Las fir­mas que acer­can los jeans a la cos­tu­ra

El País - S Moda - - SUMARIO -

El­de­nim, co­mo re­pre­sen­ta­ción más de­mo­crá­ti­ca de la mo­da, pa­re­ce con­de­na­do a re­pe­tir­se si­guien­do el ca­rru­sel de las dé­ca­das. A las lí­neas acam­pa­na­das se­ten­te­ras, le si­guen las ajus­ta­das y elás­ti­cas ochen­te­ras y de ahí a los la­va­dos y a las for­mas de plá­tano o za­naho­ria de los no­ven­ta. Por mu­cho que va­ríen to­nos y aca­ba­dos, es di­fí­cil es­ca­par a una sen­sa­ción de dé­jà vu. Pe­ro ya son va­rios los di­se­ña­do­res que se han re­be­la­do con­tra es­te es­que­ma. Tie­nen la idea au­daz de que unos jeans de 2018 se de­be­rían pa­re­cer a eso, a 2018. No so­lo en su as­pec­to; tam­bién en su pro­ce­so de pro­duc­ción.

Es­tas nue­vas crea­cio­nes tie­nen a me­nu­do si­lue­tas com­pli­ca­das (no en­tran a la pri­me­ra ni pre­ten­den com­pla­cer a to­dos, re­quie­ren de ela­bo­ra­ción com­ple­ja y par­ten mu­chas ve­ces de de­nim re­uti­li­za­do. Tan­to sus am­bi­cio­nes co­mo su pre­cio que­dan muy le­jos del ca­sual y de la mo­da rá­pi­da. La dé­ca­da pa­sa­da ya acos­tum­bró al pú­bli­co a pa­gar 200 o 300 eu­ros por unos va­que­ros de ga­ma al­ta co­mo los de J Brand o Cu­rrent Elliott. Aque­lla fue la era do­ra­da del stretch, que ce­ñía los pi­ti­llos a con­cien­cia. Lo de aho­ra es to­do lo con­tra­rio, un mo­do de tra­tar el de­nim cer­cano a la cos­tu­ra que ya an­ti­ci­pa­ron en­se­ñas co­mo Mar­ques’Al­mei­da. La pa­re­ja de di­se­ña­do­res por­tu­gue­ses, afin­ca­dos en Lon­dres, lle­va pre­sen­tan­do des­de sus pri­me­ras co­lec­cio­nes pren­das es­cul­tu­ra­les con bor­des des­hi­la­cha­dos (ese tic sí que lo ha adop­ta­do des­pués el mains­tream) y ele­van­do el gé­ne­ro va­que­ro. No es ar­bi­tra­rio que mu­chas de las mar­cas que se in­te­gran en es­ta ten­den­cia, que The Daily Te­le­graph bau­ti­zó co­mo posh jeans, ten­gan raí­ces en Lon­dres. Allí es­tán lo su­fi­cien­te­men­te le­jos de Es­ta­dos Uni­dos, don­de pe­sa de­ma­sia­do la tra­di­ción, y de Ja­pón, cu­na de los pu­ris­tas ob­se­sio­na­dos con el sel­ved­ge. Ade­más, siem­pre se les ha da­do me­jor la ro­pa cer­ca­na a la ca­lle que a Pa­rís o Mi­lán.

