Na­ta­lia Bel­da, An­tía Van Weill y Nat Si­mons: po­der fe­me­nino

Na­ta­lia Bel­da, An­tía Van Weill y Nat Si­mons, tres mu­je­res con ob­je­ti­vos cum­pli­dos

El País - S Moda - - SUMARIO - Tex­to ANA FER­NÁN­DEZ ABAD

Que­ría es­tu­diar Fi­sio­te­ra­pia, pe­ro ha aca­ba­do sien­do una de las ma­qui­lla­do­ras más de­man­da­das (la ac­triz Blan­ca Suá­rez, por ejem­plo, no pi­sa una al­fom­bra ro­ja sin ella). Esa es la his­to­ria de Na­ta­lia Bel­da. Hi­zo Co­mu­ni­ca­ción Au­dio­vi­sual y aho­ra pin­ta, crea co­lla­ges y tie­ne un gru­po, Bif­fa­nah, y otro en ca­mino, Oes­te. Se tra­ta de la vi­gue­sa An­tía Van Weill. Tra­ba­ja­ba co­mo di­se­ña­do­ra grá­fi­ca en pu­bli­ci­dad, pe­ro un día es­cu­chó a Bob Dy­lan y de­ci­dió ha­cer su pro­pia mú­si­ca, co­gió la gui­ta­rra y aca­ba de lan­zar su se­gun­do ál­bum, Lights, pro­du­ci­do por Gary Lou­ris (The Jay­hawks, Gol­den Smog). Su nom­bre es Nat Si­mons. Neo­fe­mi­nis­mo, atre­vi­mien­to y li­ber­tad unen sus tra­yec­to­rias.

No se co­no­cían an­tes de es­ta se­sión de fo­tos, pe­ro los pa­ra­le­lis­mos en su re­co­rri­do las ani­man a ha­blar de có­mo ol­vi­dar lo con­ven­cio­nal, afron­tar re­tos sin mie­do y de­jar de la­do las ideas pre­con­ce­bi­das. Esa

"LAS NUE­VAS GE­NE­RA­CIO­NES LLE­GA­RÁN DON­DE DESEEN" NAT SI­MONS

esen­cia tam­bién alum­bró el nom­bre de la nue­va fra­gan­cia de Za­dig & Vol­tai­re, Girls Can Do Anyt­hing –es­lo­gan que sur­gió en Nue­va York, du­ran­te el des­fi­le oto­ño-in­vierno de la mar­ca, cuan­do Thierry Gi­llier, due­ño de la en­se­ña, men­cio­nó esa frase an­te la di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca Ce­ci­lia Böns­trom y su equi­po, com­pues­to por mu­je­res en su ma­yo­ría–, que en­fa­ti­za el po­der de la unión fe­me­ni­na co­mo he­rra­mien­ta de cam­bio, im­pul­so y atre­vi­mien­to. Y el ries­go es al­go que es­tas tres mu­je­res co­no­cen muy bien. Ellas han de­fi­ni­do sus pro­pias me­tas y se han lan­za­do a con­se­guir to­do lo que se pro­po­nían.

Di­ce Na­ta­lia que «hay que ha­cer pe­que­ñas re­vo­lu­cio­nes, jun­tar­se y reivin­di­car». La unión, re­cal­ca, ha­ce la fuer­za: «Es­tá muy bien que nos apo­ye­mos por­que mu­chas ve­ces se nos ha ta­cha­do de lo con­tra­rio, de que las mu­je­res com­pe­ti­mos en­tre no­so­tras, y es al re­vés, nos ayu­da­mos y so­mos muy po­ten­tes jun­tas». Su ca­rre­ra es el me­jor ejem­plo: des­de que co­no­ció a la ac­triz Blan­ca Suá­rez ha­ce una dé­ca­da han co­la­bo­ra­do «y cre­ci­do de la mano», pre­ci­sa Na­ta­lia. «La ma­qui­llé por pri­me­ra vez gra­cias a Pa­lo­ma Ro­drí­guez, su re­pre­sen­tan­te, que es mi ami­ga, y con­ge­nia­mos. Nues­tra his­to­ria es la de tres chi­cas que se co­men el mun­do, he­mos he­cho via­jes muy di­ver­ti­dos y com­par­ti­do ex­pe­rien­cias in­creí­bles». Por­que la aven­tu­ra nun­ca fal­ta en su vi­da: «Me en­can­ta la na­tu­ra­le­za, an­dar des­cal­za por la sel­va, los ani­ma­les... Una vez es­ta­ba acam­pan­do en un par­que de Áfri­ca y cuan­do me des­per­té te­nía un hi­po­pó­ta­mo a tres me­tros, fue in­creí­ble». Su día a día, sin em­bar­go, pre­sen­ta otros desafíos, co­mo «re­for­zar la se­gu­ri­dad de las per­so­nas a tra­vés del ma­qui­lla­je», en­fren­tar­se al ros­tro co­mo si fue­ra un lien­zo en blan­co «y, más que lu­cir­se, en­ten­der a quien es­tá de­lan­te». Pa­ra ha­cer­lo, Na­ta­lia no bus­ca la per­fec­ción, sino en­fa­ti­zar el ca­rác­ter: «Mi ma­ne­ra de tra­ba­jar es pe­cu­liar, no si­go unas pau­tas, no hay un or­den, me sal­go de lo es­ta­ble­ci­do y pue­de que no sea la for­ma más per­fec­ta, pe­ro sí es es­pe­cial, in­te­gro el ma­qui­lla­je en la per­so­na». En ese re­fuer­zo el per­fu­me pue­de ju­gar tam­bién un pa­pel im­por­tan­te, re­co­no­ce: «Te ayu­da a ma­ni­fes­tar có­mo te sien­tes en ca­da mo­men­to, a des­cu­brir dis­tin­tas fa­ce­tas, y por eso me en­can­tan las fra­gan­cias que mez­clan ele­men­tos mas­cu­li­nos y fe­me­ni­nos».

