Step­hen Frears

El di­rec­tor Step­hen Frears se­rá ho­me­na­jea­do en el Hay Fes­ti­val

El País - S Moda - - SUMARIO - Tex­to PA­TRI­CIA TUBELLA Fo­tos JAY L. CLENDENIN

AS­tep­hen Frears le sor­pren­die­ron ha­ce so­lo unas se­ma­nas al «des­cu­brir­le» su con­di­ción úni­ca de do­ble ga­na­dor del Go­ya a la me­jor pe­lí­cu­la eu­ro­pea. «Sa­bía del pre­mio a Ca­fé ir­lan­dés (1994), pe­ro no te­nía ni idea de que tam­bién La rei­na (2006) lo ha­bía ga­na­do», nos cuen­ta en­tre per­ple­jo y di­ver­ti­do du­ran­te el en­cuen­tro en su ca­sa de Lon­dres y en un for­ma­to ‘ca­ra a ca­ra’ que es el úni­co que con­ci­be. «Las en­tre­vis­tas por te­lé­fono son pa­ra los que quie­ren ven­der al­go. A mí me gus­ta mi­rar la gen­te los ojos y dis­fru­tar de la con­ver­sa­ción», ase­gu­ra a mo­do de pre­sen­ta­ción.

Na­da tie­ne que ven­der a es­tas al­tu­ras el di­rec­tor sep­tua­ge­na­rio, con­si­de­ra­do un maes­tro en su trán­si­to por di­fe­ren­tes gé­ne­ros, des­de el re­tra­to so­cial de la In­gla­te­rra de Mar­ga­ret That­cher (Mi her­mo­sa la­van­de­ría, Ábre­te de ore­jas) que afian­zó su nom­bre, has­ta el ci­ne de épo­ca y gran pre­su­pues­to de

Las amis­ta­des pe­li­gro­sas, pa­san­do por la ne­grí­si­ma Los ti­ma­do­res o sus tan­teos con el wés­tern en The Hi-Lo Country. Po­cas son las te­clas que no ha­ya to­ca­do por­que sus ecléc­ti­cas elec­cio­nes tie­nen co­mo úni­co mo­tor «un guion bien es­cri­to, que la his­to­ria sea hu­ma­na y que ten­ga al­go que de­cir so­bre nues­tro mun­do».

Acom­pa­ña la char­la ese ri­tual del té tan arrai­ga­do en las is­las, pe­ro ahí pa­re­ce aca­bar su pro­fe­sión de fe en la En­glish­ness. «He de­ja­do de des­cri­bir­me co­mo bri­tá­ni­co. Sé que soy in­glés, pe­ro so­bre to­do me sien­to eu­ro­peo», se agi­ta en cuan­to se le men­ta la in­mi­nen­cia del Brexit, «una de­ci­sión que fue de­mo­crá­ti­ca, sí, pe­ro aun así ab­so­lu­ta­men­te ri­dí­cu­la». Te­me la re­gre­sión ha­cia unos tiem­pos pa­sa­dos que fue­ron mu­cho peo­res que los de aho­ra, y pre­fie­re con­cen­trar­se en asun­tos más to­ni­fi­can­tes co­mo la ci­ta que le es­pe­ra en Hay Fes­ti­val de Se­go­via el 22 de sep­tiem­bre, don­de re­pa­sa­rá sus más de tres dé­ca­das a la ca­be­za del me­jor ci­ne bri­tá­ni­co mo­derno. Allí man­ten­drá una char­la con Pe­ter Flo­ren­ce, di­rec­tor del cer­ta­men. Le ilu­sio­na la idea de re­gre­sar a Es­pa­ña y se des­bor­da con una ba­te­ría de pre­gun­tas so­bre la po­lé­mi­ca del Va­lle de los Caí­dos, la si­tua­ción en Ca­ta­lu­ña, la fi­gu­ra del Rey... El ci­neas­ta ado­ra un país del que re­me­mo­ra «el enor­me sen­ti­mien­to de li­ber­tad» que se res­pi­ra­ba cuan­do re­ca­ló en 1983 pa­ra el ro­da­je de La ven­gan­za y que le hi­zo sen­tir­se trans­por­ta­do «al Pa­rís de los se­sen­ta».

