RE­POR­TA­JE

La re­cien­te do­na­ción de Pa­tri­cia Phelps de Cis­ne­ros a seis mu­seos in­ter­na­cio­na­les es un hi­to que cons­ta­ta el pa­pel que pa­tro­nos y fi­lán­tro­pos desem­pe­ñan en un ám­bi­to de pre­su­pues­tos tan men­guan­tes co­mo la cul­tu­ra. La fe­ria Art Ba­sel Mia­mi Beach es una bue

El País Semanal - - SUMARIO - Por amor al ar­te (la­tino)

LA CI­TA es en un an­ti­guo gim­na­sio, cer­ca del mo­der­ní­si­mo dis­tri­to del di­se­ño de Mia­mi, ba­jo el obli­ga­to­rio sol de jus­ti­cia que bri­lla en la ca­pi­tal la­ti­na de Es­ta­dos Uni­dos. So­bre la fa­cha­da de es­te edi­fi­cio de ai­res in­dus­tria­les se pro­yec­ta una pe­lí­cu­la de tí­tu­lo des­co­no­ci­do. La cin­ta es­tá pro­ta­go­ni­za­da por adi­ne­ra­dos miem­bros de la so­cie­dad cu­ba­na en la vís­pe­ra de la re­vo­lu­ción. Al­gu­nos de los des­cen­dien­tes de esos ros­tros anó­ni­mos, reu­ni­dos tras su­ce­si­vos exi­lios a lo lar­go y an­cho de la geo­gra­fía ame­ri­ca­na, se en­cuen­tran en la re­cep­ción que tie­ne lu­gar en el in­te­rior. Es­ta­mos en la se­de de la fun­da­ción que la gran co­lec­cio­nis­ta Ella Fon­ta­nals-Cis­ne­ros tie­ne en Mia­mi. Es la lla­ma­da CIFO, nombre que in­vier­te su ape­lli­do com­pues­to, en el que se mez­clan orí­ge­nes ca­ta­la­nes y ca­na­rios. Sin con­tar los de su ex­ma­ri­do, el pro­pie­ta­rio de la Pep­si ve­ne­zo­la­na, al que co­no­ció du­ran­te su exi­lio en Ca­ra­cas. Allí cre­ció tras aban­do­nar su Cu­ba na­tal. Ca­da mes de di­ciem­bre, cuan­do arran­ca la fe­ria Art Ba­sel Mia­mi Beach, es­ta mu­jer de edad im­pre­ci­sa, ves­ti­da con tra­je de cha­que­ta y de­por­ti­vas, abre las puer­tas del lu­gar y cuel­ga de sus pa­re­des un pu­ña­do de obras de su co­lec­ción, for­ma­da por un to­tal de 3.200 pie­zas. En es­ta oca­sión, el ho­nor es de tres gran­des fi­gu­ras de la abs­trac­ción cu­ba­na: Lo­ló Sol­de­vi­lla, San­du Da­rié y Car­men He­rre­ra. Es­qui­van­do lien­zos geo­mé­tri­cos, la co­lec­cio­nis­ta se ale­ja del bu­lli­cio y em­pie­za a re­cor­dar có­mo co­no­ció a He­rre­ra cuan­do to­da­vía no ha­bía ven­di­do ni un so­lo cua­dro. “Pen­sé que se­ría una mu­cha­cha jo­ven”, son­ríe. “En reali­dad, te­nía 87 años”. Un