La cuen­ta atrás de una en­fer­me­dad ol­vi­da­da

Es­te in­ves­ti­ga­dor ca­ta­lán se ha pro­pues­to erra­di­car el pian, una en­fer­me­dad tro­pi­cal que aque­ja so­bre to­do a ni­ños. Y to­do apun­ta a que con­se­gui­rá su ob­je­ti­vo an­tes de 2020.

El País Semanal - - NAVEGAR AL DESVÍO - ORIOL MIT­JÀ POR BE­GO­ÑA GÓMEZ URZAIZ FO­TO­GRA­FÍA DE VANESSA MON­TE­RO

CO­MO LOS su­per­hé­roes, Oriol Mit­jà tie­ne una vi­da que son dos. Y ca­da dos me­ses, apro­xi­ma­da­men­te, cru­za de la una a la otra sin se­cue­las apa­ren­tes. La pri­me­ra trans­cu­rre en Lihir, una is­la re­mo­ta de Pa­púa Nue­va Gui­nea, don­de tra­ba­ja en un pe­que­ño hos­pi­tal co­mo in­fec­tó­lo­go. La se­gun­da tie­ne lu­gar so­bre to­do en Ba­da­lo­na, pe­ro tam­bién en Gi­ne­bra o en Seattle, e im­pli­ca ne­go­ciar con eje­cu­ti­vos de cor­po­ra­cio­nes far­ma­céu­ti­cas, li­de­rar pro­yec­tos en la OMS, in­ves­ti­gar y pu­bli­car en re­vis­tas co­mo En 2020, an­tes de cum­plir los 40, Mit­jà po­dría con­ver­tir­se en uno de los po­cos mé­di­cos del mun­do que pue­den de­cir que han erra­di­ca­do una do­len­cia de la faz de la

Tie­rra. En su ca­so, el pian, una de las lla­ma­das “en­fer­me­da­des de la po­bre­za”, que cau­sa úl­ce­ras en la piel si­mi­la­res a las de la le­pra y afec­ta has­ta a la mi­tad de los ni­ños en al­gu­nas re­gio­nes de Áfri­ca. Hi­jo y nie­to de mé­di­cos, Mit­jà, de 37 años, se dio cuen­ta en el ve­rano de su pri­mer cur­so de ca­rre­ra de que lo su­yo no se­ría arre­glar los pro­ble­mas del pri­mer mun­do. “Me fui a In­dia a trabajar en una le­pro­se­ría y fue una re­ve­la­ción. Vi mu­cho su­fri­mien­to y pen­sé que la me­di­ci­na que me gus­ta­ba era esa, la que cu­ra a la gen­te más ne­ce­si­ta­da. Des­de ese momento me orien­té ha­cia las en­fer­me­da­des tro­pi­ca­les”. La Fun­da­ción Ban­ca­ria La Cai­xa fi­nan­cia par­te de su tra­ba­jo en Áfri­ca y pu­so los fon­dos pa­ra ro­dar el do­cu­men­tal Don­de aca­ban los ca­mi­nos, que cuen­ta su his­to­ria des­de que lle­ga­ra a Lihir en 2010 y se en­con­tra­ra con una epi­de­mia de la que ape­nas le ha­bían ha­bla­do mien­tras es­tu­dia­ba en Lon­dres y Bar­ce­lo­na. Has­ta en­ton­ces, el pian se tra­ta­ba con pe­ni­ci­li­na, a tra­vés de in­yec­cio­nes do­lo­ro­sas y di­fí­ci­les de ad­mi­nis­trar en los po­bla­dos re­mo­tos. Mit­jà tu­vo su momento eu­re­ka al des­cu­brir que la azi­tro­mi­ci­na, un an­ti­bió­ti­co muy ba­ra­to que en Oc­ci­den­te se uti­li­za pa­ra la oti­tis, da­ba re­sul­ta­dos óp­ti­mos. “Con una úni­ca to­ma de tres pas­ti­llas se ve el cam­bio en po­cos días. La bac­te­ria de­ja de ac­tuar y vuel­ve la in­mu­ni­dad”. La es­tra­te­gia de la OMS pa­ra erra­di­car la en­fer­me­dad en los 13 paí­ses en los que es­tá pre­sen­te pa­sa por tra­tar a po­bla­dos en­te­ros, in­clu­yen­do a los adul­tos no afec­ta­dos, pa­ra evi­tar que se re­pro­duz­ca. En Is­las Sa­lo­món, Va­nua­tu, In­do­ne­sia o Gha­na el pro­gra­ma ya es­tá muy avan­za­do y el ob­je­ti­vo de aca­bar con el pian pa­ra 2020 es rea­lis­ta siem­pre que los im­pli­ca­dos, en­tre ellos las far­ma­céu­ti­cas com­pro­me­ti­das con las do­na­cio­nes ma­si­vas de an­ti­bió­ti­cos, cum­plan su par­te del tra­to. ¿Y des­pués? ¿Qué ha­ce a los 40 un in­ves­ti­ga­dor que ya ha lo­gra­do el gran ob­je­ti­vo de su vi­da? A Mit­jà le tien­ta apro­ve­char sus co­no­ci­mien­tos con una “pri­ma her­ma­na” del pian, la sí­fi­lis, que es­tá re­pun­tan­do en el pri­mer mun­do por un re­la­ja­mien­to en el uso del pre­ser­va­ti­vo.

Arri­ba, Oriol Mit­jà en la se­de de Cos­moCai­xa en Bar­ce­lo­na. En la pá­gi­na an­te­rior, tra­ba­jan­do en la is­la de Lihir, en Pa­púa Nue­va Gui­nea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.