PSI­CO­LO­GÍA

Se­gui­mos a la ma­yo­ría por mie­do a ser re­cha­za­dos o por no ofen­der a na­die. La dis­con­for­mi­dad nos pro­du­ce más es­trés. Pe­ro si nun­ca cues­tio­na­mos al gru­po, no evo­lu­cio­na­re­mos co­mo es­pe­cie.

El País Semanal - - SUMARIO - POR MAR­TA REBÓN ILUS­TRA­CIÓN DE DIE­GO MIR

Di­sien­ta, por fa­vor

PA­RA VI­VIR en so­cie­dad se ne­ce­si­ta con­sen­so, pe­ro no de­be­ría­mos abs­te­ner­nos de dis­cre­par por mie­do a ofen­der o a ser re­cha­za­dos. A ve­ces cae­mos en la au­to­cen­su­ra: re­nun­cia­mos a de­cir lo que los de­más no quie­ren oír por­que nos re­con­for­ta sen­tir que re­ma­mos en la mis­ma di­rec­ción que to­dos. Al fin y al ca­bo, ca­si na­die desea que los otros lo per­ci­ban co­mo la no­ta dis­cor­dan­te. Pe­ro sin di­sen­sión lle­ga­ría­mos a un pun­to de es­tan­ca­mien­to. Ga­li­leo con­tra­di­jo a la Igle­sia al de­fen­der que la Tie­rra gi­ra­ba al­re­de­dor del Sol. Las su­fra­gis­tas con­quis­ta­ron el vo­to de la mu­jer en una so­cie­dad ma­chis­ta y pa­triar­cal. Mar­cel Du­champ con­vir­tió un uri­na­rio en una de las obras de ar­te más sig­ni­fi­ca­ti­vas del si­glo XX. Es­tos hi­tos de la cien­cia, de los de­re­chos ci­vi­les y del ar­te, dis­tan­cia­dos cro­no­ló­gi­ca­men­te en­tre sí, tie­nen un de­no­mi­na­dor