de­ce­nio y me­dio más tar­de, He­rre­ra se ha con­ver­ti­do en una de las ar­tis­tas vi­vas más co­ti­za­das, pre­sen­te en las co­lec­cio­nes del MO­MA y la Ta­te Mo­dern. Con 102 años, ba­tió su pro­pio ré­cord en no­viem­bre al ven­der una obra pin­ta­da en 1956, Un­titled (Oran­ge and Black), por 1.800.000 dó­la­res (1.470.000 eu­ros) en una subas­ta en Nue­va York. Sin el apo­yo brin­da­do por co­lec­cio­nis­tas co­mo Fon­ta­nals-Cis­ne­ros, pue­de que hu­bie­ra per­ma­ne­ci­do en el ol­vi­do. El des­cu­bri­mien­to de ar­tis­tas co­mo He­rre­ra ha pro­gre­sa­do en pa­ra­le­lo al del pro­pio ar­te la­tino, que no de­ja de su­pe­rar plus­mar­cas des­de ha­ce una dé­ca­da. “Mu­chos lo veían co­mo un ar­te in­fe­rior, naíf o atra­sa­do”, se­ña­la la co­lec­cio­nis­ta, que se in­tere­só por los ar­tis­tas ve­ne­zo­la­nos des­de su más tem­pra­na ju­ven­tud. “Yo nun­ca tu­ve esa vi­sión. Siem­pre me pa­re­ció que es­ta­ba al ni­vel de cual­quier otra tra­di­ción. Gra­cias a un ma­yor co­no­ci­mien­to, a las mues­tras or­ga­ni­za­das por los mu­seos y tam­bién al es­fuer­zo de per­so­nas co­mo yo, he­mos sa­li­do de esa in­de­sea­ble si­tua­ción”. La su­cur­sal en Flo­ri­da de la fe­ria sui­za Art Ba­sel, fun­da­da en Ba­si­lea en los se­ten­ta, lle­va ce­le­brán­do­se des­de 2002 jun­to a la pla­ya de Mia­mi, me­ca tu­rís­ti­ca de cli­ma aca­ri­cian­te y ex­qui­si­ta ar­qui­tec­tu­ra art dé­co. En 15 edi­cio­nes, el nú­me­ro de ga­le­rías se ha mul­ti­pli­ca­do por dos, y sus par­ti­ci­pan­tes, por tres. Art Ba­sel Mia­mi Beach se ha con­ver­ti­do en pun­to de en­cuen­tro pa­ra los co­lec­cio­nis­tas del pa­no­ra­ma la­ti­noa­me­ri­cano, co­lec­ti­vo que pro­si­gue su ex­pan­sión. “El nor­te y el sur de Amé­ri­ca se da ci­ta en Mia­mi. Aquí es don­de se en­cuen­tra la éli­te so­cio­eco­nó­mi­ca del con­ti­nen­te y, co­mo tal, era un lu­gar pro­pi­cio pa­ra el ar­te. Los me­xi­ca­nos no van a Bra­sil ni los bra­si­le­ños a Mé­xi­co. Pe­ro to­dos vie­nen a Mia­mi. La fe­ria ayu­dó a ca­ta­li­zar la es­ce­na del co­lec­cio­nis­mo. Al­gu­nos ve­nían con sus ami­gos de va­ca­cio­nes a Mia­mi. Y, ya de pa­so, se pa­sea­ban por la fe­ria. Así, esos ami­gos cul­ti­va­ron el gus­to

