CAR­TA DE LA DI­REC­TO­RA

El País - S Moda - - SUMARIO -

Ta­lla gran­de. Me si­gue pa­re­cien­do po­co pre­ci­so. ¿Gran­de res­pec­to a qué? Si fue­ra en re­la­ción a que la ma­yo­ría de las mu­je­res vis­tié­ra­mos una ta­lla pe­que­ña, qui­zá ten­dría sen­ti­do; pe­ro no pa­re­ce es­ta la nor­ma. Da­tos ac­tua­les no abun­dan, pe­ro los pu­bli­ca­dos por el Ins­ti­tu­to de Bio­me­cá­ni­ca de Va­len­cia en 2015, en un es­tu­dio an­tro­po­mé­tri­co de la po­bla­ción es­pa­ño­la, de­cían que la media fe­me­ni­na en­tre 35 y 54 años pre­sen­ta­ba un so­bre­pe­so le­ve en su ma­sa cor­po­ral del 25,5%, con 64 ki­los y mi­dien­do al­re­de­dor de 1,60 m. Na­die que se pue­da en­fun­dar en una 36, pre­ci­sa­men­te. Aun­que bien mi­ra­do, in­ten­tar ci­frar un pa­rá­me­tro ra­cio­nal en­tre ta­llas/pe­so/me­di­das de la ro­pa pa­ra mu­jer que hoy inun­da el mer­ca­do se­ría de de­men­tes. Es de los re­tos más qui­jo­tes­cos que exis­ten en es­te mun­do. Pe­se a to­da la (r)evo­lu­ción que el sec­tor y la so­cie­dad han vi­vi­do en los úl­ti­mos cua­tro, cin­co años; ne­ce­si­ta­mos to­da­vía em­pu­jar la di­ver­si­dad. Sí, las ni­ñas pue­den ju­gar con Bar­bies con las me­di­das de la top Ash­ley Graham, exis­ten mo­nó­lo­gos so­bre el fe­nó­meno curvy, do­cu­men­ta­les acer­ca del body

po­si­ti­ve, pla­ta­for­mas, cer­tá­me­nes, agencias de mo­de­los ad hoc, fa­mo­sí­si­mas aban­de­ra­das, ico­nos, ini­cia­ti­vas gu­ber­na­men­ta­les e in­con­ta­bles co­lec­cio­nes de mar­cas con con­cien­cia plus si­ze... Sí, pe­ro... Si yo no les men­cio­na­ra aquí que nues­tra por­ta­da de es­te nú­me­ro, Pa­lo­ma Elsesser, una de las úl­ti­mas mu­je­res en im­pul­sar es­ta plu­ra­li­dad, vis­te una ta­lla 44, es que ha­bría­mos nor­ma­li­za­do la ba­rre­ra de las me­di­das en las re­vis­tas de mo­da. Pe­ro no nos en­ga­ñe­mos, no es el ca­so. Tam­po­co es al­go ajeno al tí­tu­lo, fui­mos la pri­me­ra pu­bli­ca­ción mains­tream es­pa­ño­la en dar en por­ta­da a una top curvy co­mo Can­di­ce Huf­fi­ne ha­ce ya seis años, pe­ro no en to­dos los números in­clui­mos una edi­to­rial con ro­pa pa­ra S Mo­da, cuer­pos gran­des. En Es­ta­dos Uni­dos, la reali­dad es al­go di­fe­ren­te, muy in­flui­da, val­ga la re­dun­dan­cia, por el pe­so de su po­bla­ción, Ch­ris­tian Si­riano o Ch­ro­mat en­tre otros nos en­se­ña­ron si­lue­tas muy dis­tin­tas en sus shows de la pa­sa­da pri­ma­ve­ra en Nue­va York. Pe­ro en Eu­ro­pa, to­da­vía es una asig­na­tu­ra que sus­pen­de es­tre­pi­to­sa­men­te en la al­ta mo­da. Si se­gún The Fas­hion Spot, las pa­sa­re­las del pa­sa­do ma­yo fue­ron las más in­clu­si­vas de la his­to­ria a ni­vel de di­ver­si­dad ra­cial, con un 30,8% de mo­de­los de co­lor; el cas­ting re­fe­ren­te a los cuer­pos gran­des fra­ca­sa­ría con un por­cen­ta­je so­lo del 1,13 por cien­to, ¿qué sig­ni­fi­ca es­to? Pues que pa­ra los di­se­ña­do­res más im­por­tan­tes de es­ta par­te del pla­ne­ta es­tas mu­je­res ge­ne­ro­sas si­guen sin exis­tir. Si no se en­se­ña en las se­ma­nas de la mo­da, sin looks pen­sa­dos pa­ra esos cuer­pos, las co­lec­cio­nes (las mues­tras) con las que lue­go tra­ba­ja­mos fí­si­ca­men­te los me­dios en las editoriales de mo­da son de ta­lla mi­nús­cu­la, im­po­si­ble de uti­li­zar en ellas, co­sa que en par­te con­di­cio­na nues­tro cas­ting. Es un pez que se muer­de la co­la. Pe­ro la cau­sa en sí, si­gue ge­ne­ran­do fue­go. Pue­de que por dos mo­ti­vos fun­da­men­ta­les, el que pa­sa por su inevi­ta­ble diá­lo­go con la sa­lud, y el que na­ce per se a cau­sa de su con­di­ción fe­me­ni­na, y que desata leo­nes. La ex­pre­sión de es­tas mu­je­res en las re­des pro­vo­ca mi­les de men­sa­jes po­si­ti­vos de au­to­afir­ma­ción, iden­ti­fi­ca­ción, re­co­no­ci­mien­to, etc.; pe­ro tam­bién in­fla­man un re­cha­zo bru­tal; se las acu­sa de pro­mo­ver la obe­si­dad, de ser el es­pe­jo me­diá­ti­co de los há­bi­tos me­nos sa­lu­da­bles, de pro­yec­tar una ima­gen ne­fas­ta pa­ra la so­cie­dad. A me­nu­do los

