PSI­CO­LO­GÍA

El se­xo ge­né­ti­co no siem­pre de­ter­mi­na la se­xua­li­dad. En al­gu­nos ca­sos, a la pre­gun­ta del ti­tu­lar de es­ta pie­za so­lo pue­de res­pon­der ca­da per­so­na. Co­no­cer cien­tí­fi­ca­men­te la in­ter­se­xua­li­dad ayu­da a en­ten­der la di­ver­si­dad de in­di­vi­duos más allá de los tó­pic

El País Semanal - - SUMARIO - POR LO­LA MO­RÓN ILUS­TRA­CIÓN DE MIKEL LA­SO

¿Qué soy: hom­bre o mu­jer?

LA MA­YO­RÍA de las per­so­nas tie­nen una iden­ti­dad se­xual de­fi­ni­da des­de la in­fan­cia, acor­de a los ca­rac­te­res se­xua­les ex­ter­nos. Sen­tir­se ni­ño o ni­ña, hom­bre o mu­jer, sue­le ser prác­ti­ca­men­te au­to­má­ti­co. Pe­ro el se­xo ge­né­ti­co no siem­pre de­ter­mi­na la se­xua­li­dad. Por es­ta ra­zón, es muy im­por­tan­te co­no­cer y de­fi­nir los di­fe­ren­tes ti­pos de in­ter­se­xua­li­dad, de for­ma que po­da­mos en­ten­der la di­ver­si­dad de in­di­vi­duos des­de una mi­ra­da cien­tí­fi­ca, ale­ja­da de tó­pi­cos y des­in­for­ma­cio­nes. En la es­pe­cie hu­ma­na hay ca­sos de her­ma­fro­di­tis­mo ver­da­de­ro —muy ra­ros—, pseu­do­her­ma­fro­di­tis­mo —mas­cu­lino o fe­me­nino— y di­fe­ren­tes al­te­ra­cio­nes del fun­cio­na­mien­to hor­mo­nal que de­ter­mi­nan el desa­rro­llo de los ge­ni­ta­les ex­ter­nos e in­ter­nos en un sen­ti­do u otro. Del mis­mo mo­do que el ta­ma­ño de los tes­tícu­los o el desa­rro­llo de las ma­mas va­ría se­gún la per­so­na, los es­ta­dos in­ter­se­xua­les tie­nen un desa­rro­llo ge­ni­tal di­fe­ren­te. Al­gu­nos ca­re­cen de da­tos ex­ter­nos que nos ha­gan sos­pe­char de la pre­sen­cia de una dis­fun­ción hor­mo­nal. Otros, sin em­bar­go, son mu­je­res con un as­pec­to mas­cu­li­ni­za­do —an­dró­gi­nas—, u hom­bres con apa­rien­cia fe­me­ni­na —gi­ne­coi­de—. Sus ór­ga­nos ge­ni­ta­les in­ter­nos pue­den ser más o me­nos in­com­ple­tos, co­mo las va­gi­nas “cie­gas” o los tes­tícu­los si­tua­dos en el in­te­rior del ab­do­men. El se­xo ge­né­ti­co, de­ter­mi­na­do por el ca­rio­ti­po —cro­mo­so­mas se­xua­les XX en la mu­jer, y XY en el hom­bre—, no se ana­li­za por nor­ma en to­das las per­so­nas. So­lo an­te si­tua­cio­nes de du­da o por ha­llaz­gos ca­sua­les de­tec­ta­mos la in­ci­den­cia de es­tos ca­sos. La au­sen­cia de mens­trua­ción y la es­te­ri­li­dad son las cau­sas más fre­cuen­tes por las que se es­tu­dia, pe­ro no fal­tan ca­sos cé­le­bres que han tras­cen­di­do, fun­da­men­tal­men­te en el de­por­te. Uno muy co­no­ci­do fue el de la sud­afri­ca­na Cas­ter Se­men­ya: tras ven­cer en la fi­nal de 800 me­tros en el Mun­dial de Atle­tis­mo de Ber­lín en 2009, sus com­pe­ti­do­ras so­li­ci­ta­ron un es­tu­dio por la sos­pe­cha de pseu­do­her­ma­fro­di­tis­mo