Ella Fon­ta­nals-Cis­ne­ros: “Mu­chos veían el ar­te la­tino co­mo naíf o atra­sa­do. Gra­cias al es­fuer­zo de per­so­nas co­mo yo, he­mos sa­li­do de esa in­de­sea­ble si­tua­ción”

por el ar­te y em­pe­za­ron a crear sus pro­pias co­lec­cio­nes. 16 años des­pués de aque­lla pri­me­ra edi­ción, no so­lo hay una es­ce­na del co­lec­cio­nis­mo en Mé­xi­co y Bra­sil, don­de ya exis­tía des­de ha­ce dé­ca­das, sino tam­bién en lu­ga­res co­mo Chi­le, Pe­rú, Co­lom­bia o Puer­to Ri­co”, re­la­ta Marc Spie­gler, di­rec­tor glo­bal de Art Ba­sel. Hi­jo de cu­ba­nos que na­ció en Bue­nos Ai­res, cre­ció en Co­lom­bia y se ins­ta­ló en Mia­mi en 1968, Jor­ge Pé­rez es hoy uno de los hom­bres más ri­cos de Es­ta­dos Uni­dos gra­cias a su im­pe­rio in­mo­bi­lia­rio. Des­de su des­pa­cho en Vi­lla Cris­ti­na, man­sión al bor­de del mar en el ba­rrio de Co­co­nut Gro­ve, que sue­le abrir una vez al año, du­ran­te la se­ma­na del ar­te en Mia­mi, en un con­cu­rri­do brunch, afir­ma ta­jan­te: “El ar­te la­ti­noa­me­ri­cano lle­va­ba dé­ca­das sien­do mal­tra­ta­do. Has­ta no ha­ce mu­cho, las obras de los ma­yo­res maes­tros se ven­dían por un pu­ña­do de cen­ta­vos. Cuan­do ha­bla­ba de cier­tos ar­tis­tas a los con­ser­va­do­res de los ma­yo­res mu­seos, me res­pon­dían: ‘¿Quién?”. El gus­to por el ar­te se lo in­cul­có una ma­dre “muy exis­ten­cia­lis­ta”, ad­mi­ra­do­ra “de Sar­tre y Kier­ke­gaard”, que le obli­ga­ba a ir a los mu­seos en un tiem­po en que él “so­lo que­ría ju­gar a fút­bol”. Hoy le agra­de­ce que le qui­ta­ra el ba­lón. “El ar­te es un mun­do dis­tin­to, en el que no pien­so en ga­nan­cias, nú­me­ros y re­sul­ta­dos in­me­dia­tos. No tie­ne que ver con lo eco­nó­mi­co, sino con lo es­pi­ri­tual y lo sen­so­rial. El ar­tis­ta me lle­va a un lu­gar al que no sue­lo acu­dir en mi vi­da co­ti­dia­na”, ex­pli­ca. Va­rian­te la­ti­na del self-ma­de man, es­te em­pre­sa­rio creó en 2013 el mu­seo que lle­va su ape­lli­do en un edi­fi­cio de Her­zog y De Meu­ron si­to en el down­town de Mia­mi, al que do­nó 1.300 obras de su co­lec­ción y los fon­dos ne­ce­sa­rios pa­ra ad­qui­rir 500 más. El ar­te in­ter­na­cio­nal con­vi­ve en su in­te­rior con una cla­ra in­cli­na­ción por lo la­tino: des­de el cu­bano Wi­fre­do Lam has­ta la co­lom­bia­na Bea­triz Gon­zá­lez. Pé­rez ad­mi­te que su co­lec­cio­nis­mo tam­bién ha es­ta­do guia­do por cier­ta vo­lun­tad po­lí­ti­ca. “Pa­ra mí, era im­por­tan­te que con­tá­ra­mos con un mu­seo que lle­va­se

“El ar­te co­nec­ta con lo es­pi­ri­tual y lo sen­so­rial. El crea­dor me lle­va a un lu­gar al que no sue­lo acu­dir en mi vi­da co­ti­dia­na”, di­ce el mag­na­te Jor­ge Pé­rez

