Re­vo­lu­ción XL

Las mu­je­res que usan ta­llas gran­des es­tán obli­gan­do a la in­dus­tria tex­til a de­jar de ig­no­rar­las. Exi­gen mo­da y no so­lo ro­pa. Gra­cias a las re­des so­cia­les e im­pul­sa­das por una nue­va ge­ne­ra­ción que se nie­ga a ves­tir­se co­mo sus abue­las, con­quis­tan el lu­gar q

El País Semanal - - PLACERES - por Car­men Ma­ña­na fo­to­gra­fía de Ana Nan­ce es­ti­lis­mo de Lau­ra Pon­te

EN LA PLAN­TA de mu­jer de unos gran­des al­ma­ce­nes, en un rin­cón al fi­nal del pa­si­llo se en­cuen­tra la sec­ción de ta­llas gran­des. Abri­gos co­coon, ves­ti­dos tú­ni­ca, to­do lar­go, suel­to, hol­ga­do; ex­cep­to unos va­que­ros pi­ti­llo que lu­cen so­bre un mos­tra­dor ca­si co­mo una ex­tra­va­gan­cia, el col­mo de la mo­der­ni­dad y el atre­vi­mien­to en un océano de pren­das os­cu­ras y más so­po­rí­fe­ras que un wés­tern a la ho­ra de la sies­ta. En­tre ellas pa­sean va­rias mu­je­res de me­dia­na edad con un en­tu­sias­mo acor­de a la ofer­ta. “Así es co­mo nos han en­se­ña­do a ves­tir. De azul ma­rino o ne­gro pa­ra di­si­mu­lar. Y na­da de bol­sos pe­que­ños por­que que­da des­pro­por­cio­na­do. Se tra­ta de ir co­mo una me­sa ca­mi­lla o que­dar­te di­rec­ta­men­te en ca­sa”, ex­pli­ca Re­be­ca Gómez Po­lo, fun­da­do­ra jun­to a Ele­na De­ve­sa del por­tal es­pa­ñol We Lo­ver Si­ze, “una web de mo­da y en­cuen­tro pa­ra mu­je­res con cuer­pos que no res­pon­den a los cá­no­nes ac­tua­les de be­lle­za” y que cuen­ta con 168.000 se­gui­do­res en Ins­ta­gram y