mas­cu­lino. Re­sul­tó te­ner cro­mo­so­mas se­xua­les X e Y, es de­cir, su se­xo ge­né­ti­co es el pro­pio de los hom­bres. En Es­pa­ña, en los ochen­ta, la atle­ta Ma­ría Jo­sé Mar­tí­nez Pa­ti­ño, que no su­peró las prue­bas de ve­ri­fi­ca­ción de gé­ne­ro y se que­dó sin par­ti­ci­par en los Jue­gos Olím­pi­cos de Seúl, fue uno de los ca­sos más crue­les y des­afor­tu­na­dos por el tra­to re­ci­bi­do. Ella mis­ma de­cla­ra­ba en la re­vis­ta mé­di­ca The Lan­cet: “Me ex­pul­sa­ron de la re­si­den­cia de atle­tas, me re­ti­ra­ron la be­ca de­por­ti­va y mis mar­cas se eli­mi­na­ron de los re­gis­tros. Me sen­tí hu­mi­lla­da y abo­chor­na­da. Per­dí a mis ami­gos, a mi no­vio, la es­pe­ran­za y la ener­gía. Yo sa­bía, sin em­bar­go, que era mu­jer”. ¿Qué son, en­ton­ces? ¿Hom­bres o mu­je­res? So­lo ellos pue­den res­pon­der. De­pen­de­rá de lo que se sien­tan. El ce­re­bro tam­bién es in­fluen­cia­do por las hor­mo­nas, de mo­do que, si pre­do­mi­nan los es­tró­ge­nos, la ten­den­cia se­rá a la fe­mi­ni­za­ción ce­re­bral, y al con­tra­rio, en los ca­sos de pre­do­mi­nio de tes­tos­te­ro­na, se­rán más mas­cu­li­nos. Lue­go hay tam­bién quien a lo lar­go de su in­fan­cia y ado­les­cen­cia va des­cu­brien­do que su as­pec­to fí­si­co y su fi­lia­ción ci­vil no son com­pa­ti­bles con su sen­tir. Son los tran­se­xua­les. Tam­po­co dis­po­ne­mos de he­rra­mien­tas para ob­je­ti­var cuán­do al­guien es tran­se­xual. So­lo la pro­pia per­so­na po­drá ex­pli­car­lo. No ha­bía du­das so­bre su se­xua­li­dad has­ta que ellos mis­mos las han te­ni­do y lo han ex­pre­sa­do. La ma­yo­ría de las ve­ces atra­vie­san un du­ro pro­ce­so de iden­ti­fi­ca­ción. Es­tá cla­ro que los fac­to­res am­bien­ta­les y edu­ca­ti­vos tie­nen una im­por­tan­te re­per­cu­sión en la con­fi­gu­ra­ción de las di­fe­ren­cias. Es im­pres­cin­di­ble que se de­je a los ni­ños már­ge­nes de li­ber­tad; in­ten­tar que nues­tro im­pac­to so­bre su iden­ti­dad —no so­lo se­xual— sea li­mi­ta­do. Tan ma­lo es no per­mi­tir a un ni­ño ju­gar con mu­ñe­cas co­mo pro­mo­cio­nar su fe­mi­ni­dad por ha­ber mos­tra­do in­te­rés por jue­gos con­si­de­ra­dos tra­di­cio­nal­men­te fe­me­ni­nos: lo que es­ta­mos ha­cien­do es ejer­cer una pre­sión muy gra­ve so­bre ellos. Peor aún es pre­ten­der que, si ex­pre­sa afi­ción por un jue­go u otro, sea un ni­ño “di­fe­ren­te”. Si el pe­que­ño (o pe­que­ña) mues­tra ma­les­tar por su se­xua­li­dad, ha­brá que ocu­par­se, in­for­mar­se y con­sul­tar a los pro­fe­sio­na­les.

Tan ma­lo es no per­mi­tir a un ni­ño ju­gar con mu­ñe­cas co­mo pro­mo­cio­nar su fe­mi­ni­dad o pre­ten­der que sea “di­fe­ren­te”

CONFIDENCIAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.