un nombre his­pano, co­mo sím­bo­lo de nues­tra con­tri­bu­ción a es­ta ciu­dad y a es­te país”. Co­no­ci­do do­nan­te de­mó­cra­ta, rom­pió sus la­zos de amis­tad con Do­nald Trump cuan­do se con­vir­tió en pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se. “Nues­tras re­la­cio­nes se han en­fria­do mu­cho. Ya no nos ha­bla­mos”, con­fe­sa­rá an­tes de des­pe­dir­se. Al otro la­do de la bahía, Juan Ya­rur aguar­da en un lu­jo­so apar­ta­men­to si­tua­do en una de las plan­tas su­pe­rio­res de un edi­fi­cio con vis­tas en­vi­dia­bles. A sus 34 años, es­te co­lec­cio­nis­ta chi­leno re­pre­sen­ta un re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal. Hi­jo de mag­na­te tex­til, com­pró su pri­me­ra obra a los 12 años. A los 17, em­pe­zó a co­lec­cio­nar. A los 20, ya en­ten­dió que se iba a de­di­car a es­to. Hoy ate­so­ra más de 400 crea­cio­nes, don­de fi­gu­ran nom­bres in­ter­na­cio­na­les co­mo Da­mien Hirst, Tra­cey Emin y Ta­kas­hi Mu­ra­ka­mi. Y tam­bién po­see una cuan­tio­sa mues­tra del ar­te de su país, des­de 1960 has­ta el pre­sen­te. For­ma par­te de los co­mi­tés de ad­qui­si­cio­nes de ar­te la­ti­noa­me­ri­cano del MO­MA y el Me­tro­po­li­tan de Nue­va York, y la Ta­te Mo­dern de Lon­dres, a la que se su­mó a los 26 años. Se­gún Ma­nuel Bor­ja-Vi­llel, di­rec­tor del Mu­seo Rei­na So­fía, hoy más que nun­ca es fun­da­men­tal con­tar con el apo­yo de pa­tro­nos: “Vi­vi­mos en una épo­ca en que las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, pe­ro tam­bién las pri­va­das con vo­ca­ción de ser­vi­cio pú­bli­co, ya no tie­nen los pre­su­pues­tos de ad­qui­si­ción ne­ce­sa­rios pa­ra en­ca­rar cier­tas com­pras. Na­die tie­ne 300 mi­llo­nes pa­ra com­prar un cua­dro”. En opi­nión de Ya­rur, los cen­tros de ar­te en­ten­die­ron que de­bían me­jo­rar la pre­sen­cia de cier­tas tra­di­cio­nes in­fra­rre­pre­sen­ta­das en sus co­lec­cio­nes o que­da­rían con­de­na­das a la irre­le­van­cia. Por ejem­plo, to­das aque­llas si­tua­das al sur del tró­pi­co de Cáncer. “Si no, se ha­brían con­ver­ti­do en mau­so­leos”. Ya­rur con­si­de­ra, co­mo el res­to de en­tre­vis­ta­dos pa­ra es­te re­por­ta­je, que una co­lec­ción siem­pre es un re­tra­to de su pro­pie­ta­rio. “Cuan­do veo la mía, me da un po­co de mie­do”, bro­mea. “Es co­mo ir al psi­có­lo­go du­ran­te la par­te más di­fí­cil de la te­ra­pia…”. Tam­bién pre­si­de la Fun­da­ción AMA, des­ti­na­da a pro­mo­ver el cre­ci­mien­to de la es­ce­na del ar­te

“En las úl­ti­mas dé­ca­das el co­lec­cio­nis­mo la­ti­noa­me­ri­cano ha evo­lu­cio­na­do y ha adop­ta­do una pers­pec­ti­va glo­bal”, di­ce Pa­tri­cia Phelps de Cis­ne­ros

