"LAS RE­DES PRO­PO­NEN UNI­FOR­MI­DAD"

El País - S Moda - - BELLEZA BACKSTAGE - TOM PE­CHEUX

La lí­nea, que rin­de plei­te­sía al mo­ra­do que tan­to cau­ti­va­ba a Yves Saint Lau­rent, se ins­pi­ra en un ves­ti­do de una de las pri­me­ras co­lec­cio­nes de Ant­hony Vaccarello (di­rec­tor crea­ti­vo de la ca­sa des­de 2016). «En un mo­de­lo ne­gro bor­da­do con una flor de iris. Era una es­tam­pa be­lla de la que par­tir y un ho­me­na­je a los tra­jes Iris de mon­sieur Saint Lau­rent, que a su vez se ins­pi­ró en el óleo de Van Gogh», con­fía el crea­ti­vo, ami­go per­so­nal de Vaccarello. «Nos co­no­ci­mos tra­ba­jan­do. No pu­de ha­cer su pri­mer des­fi­le por­que te­nía otro com­pro­mi­so, pe­ro es­tu­ve con él des­de el se­gun­do. Ado­ro su par­ti­cu­lar pun­to de vis­ta y su en­fo­que irre­ve­ren­te, que no se ale­ja del que creo ten­dría aho­ra el pro­pio Yves», cuen­ta.

Los ves­ti­dos se adap­tan a la mu­jer mo­der­na de la mis­ma ma­ne­ra que lo ha­ce el ideal de be­lle­za, en per­pe­tua fluc­tua­ción. «Re­cuer­do, por ejem­plo, cuan­do de­bu­tó Ste­lla Ten­nant, que era vis­ta co­mo inusual y ex­tra­ña; hoy es uno de los ros­tros más re­fi­na­dos, ada­lid de lo clá­si­co; y lo mis­mo pa­só con Ka­te Moss». Cam­bia tam­bién el re­la­to de la in­dus­tria de la mo­da y la be­lle­za. «An­tes era el des­fi­le el que dic­ta­ba las ten­den­cias, aho­ra nos re­ga­la una pro­pues­ta más que se su­ma a otras vo­ces que hay en la ca­lle», apun­ta. Co­mo en cual­quier otro sec­tor, las re­des que de­mo­cra­ti­zan el dis­cur­so son el ele­men­to dis­rup­ti­vo «y tie­nen mu­cho de bueno». ¿El pe­li­gro? «Se ha cri­ti­ca­do mu­cho a la mo­da por fal­ta de di­ver­si­dad, pe­ro de­be­mos se­ña­lar que las ten­den­cias que hay ahí fue­ra pro­po­nen uni­for­mi­dad: tien­den a una ima­gen sin sa­bor ni al­ma. Se es­tá ins­ti­gan­do a las per­so­nas a que se es­con­dan ba­jo una es­pe­sa ca­pa de ma­qui­lla­je y se re­di­bu­jen la ca­ra con la bro­cha por­que sus ras­gos no es­tán bien». Por­que fren­te al ale­ga­to a fa­vor de la acep­ta­ción y la plu­ra­li­dad se en­va­len­to­na la vie­ja ten­den­cia que bus­ca imi­tar pa­ra en­ca­jar. «Es es­pe­cial­men­te preo­cu­pan­te en­tre las más jó­ve­nes, que no tie­nen he­rra­mien­tas pa­ra eva­luar. Yo per­so­nal­men­te en­cuen­tro mu­cho más atrac­ti­va a Rossy de Pal­ma que a to­das esas chi­cas cló­ni­cas que te cru­zas por Los Án­ge­les», con­fie­sa. ¿Por qué tar­dó tan­to su sec­tor en abra­zar la di­fe­ren­cia?: «Fue de nue­vo por in­se­gu­ri­dad, por mie­do a lo dis­tin­to y por di­ne­ro, na­die se atre­vía». En pleno pro­ce­so de adap­ta­ción, hay co­sas, co­mo la pa­sión, que per­ma­ne­cen in­mu­ta­bles. «Fren­te a pin­tar en un lien­zo, plano y sin al­ma, mi tra­ba­jo im­pli­ca es­tar fren­te a una per­so­na. Hay emo­cio­nes que aflo­ran con so­lo dar car­mín y por eso amo el ma­qui­lla­je, por­que un sim­ple la­bial es una he­rra­mien­ta po­de­ro­sa»

Des­fi­le de Yves Saint Lau­rent p-v 1988. Aba­jo, Cou­tu­re Pa­let­te Chalks (60 €) y Cou­tu­re Pa­let­te Co­llec­tor (58 €), am­bos de YSL BEAU­TÉ, so­bre Iris (1889), de Vin­cent van Gogh.

La La­que Cou­tu­re (28,60 €) y el la­bial The Slim (33 €), idea­do pa­ra per­fec­cio­nar el con­torno. Am­bos de YSL BEAU­TÉ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.