PA­LOS DE CIE­GO

Es muy pro­ba­ble que en el ac­tual cli­ma po­lí­ti­co ca­ta­lán, quien se atre­va a de­cir Ge­ro­na en vez de Gi­ro­na se­rá til­da­do de adep­to al ré­gi­men fran­quis­ta.

El País Semanal - - SUMARIO - Por Javier Cer­cas

YO DE­BE­RÍA ha­ber con­ta­do aquí mu­cho an­tes es­ta his­to­ria. Si no lo hi­ce fue, su­pon­go, por pu­dor, por un sen­ti­do qui­zá equi­vo­ca­do de la gra­ti­tud, por ver­güen­za aje­na, por una se­rie de ra­zo­nes que ni yo mis­mo se­ría ca­paz de pre­ci­sar. No la cuen­to aho­ra por­que crea que va­ya a ser­vir de na­da, por­que lo cier­to es que yo no creo que, hoy por hoy, en Ca­ta­lu­ña ya na­da va­ya a ser­vir de na­da, y mu­chí­si­mo me­nos con­tar una ni­mie­dad co­mo es­ta; la cuen­to só­lo pa­ra no se­guir re­pro­chán­do­me que no la he con­ta­do. Ocu­rrió en sep­tiem­bre de 2012, jus­to des­pués de la gran ma­ni­fes­ta­ción que su­pu­so el ini­cio ofi­cial del lla­ma­do pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta. Por en­ton­ces pu­bli­qué una no­ve­la que trans­cu­rría en Ge­ro­na, mi ciu­dad, y mi edi­to­rial tu­vo la idea de or­ga­ni­zar una rue­da de pren­sa en el Ayun­ta­mien­to, así que se pu­so en con­tac­to con la al­cal­día; por en­ton­ces el al­cal­de de Ge­ro­na era Car­les Puig­de­mont, quien no só­lo nos ofre­ció una sa­la pa­ra ce­le­brar el ac­to, sino que se ofre­ció él mis­mo pa­ra pre­sen­tar­lo. Yo no co­no­cía per­so­nal­men­te a Puig­de­mont, o ape­nas lo co­no­cía de vis­ta, y cuan­do me lo pre­sen­ta­ron, el mis­mo día de la rue­da de pren­sa, le di las gra­cias de to­do co­ra­zón por su ge­ne­ro­sa hos­pi­ta­li­dad. Ya en el ac­to, el al­cal­de es­tu­vo muy cor­dial, lo que tal vez ex­pli­ca que en de­ter­mi­na­do mo­men­to, me­dio en se­rio y me­dio en bro­ma, se me ocu­rrie­se pro­po­ner­le una cam­pa­ña ins­ti­tu­cio­nal de la al­cal­día en fa­vor de que la gen­te, cuan­do ha­bla cas­te­llano, vuel­va a de­cir “Ge­ro­na”, que es co­mo se di­ce Ge­ro­na en cas­te­llano, igual que, cuan­do ha­bla­mos en ca­ta­lán, de­ci­mos “No­va York” o “Mi­là” o “Sa­ra­gos­sa” y no “New York” o “Mi­lano” o Za­ra­go­za. Es muy pro­ba­ble que, en el ac­tual cli­ma po­lí­ti­co ca­ta­lán, co­se­che una ce­rra­da sal­va de aplau­sos al­guien que afir­me que quien di­ce en cas­te­llano Ge­ro­na lo ha­ce por mo­ti­vos po­lí­ti­cos, pa­ra reivin­di­car la per­te­nen­cia de Ge­ro­na a Es­pa­ña (lo que equi­va­le a afir­mar que quien di­ce en ca­ta­lán “No­va York” lo ha­ce pa­ra reivin­di­car la per­te­nen­cia a Ca­ta­lu­ña de Nue­va York); pe­ro en­ton­ces aún no vi­vía­mos en es­te cli­ma. O eso creía yo. Por­que en aquel mo­men­to Puig­de­mont, que has­ta en­ton­ces se ha­bía com­por­ta­do con nor­ma­li­dad, inun­dó la sa­la con una den­sí­si­ma pol­va­re­da de pa­la­bras a tra­vés de la cual ape­nas pu­de vis­lum­brar con cla­ri­dad tres co­sas. La pri­me­ra es que se ha­bía to­ma­do ab­so­lu­ta­men­te en se­rio mi pro­pues­ta, y que no le ha­bía gus­ta­do ab­so­lu­ta­men­te na­da. La se­gun­da es que en su bre­ví­si­ma con­tes­ta­ción ha­bía usa­do la pa­la­bra “Fran­co” cua­tro o cin­co ve­ces por lo ba­jo. La ter­ce­ra es que pa­re­cía ha­ber es­gri­mi­do el si­guien­te ra­zo­na­mien­to, di­cho sea con el má­xi­mo res­pe­to por esa pa­la­bra: da­do que la dic­ta­du­ra ha­bía per­se­gui­do el ca­ta­lán y ha­bía im­pe­di­do ha­cer un uso ofi­cial del to­pó­ni­mo “Gi­ro­na”, aho­ra, pa­ra com­pen­sar ese atro­pe­llo, ha­bía que de­cir “Gi­ro­na” tam­bién en cas­te­llano, fue­se o no fue­se co­rrec­to. Eso fue to­do: esa es la mí­ni­ma anéc­do­ta. La ver­dad es que, cuan­do ocu­rrió, no me in­quie­tó en ab­so­lu­to, es po­si­ble in­clu­so que el ar­gu­men­to de mi an­fi­trión me pa­re­cie­ra una sim­pá­ti­ca ex­cen­tri­ci­dad; pe­ro aho­ra, cuan­do to­do ha cam­bia­do tan­to en Ca­ta­lu­ña y Puig­de­mont es quien es y su for­ma de ver el mun­do y de ra­zo­nar pa­re­ce ha­ber­se ge­ne­ra­li­za­do, ya no pue­do pen­sar de la mis­ma ma­ne­ra. En Qué es­tá pa­san­do en Ca­ta­lu­ña es­cri­be Eduar­do Men­do­za que en los úl­ti­mos tiem­pos, “es­pe­cial­men­te en Ca­ta­lu­ña, la fi­gu­ra de Fran­co y su dic­ta­du­ra se sa­can en pro­ce­sión pa­ra jus­ti­fi­car ac­tua­cio­nes o in­va­li­dar las del con­tra­rio” y que “Fran­co se ha con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te al que se pue­de atri­buir to­do o ca­si to­do cuan­to su­ce­de y cu­ya in­vo­ca­ción jus­ti­fi­ca ideas, sen­ti­mien­tos y ac­cio­nes”. Es de­cir, Fran­co es una ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra no pen­sar, o, si se pre­fie­re, pa­ra pen­sar sin la más mí­ni­ma ló­gi­ca: pa­ra pen­sar, por ejem­plo, que una in­jus­ti­cia his­tó­ri­ca se pue­de co­rre­gir fo­men­tan­do un dis­pa­ra­te lin­güís­ti­co. La pre­gun­ta es qué ocu­rre en una so­cie­dad en que se vuel­ve co­mún y co­rrien­te un ti­po de pen­sa­mien­to que pres­cin­de del víncu­lo con lo ra­cio­nal, o en el que tal víncu­lo se vuel­ve se­cun­da­rio o anec­dó­ti­co. Y la res­pues­ta es, me te­mo, que en ese lu­gar no exis­te el me­nor mo­ti­vo pa­ra el op­ti­mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.