co­mún: sus im­pul­so­res se atre­vie­ron a lle­var la con­tra­ria y pa­ga­ron un pre­cio, ma­yor o me­nor, por ello. Vol­tai­re es­cri­bió en Dic­cio­na­rio fi­lo­só­fi­co que “la es­pe­cie hu­ma­na es­tá he­cha de tal ma­ne­ra que los que andan por el ca­mino tri­lla­do ti­ran pie­dras a los que en­se­ñan uno nue­vo”. Ex­pre­sar en voz al­ta una opi­nión que con­tra­di­ce lo co­mún­men­te acep­ta­do re­quie­re va­len­tía. El ser hu­mano no es gre­ga­rio co­mo las abe­jas ni in­di­vi­dua­lis­ta co­mo el lo­bo es­te­pa­rio. Tien­de a un pun­to me­dio. El gru­po ma­yo­ri­ta­rio sue­le im­po­ner su cri­te­rio no siem­pre con ra­zo­nes de pe­so, sino por la fuer­za psi­co­ló­gi­ca que le otor­ga su su­pe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca. A es­te res­pec­to el fi­ló­so­fo John Stuart Mill ad­vir­tió en So­bre la li­ber­tad que la pre­sión de las ma­yo­rías po­día ser tan­to o más opre­si­va que la de un go­bierno au­to­ri­ta­rio, pues no so­lo ame­na­za las li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les, sino que “tien­de a en­ca­de­nar el al­ma”. En 1951, el psi­có­lo­go es­ta­dou­ni­den­se So­lo­mon Asch reali­zó una se­rie de ex­pe­ri­men­tos que de­mos­tra­ron el po­der de la con­for­mi­dad en los gru­pos: un 37% de los par­ti­ci­pan­tes pre­fe­ría su­mar­se a la res­pues­ta ma­yo­ri­ta­ria, aun­que la per­ci­bie­ra co­mo erró­nea. Los es­tu­dios que han ve­ni­do des­pués han al­can­za­do la mis­ma con­clu­sión: la ma­yo­ría, por el me­ro he­cho de ser­lo, in­flu­ye en nues­tras de­ci­sio­nes. Pe­sa en ello el mie­do a la ex­clu­sión, al ri­dícu­lo o a la in­di­fe­ren­cia. Tam­bién el ins­tin­to de con­ser­va­ción, la he­ren­cia atá­vi­ca de cuan­do la su­per­vi­ven­cia del in­di­vi­duo es­ta­ba su­pe­di­ta­da a la vi­da en gru­po. Si­guien­do la es­te­la de Asch, el neu­ro­eco­no­mis­ta Gre­gory Berns in­ves­ti­gó con téc­ni­cas de neu­ro­ima­gen pa­ra sa­ber qué pa­sa en nues­tro ce­re­bro cuan­do es­ta­mos en desacuer­do con el jui­cio de los de­más. Berns cons­ta­tó que la dis­con­for­mi­dad iba acom­pa­ña­da de un au­men­to de la ac­ti­vi­dad de la amíg­da­la, re­la­cio­na­da con el pro­ce­sa­mien­to de las emo­cio­nes y el mie­do, mien­tras que, en el ca­so con­tra­rio, los ni­ve­les de es­trés se re­du­cían. Por eso no es tan ex­tra­ño sen­tir­se más se­gu­ro equi­vo­ca­do con el gru­po que a so­las con la ver­dad. Las de­li­be­ra­cio­nes de los ju­ra­dos en la jus­ti­cia han pro­por­cio­na­do un in­tere­san­te cam­po de es­tu­dio so­bre la im­por­tan­cia de di­sen­tir. La me­ra pre­sen­cia del de­ba­te be­ne­fi­cia la ca­li­dad de las ar­gu­men­ta­cio­nes, co­mo han de­mos­tra­do los es­tu­dios de Char­lan Ne­meth, in­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad de Ber­ke­ley y pio­ne­ra en es­te ám­bi­to. Tan­to en ex­pe­ri­men­tos con­tro­la­dos co­mo en la ob­ser­va­ción de ju­ra­dos reales, se com­pro­bó que los ve­re­dic­tos es­ta­ban me­jor ar­gu­men­ta­dos si al me­nos un com­po­nen­te dis­cre­pa­ba: se es­tu­dia­ban más al­ter­na­ti­vas, se bus­ca­ba in­for­ma­ción que no so­lo con­fir­ma­se la opi­nión do­mi­nan­te y se cons­truían ra­zo­na­mien­tos más só­li­dos. Pe­ro no nos en­ga­ñe­mos: lo de Henry Fon­da en la pe­lí­cu­la Do­ce hom­bres sin pie­dad (di­ri­gi­da en 1957 por Sid­ney Lu­met) no es lo co­mún. La his­to­ria tra­ta so­bre un ju­ra­do que de­li­be­ra a puer­ta ce­rra­da si un jo­ven es cul­pa­ble de ha­ber ma­ta­do a su pa­dre. Aun­que las prue­bas pa­re­cen con­clu­yen­tes, la pri­me­ra vo­ta­ción re­ve­la la fal­ta de acuer­do: el per­so­na­je de Fon­da di­sien­te del res­to. Los de­más se im­pa­cien­tan, quie­ren cum­plir el trámite y vol­ver a ca­sa, pe­ro el com­pa­ñe­ro dís­co­lo los con­ven­ce de que ca­da cual ar­gu­men­te su pos­tu­ra. La du­da va cre­cien­do y al fi­nal la ba­lan­za se de­can­ta por la inocen­cia del acusado. La cin­ta mues­tra un ca­so que en la vi­da real es una ex­cep­ción: so­lo en un 5% de las oca­sio­nes el ve­re­dic­to de los juz­ga­dos es­ta­dou­ni­den­ses coin­ci­de con el que de­fen­día la mi­no­ría tras la pri­me­ra de­li­be­ra­ción. Es mu­cho lo que se pier­de si no hay mar­gen pa­ra di­sen­tir. Vea­mos un ca­so ex­tre­mo. El accidente de 1978 del vue­lo 173 de Uni­ted Air­li­nes, que cu­bría la ru­ta de Nue­va York-Portland. Es­ta tra­ge­dia ha pa­sa­do a los anales de la ae­ro­náu­ti­ca por­que, des­de en­ton­ces, se im­plan­tó un pro­to­co­lo con el fin de fo­men­tar la bue­na co­mu­ni­ca­ción en la ca­bi­na. Un pro­ble­ma con el tren de ate­rri­za­je obli­gó a la tri­pu­la­ción a abor­tar el des­cen­so. To­da la aten­ción del ca­pi­tán se cen­tró en ave­ri­guar la cau­sa del pro­ble­ma. Lo mis­mo hi­cie­ron sus ayu­dan­tes, que no fue­ron ca­pa­ces de transmitir ade­cua­da­men­te al pri­me­ro su preo­cu­pa­ción por el ba­jo ni­vel de com­bus­ti­ble, que se ago­tó en pleno vue­lo y aca­bó pro­vo­can­do que el avión se es­tre­lla­ra. El mie­do a ex­pre­sar una in­quie­tud a la má­xi­ma au­to­ri­dad pro­du­jo un fa­llo co­mu­ni­ca­ti­vo. Des­de aquel desas­tre se ani­ma a cues­tio­nar al su­pe­rior cuan­do se cree que to­ma una de­ci­sión erró­nea y a que es­te acep­te las opi­nio­nes de sus su­bor­di­na­dos. Así que no du­de en di­sen­tir. Co­mo di­jo el fi­ló­so­fo Eric Hof­fer, el prin­ci­pio del pen­sa­mien­to se ha­lla en el desacuer­do no so­lo con los de­más, sino tam­bién con no­so­tros mis­mos. No se tra­ta tan­to de pro­vo­car el de­ba­te co­mo que, cuan­do sur­ja, lo acep­te­mos. A la lar­ga, to­dos sa­li­mos ga­nan­do.

Cuan­do di­sen­ti­mos, la amíg­da­la del ce­re­bro, re­la­cio­na­da con el mie­do y las emo­cio­nes, aumenta su ac­ti­vi­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.