"LAS CA­LLES ES­TÁN CAM­BIAN­DO EL CA­NON DE BE­LLE­ZA"

El País - S Moda - - BELLEZA PRIMER PLANO -

Cuan­do ha­ce po­co más de un año Morgane Mar­ti­ni, la ar­tí­fi­ce de los looks ex­clu­si­vos pa­ra

S Mo­da de es­te re­por­ta­je, se pro­pu­so fir­mar un con­tra­to con una gran fir­ma de be­lle­za, cam­bió de en­fo­que y de es­tra­te­gia. «Me cen­tré en per­se­guir mi sue­ño», di­ce. Hoy es em­ba­ja­do­ra ar­tís­ti­ca glo­bal de Marc Ja­cobs Beauty. Co­no­ci­da por las po­la­roids con las que in­mor­ta­li­za ca­da uno de sus tra­ba­jos, la fran­ce­sa es epí­to­me de una nue­va ge­ne­ra­ción de ma­qui­lla­do­res au­pa­dos por las re­des so­cia­les, que es­tru­jan al má­xi­mo las po­si­bi­li­da­des del co­lor. Una ca­te­go­ría en al­za que el año pa­sa­do cre­cía en Es­pa­ña un 3,2% en va­lor (has­ta los 670 mi­llo­nes de eu­ros) y un 6% en uni­da­des, se­gún da­tos de Stan­pa.

¿Cree que las mu­je­res tie­nen un en­fo­que dis­tin­to del de los hom­bres a la ho­ra de ma­qui­llar?

De­pen­de mu­cho de la per­so­na, pe­ro al­gu­nos hom­bres tien­den a fan­ta­sear con su idea de mu­jer, mien­tras que no­so­tras so­le­mos bus­car un re­sul­ta­do que, de al­gu­na ma­ne­ra, fun­cio­ne en el mun­do real.

¿Qué ha­ce pa­ra no per­der la inspiración?

Siem­pre me han fas­ci­na­do las po­la­roids an­ti­guas de Andy War­hol o An­to­nio Ló­pez. Me gus­tan las dé­ca­das de los se­ten­ta y los ochen­ta: en­cuen­tro muy atrac­ti­vo el gla­mour y la so­fis­ti­ca­ción de esa épo­ca.

Aque­llos looks tan atre­vi­dos y tan car­ga­dos de co­lor vuel­ven a ser muy ac­tua­les, ¿por qué aho­ra?

To­da evo­lu­ción par­te de una re­vi­sión del pa­sa­do y por eso no creo en las ten­den­cias, que so­lo sir­ven al mar­ke­ting. En la vi­da real tie­nes que usar el ma­qui­lla­je pa­ra ex­pre­sar­te, pa­ra con­tar­le al mun­do có­mo te sien­tes o có­mo te quie­res sen­tir, no pa­ra se­guir una nor­ma es­ta­ble­ci­da. Un la­bio ro­jo o un ojo ahu­ma­do nun­ca pa­sa­rán de mo­da. Y, di­cho es­to, sí me pa­re­ce que hoy en día la gen­te es­tá pre­pa­ra­da pa­ra ser más va­lien­te con el co­lor, es­tá más abier­ta que nun­ca a arries­gar y pro­bar.

¿Con­si­de­ra que el con­cep­to de be­lle­za ha evo­lu­cio­na­do?

¡Por su­pues­to! Gra­cias a las re­des so­cia­les aho­ra to­dos te­ne­mos un al­ta­voz pa­ra de­cir qué nos pa­re­ce bien y qué no. Pa­ra de­man­dar más imá­ge­nes de mu­je­res de otras et­nias, de más edad, de más ta­lla… Las ca­lles es­tán cam­bian­do el ca­non de be­lle­za, tie­nen el po­der de trans­for­mar y ha­cer evo­lu­cio­nar a to­da una in­dus­tria y lo es­tán ha­cien­do, en­tre to­dos, po­co a po­co.

Co­mo los fo­tó­gra­fos o los pe­lu­que­ros, mu­chos ma­qui­lla­do­res se es­tán con­vir­tien­do en ver­da­de­ras ce­le­bri­da­des gra­cias a la in­fluen­cia de las re­des. ¿Sien­te una pre­sión ex­tra?

Ins­ta­gram es una he­rra­mien­ta que su­ma pre­sión, cla­ro, pe­ro tam­bién crea mu­chas opor­tu­ni­da­des. Por ejem­plo, yo sé que lla­mé la aten­ción de la mar­ca por las po­la­roids que com­par­to en mi cuen­ta, sin la que pro­ba­ble­men­te nun­ca me hu­bie­ran des­cu­bier­to ni me hu­bie­ran con­tra­ta­do pa­ra es­te tra­ba­jo.

¿Qué les di­ría a los que acu­san a la in­dus­tria cos­mé­ti­ca de ali­men­tar las in­se­gu­ri­da­des de las mu­je­res?

Es com­pli­ca­do. Se pre­su­po­ne que la mo­da y la be­lle­za de­ben ser as­pi­ra­cio­na­les, así que no quie­res crear imá­ge­nes que sean de­ma­sia­do reales: la reali­dad no ha­ce so­ñar. Pe­ro hay una di­fe­ren­cia en­tre ins­pi­rar y crear in­se­gu­ri­da­des pro­po­nien­do un ideal de per­fec­ción inal­can­za­ble. Aho­ra es­ta­mos de­rri­ban­do mu­ros y por suer­te ca­da vez son más los que en­tien­den que la di­ver­si­dad es el fu­tu­ro; des­de es­te la­do nos to­ca pre­sio­nar pa­ra que to­das las mu­je­res se sien­tan be­llas sin im­por­tar su edad, su ta­lla o su ra­za. Por ejem­plo, mi pri­mer tra­ba­jo en es­te pues­to fue ha­cer la cam­pa­ña de la ba­se de ma­qui­lla­je Sha­me­less, que por pri­me­ra vez se pre­sen­ta­ba en 29 to­nos pa­ra adap­tar­se a cual­quier piel.

¿Ju­ga­ba de pe­que­ña a ser ma­qui­lla­do­ra?

Siem­pre me ha gus­ta­do ex­plo­rar to­das las fa­ce­tas del pro­ce­so crea­ti­vo. Me en­can­ta el co­lor, di­bu­jar, es­cul­pir… De ni­ña me atraía cual­quier for­ma de ex­pre­sión ar­tís­ti­ca. Mi tía fue la que un día me su­gi­rió ser ma­qui­lla­do­ra.

¿Cuá­les son los desafíos a los que se en­fren­ta­rá es­te sec­tor en los pró­xi­mos años?

Se­guir man­te­nién­do­se re­le­van­te en un mun­do muy cam­bian­te, en el que to­do se trans­for­ma muy rá­pi­da­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.