Api­vi­ta, la in­no­va­ción ge­né­ti­ca de la tra­di­ción

Nue­vas fór­mu­las mo­du­lan la con­duc­ta ge­né­ti­ca por unas cé­lu­las más jó­ve­nes

El País - S Moda - - SUMARIO - Tex­to MAR­TA CÁ­MA­RA

Si la ge­né­ti­ca son las cartas que la na­tu­ra­le­za le da a ca­da es­pe­cie pa­ra desa­rro­llar­se, la epi­ge­né­ti­ca son las con­di­cio­nes ex­ter­nas con las que se to­pan al abrir­se ca­mino. Y no siem­pre son las idó­neas. La con­ta­mi­na­ción y el es­trés ac­túan co­mo ‘rui­dos’ que des­vir­túan la ex­pre­sión del có­di­go ge­né­ti­co. Apa­re­cen en­ton­ces dis­fun­cio­nes que al­te­ran la ac­ti­vi­dad nor­mal de las cé­lu­las. El pro­ble­ma es que ca­si na­die pue­de per­der­se en un en­torno utó­pi­co, re­la­ja­do y de ai­re pu­ro. De he­cho, en Es­pa­ña, el 42% de los ciu­da­da­nos su­fre an­sie­dad, se­gún el VII Es­tu­dio Cin­fa­Sa­lud. La OMS em­peo­ra el pa­no­ra­ma: 9 de ca­da 10 per­so­nas so­por­tan al­tos ni­ve­les de po­lu­ción. La con­se­cuen­cia es un en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro en for­ma de man­chas, arrugas o se­que­dad. «La epi­ge­né­ti­ca es­tá trans­for­man­do la cos­mé­ti­ca. Se tra­ba­ja en nue­vos ac­ti­vos y en fór­mu­las op­ti­mi­za­das pa­ra mo­du­lar el com­por­ta­mien­to de los ge­nes o in­cre­men­tar su ex­pre­sión. Con un úni­co fin: el re­ju­ve­ne­ci­mien­to ce­lu­lar», des­ta­ca el doctor Jo­sé Luis García Gi­mé­nez, del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca en Red de En­fer­me­da­des Ra­ras y fun­da­dor de Epi­di­sea­se, pri­me­ra com­pa­ñía de diag­nós­ti­co epi­ge­né­ti­co en Es­pa­ña.

Los hu­ma­nos no so­mos los úni­cos obli­ga­dos a in­ge­niár­nos­las pa­ra bre­gar con la ad­ver­si­dad. En la is­la grie­ga de San­to­ri­ni las vi­des cre­cen en un te­rreno vol­cá­ni­co y fér­til. A cam­bio, han de ha­cer fren­te al tó­rri­do ve­rano me­di­te­rrá­neo y al vien­to de mel­te­mi, fuer­te y se­co, que ya traía de ca­be­za a los na­ve­gan­tes del Egeo en tiem­pos de Ho­me­ro. An­te es­te per­cal, las uvas se pro­te­gen en­tre­la­zán­do­se en for­ma de ces­tas lla­ma­das

kou­lou­ra. Es­ta es­tra­te­gia dis­pa­ra la ca­pa­ci­dad an­ti­oxi­dan­te de sus po­li­fe­no­les. Pe­ro el la­bo­ra­to­rio de Api­vi­ta ha des­cu­bier­to mu­cho más: pue­den in­ter­fe­rir en el ADN ce­lu­lar. En con­cre­to, pro­mo­ver la ex­pre­sión de los ge­nes NRF2 (res­pon­sa­ble de la des­in­to­xi­ca­ción ce­lu­lar), SIRT-1 (re­pa­ra el ADN) y HSP 47 (es­ti­mu­la el co­lá­geno). Pa­ra­le­la­men­te in­hi­ben la ex­pre­sión de los ge­nes MMP-1 (de­gra­da la elas­ti­na) y p21 (des­tru­ye las pro­teí­nas). La tra­duc­ción de ese je­ro­glí­fi­co es una piel fir­me y ali­sa­da y un óva­lo fa­cial re­de­fi­ni­do.

Su re­for­mu­la­da lí­nea Wi­ne Elixir es el re­sul­ta­do de to­das es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes. Una ga­ma con­ce­bi­da pa­ra dar al in­te­rrup­tor que en­cien­de los ge­nes que me­jo­ran el es­ta­do de la piel y apa­ga aque­llos que intervienen en su de­gra­da­ción. No es ca­sual que la fir­ma se aven­tu­re con re­ce­tas más pro­pias de far­ma­cia que de una tien­da de cos­mé­ti­cos al uso. La com­pa­ñía co­men­zó su an­da­du­ra en una bo­ti­ca de Ate­nas en 1972. Sus crea­do­res, Ni­ki y Ni­kos Kout­sia­nas, dos jó­ve­nes far­ma­céu­ti­cos dis­pues­tos a lan­zar cre­mas me­di­ci­na­les a ba­se de ex­trac­tos bo­tá­ni­cos au­tóc­to­nos de Gre­cia (uno de los pi­la­res de la mar­ca es su esen­cia he­lé­ni­ca) y pro­duc­tos pro­ce­den­tes de la abe­ja. Api­vi­ta –re­sul­ta­do de la unión de los tér­mi­nos la­ti­nos apis (abe­ja) y vi­ta (vi­da)– se con­ver­tía así en la pri­me­ra mar­ca de cos­mé­ti­ca na­tu­ral en la tie­rra de Hi­pó­cra­tes. Aún hoy si­guen con­ser­van­do más de un 90% de ingredientes na­tu­ra­les. En­ton­ces, ¿por qué las eti­que­tas no lle­van se­llos que lo cer­ti­fi­quen? Sim­ple y prác­ti­co: pre­fie­ren in­ver­tir en in­ves­ti­ga­ción an­tes que gas­tar di­ne­ro en com­prar anagra­mas eco pa­ra co­lo­car­los en sus en­va­ses.

Ca­si me­dio si­glo des­pués Ni­ki re­ci­be a S Mo­da en la re­cién es­tre­na­da tien­da in­sig­nia de Ate­nas. La en­con­tra­mos re­co­lo­can­do los pro­duc­tos de las es­tan­te­rías, de in­cóg­ni­to y con­ven­ci­da de que no se la va a re­co­no­cer. Di­fí­cil em­pe­ño pa­ra una fir­ma que en sus nue­ve años en nues­tro país se ha con­so­li­da­do co­mo una re­fe­ren­cia en cos­mé­ti­ca na­tu­ral. «Es nues­tro se­gun­do mer­ca­do en ven­tas, por en­ci­ma in­clu­so de Es­ta­dos Uni­dos y Ja­pón», se­ña­la su CEO, Her­vé Le­sieur. Él in­sis­te en que apos­tar por la be­lle­za ver­de «no es una bur­bu­ja, sino una evi­den­cia». Los da­tos lo co­rro­bo­ran: la cos­mé­ti­ca con­ven­cio­nal cre­ció un 3,5%, se­gún Stan­pa. Fren­te a ella, la na­tu­ral se dis­pa­ró un 9,5%

Aba­jo, acei­te fa­cial (44 €), con­torno de ojos y la­bios (36 €), cre­ma de no­che (44 €), cre­ma an­ti­arru­gas (42 €) y sé­rum an­ti­arru­gas y fir­me­za (44 €). To­do de Wi­ne Elixir, de API­VI­TA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.