VI­SIO­NA­RIOS

Fé­lix Ber­gés, ma­go de los efec­tos es­pe­cia­les

El País Semanal - - SUMARIO - POR AL­FON­SO RI­VE­RA FO­TO­GRA­FÍA DE RAÚL UR­BI­NA

ALOS 14 AÑOS, Fé­lix Ber­gés (Ma­drid, 1960) ya pro­gra­ma­ba cual­quier co­sa. As­tro­fí­si­co de for­ma­ción, siem­pre le gus­ta­ron los or­de­na­do­res. De he­cho, se de­di­có pro­fe­sio­nal­men­te al desa­rro­llo de có­di­go in­for­má­ti­co has­ta que em­pe­zó a acu­dir a ro­da­jes. “Me fas­ci­na el ci­ne, así que me rein-

ven­té coor­di­nan­do dis­tin­tas uni­da­des”. Esa ex­pe­rien­cia le per­mi­tió fun­dar, ha­ce 14 años, El Ran­chi­to, una em­pre­sa de efec­tos vi­sua­les ga­na­do­ra de 11 pre­mios Go­ya y tres Vi­sual Ef­fects So­ciety: el pri­me­ro de ellos, con­ce­di­do en 2012, por re­crear el im­pac­tan­te tsu­na­mi de Lo im­po­si­ble. “Esa re­cons­truc­ción es el tra­ba­jo del que me sien­to más or­gu­llo­so: en Es­ta­dos Uni­dos no pen­sa­ban que la pe­lí­cu­la fue­ra es­pa­ño­la”. Fue­ron es­tos ga­lar­do­nes, otor­ga­dos por los pro­fe­sio­na­les de Holly­wood es­pe­cia­li­za­dos en or­fe­bre­ría di­gi­tal, los que les abrie­ron las puer­tas del mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se. Ac­tual­men­te el equi­po que li­de­ra Ber­gés pres­ta ser­vi­cio a Net­flix, Pa­ra­mount, CBS y HBO, y su nombre apa­re­ce en los cré­di­tos de se­ries co­mo Jue­go de tro­nos, The OA, Vinyl, Sleepy Ho­llow, Star Trek: Dis­co­very o Board­walk Empire; fil­mes na­cio­na­les co­mo Mar aden­tro, Un mons­truo vie­ne a ver­me, Ju­lie­ta o Cel­da 211, e in­ter­na­cio­na­les co­mo Geostorm, Che, La fría luz del día —con Bru­ce Wi­llis de pro­ta­go­nis­ta—, Los mer­ce­na­rios 2 —con Syl­ves­ter Sta­llo­ne— y Deu­da de ho­nor, wéstern di­ri­gi­do por el ac­tor Tommy Lee Jo­nes. “La in­dus­tria au­dio­vi­sual ame­ri­ca­na tra­ba­ja con pro­vee­do­res re­par­ti­dos por to­do el mun­do. Pe­ro en es­te ne­go­cio ven­des con­fian­za: tie­nen que ver tu tra­ba­jo po­co a po­co. Con Jue­go de tro­nos, hi­ci­mos las prue­bas y em­pe­zó nues­tra co­la­bo­ra­ción con la se­cuen­cia ‘Ca­sa Aus­te­ra’, de la tem­po­ra­da quin­ta; lue­go tra­ba­ja­mos en los ca­mi­nan- tes blan­cos y, en la úl­ti­ma tem­po­ra­da, la es­ce­na del la­go he­la­do, la más gran­de”, re­la­ta. En El Ran­chi­to con­si­guen que los muer­tos vi­vien­tes, gi­gan­tes y dra­go­nes co­bren vi­da en la pan­ta­lla: “To­dos esos ele­men­tos, que son men­ti­ra, los in­cor­po­ra­mos des­de aquí: lo que se ve em­pie­za en un ro­da­je con po­ca gen­te y aca­ba sien­do una mon­ta­ña con 100.000 zom­bis per­si­guien­do al po­bre John Nie­ve mien­tras so­bre­vue­lan dra­go­nes echan­do fue­go: to­do eso es­tá he­cho a ba­se de ca­pas y tru­cos di­gi­ta­les”, ex­pli­ca es­te ve­te­rano su­per­vi­sor de efec­tos vi­sua­les que co­man­da un equi­po de 90 per­so­nas que, en épo­cas de gran­des pro­yec­tos de ci­ne, te­le­vi­sión y pu­bli­ci­dad —los tres me­dios que cul­ti­van— pue­den cre­cer has­ta las 150. Pa­ra ser ca­paz de crear esos mun­dos tan com­ple­jos téc­ni­ca­men­te, sub­ra­ya Ber­gés, es fun­da­men­tal ate­so­rar una vir­tud: la pa­cien­cia. “Es cla­ve en es­te tra­ba­jo, pues hay que ha­cer mu­chas ver­sio­nes de una mis­ma es­ce­na: pa­ra Jue­go de tro­nos hi­ci­mos 400 pla­nos, en­tre­gan­do ca­da se­ma­na cien­tos de ellos, has­ta 150 ver­sio­nes de un mis­mo plano. Aquí no hay ma­gia: son ho­ras y ho­ras de tra­ba­jo”.

Fé­lix Ber­gés, re­tra­ta­do en la se­de de El Ran­chi­to. So­bre es­tas lí­neas, con su equi­po, y vis­ta de al­gu­nos de los ga­lar­do­nes co­se­cha­dos por es­ta em­pre­sa en sus 14 años de exis­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.