CREA­DO­RES Y CREA­CIO­NES

Al­fie Lin, gran ar­tis­ta flo­ral

El País Semanal - - SUMARIO - POR YO­LAN­DA MONGE FO­TO­GRA­FÍA DE EDUAR­DO NA­VE

CAN­TA­BA MA­RÍA Do­lo­res Pra­de­ra en Ama­rra­di­tos: “No se es­ti­la, / ya sé que no se es­ti­la, / que te pon­gas pa­ra ce­nar jaz­mi­nes en el ojal…”. Aten­dien­do a uno de los ar­tis­tas flo­ra­les más im­por­tan­tes del mo­men­to, la es­tro­fa de la Gran Se­ño­ra de la Can­ción si­gue más vi­gen­te que nun­ca. “¡La ver­dad es que ni si­quie­ra co­no­cía la tra­di­ción!”, con­fie­sa Al­fie Lin, en­tre pi­lla­do por sor­pre­sa y cu- rio­so por la cos­tum­bre del lla­ma­do bo­to­nier (del fran­cés bou­ton­niè­re), de­co­ra­ción flo­ral usa­da, en ge­ne­ral por los hom­bres, y que su­po­ne la co­lo­ca­ción de una flor en el ojal. Su­pe­ra­da la bre­cha cos­tum­bris­ta, la ba­rre­ra del idio­ma (tra­duc­ción del chino al es­pa­ñol) y sa­bien­do que Lin es más da­do a reivin­di­ca­cio­nes me­dioam­bien­ta­les que es­ti­lís­ti­cas, es­te crea­dor tai­wa­nés trans­for­mó es­te pa­sa­do oto­ño un pa­tio cor­do­bés en “un va­lle de ma­ri­po­sas”. Se­lec­cio­na­do co­mo uno de los ocho ar­tis­tas mun­dia­les que com­pe­tían en Flo­ra, el pri­mer cer­ta­men de la gran ce­le­bra­ción de las flo­res que na­ció con la vo­ca­ción de con­ver­tir­se en una ci­ta im­pres­cin­di­ble de la agen­da cul­tu­ral cor­do­be­sa, Lin se ins­pi­ró en una agua­da de tin­ta chi­na “pa­ra crear un es­pa­cio in­fi­ni­to con pin­ce­la­das sim­ples, más allá de las pro­pias for­mas, don­de las or­quí­deas si­mu­len ser ma­ri­po­sas”. Pa­ra Al­fie Lin (Tai­péi, Chi­na, 1973), cu­ya in­fan­cia trans­cu­rrió ju­gan­do en un pa­tio de la fa­mi­lia de su pa­dre don­de ha­bía plan­tas pe­ro que no le de­jó hue­lla al­gu­na, la lla­ma­da a la crea­ción flo­ral es­tu­vo de­ter­mi­na­da por su pri­mer tra­ba­jo. Un jo­ven Lin co­men­zó a ga­nar­se su pri- mer jor­nal co­mo re­par­ti­dor en una flo­ris­te­ría. “En­ton­ces des­cu­brí que las flo­res eran mu­cho más que la ex­pre­sión de amor en­tre dos aman­tes, mu­cho más que el ra­mo de una no­via”, ex­pli­ca a la tra­duc­to­ra chi­na, que de­vuel­ve el diá­lo­go en un es­pa­ñol con de­je asiá­ti­co y ba­ña­do por un dul­ce acen­to an­da­luz. “No ha­bía día que no aca­ba­ra mi jor­na­da lle­van­do flo­res a un ta­na­to­rio”, re­la­ta Lin. “La flo­res son pura vi­da in­clu­so en la muer­te, trans­mi­ten to­dos los sen­ti­mien­tos hu­ma­nos”, ma­ti­za. Lin pon­ti­fi­ca que las flo­res no so­lo re­ga­lan be­lle­za vi­sual, sino que su­po­nen una pro­fun­da ex­pe­rien­cia emo­cio­nal y de co­ne­xión con la na­tu­ra­le­za. Qui­zá por ello, una de sus

obras más re­co­no­ci­das es el lla­ma­do Fo­rest Bus, el au­to­bús 203 Kuan­gHua, que re­co­rrió du­ran­te cin­co días en ma­yo del año pa­sa­do las ca­lles de Tai­péi con los asien­tos cu­bier­tos de mus­go y exu­be­ran­tes plan­tas y flo­res ocu­pan­do su in­te­rior. El au­to­bús del bos­que ofre­ció du­ran­te unos días una ex­pe­rien­cia muy di­fe­ren­te a sus ha­bi­tual­men­te es­tre­sa­dos pa­sa­je­ros. El olor a na­tu­ra­le­za los em­bria­gó. La ca­sa ver­de ro­dan­te los cau­ti­vó. El tra­jín del día a día te­nía una re­com­pen­sa que col­ma­ba los sen­ti­dos. Lin lle­gó a Cór­do­ba pre­ce­di­do de aquel gran éxi­to. En la ciu­dad de los ome­yas, arran­có las pe­ren­nes ho­jas de un oli­vo de una en­ci­na pa­ra cu­brir sus des­nu­das ra­mas de bu­gan­vi­llas y or­quí­deas. El cen­tro del pa­tio, ro­to por una fuen­te, re­ci­bía la som­bra, que em­pe­za­ba a en­co­ger­se, de un naranjo. “Es el en­cuen­tro en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te”, fi­lo­so­fa Lin en la ciu­dad del ca­li­fa­to mien­tras se oye el ta­ñi­do de las cam­pa­nas de la mez­qui­ta-ca­te­dral so­bre su sua­ve ha­blar chino. “La ex­po­si­ción es efí­me­ra”, pro­si­gue, “pe­ro los sen­ti­mien­tos que de­ja per­du­ran en el re­cuer­do”. Co­mo el ta­ñi­do de una cam­pa­na. Que ya nun­ca se ol­vi­da.

Al­fie Lin, en el mon­ta­je de su obra en el pa­tio cor­do­bés de la Fun­da­ción An­to­nio Ga­la, pa­ra el cer­ta­men in­ter­na­cio­nal Flo­ra. Arri­ba, en el cen­tro, ins­tan­tá­nea del in­te­rior del au­to­bús del bos­que que creó en Tai­wán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.