En­fun­da­da en un mono de cue­ro ne­gro pri­me­ro y des­pués con un ves­ti­do de ai­re folk, Nat Si­mons en­car­na tam­bién esa dua­li­dad, y se­ña­la que se ha aden­tra­do en te­rri­to­rios con­si­de­ra­dos ‘de hom­bres’ con con­fian­za y asu­mien­do las tra­bas con op­ti­mis­mo: en 2009 em­pe­zó a col­gar sus te­mas en MyS­pa­ce, en 2014 sa­có su pri­mer dis­co y ella mis­ma se ha su­fra­ga­do la gra­ba­ción de su se­gun­do ál­bum, en Ca­ro­li­na del Nor­te. «En el mun­do del rock son con­ta­das las mu­je­res, y aun­que po­co a po­co se van abrien­do las men­ta­li­da­des, a ve­ces notas cier­ta hos­ti­li­dad, gen­te que pien­sa que no sa­bes de asun­tos téc­ni­cos o de ins­tru­men­tos. Ves la de­sigual­dad en los de­ta­lles co­ti­dia­nos. Y hay que de­cir ‘aquí es­toy yo y soy igual de pro­fe­sio­nal que cual­quier otro com­pa­ñe­ro», zan­ja con de­ter­mi­na­ción. Es­te año no ha pa­ra­do: Pri­ma­ve­ra Sound, So­no­ra­ma, DCo­de... Se mues­tra es­pe­ran­za­da an­te la cre­cien­te pre­sen­cia fe­me­ni­na en to­das las fa­ce­tas de la in­dus­tria mu­si­cal: «Se no­ta un cam­bio des­de ha­ce dos años; aho­ra ves car­te­les en los que no hay ni una so­la mu­jer y te pa­re­ce muy ra­ro. Es bueno que ha­ya ca­da vez más re­fe­ren­tes pa­ra que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes se ani­men y se­pan que pue­den lle­gar don­de deseen».

An­tía, que com­par­te con ella ex­pe­rien­cia en ca­rre­te­ra y con­cier­tos, se mues­tra de acuer­do: «Sien­do mú­si­ca te das cuen­ta mu­chas ve­ces de las di­fi­cul­ta­des que tie­nes. To­co en un gru­po con tres chi­cos y a ve­ces cuan­do lle­ga­mos a una sala los res­pon­sa­bles ha­blan con el res­to y a mí ni me mi­ran, soy un flo­re­ro». Pre­pa­ra un nue­vo ál­bum con Bif­fa­nah, que gra­ba­rán en no­viem­bre y lan­za­rán en fe­bre­ro o mar­zo, y jun­to a su pa­re­ja, Luis Ba­si­lio (Los Nastys), con quien tam­bién tie­ne el set de dj So­mew­he­reis­yours, aca­ba de echar a an­dar su nue­vo pro­yec­to, Oes­te. Ade­más, ul­ti­ma una ex­po­si­ción de pin­tu­ra que po­drá ver­se a fi­na­les de año en Madrid, en la que ex­plo­ra­rá «el amor y el odio a tra­vés de la fi­gu­ra de la mu­jer». No tie­ne mie­do a pro­bar di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas, a in­ves­ti­gar dis­tin­tos cam­pos crea­ti­vos. «Soy osa­da. Es im­por­tan­te es­tar siem­pre ac­ti­vo, nun­ca es­tan­car­te, te­ner con­fian­za y mo­ti­va­ción», re­co­no­ce. «Un ar­tis­ta hoy en día ha de amol­dar­se y apro­ve­char­se de lo di­gi­tal. Yo no me li­mi­to a un so­lo me­dio», aña­de. Y pa­ra ella esa crea­ti­vi­dad va li­ga­da a su com­pro­mi­so con la nue­va oleada fe­mi­nis­ta: «To­da per­so­na con con­cien­cia so­cial y cul­tu­ral tie­ne que ma­ni­fes­tar­se, ser crea­ti­vo es te­ner in­quie­tud, y hay que apro­ve­char to­do es­to pa­ra li­be­rar­se y su­mar­se a un mo­vi­mien­to que tie­ne que se­guir cre­cien­do. Va­le la pe­na. Pa­ra cam­biar la so­cie­dad hay que mo­ver­se y ha­cer rui­do»

Fo­tos ANTÁRTICA

Girls Can Do Anyt­hing es el nue­vo per­fu­me de Za­dig & Vol­tai­re (108 €, 90 ml). Quen­tin Bisch ha crea­do la fra­gan­cia, un neo­he­le­cho ama­de­ra­do al­miz­cla­do, que plas­ma la co­li­sión en­tre lo hi­per­fe­me­nino y una ac­ti­tud mas­cu­li­na. #girls­can

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.