134.000 en Fa­ce­book (el Par­ti­do Po­pu­lar tie­ne 177.000). Su nu­me­ro­sa y ac­ti­va co­mu­ni­dad ha­bla de un ni­cho de mer­ca­do his­tó­ri­ca­men­te ig­no­ra­do —el de las plus si­ze, curvys, gor­das, mu­je­res con una ta­lla su­pe­rior a la 44— y de su de­seo de que la in­dus­tria tex­til las tra­te co­mo con­su­mi­do­ras de pri­me­ra cla­se. Im­pul­sa­das por una nue­va ge­ne­ra­ción que se nie­ga a com­par­tir ar­ma­rio con sus abue­las y gra­cias al po­der de las re­des so­cia­les, exi­gen mo­da y no so­lo ro­pa. Igual que si lle­va­sen una 38. Len­ta­men­te, pe­ro de for­ma inexo­ra­ble, es­tán re­vo­lu­cio­nan­do la in­dus­tria. “Se tra­ta de con­se­guir el si­tio que me­re­ce­mos en el sec­tor. Te­ner ac­ce­so a los di­se­ña­do­res y a las ca­de­nas low cost, sen­tir­nos se­xis y lle­var lo que nos dé la ga­na”, ex­pli­ca Tess Ho­lli­day, la mo­de­lo es­ta­dou­ni­den­se que con 1,60 me­tros de al­tu­ra, 120 ki­los y 1,5 mi­llo­nes de se­gui­do­res en Ins­ta­gram se ha con­ver­ti­do en aban­de­ra­da del cre­cien­te y po­de­ro­so mo­vi­mien­to curvy. Una ca­te­go­ría que, de­pen­dien­do de las mar­cas o aso­cia­cio­nes, co­mien­za en una ta­lla 46 (que co­rres­pon­de a 88 cen­tí­me­tros de cin­tu­ra apro­xi­ma­da­men­te) o 44 (83 cen­tí­me­tros). Son lo que el mar­ke­ting ha da­do en lla­mar “mu­je­res reales”, co­mo si las fla­cas, atlé­ti­cas o con po­co pe­cho fue­sen se­res de fan­ta­sía o me­nos mu­je­res que sus con­gé­ne­res más vo­lup­tuo­sas. Gra­cias a in­for­mes co­mo el de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coo­pe­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co, se cal­cu­la que en Es­pa­ña ca­si el 17% de la po­bla­ción ma­yor de 15 años pa­de­ce so­bre­pe­so, pe­ro no exis­ten ci­fras ofi­cia­les so­bre el mer­ca­do de las ta­llas gran­des. Sin em­bar­go, los datos co­rres­pon­dien­tes a Es­ta­dos Uni­dos (con un 38,2% de obe­sos) o Reino Uni­do (26,9%) per­mi­ten ha­cer­se una idea de la im­por­tan­cia ac­tual del sec­tor. El año pa­sa­do, en Es­ta­dos Uni­dos las ven­tas de pren­das de la ta­lla 44 en ade­lan­te as­cen­die­ron a 17.250 mi­llo­nes de eu­ros. Lo que re­pre­sen­ta un 17% más que en 2013; un cre­ci­mien­to dos ve­ces ma­yor que el seg­men­to de tex­ti­les glo­ba­les, tal y co­mo re­co­ge un es­tu­dio de la ase­so­ría NPD Group. Se­gún un in­for­me de la agen­cia Con­lu­mino, en Reino Uni­do —don­de los com­pra­do­res de ta­llas gran­des re­pre­sen­tan ca­si un cuar­to del to­tal— el mer­ca­do XL cre­ce­rá un 24% du­ran­te los dos pró­xi­mos años has­ta al­can­zar los 8.745 mi­llo­nes de eu­ros. Se tra­ta, por tan­to, de un sec­tor re­le­van­te, que evo­lu­cio­na más rá­pi­do y don­de hay me­nos com­pe­ten­cia. ¿Por qué en­ton­ces las mar­cas no se han vol­ca­do en él? Ha­ce ape­nas un año que Za­ra am­plió su ofer­ta has­ta la XXL (una 46), y Vio­le­ta, la en­se­ña de Man­go con pren­das de la 40 a la 52, to­da­vía no ha cum­pli­do cua­tro. Son so­lo dos bue­nos ejem­plos que, jun­to a H&M, vie­nen a su­mar­se a pio­ne­ros co­mo Adol­fo Do­mín­guez —“cuán­tas bo­das y co­mu­nio­nes me ha sal­va­do”, re­cuer­da Bea­triz Ro­me­ro, au­to­ra de We Lo­ver Si­ze— o la ita­lia­na Ma­ri­na Ri­nal­di, crea­da en 1980 por el fun­da­dor del gru­po Max Ma­ra, Achi­lle Ma­ra­mot­ti, y que hoy cuen­ta con 230 tien­das en to­do el mun­do. Na­da que ver con el mer­ca­do del lu­jo, don­de al­gu­nas fir­mas lle­gan tan so­lo has­ta la 40 en sus di­se­ños. Lo sa­be bien la es­ti­lis­ta Be­lén Cla­ver, po­see­do­ra de una 44. “He tra­ba­ja­do en las tien­das don­de los uni­for­mes de las em­plea­das no iban más allá de la 42, así que no me que­da­ba otra que ir con unos pan­ta­lo­nes de H&M. Me lo to­ma­ba con sen­ti­do del hu­mor, pe­ro

