ci­ta tie­ne en­ver­ga­du­ra: el ar­tis­ta ha si­do se­lec­cio­na­do pa­ra ocu­par la to­ta­li­dad de los 13.000 me­tros cua­dra­dos del Pa­lais de Tok­yo, tem­plo del ar­te con­tem­po­rá­neo en Pa­rís. To­ma­rá el re­le­vo a va­rios nom­bres de pri­me­rí­si­mo ni­vel, co­mo Phi­lip­pe Pa­rreno, Tino Seh­gal o Ca­mi­lle Hen­rot, en lo que sue­na co­mo una con­sa­gra­ción de­fi­ni­ti­va. Co­mo ade­lan­to de la mues­tra, que se ti­tu­la­rá

On Air y que abri­rá sus puer­tas el 17 de oc­tu­bre, el ar­tis­ta pro­po­ne un re­co­rri­do im­pro­vi­sa­do por un la­be­rin­to de sa­las re­ple­tas de los hi­los de se­da di­bu­ja­dos, por las no­ches, por sus pe­cu­lia­res com­pa­ñe­ras de tra­ba­jo. Las hay de to­dos los ti­pos: pe­que­ñas y gran­des, de pa­tas afi­la­das y mus­los ro­jos. Di­cen ha­ber con­ta­bi­li­za­do unas 450 ara­ñas en to­do el pe­rí­me­tro del es­tu­dio, aun­que no des­car­ta que va­rias de­ce­nas más ha­yan lo­gra­do es­ca­par a su cómpu­to.

Saraceno afir­ma que ha con­ce­bi­do su mues­tra en Pa­rís co­mo «una jam ses­sion cós­mi­ca, a la que ca­da ser vi­vo acu­di­rá con su pro­pio rit­mo». Los hu­ma­nos es­ta­rán in­vi­ta­dos a la ci­ta, pe­ro tam­bién los in­sec­tos e in­clu­so el pol­vo. Ca­da uno emi­te una vi­bra­ción dis­tin­ta. «De he­cho, la con­vi­ven­cia que pro­pon­go no pa­sa so­lo por

la es­pe­cie hu­ma­na. Hay que de­jar de se­pa­rar lo hu­mano y la na­tu­ra­le­za y em­pe­zar a en­ten­der que esa di­so­cia­ción no tie­ne sen­ti­do. Lo hu­mano es­tá in­se­ri­do en la na­tu­ra­le­za. Hay que de­jar de en­ten­der­la co­mo un sim­ple re­cur­so ex­trac­ti­vo y com­pren­der que for­ma­mos par­te de ella».

En la te­la que cons­tru­ye el arác­ni­do ve un re­fle­jo de una ma­ne­ra dis­tin­ta de pen­sar. «Más que la ara­ña, mi ob­se­sión es la te­la­ra­ña. Con­si­de­ro que su cerebro se en­cuen­tra en esa te­la», afir­ma. Si el ani­mal y el re­sul­ta­do de su la­bor se con­fun­den, lo mis­mo su­ce­de en­tre el ar­tis­ta y el ar­te que pro­du­ce. «A ve­ces, in­clu­so de­ma­sia­do. Oja­lá fue­ran ac­ti­vi­da­des se­pa­ra­bles, pe­ro a los crea­do­res nos cues­ta mu­cho que su­ce­da eso», la­men­ta To­más Saraceno.

No es el úni­co em­bro­llo pre­sen­te en su obra, en la que las ar­tes plás­ti­cas y los pos­tu­la­dos cien­tí­fi­cos se ven las ca­ras co­mo igua­les. La pro­pues­ta de Saraceno no pue­de en­ten­der­se sin las en­se­ñan­zas que apor­tan la bio­lo­gía, la as­tro­fí­si­ca o la cli­ma­to­lo­gía. «No creo que ar­te y cien­cia sean lo mis­mo, pe­ro me gus­ta tra­tar de en­con­trar pun­tos en co­mún en­tre am­bos. Quie­ro crear es­pa­cios en los que la dis­ci­pli­na de uno se mez­cle con la de su ve­cino. En es­te mun­do, te­ne­mos la ur­gen­cia de ha­llar nue­vas for­mas na­rra­ti­vas de en­ten­der la reali­dad. Creo que, hoy en día, se­gui­mos sin com­pren­der­la. En ca­so con­tra­rio, Do­nald Trump no es­ta­ría en el po­der», sus­cri­be.

¿Pro­po­ne Saraceno un re­gre­so al ri­gor cien­tí­fi­co an­te un mun­do man­ci­lla­do por la pos­ver­dad y los he­chos al­ter­na­ti­vos? «No es lo que di­go», pro­tes­ta el ar­tis­ta. «A lo que as­pi­ro es a en­con­trar un diá­lo­go mu­cho más flui­do en­tre dis­ci­pli­nas, pa­ra po­der for­mu­lar un re­la­to que nin­gu­na de ellas lo­gra na­rrar por sí so­la, ni si­quie­ra la cien­cia». De he­cho, la tra­di­ción ra­cio­na­lis­ta no es la úni­ca que le pa­re­ce va­lio­sa. «Creo que hay mu­cho que apren­der del sur glo­bal, del co­no­ci­mien­to de los in­dí­ge­nas. Hay mu­chas co­sas por re­vi­sar pa­ra ver el mun­do de otra ma­ne­ra».