chi­leno y que con­ce­de becas a ar­tis­tas lo­ca­les pa­ra fi­nan­ciar­les una re­si­den­cia de un año en Lon­dres. “No tie­ne sen­ti­do que­dar­se el ar­te pa­ra uno so­lo. Quie­ro que los de­más lo dis­fru­ten”. En el co­ra­zón de Mia­mi Beach, ar­den los pa­si­llos de la fe­ria Art Ba­sel. Ras­trean­do sus stands an­da el bra­si­le­ño Luís Pau­lo Mon­te­ne­gro, vi­ce­pre­si­den­te del gru­po de es­ta­dís­ti­ca Ibo­pe y pro­pie­ta­rio de una in­tere­san­te co­lec­ción de 300 obras, que ex­pon­drá por pri­me­ra vez en Ma­drid a par­tir del 20 de fe­bre­ro, in­vi­ta­do por la Fun­da­ción Ban­co San­tan­der y coin­ci­dien­do con el ini­cio de Ar­co. ¿Ha sa­li­do al­gu­na vez de una fe­ria sin com­prar? “Creo que su­ce­dió una vez”, res­pon­de, mien­tras su es­po­sa, a su la­do, lo des­mien­te. Co­men­zó a co­lec­cio­nar en 1999, cuan­do com­pró una obra del ar­tis­ta bra­si­le­ño Cân­di­do Por­ti­na­ri. Des­de en­ton­ces ha for­ma­do una de las más des­ta­ca­das re­co­pi­la­cio­nes de ar­te mo­derno y con­tem­po- rá­neo bra­si­le­ño. En ella es­tán re­pre­sen­ta­dos Ly­gia Clark, Hé­lio Oi­ti­ci­ca o Cil­do Mei­re­les, pe­ro tam­bién Ale­xan­der Cal­der, Wi­llem de Koo­ning o Andy War­hol. “Es ló­gi­co apo­yar a los ar­tis­tas de tu país. Los ru­sos com­pran obras de Ma­lé­vich pa­ra que vuel­van a Ru­sia”, apun­ta Mon­te­ne­gro. “Pe­ro no hay que ca­te­go­ri­zar de­ma­sia­do. La ca­sa de subas­tas Sot­heby’s ha he­cho des­apa­re­cer su de­par­ta­men­to de ar­te la­ti­noa­me­ri­cano y lo ha in­te­gra­do en el de ar­te con­tem­po­rá­neo. Me pa­re­ce una bue­na de­ci­sión. El ar­te es una con­ver­sa­ción mun­dial”. No muy le­jos, Mó­ni­ca y Javier Mora se in­tere­san por una obra de pie­dra vol­cá­ni­ca del ar­tis­ta me­xi­cano Pe­dro Re­yes, re­pre­sen­ta­do por la muy pres­ti­gio­sa Lis­son Ga­llery. Es­te ma­tri­mo­nio for­ma­do por una in­ge­nie­ra ve­ne­zo­la­na y un ase­sor fi­nan­cie­ro, hi­jo de cu­ba­nos exi­lia­dos en 1960, son pro­pie­ta­rios de una co­lec­ción que se es­fuer­zan en man­te­ner en so­lo 150 obras, pe­ro to­das de pri­me­rí­si­mo ni­vel. Más tar­de, pro­pon­drán una vi­si­ta guia­da por su re­si­den­cia en Key Bis­cay­ne, pas­mo­sa is­li­ta al su­r­es­te de Mia­mi en la que Juan Pon­ce de León ama­rró en 1513. Sus obras de fe­nó­me­nos re­cien­tes del mer­ca­do del ar­te, co­mo Danh Vo o Ster­ling Ruby, con­vi­ven con una am­plia re­pre­sen­ta­ción de ar­te la­tino, con nom­bres co­mo Je­sús Ra­fael So­to, Ga­briel Oroz­co y Ana Men­die­ta al fren­te. Él, que tra­ba­ja a me­nu­do des­de ca­sa, con­fie­sa que sue­le co­lo­car su por­tá­til an­te al­gu­nas de sus obras. Así lo­gra neu­tra­li­zar la ru­ti­na. “El ar­te es un con­tra­pe­so, al­go que te ins­pi­ra. Su be­lle­za te en­ri­que­ce y te da ener­gía”. Por un mun­do dis­tin­to tran­si­ta Alan Fae­na. Ves­ti­do con atuen­do ca­rio­ca, pe­ro te­ñi­do de un blan­co im­po­lu­to, el em­pre­sa­rio ar­gen­tino to­ma asien­to en una te­rra­za del pa­tio de su ho­tel, de­co­ra­do con obras de su­per­es­tre­llas co­mo Jeff Koons y Da­mien Hirst, o bien mu­ra­les de ins­pi­ra­ción tro­pi­cal pin­ta­dos al fres­co por su com­pa­trio­ta Juan Gat­ti. La de­co­ra­ción co­rrió a car­go del ci­neas­ta Baz Luhr­mann y su es­po­sa. En 2015, Fae­na re­no­vó es­te exu­be­ran­te edi­fi­cio de los años cua­ren­ta jun­to a la lí­nea de mar de Mia­mi Beach, su se­gun­do pro­yec­to tras el mo­de­lo ori­gi­nal que fun­dó con gran éxi­to en los mue­lles de Puer­to Ma­de­ro, en Bue­nos Ai­res. “Mi mi­sión con­sis­te en despertar lu­ga­res dor­mi­dos y ol­vi­da­dos”, afir­ma. Un año más tar­de, lo com­ple­tó con el Fae­na Fo­rum, un cen­tro mul­ti­dis­ci­pli­nar de ar­te pro­yec­ta­do por Rem Kool­haas que di­ri­ge su exes­po­sa, Xi­me­na Ca­mi­nos. “Yo no so­lía ve­nir aquí. Es­co­gí Mia­mi cuan­do des­cu­brí la po­si­bi­li­dad de es­tar siem­pre a