si eres una per­so­na in­se­gu­ra, no en­ca­jar en una 40 es co­mo no en­ca­jar en el mun­do”. Una frus­tra­ción que no dis­tin­gue cla­ses. La ac­triz Me­lis­sa McCarthy de­nun­ció que has­ta seis en­se­ñas se ne­ga­ron a ves­tir­la pa­ra la ce­re­mo­nia de en­tre­ga de los Os­car de 2012, en la que es­ta­ba no­mi­na­da co­mo me­jor ac­triz se­cun­da­ria. Ni la re­per­cu­sión me­diá­ti­ca de la al­fom­bra ro­ja ni la po­si­bi­li­dad de aso­ciar su ima­gen a la de una de las es­tre­llas más ta­qui­lle­ras de Holly­wood pa­re­cie­ron com­pen­sar el gas­to ex­tra en te­la. Su co­le­ga Ch­ris­ti­na Hen­dricks con­fir­ma que las mar­cas so­lo ofre­cen ves­ti­dos de la ta­lla XXS (sí, exis­te: 60 cen­tí­me­tros de cin­tu­ra) a la XS. “Es muy mo­les­to que los di­se­ña­do­res te di­gan: ‘Nos en­can­ta Mad Men, nos en­can­tas tú, pe­ro no va­mos a ha­cer­te un ves­ti­do”, ex­pli­ca. Des­de un pun­to de vis­ta pu­ra­men­te em­pre­sa­rial, que mar­cas que ya tra­ba­jan con un tar­get li­mi­ta­do —per­so­nas con al­to po­der ad­qui­si­ti- vo— se au­to­im­pon­gan otra im­por­tan­te res­tric­ción —mu­je­res con cin­tu­ras de me­nos de 74 cen­tí­me­tros— pa­re­ce un sin­sen­ti­do. Pe­ro así fun­cio­na la in­dus­tria del lu­jo. Un gi­gan­te de es­truc­tu­ra pi­ra­midal en cu­ya ba­se se si­túan los per­fu­mes, ga­fas y pa­ñue­los. Pre­ci­sa­men­te los pro­duc­tos que pue­den per­mi­tir­se to­das aque­llas mu­je­res que no cum­plen los dos re­qui­si­tos que de­fi­nen a su clien­ta de prêt-à-por­ter: ser ri­cas y del­ga­das; ob­je­tos que, en mu­chas oca­sio­nes, ali­men­tan el sue­ño de po­seer su mis­ma cin­tu­ra y bol­si­llo. “La ma­yor par­te de las fir­mas de mo­da to­da­vía si­guen an­cla­das en ese mo­de­lo es­té­ti­co de­fi­ni­do por tres pa­la­bras: jo­ven, del­ga­da y be­lla”, ar­gu­men­ta vía email Lu­ca Sol­ca, una de las vo­ces más res­pe­ta­das de la in­dus­tria y je­fe de la di­vi­sión de aná­li­sis de bie­nes de lu­jo del ban­co BNP Pa­ri­bas. Se tra­ta de “un pro­to­ti­po de mu­jer en el que la com­pra­do­ra se ha vis­to obli­ga­da a en­ca­jar si que­ría en­trar en el mun­do de la mo­da; por lo que mi­llo­nes se han vis­to ex­clui­das”, coin­ci­de Qui­co Vidal, director de la con­sul­to­ría de desa­rro­llo y es­tra­te­gia de mar­cas Na­die. El ori­gen de es­te ar­que­ti­po tan cons­tre­ñi­do lo apun­ta Bea­triz Ro­me­ro, de 33 años, coor­di­na­do­ra de We Lo­ver Si­ze y po­li­tó­lo­ga. “Ca­si to­dos los di­se­ña­do­res son hom­bres y pien­san en la mo­da en cla­ve ar­tís­ti­ca.

En Reino Uni­do se es­pe­ra que el mer­ca­do de ta­llas gran­des crez­ca un 24% en dos años has­ta al­can­zar los 8.745 mi­llo­nes de eu­ros

