NO TE PA­SES CON LA SAL

El ba­te­ría de La­gar­ti­ja Nick y Los Pla­ne­tas aca­ba de pu­bli­car su au­to­bio­gra­fía. En ella re­co­rre la es­ce­na mu­si­cal de las úl­ti­mas dé­ca­das y sa­ca a pa­sear los re­cuer­dos de su ciu­dad, Gra­na­da. De allí viene con su re­ce­ta: una clá­si­ca en­sa­la­di­lla con gam­bas.

El País Semanal - - SUMARIO - POR SACHA HORMAECHEA FO­TO­GRA­FÍA DE CAR­LOS ROSILLO

Eric Ji­mé­nez, de Los Pla­ne­tas

EN UN buen día, uno de los te­mas más co­no­ci­dos de Los Pla­ne­tas y por en­de del pop es­pa­ñol, Jo­ta, el vo­ca­lis­ta, en­to­na aque­llo de “He es­ta­do con Eric has­ta las seis / y nos he­mos me­ti­do cua­tro mi­llo­nes de ra­yas”. La can­ción fue to­do un éxi­to, y allá por el año 2000, cuan­do se edi­tó, no de­ja­ba de so­nar por do­quier. Eric Ji­mé­nez, el ba­te­ris­ta de la ban­da, ya no pu­do qui­tar­se el es­tig­ma de en­ci­ma: pro­pios y ex­tra­ños se le acer­ca­ban pa­ra in­qui­rir­le por aque­lla le­gen­da­ria no­che de fa­rra. El ver­so, ob­via­men­te, plan­tea­ba una exa­ge­ra­ción, pe­ro la bro­ma se que­dó y al­go de ver­dad guar­da. Lo sé por­que lo cuen­ta el pro­pio alu­di­do, cu­yo nom­bre en reali­dad es Er­nes­to y Eric su apo­do, que aca­ba de pu­bli­car su au­to­bio­gra­fía ba­jo el iró­ni­co tí­tu­lo de Cua­tro mi­llo­nes de gol­pes. El vo­lu­men tam­bién re­co­ge sus an­dan­zas co­mo miem­bro de KGB, su gru­po ori­gi­nal, co­mo par­te de La­gar­ti­ja Nick y Los Pla­ne­tas des­pués, y co­mo uno de los ar­tí­fi­ces de Ome­ga, de En­ri­que Mo­ren­te, el dis­co que cam­bió la his­to­ria del fla­men­co. Pa­ra char­lar so­bre el li­bro —di­ver­ti­do, sin­ce­ro, re­ve­la­dor de la es­ce­na mu­si­cal de los no­ven­ta y dos mil, es­tu­pen­da­men­te na­rra­do—, ci­to a Ji­mé­nez en Mad Bre­wing, una fá­bri­ca de cer­ve­za ar­te­sa­nal don­de po­de­mos con­ver­sar mien­tras pre­pa­ra­mos una ta­pa tí­pi­ca de su Gra­na­da: una en­sa­la­di­lla con gam­bas co­mo las que ser­vían en el Ca­fé Sui­zo, un lo­cal que ce­rró pe­ro que, co­mo di­ce el mú­si­co, cons­ti­tu­yó un es­pa­cio “em­ble­má­ti­co”. “Era co­mo el Ca­fé Gi­jón en Ma­drid, pe­ro en Gra­na­da”. Por los an-

te­ce­den­tes, pen­sé que Ji­mé­nez es­ta­ría en­can­ta­do de co­no­cer un lu­gar co­mo es­te, pe­ro en reali­dad me cuen­ta que él es más be­be­dor de vino. O, en sus pa­la­bras: “Soy más ví­ni­co que có­mi­co”. Con un nue­vo ál­bum de La­gar­ti­ja Nick en la ca­lle y otro de Los Pla­ne­tas pu­bli­ca­do a prin­ci­pios de 2017, que sus me­mo­rias ha­yan al­can­za­do la se­gun­da edi­ción no po­dría ser me­jor guin­da pa­ra una eta­pa pro­fe­sio­nal ple­tó­ri­ca, a la que tam­bién su­ma su aca­de­mia de ba­te­ría y su ga­ri­to en Gra­na­da, El Bar de Eric. “Creo que se de­be a que, bá­si­ca­men­te, so­mos to­dos muy co­ti­llas”, di­ce so­bre es­te éxi­to li­te­ra­rio ines­pe­ra­do. “Es tris­te, por­que pro­ba­ble­men­te a es­cri­to­res con un gran ta­len­to no se les ha­ga el ca­so que de­be­ría. Pe­ro al re­vés pa­sa tam­bién: gen­te que viene de otro ám­bi­to que gra­ba un dis­co y ven­de más que cual­quie­ra”. De su épo­ca de ju­ven­tud, que re­crea con un ni­vel de de­ta­lle pro­pio de las me­mo­rias pro­di­gio­sas —y él ase­gu­ra te­ner­la, tan­to co­mo pa­ra re­cor­dar ca­da es­ce­na­rio con pe­los y se­ña­les—, evo­ca una li­ber­tad pa­ra crear que hoy en día se ve ca­da vez más coar­ta­da. “Aho­ra la mú­si­ca es­tá per­se­gui­da”, se la­men­ta. Él, no obs­tan­te, si­gue obs­ti­na­do en pa­sar sus co­no­ci­mien­tos a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, a las que ins­tru­ye con cla­ses de ba­te­ría, un ins­tru­men­to que ha lle­ga­do a mol­dear a su gus­to. “En­se­ñar a los ni­ños es muy chu­lo y muy es­tre­san­te a la vez. Son unos lo­cos ba­ji­tos. A ve­ces me vue­lan pla­tos a la ca­be­za: un ni­ño con un pa­lo es un ar­ma de des­truc­ción ma­si­va”, se ríe. Pla­ga­do de anéc­do­tas co­mo la que cuen­ta so­bre el Rock Ola, el mí­ti­co bar de la mo­vi­da ma­dri­le­ña que tan­tos pre­su­mie­ron de ha­ber vi­si­ta­do pe­ro que po­cos vi­vie­ron en reali­dad (“ha­bía más gen­te en el bar de al la­do por­que ser­vían cro­que­tas”, bro­mea el mú­si­co), el li­bro de Ji­mé­nez es a la vez un can­to de amor a Gra­na­da, su ho­gar y tam­bién her­vi­de­ro ar­tís­ti­co de don­de han sur­gi­do co­la­bo­ra­cio­nes úni­cas co­mo la de La­gar­ti­ja Nick con En­ri­que Mo­ren­te, a quien le en­can­ta­ba su to­que con la ba­te­ría. Si el vi­si­tan­te pu­die­ra dar una so­la vuelta por la ciu­dad, él re­co­men­da­ría su­bir “la cues­ta de los chi­nos, un ca­mino que es­tá to­tal­men­te res­pe­ta­do y si­gue co­mo ha­ce si­glos”, des­cri­be. “Es un pa­seo que tie­ne el co­lor ro­jo de la tie­rra, co­mo el cas­ti­llo, y es­tá muy vir­gen. Es un si­tio don­de pue­des tras­la­dar­te a la épo­ca en la que la Al­ham­bra es­ta­ba ha­bi­ta­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.