Des­de la cu­na del Tá­me­sis ope­ran Lutz Hue­lle, Nat­ha­lie Ba­llout y Anna Fos­ter, que es­tá de­trás de E.L.V. De­nim. To­dos ellos tie­nen al­go en co­mún: han de­ci­di­do no mi­rar pa­ra otro la­do y no ig­no­ran que pro­du­cir un so­lo par de te­ja­nos su­po­ne 3.781 li­tros de agua, se­gún un es­tu­dio que lle­vó a ca­bo Le­vi’s. Y eso es an­tes de em­pe­zar a ha­blar de los efec­tos de los tin­tes, el la­va­do con are­na y to­dos los pro­ce­sos que se apli­can a esas pren­das pa­ra que pa­rez­can vie­jas cuan­do son nue­vas. La ma­ne­ra de re­du­cir ese im­pac­to es uti­li­zar to­do el de­nim que ya exis­te en el mun­do y dar­le un nue­vo uso. Nat­ha­lie Ba­llout, una sue­co-li­ba­ne­sa que cre­ció en Du­bái y se gra­duó en el Lon­don Co­lle­ge of Fas­hion, se de­cla­ra «an­ti-fast fas­hion», no so­por­ta la idea de que ha­ya ro­pa de usar y ti­rar. Así que pa­ra ha­cer sus di­se­ños uti­li­za va­que­ros des­car­ta­dos, siem­pre de la mar­ca Le­vi’s («la ca­li­dad es bue­na y es­ta­ble, me re­sul­tan de fiar», pun­tua­li­za) que sue­le con­se­guir a tra­vés de los pro­vee­do­res de tien­das de se­gun­da mano, don­de los te­ja­nos an­ti­guos se cla­si­fi­can en cua­tro ca­te­go­rías, A, B, C, o D en fun­ción de su es­ta­do. Lo im­por­tan­te es que no ten­gan res­tos de elás­ti­co, el ver­da­de­ro anate­ma del nue­vo de­nim. «Co­se­mos to­do a mano –ex­pli­ca–. Cuan­do la gen­te oye ha­blar de mo­da upcy­cled (he­cha a par­tir de ma­te­ria­les re­ci­cla­dos), lo pri­me­ro que pien­sa es en al­go ba­ra­to com­pra­do en un mer­ca­di­llo, pe­ro pue­de de­ri­var en una au­tén­ti­ca pie­za de lu­jo». Por eso, pa­ra in­sis­tir en esa idea de que el ar­tícu­lo se­cond

hand pue­de con­ver­ti­se en un pro­duc­to as­pi­ra­cio­nal, creó una co­lec­ción cáp­su­la en la que re­crea­ba cua­tro out­fits que en la his­to­ria de la mo­da han pa­sa­do a sim­bo­li­zar lo in­mor­tal: el New Look de Dior, el tai­lleur de Cha­nel, el baby­doll de Ba­len­cia­ga y el ves­ti­do Mon­drian de Yves Sain Lau­rent. Pa­ra Ba­llout, el có­mo es tan im­por­tan­te co­mo el qué: «So­lo pro­duz­co lo que me en­car­gan en los pun­tos de ven­ta en los que co­mer­cia­li­zo mis crea­cio­nes o en mi pro­pia tien­da. Así hay ce­ro desechos».

Anna Fos­ter, es­ti­lis­ta li­ga­da a la re­vis­ta Lu­la, lle­vó es­ta fi­lo­so­fía más allá cuan­do fun­dó su pro­pia mar­ca, E.L.V. De­nim (si­glas de East Lon­don Vin­ta­ge, don­de di­se­ña y pro­du­ce). Su ho­ja de ru­ta es idén­ti­ca a la de la al­ta cos­tu­ra. Pri­me­ro to­ma las me­di­das y des­pués crea un pro­to­ti­po o toi­le. Es­te se prue­ba y se re­to­ca y so­lo en­ton­ces se crea la pie­za fi­nal, que en su ca­so es a par­tir de Le­vi’s, Lee, Evi­su y Wran­gler an­ti­guos. El cos­te es de 540 eu­ros. Y con eso se pa­ga al­go más que el he­cho de que los pan­ta­lo­nes sean úni­cos e «im­po­si­bles de re­crear», co­mo acla­ra Fos­ter. «To­do son de­ci­sio­nes cons­cien­tes. De­ci­do que mis di­se­ños se ha­gan en un ta­ller lo­cal, en el que los em­plea­dos son, ade­más, so­cios y tie­nen un in­te­rés en el cre­ci­mien­to del ne­go­cio. De­ci­do usar so­lo pro­vee­do­res que es­tán en un ra­dio de ocho ki­ló­me­tros des­de mi es­tu­dio, pa­ra mi­ni­mi­zar el dió­xi­do de car­bono. To­do eso en­ca­re­ce el ar­tícu­lo. Po­dría re­cor­tar ese gas­to pro­du­cien­do fue­ra en una fá­bri­ca con con­di­cio­nes la­bo­ra­les in­cier­tas y con me­no­res de edad ex­plo­ta­dos, pe­ro eso no me pa­re­ce co­rrec­to».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.