Por ejem­plo, hay un mo­dis­ta es­pa­ñol que ha con­fe­sa­do sin nin­gún re­pa­ro que pre­fie­re ves­tir a mu­je­res sin cur­vas por­que su ro­pa les sien­ta me­jor. Pue­de que sea ver­dad, o no, pe­ro re­fle­ja el fon­do pa­triar­cal y ma­chis­ta que to­da­vía exis­te. Crean unos es­te­reo­ti­pos cor­po­ra­les que nos tie­nen ama­rra­das de una ma­ne­ra te­rro­rí­fi­ca”, de­nun­cia. Atrás que­dó la épo­ca en la que Ru­bens ce­le­bra­ba las re­don­de­ces. El ar­te, que siem­pre ha re­fle­ja­do los cá­no­nes de be­lle­za de ca­da épo­ca, con­fir­ma que, des­de ha­ce ya va­rios si­glos, la del­ga­dez es el ideal im­pe­ran­te. Los aman­tes de las ta­llas gran­des, co­mo Bo­te­ro, son mi­no­ría. Tam­bién en la mo­da. Aun­que ha­ce dé­ca­das que al­gu­nas mar­cas se han de­ja­do se­du­cir por es­tas mu­je­res, lo han he­cho de una ma­ne­ra anec­dó­ti­ca. Ste­lla Ellis, con­si­de­ra­da la pri­me­ra ma­ni­quí de ta­llas gran­des, con­quis­tó la pa­sa­re­la de Jean Paul Gaul­tier en 1992 y pro­ta­go­ni­zó ese mis­mo año su ver­sa­lles­ca cam­pa­ña de pu­bli­ci­dad, más co­men­ta­da por el glo­rio­so es­co­te de la is­rae­lí que por las pren­das que lucía. Cris­ti­na Se­rra­to fue una de las pio­ne­ras en Es­pa­ña. Ha­ce 24 años abrió Ci­be­les des­fi­lan­do jun­to a mu­je­res de to­das las ta­llas. A lo lar­go de su ca­rre­ra ha tra­ba­ja­do pa­ra Ma­ri­na Ri­nal­di, Ele­na Mi­ró… “Cuan­do me pre­gun­ta­ban por mi pro­fe­sión y res­pon­día que era mo­de­lo de ta­llas gran­des, so­lían de­cir­me que si eso real­men­te exis­tía. Me ha pa­sa­do has­ta ha­ce re­la­ti­va­men­te po­co”, re­cuer­da. Pe­ro en los úl­ti­mos cin­co años, ase­gu­ra, la si­tua­ción ha avan­za­do. Y lo prue­ban he­chos co­mo que Ash­ley Graham, usua­ria de una XL, pro­ta- go­ni­za­ra la por­ta­da de Sports Illus­tra­ted, la re­vis­ta es­ta­dou­ni­den­se que sien­ta cá­te­dra so­bre el con­cep­to de bue­no­rra. Sin em­bar­go, es­ta mis­ma mo­de­lo in­ter­pre­ta­ba el pa­sa­do fe­bre­ro el rol de gor­di­ta en el nú­me­ro de Vo­gue USA de­di­ca­do a la di­ver­si­dad. En él com­par­tía pro­ta­go­nis­mo con otras seis ma­ni­quíes de dis­tin­tas et­nias y mis­mo ab­do­men cón­ca­vo. “In­clu­so cuan­do se quiere apos­tar por la di­ver­si­dad hay dis­cri­mi­na­ción”, cri­ti­ca la es­ti­lis­ta Be­lén Cla­ver. “Una mo­de­lo del­ga­da pue­de te­ner una ca­ra ra­ra, fea, ser lo que se lla­ma un ‘ros­tro es­pe­cial’; pe­ro una gor­da tie­ne que ser un be­lle­zón: ‘Es­tá un po­co gor­da, pe­ro es muy gua­pa de ca­ra”. Si la cre­cien­te pre­sen­cia de mo­de­los XL res­pon­de a un ejer­ci­cio cos­mé­ti­co o for­ma par­te de un mo­vi­mien­to sin­ce­ro es dis­cu­ti­ble, pe­ro, en opi­nión de Qui­co Vidal, re­pre­sen­ta un sín­to­ma in­ne­ga­ble de que las plus si­ze es­tán obli­gan­do a la in­dus­tria a de­jar de ig­no­rar­las. “Gra­cias a In­ter­net y las re­des so­cia­les, el con­su­mi­dor ca­da vez tie­ne más po­der y se ha con­ver­ti­do en el cen­tro de las es­tra­te­gias de mar­ca”, se­ña­la el ex­per­to. “Creo que mu­chos di­se­ña­do­res y fir­mas pen­sa­ban que no ha­bía un mer­ca­do en­tre las ta­llas gran­des, pe­ro es­ta­mos de­mos­trán­do­les que no es así”, con­fir­ma a tra­vés de un co­rreo elec­tró­ni­co la blo­gue­ra y ac­ti­vis­ta Tess Ho­lli­day. “Cuan­to más pú­bli­ca­men­te de­man­de­mos lo que que­re­mos, más rá­pi­da­men­te se pro­du­ci­rá el cam­bio. Si a la gen­te no le im­por­ta, tie­nes que con­se­guir que lo ha­ga. Haz que se fi­jen”, sen­ten­cia.