diez me­tros de las va­ca­cio­nes con las que uno siem­pre sue­ña”, di­ce Fae­na mien­tras se­ña­la el co­lor tur­que­sa del mar que se abre an­te sus ojos. Es­te em­pre­sa­rio quie­re po­ner su co­lec­ción al ser­vi­cio de “una ex­pe­rien­cia to­tal”, que con­den­sa ho­te­le­ría de lu­jo, ar­qui­tec­tu­ra sos­te­ni­ble y obras con­tem­po­rá­neas. “Yo no ha­go ho­te­les, sino al­go pa­re­ci­do a los ash­rams”, di­ce Fae­na, en re­fe­ren­cia a los lu­ga­res de me­di­ta­ción en la tra­di­ción hin­duis­ta. “Mi ob­se­sión es dar con un ar­te más de­mo­crá­ti­co, que sea gra­tui­to y ac­ce­si­ble pa­ra to­do el mun­do, al mar­gen de si tie­nen mu­chos o po­cos co­no­ci­mien­tos. Me opongo a los es­no­bis­mos del ar­te don­de siem­pre son los mis­mos trein­ta in­di­vi­duos quie­nes opi­nan. Yo ten­go de­re­cho a que me de­jen en­trar en cual­quier si­tio. No sé mu­cho de na­da, pe­ro sien­to mu­cho de to­do”. Pa­ra es­co­ger sus obras, Alan Fae­na di­ce con­tar con un úni­co cri­te­rio. “La emo­ción es lo úni­co que cuen­ta. An­te una obra el co­ra­zón tie­ne que pal­pi­tar, co­mo su­ce­de con el amor a pri­me­ra vis­ta”, con­clu­ye an­tes de des­apa­re­cer por los pa­si­llos de su fas­tuo­so es­ta­ble­ci­mien­to. En 2016, la pá­gi­na es­pe­cia­li­za­da Art­net es­co­gió a Fae­na co­mo el 26º co­lec­cio­nis­ta más im­por­tan­te del pla­ne­ta, so­lo sie­te po­si­cio­nes por de­ba­jo de la to­do­po­de­ro­sa Pa­tri­cia Phelps de Cis­ne­ros. La re­cien­te do­na­ción de 202 obras a seis mu­seos in­ter­na­cio­na­les —en­tre ellos, el Mu­seo Rei­na So­fía de Ma­drid— por par­te de la co­lec­cio­nis­ta ve­ne­zo­la­na, pro­pie­ta­ria de lo que se con­si­de­ra, has­ta hoy, el más des­ta­ca­ble con­jun­to de ar­te la­ti­noa­me­ri­cano de to­do el pla­ne­ta, re­cuer­da el com­pro­mi­so de los pa­tro­nos en la eco­no­mía del ar­te. To­da­vía más des­de que los pre­su­pues­tos de mu­chas ins­ti­tu­cio­nes se han vuel­to es­pe­cial­men­te exi­guos. Pre­gun­ta­da so­bre la im­por­tan­cia cobrada por el ar­te la­tino en el pa­no­ra­ma ac­tual, Phelps de Cis­ne­ros ar­gu­men­ta que no es so­lo una cues­tión fi­nan­cie­ra, sino de ac­ce­so a la obra. “Son mu­chos los mo­ti­vos, pe­ro to­dos se ba­san en el co­no­ci­mien­to”, res­pon­de. “Los co­lec­cio­nis­tas, en la me­di­da en que han apo­ya­do a las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, han ju­ga­do un pa­pel fun­da­men­tal en es­te pro­ce­so. En par­te, por­que co­no­cen bien las es­ce­nas ar­tís­ti­cas de sus paí­ses. Y tam­bién por­que quie­ren ver esa cul­tu­ra me­jor pre­sen­ta­da y pre­ser­va­da”. Phelps de Cis­ne­ros con­si­de­ra que la iden­ti­fi­ca­ción ha­bi­tual en­tre el com­pra­dor y la obra, que so­lía ex­pli­car el ape­go de los la­ti­noa­me­ri­ca­nos por el ar­te pro­du­ci­do en su área geo­grá­fi­ca, es­tá em­pe­zan­do a trans­for­mar­se en otra idea. “En un co­mien­zo fue así. Los ar­gen­ti­nos co­lec­cio­na­ban ar­te ar­gen­tino, los co­lom­bia­nos op­ta­ban por ar­te co­lom­biano… Ese mo­men­to ya pa­só. En las úl­ti­mas dé­ca­das, el co­lec­cio­nis­mo la­ti­noa­me­ri­cano ha evo­lu­cio­na­do y ha adop­ta­do una pers­pec­ti­va glo­bal”, ar­gu­men­ta Phelps de Cis­ne­ros. “A es­te pro­ce­so le acom­pa­ña la cre­cien­te glo­ba­li­za­ción de las co­lec­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, que hoy, obli­ga­to­ria­men­te, de­ben in­cluir ar­tis­tas la­ti­noa­me­ri­ca­nos, así co­mo de otros lu­ga­res que an­tes se con­si­de­ra­ban mar­gi­na­les”. Sus pio­ne­ros son es­tos in­di­vi­duos dis­cre­tos y es­cu­rri­di­zos, pe­ro in­elu­di­bles en la eco­no­mía del ar­te des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les.

