NA­VE­GAR AL DES­VÍO

En Es­pa­ña, des­de el co­mien­zo de la cri­sis has­ta hoy, la bre­cha sa­la­rial en­tre hom­bres y mu­je­res se ha agran­da­do y ron­da un 25%.

El País Semanal - - SUMARIO - Por Ma­nuel Rivas

HOY HE VIS­TO la “mano in­vi­si­ble” del mer­ca­do. Ha­bía leí­do y oí­do al­gu­nas his­to­rias so­bre esa mano. Per­te­ne­cía a Adam Smith, el gran fi­ló­so­fo, pre­cur­sor del li­be­ra­lis­mo mo­derno. Su idea se­ría que una “mano in­vi­si­ble”, sin in­ter­fe­ren­cia po­lí­ti­ca, re­gu­la­ría de for­ma efi­caz y equi­li­bra­da la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Adam Smith no era al­guien que lo mi­die­se to­do por el va­lor de cam­bio. Al con­tra­rio, era una per­so­na de fir­me­za éti­ca y a su obra más que­ri­da le pu­so el tí­tu­lo de Teo­ría de los sen­ti­mien­tos mo­ra­les (1759). Fren­te al pen­sa­mien­to más co­mún en su épo­ca, y en la nues­tra, de­fen­dió que no era el egoís­mo lo más de­fi­ni­to­rio del ser hu­mano, sino la ca­pa­ci­dad de sen­tir sim­pa­tía, de com­par­tir el do­lor ajeno. Aso­cia­ba la cohe­sión so­cial a un or­den jus­to. Pe­ro a Adam Smith le sus­tra­je­ron la “mano in­vi­si­ble”. Hi­cie­ron de ese con­cep­to un tí­te­re pa­ra dar co­ber­tu­ra teó­ri­ca a un fa­na­tis­mo mer­can­ti­lis­ta. La “mano in­vi­si­ble” ma­ne­ja­da por un cru­pier en­lo­que­ci­do. Pe­ro la mano in­vi­si­ble que yo he vis­to es la mano de un jo­ven que des­de ha­ce años se ga­na la vi­da en el mer­ca­do mu­ni­ci­pal don­de sue­lo ha­cer la com­pra. La ex­tra­ñe­za de ver esa mano ex­ten­di­da, pi­dien­do. Es­pe­ra­ba siem­pre con ellas, con las ma­nos, en los bol­si­llos. Has­ta que lo re­cla­ma­ba al­guien pa­ra ha­cer de trans­por­tis­ta de la com­pra. La ma­yo­ría, an­cia­nas o gen­te im­po­si­bi­li­ta­da pa­ra lle­var car­gas. Per­so­nas so­li­ta­rias a las que tam­bién da­ba con­ver­sa­ción. Sim­pa­tía. Le lla­ma­ban, le lla­man, por el apo­do de Eu­ro. ¡Oye, Eu­ro! Fla­co y fi­bro­so co­mo un jun­co, ha­cía su tra­ba­jo con di­li­gen­cia, las bol­sas bien su­je­tas y la ca­be­za er­gui­da a la ma­ne­ra de un yo­gui, abrien­do pa­so. Aho­ra, Eu­ro ex­tien­de la mano. Des­de ni­ño, se ha­bía ga­na­do la vi­da de por­ta­dor. Es­tá ten­so, pe­ro su mi­ra­da si­gue sien­do gi­ra­to­ria, co­mo un periscopio, con la es­pe­ran­za de que al­guien lo re­cla­me. Me cuen­ta que ape­nas tie­ne “trans­por­tes”. Hay per­so­nas an­cia­nas que lle­van ellas las bol­sas, o que arras­tran un ca­rri­to por las cues­tas. Le di­cen: “Lo sien­to, Eu­ro”. Pe­ro tie­nen que aho­rrar has­ta el úl­ti­mo cén­ti­mo. “Hay gen­te”, me di­ce, “que ya ni en­cien­de la luz por la no­che”. Es un