El co­lec­ti­vo es­ta­dou­ni­den­se Gue­rri­lle­ras de la Len­ce­ría lo lo­gró, y con cre­ces, cuan­do el pa­sa­do di­ciem­bre con­vir­tió Ti­mes Squa­re en una im­pro­vi­sa­da pa­sa­re­la. Su ver­sión XL del des­fi­le de Vic­to­ria’s Se­cret —que fue re­co­gi­do por me­dios de to­do el mun­do— reivin­di­ca­ba una di­ver­si­dad cor­po­ral que, se­gún el ana­lis­ta Lu­ca Sol­ca, es to­da­vía “la ex­cep­ción a la re­gla tan­to en shows, cam­pa­ñas o lí­neas de pro­duc­to”. En su opi­nión, “la re­pre­sen­ta­ción de mu­je­res de dis­tin­tas et­nias, aun sien­do de­fi­ci­ta­ria, es mu­cho ma­yor que la de mu­je­res con dis­tin­tas ta­llas”. “Des­gra­cia­da­men­te, hoy gor­da es igual a con­flic­to”, es­pe­ta Ele­na De­ve­sa, fun­da­do­ra de We Lo­ver Si­ze jun­to a Re­be­ca Gómez. “Hay mu­chas mar­cas que si­guen te­nien­do mie­do a to­da la po­lé­mi­ca que pue­de su­po­ner me­ter a una mu­jer gran­de en sus cam­pa­ñas: que si ha­cen apo­lo­gía de la obe­si­dad…”. En la mis­ma lí­nea de ac­ción que su web, don­de no so­lo se dan con­se­jos de mo­da, sino que se de­nun­cian si­tua­cio­nes dis­cri­mi­na­to­rias, se mue­ven otras co­mu­ni­da­des y ac­ti­vis­tas co­mo la ins­ta­gra­me­ra Gaby Fresh, que aca­ba de lan­zar su pro­pia mar­ca de ba­ña­do­res, o Ca­lie Thor­pe, que fue la pri­me­ra co­lum­nis­ta en ha­blar de las ven­tu­ras y des­ven­tu­ras de las mu­je­res con ta­llas gran­des en la edi­ción bri­tá­ni­ca de la re­vis­ta Ma­rie Clai­re. No es­tán so­las. Ico­nos de es­ti­lo con­tem­po­rá­neos co­mo Be­yon­cé, Nic­ki Mi­naj o Beth Dit­to —mu­sa de Gaul­tier— ayu­dan a am­pliar el con­cep­to de be­lle­za y los pa­tro­nes de los di­se­ña­do­res. “No me sien­to ofen­di­da por ver a mu­je­res del­ga­das en las cam­pa­ñas de pu­bli­ci­dad, pe­ro creo que pa­ra que de­ter­mi­na­das ideas ca­len en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo es im­por­tan­te apo­yar­las des­de po­si­cio­nes de po­der co­mo la que os­ten­ta la in­dus­tria de la mo­da”, ar­gu­men­ta Bea­triz Ro­me­ro. Y es­te in­flu­yen­te ne­go­cio tam­bién es­tá cam­bian­do. “El mer­ca­do XL era un ta­bú, pe­ro ha de­ja­do de ser­lo. To­das las mi­ra­das es­tán pues­tas hoy en él”, ase­gu­ra Vio­le­ta An­dic, res­pon­sa­ble de la fir­ma que lle­va su nom­bre e hi­ja del fun­da­dor de Man­go. Des­de 2013, su pro­yec­to, que tras­cien­de el ves­ti­do-vi­si­llo pa­ra ofre­cer ten­den­cias, pren­das ajus­ta­das y cor­tes con­tem­po­rá­neos, ha cre­ci­do has­ta las 100 tien­das —de Ma­drid a Mos­cú— y 700 re­fe­ren­cias por tem­po­ra­da. To­do un éxi­to que, sin em­bar­go, sus­ci­ta una pre­gun­ta pe­lia­gu­da y ex­ten­si­ble a cual­quier gran ca­de­na: ¿por qué crear una nue­va fir­ma en vez de lle­var sim­ple­men­te los di­se­ños de Man­go has­ta la 54? “No fun­cio­na­ría. Ha­cer el mis­mo ves­ti­do pe­ro más gran­de no es la res­pues­ta. El pa­trón de­be ser mu­cho más com­ple­jo pa­ra que sien­te me­jor: las si­sas son dis­tin­tas, se suben los ta­lles pa­ra que sean más con­for­ta­bles, se es­co­gen te­ji­dos más adap­ta­bles”, ar­gu­men­ta An­dic.