Ba­jo es­tas lí­neas, el ma­tri­mo­nio for­ma­do por Mó­ni­ca y Javier Mora en su re­si­den­cia de Key Bis­cay­ne (Mia­mi, Flo­ri­da), en­tre obras de Na­te Low­man, Ster­ling Ruby y Ola­fur Elias­son. Aba­jo, el chi­leno Juan Ya­rur, miem­bro de los co­mi­tés de ad­qui­si­cio­nes del MO­MA y la Ta­te Mo­dern, en su ca­sa de Mia­mi Beach, fren­te a una lám­pa­ra del ar­tis­ta chi­leno Se­bas­tián Errá­zu­riz y un cua­dro del cu­bano Ale­jan­dro Cam­pins.

El em­pre­sa­rio Jor­ge Pé­rez es­tá al fren­te de un im­pe­rio in­mo­bi­lia­rio. En la ima­gen in­fe­rior, en Vi­lla Cris­ti­na, su man­sión de Co­co­nut Gro­ve (Mia­mi, Flo­ri­da), po­sa de­lan­te de The Hun­ter (2016), del cu­bano En­ri­que Martínez Ce­la­ya.

Arri­ba, el bra­si­le­ño Luís Pau­lo Mon­te­ne­gro, en la fe­ria Art Ba­sel Mia­mi Beach, en di­ciem­bre pa­sa­do. A par­tir del 20 de fe­bre­ro, ex­po­ne su co­lec­ción, por pri­me­ra vez, en la mues­tra Vi­sio­nes de la tie­rra / El mun­do pla­nea­do, en la Sa­la de Ar­te de la Fun­da­ción Ban­co San­tan­der en Boa­di­lla del Mon­te (Ma­drid).

Pa­tri­cia Phelps de Cis­ne­ros, jun­to a la obra

Cu­bo de nai­lon, de Je­sús So­to. La co­lec­cio­nis­ta ve­ne­zo­la­na ha do­na­do re­cien­te­men­te 202 obras a seis mu­seos in­ter­na­cio­na­les; en­tre ellos, el ma­dri­le­ño Rei­na So­fía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.