Tam­bién se lle­na de nos­tal­gia al co­no­cer que el Hay Fes­ti­val pro­yec­ta­rá Mi her­mo­sa la­van­de­ría, cin­ta que fil­mó «en un am­bien­te li­be­ral, des­preo­cu­pa­do, de crea­ti­vi­dad sin fin», dan­do pro­ta­go­nis­mo a un ho­mo­se­xual de la co­mu­ni­dad asiá­ti­ca lon­di­nen­se. Sus hi­jos su­frie­ron la bur­la en el co­le­gio por «te­ner un pa­dre que di­ri­ge pe­lí­cu­las de gais», re­la­ta so­bre el con­tras­te en­tre aquel oa­sis y las reali­da­des de la so­cie­dad that­che­ris­ta.

El éxi­to de aque­lla aven­tu­ra aca­bó sien­do su pa­sa­por­te pa­ra Holly­wood, 20 años des­pués de que el en­ton­ces jo­ven li­cen­cia­do en de­re­cho, y sin nin­gu­na in­ten­ción de abu­rrir­se

ejer­cien­do la prác­ti­ca, em­pe­za­ra a dar sus pri­me­ros pa­sos en la te­le­vi­sión y el ci­ne bri­tá­ni­cos.

No le con­ven­cen las es­cue­las de ci­ne­ma­to­gra­fía y es de los que sos­tie­nen que el ofi­cio «no se pue­de en­se­ñar, se tie­ne que apren­der a ba­se de ha­cer pe­lí­cu­las». Tam­po­co cree que sus 77 años le ha­yan he­cho más sa­bio, «to­da­vía ten­go que apren­der­lo to­do». So­lo ad­mi­te: «Sí creo ser un me­jor di­rec­tor». Pa­re­ce una de las po­cas con­ce­sio­nes que le per­mi­te a su pro­ver­bial mo­des­tia, jun­to al alar­de de «te­ner una bue­na na­riz pa­ra las his­to­rias y los ac­to­res», a los que ape­nas les da ins­truc­cio­nes du­ran­te el ro­da­je («¿Pa­ra qué de­cir­les lo que tie­nen que ha­cer si ellos son los que co­no­cen me­jor a su per­so­na­je? Mi tra­ba­jo con­sis­te en crear­les el es­pa­cio idó­neo») y se afe­rra al guion que siem­pre han es­cri­to otros, por­que fir­mar el su­yo pro­pio «se­ría un in­sul­to a los bue­nos es­cri­to­res». Ca­si to­dos los in­tér­pre­tes no­mi­na­dos al Os­car ba­jo su ba­tu­ta han si­do mu­je­res, que en ge­ne­ral le pa­re­cen «mu­cho más interesantes que los hom­bres, más es­ta­bles, pe­ro tam­bién más sub­ver­si­vas». En­tre una co­lec­ción im­pa­ga­ble de pri­me­ras ac­tri­ces –Dench, Streep, Pfeif­fer, Be­ning…– so­lo pu­do brin­dar­le la es­ta­tui­lla do­ra­da a He­len Mi­rren, de la mano de su po­de­ro­sa en­car­na­ción de la ac­tual mo­nar­ca bri­tá­ni­ca en­fren­ta­da a una re­be­lión po­pu­lar por su frial­dad an­te la muer­te de Lady Di. Vol­ve­rá a evo­car en el Hay, don­de tam­bién se ha pro­gra­ma­do el pa­se de La rei­na, la iro­nía de que en reali­dad «no que­ría ha­cer la pe­lí­cu­la, pe­ro al fi­nal me hi­zo cam­biar de idea un guion muy bueno que se cen­tra­ba en el úni­co error co­me­ti­do por Isa­bel II en to­da su vi­da». Nun­ca ve­re­mos a un sir Step­hen, con­fir­ma es­te re­pu­bli­cano re­ce­lo­so de la ins­ti­tu­ción y sus ho­no­res reales, a quien a pe­sar de to­do le gus­ta la so­be­ra­na, «una mu­jer ex­tra­or­di­na­ria con un fuer­te sen­ti­do del de­ber».