Ro­me­ro, que lle­va una 56, coin­ci­de: “No es so­lo la ro­pa. A mí hay co­lla­res y pul­se­ras nor­ma­les que no me cie­rran”. Sin em­bar­go, su com­pa­ñe­ra de We Lo­ver Si­ze, Ele­na De­ve­sa, aña­de un fac­tor so­cio­ló­gi­co. “A mu­cha gen­te no les gus­tan las curvys ni com­par­tir tien­da con ellas: ‘¿Có­mo voy a com­prar yo en un si­tio de gor­das?”, apun­ta. Con o sin gor­do­fo­bia, el ne­go­cio pros­pe­ra. An­dic se­ña­la or­gu­llo­sa que Vio­le­ta ya es tan im­por­tan­te en tér­mi­nos de fac­tu­ra­ción co­mo las di­vi­sio­nes de hom­bre y ni­ño de Man­go. Se tra­ta de un ne­go­cio en ex­pan­sión cu­ya ven­ta a tra­vés de In­ter­net re­pre­sen­ta el 30% del to­tal. Y es que las bou­ti­ques on­li­ne han re­vo­lu­cio­na­do el sec­tor de las ta­llas gran­des: no so­lo per­mi­ten a la con­su­mi­do­ra ac­ce­der a mar­cas de to­do el mun­do, sino que les evi­tan, tal y co­mo la de­fi­ne Ro­me­ro, la “in­fer­nal” ex­pe­rien­cia del pro­ba­dor, a ve­ces equi­pa­do con lu­ces que pa­re­cen es­co­gi­das por sá­di­cos-psi­quia­tras ávi­dos de pa­cien­tes. “Yo me com­pro to­do on­li­ne. Has­ta las bra­gas”, con­fir­ma Ro­me­ro. Pe­se al vas­to uni­ver­so que ha abier­to la Red, la ofer­ta si­gue sien­do más li­mi­ta­da que la de­man­da. “Veo co­sas que me gus­ta­ría com­prar y que si las hi­cie­sen más gran­des me que­da­rían ge­nial y si no lo ha­cen es por­que no les da la ga­na”, se que­ja Ro­me­ro. Ma­riah Cha­se, CEO de la fir­ma de ta­llas gran­des Elo­quii, con­fir­ma­ba a la ca­de­na CNBC que, aun­que se es­ti­ma que un 65% de las mu­je­res es­ta­dou­ni­den­ses lle­van más de una 46, es­te sec­tor so­lo re­pre­sen­ta el 18% de las ven­tas de ro­pa. Con un mar­gen de cre­ci­mien­to tan gran­de y una sen­si­bi­li­dad glo­bal que, en pa­la­bras de Qui­co Vidal, es­tá vi­ran­do ha­cia un mo­de­lo fe­me­nino más li­bre y di­ver­so, pa­re­ce que la de las curvys y plus si­ze no se­rá una mo­da pa­sa­je­ra, sino una co­rrien­te que mo­di­fi­ca­rá el sec­tor. Aun­que sea a me­dio pla­zo. “Va­mos en esa di­rec­ción. La in­dus­tria de la mo­da se adap­ta­rá por­que no le que­da más re­me­dio. La gen­te se lo va a exi­gir”, con­fía De­ve­sa, que, a tra­vés de su web, es tes­ti­go di­rec­to de có­mo las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes de con­su­mi­do­ras reac­cio­nan du­ra­men­te cuan­do una cam­pa­ña de pu­bli­ci­dad so­lo re­pre­sen­ta un ca­non de be­lle­za. Co­mo ad­vier­te Tess Ho­lli­day, “el cam­bio es­tá en mar­cha. Que to­do el mun­do es­té pre­pa­ra­do”.

