Ash­ley Graham di­se­ña pa­ra Ma­ri­na Ri­nal­di

Ash­ley Graham y Ma­ri­na Ri­nal­di lan­zan una co­lec­ción plus

El País - S Moda - - SUMARIO - Tex­to MA­RÍA TAHOCES

Pa­ra mí fue muy di­ver­ti­do crear es­ta lí­nea. Que­ría ha­cer al­go con el de­nim que ja­más ha­bía exis­ti­do en ta­llas gran­des: un es­ti­lo más rock n’roll, ochen­te­ro, di­ver­ti­do, asi­mé­tri­co... Unos va­que­ros que fo­men­ta­ran el la­do sexy de las mu­je­res con cur­vas». Así ex­pli­ca Ash­ley Graham la que ha si­do su se­gun­da co­la­bo­ra­ción con la fir­ma ita­lia­na Ma­ri­na Ri­nal­di, una co­lec­ción cáp­su­la con pan­ta­lo­nes, fal­das, ca­mi­sas y ves­ti­dos en la que la te­la va­que­ra es la pro­ta­go­nis­ta, acom­pa­ña­da de cue­ro, pun­to y ra­so. «Ya ha­bía crea­do ro­pa de ba­ño y len­ce­ría, y ha­bía lle­ga­do la ho­ra de ha­cer va­que­ros, por­que los di­se­ños que sue­les ver son lo peor. De pe­que­ña, to­das mis ami­gas en­tra­ban en ta­llas que a mí no me va­lían, na­da se adap­ta­ba a mi ta­ma­ño y mi edad, y por eso em­pe­cé a lle­var ves­ti­dos», ex­pli­ca la mo­de­lo es­ta­dou­ni­den­se, una de las má­xi­mas im­pul­so­ras de la di­ver­si­dad en la in­dus­tria.

En su opi­nión, hay que aca­bar cuan­to an­tes con eti­que­tas co­mo la de ‘ta­llas gran­des’. «Crean una di­vi­sión y ha­cen que no se vea plu­ra­li­dad en la pa­sa­re­la y en la cam­pa­ñas... Y no ha­blo so­lo de di­ver­si­dad en las ta­llas, sino tam­bién de ra­za, edad... Las mar­cas de­ben in­cluir a to­do ti­po de per­so­nas en la mo­da, no eti­que­tar pa­ra di­vi­dir», sos­tie­ne.

De ahí que sea im­por­tan­te que fir­mas co­mo Ma­ri­na Ri­nal­di «pien­sen en que las mu­je­res con cur­vas se sien­tan es­pe­cia­les, có­mo­das y chic». Graham re­co­no­ce que «se ha abier­to un de­ba­te so­bre la di­ver­si­dad» en la mo­da, pe­ro no se pue­de que­dar en «un di­se­ña­dor, una re­vis­ta o una tem­po­ra­da, sino que el mo­vi­mien­to tie­ne que ir más allá y ser un es­fuer­zo cons­tan­te por par­te de to­dos los im­pli­ca­dos». Las re­des so­cia­les –ase­gu­ra con la ba­za de su­mar 7,3 mi­llo­nes de se­gui­do­res en Ins­ta­gram– han ju­ga­do un pa­pel fun­da­men­tal. «Han per­mi­ti­do que quie­nes an­tes no te­nían pre­sen­cia aho­ra es­tén allí, y pue­dan dia­lo­gar so­bre lo que quie­ren ver y es­cu­char». Y an­te los

ha­ters, na­da me­jor que la in­di­fe­ren­cia: «Ten­go una ar­ma­du­ra, un es­cu­do, lo que di­cen me da igual. A las chi­cas jó­ve­nes les pi­do que los blo­queen y se cen­tren en com­par­tir co­sas que les gus­ten e ins­pi­ren, que cuen­ten su his­to­ria»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.