NAVEGAR AL DES­VÍO

Hay quien pien­sa que so­lo Ca­ta­lu­ña es­tá en un po­zo. Pe­ro es un po­zo más gran­de. Sa­lir de ahí es una prue­ba de­ci­si­va pa­ra la de­mo­cra­cia.

El País Semanal - - SUMARIO -

Por Ma­nuel Ri­vas

HAY UN prin­ci­pio que de­be­ría re­gir la sen­sa­tez po­lí­ti­ca y to­das las sen­sa­te­ces: si caes en un po­zo, no si­gas ca­van­do. Sal­vo que te de­di­ques a la ar­queo­lo­gía. Es­toy en un cen­tro co­mer­cial, en un es­pa­cio de apa­ra­tos elec­tró­ni­cos, y las pa­re­des son gran­des pa­ne­les de te­le­vi­so­res. Hay bas­tan­te gen­te, pe­ro nos mo­ve­mos en si­len­cio, con ca­ra de cí­borgs a la bús­que­da de im­plan­tes. En to­das las pan­ta­llas, sin voz, se mul­ti­pli­ca una ima­gen. La de un po­lí­ti­co ca­ta­lán, Oriol Jun­que­ras, ca­mi­nan­do ha­cia el tri­bu­nal. Las te­le­vi­sio­nes re­pi­ten la to­ma una y otra vez. Pue­de leer­se la no­ti­cia en sub­tí­tu­los. La sa­la de re­cur­sos del Tri­bu­nal Su­pre­mo re­cha­za su pe­ti­ción de que­dar en li­ber­tad y lo de­vuel­ve a pri­sión. Es un día fes­ti­vo, de Na­vi­dad, y es­ta­mos afa­na­dos a la bús­que­da de he­rra­mien­tas má­gi­cas. No sé lo que pien­san los de­más de lo que mues­tran las pan­ta­llas, pe­ro yo me sien­to co­mo un cí­borg per­ple­jo. No por es­to y lo otro, sino por to­do es­to. Un cí­borg una­mu­niano al que le due­le Ca­ta­lu­ña y Es­pa­ña, sí, y Eu­ro­pa, y el cuer­po to­do des­de el Ár­ti­co a la An­tár­ti­da. La reali­dad ha re­gre­sa­do des­de el mun­do vir­tual y so­mos no­so­tros los que vi­vi­mos en un mun­do de fic­ción, que­rien­do creer que hay una es­pe­cie de Su­pe­rin­te­li­gen­cia que, al mar­gen de nues­tras pa­la­bras y ac­tos, res­ta­ble­ce­rá un or­den ra­cio­nal y, por de­cir­lo así, to­dos los or­de­na­do­res en­con­tra­rán su ce­re­bro. Pe­ro la reali­dad si­gue mo­vién­do­se, creo que con desin­te­li­gen­cia, y ca­da vez se apro­xi­ma más a aque­lla ci­ta tan del gus­to de Bor­ges: “¿Qué es la vi­da? ¡Una mal­di­ta co­sa de­trás de otra!”. De­jo mi momento cí­borg, sal­go de esa per­ma­nen­te Na­vi­dad del “so­lu­cio­nis­mo tec­no­ló­gi­co” y, cla­ro, me cai­go en el po­zo. Es el es­pa­cio real, el po­zo. Hay quien pien­sa que so­lo Ca­ta­lu­ña es­tá en un po­zo. Pe­ro es un po­zo más gran­de, que nos im­pli­ca a to­dos. Sa­lir de ese po­zo es una prue­ba de­ci­si­va pa­ra la de­mo­cra­cia. Pa­la­da a pa­la­da, se ha per­di­do la ca­pa­ci­dad de es­cu­char. La sim­ple con­ver­sa­ción pa­re­ce hoy una uto­pía. Y es al­go inex­pli­ca­ble, pe­ro tam­bién a lo inex­pli­ca­ble hay que bus­car­le una ex­pli­ca­ción sin es­pe­rar