Tom Pe­cheux y la cos­mé­ti­ca hoy

Los va­lo­res del ma­qui­lla­je hoy, se­gún Tom Pe­cheux

El País - S Moda - - SUMARIO - Tex­to PA­TRI­CIA RO­DRÍ­GUEZ

De­cía Yves Saint Lau­rent que la mo­da no so­lo bus­ca ha­cer a las mu­je­res más be­llas, sino tam­bién re­ga­lar­les un ex­tra de con­fian­za. Una no­ción que Tom Pe­cheux, di­rec­tor glo­bal de be­lle­za de YSL Beau­té des­de 2017, ac­tua­li­za al cam­po de la cos­mé­ti­ca. «En­cuen­tro ne­ce­sa­ria cier­ta in­se­gu­ri­dad por­que se­rá lo que ins­ti­gue a avan­zar», ex­po­ne el ma­qui­lla­dor, que re­ci­be a S Mo­da en un aris­to­crá­ti­co apar­ta­men­to en la pa­ri­si­na Ave­nue Geor­ges V. «De mí las mu­je­res no quie­ren un tra­zo, sino una sen­sa­ción, sen­tir­se be­llas».

Su bro­cha es­tá de­trás de imá­ge­nes memorables: sub­vir­tió las re­glas de la be­lle­za al pin­tar de ne­gro los la­bios de las mo­de­los en el des­fi­le oto­ño-in­vierno 2008-09 de Ste­fano Pi­la­ti pa­ra Yves Saint Lau­rent; pro­vo­có el fu­ror por las som­bras cla­ras en 2003, tras uti­li­zar­las pa­ra una de las cam­pa­ñas más pro­vo­ca­do­ras del Guc­ci de Tom Ford; y fue el res­pon­sa­ble de las son­ro­ja­das me­ji­llas de Lady Di en su icó­ni­ca por­ta­da pa­ra Va­nity Fair en 1997. Hoy es uno de los hom­bres más po­de­ro­sos de la in­dus­tria, qui­zá por­que ha sa­bi­do fluc­tuar con los tiem­pos sin per­der ese es­pí­ri­tu crí­ti­co que con­ce­de la ex­pe­rien­cia.

Pe­cheux iba pa­ra re­pos­te­ro, pe­ro de­jó la pas­te­le­ría pa­ra apun­tar­se a un cur­so de ma­qui­lla­je. Una piz­ca de ca­sua­li­dad y otra de cu­rio­si­dad se alia­ron pa­ra que aca­ba­ra fren­te a una ala­ce­na de co­lo­res: «Sa­bía lo que era una ba­rra de la­bios y una som­bra, pe­ro po­co más. Cuan­do el pri­mer día de cla­se nos pi­die­ron que ma­qui­llá­ra­mos a la mo­de­lo hi­ce lo úni­co que ha­bía vis­to: le apli­qué el la­bial, me di­fu­mi­né un po­co de co­lor en la mano y lo usé co­mo co­lo­re­te. ¡Ca­si me echan! Les di­je que era un tru­co de mi ma­dre, que siem­pre iba muy gua­pa», evo­ca en­tre risas.

Ca­ram­bo­la del des­tino o ven­det­ta per­so­nal, su pri­me­ra co­lec­ción pa­ra YSL Beau­té es­tá con­ce­bi­da pa­ra ju­gar. «Me gus­ta crear pro­duc­tos que pue­das po­ner en cual­quier par­te, mez­clar, y que no ne­ce­si­ten una bro­cha es­pe­cial o un co­no­ci­mien­to pro­fe­sio­nal. Tex­tu­ras pa­ra apli­car con los de­dos». Co­mo la Cou­tu­re Pa­let­te Chalks, que fun­cio­na co­mo ti­za. Es una nue­va ma­ne­ra de en­ten­der la be­lle­za ali­nea­da con los usua­rios que, se­gún la con­sul­to­ra Min­tel, «quie­ren res­pues­tas in­di­vi­dua­les con dis­tin­tas op­cio­nes o una be­lle­za per­so­na­li­za­ble».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.