ha­ters y trolls que las bom­bar­dean e in­sul­tan con sus co­men­ta­rios, mu­chí­si­mo hom­bre, re­zu­man pu­ro odio. La ma­yo­ría de­be de ir por la vi­da que­man­do ca­mio­nes de he­la­do o li­nea­les de Do­ri­tos, da­da su su­pues­ta pu­re­za vi­go­ré­xi­ca. Aun­que en­tre lí­neas bri­lla la mi­so­gi­nia. Mor­dien­do el bo­ca­do más dé­bil pa­ra in­ten­tar des­ga­rrar­lo. La última po­lé­mi­ca per­te­ne­ce a Tess Ho­lli­day, la mo­de­lo con obe­si­dad mór­bi­da que aca­ba de pro­ta­go­ni­zar la por­ta­da de Cos­mo­po­li­tan

UK de oc­tu­bre. «Si yo hu­bie­ra vis­to un cuer­po co­mo el mío en es­ta re­vis­ta cuan­do era una ni­ña, hu­bie­ra cam­bia­do mi vi­da», di­ce en un post. Las con­fe­sio­nes de Tess, al igual que las de mu­chas de es­tas chi­cas tan le­jos de la per­fec­ción del ca­non, ha­blan de una lar­guí­si­ma ba­ta­lla por la au­to­es­ti­ma, de la ex­clu­sión y bur­la del en­torno, de de­pre­sión, ines­ta­bi­li­dad men­tal, su­fri­mien­to... Y sí, es­toy to­tal­men­te de acuer­do en que no se de­be­ría ha­blar de ta­llas plus sin men­cio­nar el so­bre­pe­so co­mo en­fer­me­dad. Que lo es. Y Es­pa­ña tie­ne una de las ta­sas más al­tas de obe­si­dad in­fan­til en Eu­ro­pa, se­gún el úl­ti­mo in­for­me de la OMS. Pe­ro to­dos sa­be­mos que no to­do el ex­ce­so de ki­los de­ri­va de una ma­la ali­men­ta­ción, sino que co­exis­ten con­di­cio­nan­tes muy va­ria­dos, cuer­pos ra­di­cal­men­te dis­tin­tos, cau­sas ge­né­ti­cas e in­clu­so emo­cio­na­les, en­fer­me­da­des e in­clu­so me­di­ca­men­tos que tam­bién pue­den pro­du­cir o acen­tuar la ten­den­cia a acu­mu­lar gra­sa. Y la mis­ma so­cie­dad, ¿no es cul­pa­ble con su so­bre­ali­men­ta­ción? ¿La sa­tu­ra­ción de azú­car co­mo si­nó­ni­mo de fe­li­ci­dad? Una res­pues­ta re­cu­rren­te en­tre las mo­de­los que son ata­ca­das con es­ta cues­tión es ¿qué sa­brá es­ta gen­te de mi pro­pia sa­lud? Mos­trar un cuer­po gran­de no de­be­ría ofen­der por en­ci­ma de to­do. ¿O es que quien lo ten­ga de­be­ría es­con­der­se? ¿Ne­gar­se? ¿Pa­de­cer pa­ra siem­pre un es­tig­ma? Hay be­lle­za en in­fi­ni­dad de ti­pos de mu­jer, y so­bre to­do, hu­ma­ni­dad. Si tu­vie­ra una hi­ja ado­les­cen­te a la que hu­bie­ran lla­ma­do gor­da y eso in­flu­ye­ra ne­ga­ti­va­men­te en su pro­pia per­cep­ción, es­ta­ría or­gu­llo­sa de mos­trar­le la por­ta­da de es­te nú­me­ro. Nun­ca apo­lo­gía, pe­ro sí nor­ma­li­za­ción.

Can­di­ce Huf­fi­ne fo­to­gra­fia­da por Da­mon Ba­ker con za­pa­tos de Lou­bou­tin pa­ra en ma­yo de 2012.

EM­PAR PRIE­TO Di­rec­to­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.