“El mer­ca­do XL era un ta­bú, pe­ro ha de­ja­do de ser­lo. To­das las mi­ra­das es­tán pues­tas en él”, ase­gu­ra Vio­le­ta An­dic

Re­be­ca Gómez Po­lo Fun­da­do­ra de la web We Lo­ver Si­ze. 34 años. Ta­lla 50. “Hay un mo­vi­mien­to body pos­si­ti­ve ma­ra­vi­llo­so que en­glo­ba a aque­llas mu­je­res que tie­nen al­gún com­ple­jo cor­po­ral, y que al fi­nal so­mos to­das”. Ves­ti­do de Cos.

Cris­ti­na Se­rra­to Pe­rio­dis­ta, ac­triz y coach. 42 años. Ta­lla 44. “Ha­ce 20 años la ro­pa era os­cu­ra y an­cha y, a ve­ces, ca­ra. A mí me gus­ta­ban los co­lo­res e ir apre­ta­da, así que me la cus­to­mi­za­ba. Con Za­ra y H&M to­do cam­bió”. Ves­ti­do de Sport­max.

Ele­na De­ve­sa (Iz­quier­da) Co­fun­da­do­ra de We Lo­ver Si­ze. 33 años. Ta­lla 48. “El au­men­to de ta­llas res­pon­de más a un ejer­ci­cio de mar­ke­ting que a una ofer­ta real. Yo voy de com­pras a la Gran Vía con mis ami­gas y ten­go tres op­cio­nes. Ellas, 300”. Ves­ti­do de Ba&sh.

Li­dia López Mi­guel Edi­to­ra. 34 años. Ta­lla 50. “De ado­les­cen­te, cuan­do iba de com­pras siem­pre aca­ba­ba llo­ran­do por­que to­da la ro­pa que ha­bía era de se­ño­ra. No en­ten­día por qué no po­día ves­tir­me co­mo mis ami­gas”. Par­ka de Cos.

Lucía Vi­la­ma­lla Orihue­la

Ma­qui­lla­do­ra. 23 años. Ta­lla 44. “Ver a mo­de­los e in­fluen­cers más di­ver­sas

me ha ser­vi­do pa­ra sen­tir­me más a gus­to con­mi­go mis­ma y ha­cer que los de­más tam­bién

se sien­tan así”. Cha­que­ta de Ma­re­lla.

Luz Fer­nán­dez Gar­cía Ar­qui­tec­ta y em­pre­sa­ria gas­tro­nó­mi­ca. 42 años. Ta­lla 44. “Hay al­go ti­rá­ni­co en los di­se­ña­do­res que bus­can mo­de­los de mu­jer que se adap­ten a su ro­pa y no al re­vés”. Ca­mi­sa de Ralph Lau­ren y fal­da de Cal­vin Klein.

Fior Pi­men­tel Pu­jol Em­plea­da do­més­ti­ca.

35 años. Ta­lla 46. “En Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, de don­de yo ven­go, las mu­je­res ex­hi­ben con ale­gría y li­ber­tad sus cur­vas. No tie­nen tan­tos com­ple­jos co­mo aquí”.

Bo­di de Wol­ford.

Ma­qui­lla­je: He­le­na Lié­ba­na (Cool). Pe­lu­que­ría: Ma­nu Fer­nán­dez (Cool). Ayu­dan­te de fo­to­gra­fía: Ale­jan­dro

Ama­res. Re­to­que: Hof­fa MM. Equi­po fo­to­grá­fi­co: Ja­vier Sanz.

Be­lén Cla­ver Mo­ri­llas

Es­ti­lis­ta. 25 años. Ta­lla 44. “Las mar­cas in­gle­sas lle­van mu­cha ven­ta­ja a las es­pa­ño­las.

Com­pro ca­si to­do on­li­ne. El úni­co pro­ble­ma es el ta­lla­je,

de­be­rían uni­fi­car­lo: una 46 de Za­ra es una 42 de H&M”. Ves­ti­do de An­to­nio Gar­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.