al Jui­cio Fi­nal. Hay un pro­ble­ma de sec­ta­ris­mo po­lí­ti­co, cuan­do los par­ti­dos se com­por­tan co­mo fac­cio­nes que con­fun­den su afán par­ti­cu­lar con el in­te­rés de las ma­yo­rías. Pe­ro, so­bre to­do, hay un se­rio pro­ble­ma de aga­rro­ta­mien­to en los pro­ta­go­nis­tas que do­mi­nan el es­ce­na­rio. Re­cuer­dan a un ti­po de gen­te que de­fi­nió con gra­cia Char­les Dic­kens: “Hay hom­bres que pa­re­cen te­ner so­lo una idea y es una lás­ti­ma que esa idea sea equi­vo­ca­da”. Aquí la idea equi­vo­ca­da y com­par­ti­da es el con­for­mis­mo. Ca­da uno con el su­yo. Ese aco­mo­dar­se a la fa­ta­li­dad de que des­pués de una co­sa ven­drá otra mal­di­ta co­sa. Es tam­bién co­mún el la­men­to por la frac­tu­ra en la so­cie­dad, pe­ro una so­cie­dad com­ple­ja y avan­za­da no se en­co­na de re­pen­te. Y se­ría in­ge­nuo pen­sar que esa frac­tu­ra se li­mi­ta a Ca­ta­lu­ña. En­tre lo uno y lo otro, y den­tro de lo uno y lo otro, hay una in­men­si­dad de ma­ti­ces. Hay un momento fron­te­ri­zo, de fra­ca­so, y es cuan­do el exa­brup­to sus­ti­tu­ye al ar­gu­men­to. Esa co­rro­sión del len­gua­je aca­ba por im­po­ner la dia­léc­ti­ca ami­go o enemi­go. El im­pe­rio del exa­brup­to im­pi­de la eco­lo­gía de las pa­la­bras, es­pan­ta to­da su­ti­le­za. Ese es­ta­do de mal­que­rer es un fra­ca­so de la po­lí­ti­ca. Pe­ro so­bre to­do, cuan­do el len­gua­je se des­al­ma, es una de­rro­ta de la cul­tu­ra. Es el momento de los Era es­te, Pro­crus­tes (El Es­ti­ra­dor), un po­sa­de­ro grie­go que te­nía un mé­to­do in­fa­li­ble pa­ra en­ca­mar al via­je­ro. Si era al­to, le se­rra­ba las pier­nas. Si era ba­jo, lo es­ti­ra­ba a la fuer­za. En cien­cia, ha­cer la “ca­ma de Pro­crus­tes” con­sis­te en la de­for­ma­ción de la reali­dad pa­ra que se ajus­te co­mo sea a la pro­pia teo­ría. Es un error in­ten­tar so­lu­cio­nar el pro­ble­ma ca­ta­lán con la ca­ma de Pro­crus­tes. Pa­ra sa­lir del po­zo, en lu­gar de con­for­mar la reali­dad a nues­tra me­di­da, po­dría­mos in­ten­tar una mo­des­ta re­vo­lu­ción óp­ti­ca. Ver la reali­dad de otra ma­ne­ra. Por ejem­plo, que el con­ten­cio­so de Ca­ta­lu­ña se di­ri­me en­tre po­si­cio­nes que se de­fi­nen co­mo de­mó­cra­tas, que de­fien­den la li­ber­tad y que abo­mi­nan de la vio­len­cia. Eso de­be­ría con­si­de­rar­se una ben­di­ción. ¿Qué más se ne­ce­si­ta pa­ra re­to­mar la es­cu­cha y lle­gar a un en­ten­di­mien­to bá­si­co? Que nin­gún Pro­crus­tes nos ro­be la es­pe­ran­za. Des­pués de una co­sa pue­de ve­nir otra co­sa y que no sea una mal­di­ta co­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.