ex­per­to en vi­das pre­ca­rias. Lás­ti­ma que no lo con­vo­quen a un Con­se­jo de Mi­nis­tros. Ch­ris­tian Fel­ber, profesor de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Vie­na, ha pro­pues­to sus­ti­tuir el pro­duc­to in­te­rior bru­to, co­mo des­al­ma­do in­di­ca­dor de la ri­que­za de un país, por otra for­ma de me­dir: el Ba­lan­ce del Bien Co­mún. Más rea­lis­ta, más ho­nes­ta. Una “reali­dad in­te­li­gen­te” que pon­dría en evi­den­cia el ta­ma­ño de las bre­chas. Eu­ro es cons­cien­te de vi­vir en una bre­cha, y por eso ex­tien­de su mano vi­si­ble y va­cía y su ca­be­za gi­ra con­ti­nua­men­te co­mo un periscopio an­gus­tia­do. Ca­da vez hay más gen­te caí­da en las bre­chas. El Go­bierno di­ce que he­mos sa­li­do de la cri­sis. Eso se­rá en el PIB. Des­de un Ba­lan­ce del Bien Co­mún, es un error equi­vo­ca­do. Vi­vi­mos una pos­cri­sis es­pa­ño­la de re­cu­pe­ra­ción regresiva, don­de se agran­dan las bre­chas. De­be­rían in­cor­po­rar esa in­for­ma­ción a los es­pa­cios de meteorología. Por­que hay mu­cha gen­te que sa­le de ca­sa, des­in­for­ma­da, y se cae en una bre­cha. Te­ne­mos la bre­cha de la de­sigual­dad sa­la­rial. Los eje­cu­ti­vos ga­nan co­mo me­dia un 30% más que cuan­do se ori­gi­nó la cri­sis. El in­cre­men­to es ma­yor en los al­tos eje­cu­ti­vos. Los tra­ba­ja­do­res han per­di­do en ese pe­rio­do más de un 11% de po­der ad­qui­si­ti­vo. Un eje­cu­ti­vo del Ibex 35 ga­na 112 ve­ces el suel­do me­dio de la com­pa­ñía y el equi­va­len­te a lo que co­bran 227 em­plea­dos con el sa­la­rio ba­jo. En Is­lan­dia, el Go­bierno ha es­ta­ble­ci­do por de­cre­to la igual­dad sa­la­rial de mu­je­res y hom­bres. En Es­pa­ña, des­de el co­mien­zo de la cri­sis has­ta hoy, esa bre­cha se ha agran­da­do y ron­da un 25%. Po­dría­mos de­cir que las mu­je­res tra­ba­jan una me­dia de 45 días gra­tis al año. Es­tá la gran bre­cha de los con­tra­tos la­bo­ra­les. Es­pa­ña es el país de Eu­ro­pa con ma­yor nú­me­ro de con­tra­tos tem­po­ra­les, sin con­tar los “fal­sos au­tó­no­mos” y los “fal­sos be­ca­rios”. La ge­ne­ra­li­za­ción de un mun­do la­bo­ral en pre­ca­rio. La cla­se ge­ne­ra­da por la Re­cu­pe­ra­ción Regresiva es la de los “tra­ba­ja­do­res po­bres”. ¿Qué de­cir de la bre­cha de las ren­tas? En vez del mi­la­gro es­pa­ñol, hay que ha­blar de un Es­ta­do de ver­güen­za. “La Co­mi­sión Eu­ro­pea si­túa a Es­pa­ña a la ca­be­za de la de­sigual­dad por ren­ta de la UE” (EL PAÍS, 15-1-2018). Gran­des bre­chas que crean otras bre­chas fu­tu­ras: la in­cer­ti­dum­bre de las pen­sio­nes. Bueno, ¡me voy a ver Ope­ra­ción Triun­fo!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.