Aun­que a su edad «me re­sul­ta muy di­fí­cil li­diar con el mun­do mo­derno», Frears to­da­vía sue­ña con ver so­bre su me­sa «un pro­yec­to tan fres­co y ori­gi­nal co­mo en su día fue Mi her­mo­sa la­van­de­ría», pe­ro sus au­gu­rios so­bre el fu­tu­ro del ci­ne na­cio­nal pin­tan pe­si­mis­tas: «A los bri­tá­ni­cos ya no les gus­ta ir a las sa­las, no for­ma par­te de sus vi­das. Cla­ro es­tá que la fran­qui­cia de Ja­mes Bond no tie­ne ese pro­ble­ma». Él con­ti­nua­rá en ac­ti­vo con­tra vien­to y ma­rea, con­ven­ci­do de que «Dios creó es­te ofi­cio pa­ra gen­te co­mo yo». El ma­yor pla­cer que le ha re­ga­la­do en los úl­ti­mos tiem­pos pa­sa por el res­ca­te de Hugh Grant en su oca­so co­mo ga­lán de co­me­dias ro­mán­ti­cas, dan­do por fi­ni­qui­ta­da su pa­sa­da fil­mo­gra­fía que, en grá­fi­ca ex­pre­sión de Frears, se sal­vo al­gu­na ex­cep­ción «co­mo pa­ra pe­gar­se un ti­ro». Sor­pren­dió a mu­chos que el di­rec­tor qui­sie­ra al en­ca­si­lla­do ac­tor co­mo en­car­na­ción del ma­ri­do de la peor can­tan­te que cons­ta en la his­to­ria de la ópe­ra (Flo­ren­ce Fos­ter Jen­kins), re­com­pen­sa­da con una no­mi­na­ción al Os­car. Y los dos han vuel­to a re­pe­tir en una acla­ma­da mi­ni­se­rie de la BBC so­bre el po­lí­ti­co li­be­ral Je­remy Thor­pe, que en los años se­ten­ta es­con­día mu­chos se­cre­tos en el ar­ma­rio. Frears se tor­na en fi­gu­ra ca­si pa­ter­na cuan­do nos ha­bla del enor­me ta­len­to de Grant y sen­ten­cia con ca­ri­ño que «ha ma­du­ra­do, aho­ra tie­ne cin­co hi­jos y ade­más le ha in­flui­do mu­cho su ac­ti­vis­mo co­mo víc­ti­ma de las es­cu­chas te­le­fó­ni­cas ile­ga­les de los dia­rios ama­ri­llos».

En­tra­mos en te­rreno pan­ta­no­so al pe­dir­le un co­men­ta­rio so­bre el mo­vi­mien­to #MeToo y el de­do acu­sa­dor con­tra las tro­pe­lías que se atri­bu­yen al que fue su pro­duc­tor du­ran­te dos dé­ca­das, Har­vey Weins­tein. «Va­ya por de­lan­te mi sim­pa­tía ha­cia to­das esas mu­je­res y, si Har­vey es cul­pa­ble, tie­ne que ir a la cár­cel. Pe­ro no pue­do ol­vi­dar que ha he­cho más que na­die por el ci­ne bri­tá­ni­co». Más cla­ro tie­ne su jui­cio so­bre el chi­rrian­te de Do­nald Trump. A él, que ha tras­la­da­do al ci­ne a tan­tos per­so­na­jes reales, no le se­du­ce la idea de con­ver­tir en ma­te­rial del ce­lu­loi­de la per­so­na­li­dad «tra­gi­có­mi­ca» del pre­si­den­te. «El pro­ble­ma es que siem­pre me ha pa­re­ci­do muy abu­rri­do aun­que, quién sa­be, si al­guien me es­cri­bie­ra un buen guion…»

"ES DI­FÍ­CIL LI­DIAR CON EL MUN­DO"

A la dcha., la se­rie A Very En­glish Scan­dal, que ha di­ri­gi­do pa­ra la BBC, pro­ta­go­ni­za­da por Hugh Grant. El car­tel de la pe­lí­cu­la Al­ta fi­de­li­dad y un mo­men­to del ro­da­je de The Queen, con He­len Mi­rren.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.