AU­DA­CES

El bi­lla­ris­ta te­naz

El País Semanal - - SUMARIO - POR SIL­VIA NORTES FO­TO­GRA­FÍA DE RAÚL BELINCHÓN

Carlos An­gui­ta

Con so­lo 21 años es cam­peón de Es­pa­ña, de Eu­ro­pa y del mun­do de bi­llar a tres ban­das. ¿La cla­ve de su éxi­to? Su per­se­ve­ran­cia pa­ra do­mi­nar un de­por­te que, reivin­di­ca, de­be sa­cu­dir­se su ma­la repu­tación.

LA CLA­VE de su éxi­to, cree Carlos An­gui­ta, es el te­són. “No soy el más ta­len­to­so de mi ge­ne­ra­ción. Hay ju­ga­do­res con me­jor gol­pe y téc­ni­ca. Pe­ro yo soy per­se­ve­ran­te y am­bi­cio­so. Ade­más, sé sa­lir ade­lan­te en mo­men­tos com­pli­ca­dos. To­da­vía me sor­pren­den al­gu­nas re­mon­ta­das que he con­se­gui­do”. En 2017 se al­zó cam­peón del mun­do sub 22, de Eu­ro­pa sub 21 y de Es­pa­ña sub 25 en la ca­te­go­ría de bi­llar a tres ban­das. “Fue una pa­sa­da. Ga­nar tres tor­neos en una tem­po­ra­da es di­fi­ci­lí­si­mo”. En lo que va de 2018, ha re­va­li­da­do el tí­tu­lo na­cio­nal y se ha pro­cla­ma­do sub­cam­peón en el cam­peo­na­to jú­nior eu­ro­peo. En oc­tu­bre via­ja­rá a Egip­to pa­ra el Mun­dial. An­gui­ta, de 21 años, vi­ve y en­tre­na en el Cen­tro de Tec­ni­fi­ca­ción De­por­ti­va CAR In­fan­ta Cris­ti­na de la lo­ca­li­dad mur­cia­na de Los Al­cá­za­res. Se de­cla­ra “can­sa­do” y no es de ex­tra­ñar: com­pa­gi­na los es­tu­dios de Ad­mi­nis­tra­ción y Di­rec­ción de Em­pre­sas con cua­tro ho­ras dia­rias de en­tre­na­mien­to. “Aun­que me gus­ta que­dar­me una o dos ho­ras más, y de­di­car­le al­gún fin de se­ma­na”. Sú­men­se exá­me­nes y tor­neos. “ADE es una ca­rre­ra de cua­tro años, pe­ro creo que la sa­ca­ré en cin­co”, di­ce re­sig­na­do. Su pa­sión por el bi­llar na­ció en los re­crea­ti­vos de su pue­blo, Mont­ca­da (Valencia). Allí se reunía con sus ami­gos to­dos los vier­nes. Pe­ro la cul­pa de que su afi­ción pa­sa­ra a ma­yo­res fue de su pa­dre, Ju­lián. Con 14 años em­pe­zó a en­tre­nar —cua­tro ho­ras a la se­ma­na— en el Club de Bi­llar de su lo­ca­li­dad jun­to con seis ami­gos. So­lo An­gui­ta per­se­ve­ró. “Es­te de­por­te tie­ne un apren­di­za­je lento. Y, si ves que no avan­zas, te frus­tras rá­pi­do”. An­gui­ta sub­ra­ya la pa­la­bra de­por­te. “Bas­tan­te gen­te no con­si­de­ra que el bi­llar lo sea. El ci­ne ha he­cho que se aso­cie con am­bien­tes po­co sa­nos, pe­ro no tie­ne na­da que ver”, de­fien­de. “Es­te es un de­por­te es­pe­cial­men­te du­ro por­que exi­ge mu­cha pre­ci­sión y es muy psi­co­ló­gi­co. Cual­quier des­pis­te pue­de ha­cer­te per­der un par­ti­do. Hay que ti­rar de es­tra­te­gia y cui­dar to­do de­ta­lle, por in­sig­ni­fi­can­te que pa­rez­ca. Se su­fre mu­cho”. Ade­más, An­gui­ta reivin­di­ca la ca­li­dad de la can­te­ra bi­lla­ris­ta es­pa­ño­la. Ahí es­tán, des­ta­ca, pro­me­sas co­mo su com­pa­ñe­ro del CAR Ma­rio Mer­ca­der, y Da­niel Pe­ña. La muer­te de su pa­dre ha re­pre­sen­ta­do un pun­to de in­fle­xión en su cor­ta ca­rre­ra. Tu­vo que apren­der a man­te­ner los pro­ble­mas ale­ja­dos de la com­pe­ti­ción. “Es­ta­ba psi­co­ló­gi­ca­men­te des­tro­za­do y un mes des­pués ju­ga­ba el cam­peo­na­to de Es­pa­ña sub 21. Pe­ro con­se­guí man­te­ner­me cen­tra­do en ga­nar”. ¿El tru­co? “Nin­guno. Cuan­do al­go va mal, tra­to de ser po­si­ti­vo, tra­gar sa­li­va, res­pi­rar hon­do y ti­rar pa­ra ade­lan­te”. Otro de los mo­men­tos más ten­sos lo vi­vió cuan­do se le­sio­nó el co­do días an­tes de la fi­nal del Mun­dial sub 22, en la que se im­pu­so al co­reano Lee Beom­yeal. “No po­día ni co­ger un va­so. El fi­sio me di­jo que ha­bía si­do un mi­la­gro. Creo que mi pa­dre ayu­dó des­de arri­ba”. Le que­da un año de be­ca pa­ra en­tre­nar en el CAR. ¿Y des­pués? “Me gus­ta­ría de­di­car­me pro­fe­sio­nal­men­te al bi­llar, pe­ro mis es­tu­dios son un as en la man­ga. De es­te de­por­te so­lo vi­ven los me­jo­res del mun­do”.

En la pá­gi­na an­te­rior, Carlos An­gui­ta, du­ran­te un en­tre­na­mien­to. Arri­ba, de­pen­den­cias del CAR In­fan­ta Cris­ti­na de Los Al­cá­za­res (Mur­cia).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.