LA IMA­GEN

El País Semanal - - SUMARIO - Por Juan Jo­sé Mi­llás

ES­TE HOM­BRE QUE se arran­ca la bufanda con ade­mán to­re­ro, co­mo si se des­pren­die­ra del ca­po­te con el que se dis­po­ne a to­rear a sus se­ño­rías, se lla­ma Ro­dri­go Ra­to. Du­ran­te las cin­co ho­ras que com­pa­re­ció an­te la co­mi­sión del Con­gre­so que in­ves­ti­ga­ba la cri­sis fi­nan­cie­ra, hi­zo chi­cue­li­nas, ve­ró­ni­cas, gao­ne­ras, na­va­rras, de­lan­ta­les y ser­pen­ti­nas, en­tre otros lan­ces del lla­ma­do ar­te de Cú­cha­res. Jo­sé Luis Sas­tre di­jo en Los pa­sos per­di­dos de Ho­ra 25 que per­ma­ne­ció to­do el ra­to con el men­tón er­gui­do, co­mo si aún le mo­les­ta­ra en la nu­ca la mano del po­li­cía que, tras su de­ten­ción, le ayu­dó a in­tro­du­cir­se en el co­che. Pe­ro no so­lo tra­ta­ba de des­pren­der­se de esa mano fan­tas­ma, sino de lla­mar­nos pa­ta­nes des­de su po­si­ción de se­ño­ri­to a quie­nes tu­vi­mos el mal gus­to y la pa­cien­cia de se­guir su fae­na. Pe­se a to­do, va­lió la pe­na el tiem­po in­ver­ti­do so­lo por es­cu­char­le aque­lla fra­se que re­su­mía su exis­ten­cia: —Es el mer­ca­do, amigo. La co­rrup­ción no fue la co­rrup­ción, fue el mer­ca­do. Del mis­mo mo­do que el To­do por la pa­tria apa­re­ce so­bre la puer­ta de los cuar­te­les de la Guar­dia Ci­vil, la fra­se de Ra­to de­be­ría fi­gu­rar a la en­tra­da de to­dos los po­bla­dos cha­bo­lis­tas, de to­das las viviendas de cla­se me­dia en las que no se pue­de en­cen­der la ca­le­fac­ción, en to­das las ofi­ci­nas de em­pleo cu­yas co­las dan la vuel­ta a la man­za­na, en las tum­bas de los aho­ga­dos en el Me­di­te­rrá­neo in­ten­tan­do lle­gar a Eu­ro­pa, en los co­me­do­res so­cia­les, en los al­ber­gues pa­ra in­di­gen­tes… Es el mer­ca­do, amigo. In­clu­so en las pa­re­des de su cel­da, si fi­nal­men­te va a pri­sión, de­be­ría us­ted ga­ra­ba­tear es­ta má­xi­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.