Su dis­cur­so no so­lo es teó­ri­co, sino tam­bién prác­ti­co. Sen­ta­do en un des­pa­cho don­de se dis­tin­guen li­bros de la ex­per­ta al­ter­mun­dis­ta Nao­mi Klein o del his­to­ria­dor Da­vid Kai­ser, au­tor del en­sa­yo Có­mo

los hip­pies sal­va­ron la Fí­si­ca, Saraceno en­cien­de su ordenador. Y abre un pro­gra­ma in­for­má­ti­co de as­pec­to re­tro: un si­mu­la­dor de vue­lo idea­do jun­to al pres­ti­gio­so Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts (MIT). Se tra­ta de su pro­yec­to Ae­ro­ceno, pre­sen­ta­do en 2015 du­ran­te la Con­fe­ren­cia Mun­dial so­bre el Cam­bio Cli­má­ti­co en Pa­rís (COP21), que se plan­tea otras for­mas de via­jar en un mun­do don­de no ha­ya fron­te­ras ni

"De­be­mos apren­der del sur glo­bal, de los in­dí­ge­nas"

hi­dro­car­bu­ros. El ar­tis­ta ar­gen­tino se plan­tea la po­si­bi­li­dad de que lo ha­ga­mos den­tro de lien­zos gi­gan­tes en for­ma de glo­bo, úni­ca­men­te ali­men­ta­dos por la ener­gía so­lar, que flo­ta­rían en el ai­re sin ne­ce­si­dad de nin­gún ti­po de com­bus­ti­ble.

Un pri­mer ex­pe­ri­men­to lle­vó a es­te mé­to­do de trans­por­te al­ter­na­ti­vo a re­co­rrer los 600 ki­ló­me­tros que hay en­tre Berlín y Po­lo­nia en 12 ho­ras. Es de­cir, bas­tan­te más len­to que su­bién­do­se a un co­che o a un avión, pe­ro con el mé­ri­to de no des­truir ni con­ta­mi­nar el pla­ne­ta. Sue­na a uto­pía, pe­ro es­tos ex­pe­ri­men­tos de­mues­tran que es per­fec­ta­men­te rea­li­za­ble. De ca­ra al fu­tu­ro, To­más Saraceno tam­bién ima­gi­na la exis­ten­cia de ciu­da­des flo­tan­tes, si­tua­das más cer­ca del cie­lo que del sue­lo. «De­be­mos acer­car­nos más a las nu­bes», in­si­núa.

Co­mo la ma­yo­ría de ar­tis­tas, el ar­gen­tino no cuen­ta con for­ma­ción cien­tí­fi­ca pro­pia­men­te di­cha. Aun­que sí re­ci­bió una de ti­po in­for­mal: la que le pro­cu­ró su ma­dre, una repu­tada bió­lo­ga, cuan­do era pe­que­ño. «Sí, ser hi­jo de cien­tí­fi­ca ha de­bi­do de in­fluir. En el fon­do, con to­do lo que ha­go, siem­pre pien­so en lo que di­rá mi ma­má…», son­ríe. Aun así, el mé­to­do cien­tí­fi­co y sus rí­gi­das cla­si­fi­ca­cio­nes no se ade­cua­ban de­ma­sia­do a su for­ma de ver el mun­do. «

Cuan­do íba­mos de pa­seo, mi ma­dre siem­pre nom­bra­ba to­dos los ár­bo­les. Yo, en cam­bio, siem­pre fui in­ca­paz de me­mo­ri­zar­los. He sen­ti­do una cu­rio­si­dad por esas cues­tio­nes, pe­ro lo he ter­mi­na­do ex­pre­san­do de una ma­ne­ra dis­tin­ta». A fal­ta de una pa­la­bra me­jor, po­dría­mos lla­mar­lo ar­te

Arri­ba, es­ca­le­ra de su es­tu­dio ber­li­nés. A la iz­quier­da, una de sus ara­ñas en ple­na ta­rea. De­ba­jo, te­la de ara­ña pa­ra ex­hi­bir.

So­bre es­tas líe­nas Ae­ro­ceno, glo­bo que fun­cio­na con el ca­lor so­lar, sin com­bus­ti­ble.

Arri­ba, una de las sa­las de­di­ca­das a la pro­duc­ción de te­la­ra­ñas en su es­tu­dio. De­ba­jo, la obra Ga­la­xies for­ming along fi­la­ments, pre­sen­ta­da en la Bie­nal de Ve­ne­cia de 2009. A la de­re­cha, el ar­tis­ta ar­gen­tino en su es­tu­dio y ara­ña de agua (Argy­ro­ne­ta aqua­ti­ca), en una te­la­ra­ña te­ji­da ba­jo el agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.