Im­po­si­ble huir del te­rrón blan­co

Tec­no­lo­gía pa­ra to­dos los pú­bli­cos

El País Semanal - - SUMARIO - POR MÓ­NI­CA LUENGO MON­TE­RO FO­TO­GRA­FÍA DE MAR­CE­LO DEL PO­ZO

Es­ta in­ge­nie­ra de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes se ha pro­pues­to re­du­cir la bre­cha tec­no­ló­gi­ca en las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. Des­de su em­pre­sa, Ene­so, desa­rro­lla he­rra­mien­tas ver­sá­ti­les y ase­qui­bles y col­ma una de sus as­pi­ra­cio­nes: ge­ne­rar un im­pac­to po­si­ti­vo.

UN TU­BO de dos me­tros lleno de bur­bu­jas des­pi­de un bri­llo mo­ra­do en una es­qui­na de la ha­bi­ta­ción. Jun­to a él cuel­gan lar­gas ti­ras de fi­bra de vi­drio y en las es­tan­te­rías re­po­san pe­lu­ches, pe­lo­tas y pul­sa­do­res. “Es­te si­tio se nos em­pie­za a que­dar pe­que­ño”, re­co­no­ce Est­her Gar­cía. Es­ta doc­to­ra en In­ge­nie­ría de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, de 36 años, fun­dó con va­rios com­pa­ñe­ros de la uni­ver­si­dad Ene­so, una em­pre­sa que ofre­ce he­rra­mien­tas pa­ra per­so­nas con di­ver­si­dad fun­cio­nal. Pa­ra ella era im­por­tan­te, re­la­ta, que su tra­ba­jo tu­vie­ra un im­pac­to so­cial po­si­ti­vo. “Ha­bía una bre­cha. La tec­no­lo­gía ca­da vez era más ase­qui­ble, pe­ro los dis­ca­pa­ci­ta­dos se­guían dis­po­nien­do de unas so­lu­cio­nes muy ru­di­men­ta­rias”, re­su­me es­ta ma­la­gue­ña que en 2016 fue ele­gi­da por la edi­ción en es­pa­ñol de la pu­bli­ca­ción MIT Tech­no­logy Re­view co­mo uno de los 10 me­jo­res in­no­va­do­res de España me­no­res de 35 años. A pe­sar de que un 8,5% de los es­pa­ño­les pa­de­ce al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad, los crea­do­res de Ene­so des­cu­brie­ron que te­nían po­ca com­pe­ten­cia. Y es­ta si­tua­ción, ase­gu­ra Gar­cía, ape­nas ha cam­bia­do en los ocho años que lle­van tra­ba­jan­do des­de su se­de en el par­que tec­no­ló­gi­co de Má­la­ga. El pri­mer pro­duc­to que lan­za­ron en 2010 fue enPha­tia, un dis­po­si­ti­vo que per­mi­te con­tro­lar un or­de­na­dor con los mo­vi­mien­tos de la ca­be­za con­ce­bi­do pa­ra quie­nes no pue­den usar un te­cla­do y un ra­tón con­ven­cio­na­les. “Has­ta en­ton­ces so­lo exis­tían los sis­te­mas de se­gui­mien­to vi­sual, que cos­ta­ban en torno a 10.000 eu­ros. Un des­em­bol­so que ca­si na­die po­día per­mi­tir­se y que, de he­cho, no ser­vía pa­ra to­do el mun­do”, pre­ci­sa. Ene­so co­mer­cia­li­za enPha­tia por 250 eu­ros. “La cla­ve pa­ra que los dispositivos sean ase­qui­bles re­si­de en que sean muy ver­sá­ti­les. Con adap­ta­cio­nes, pue­den ser­vir a per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des muy di­ver­sas”, ex­pli­ca Sal­va­dor San­cha, di­rec­tor téc­ni­co de la em­pre­sa. Con el tiem­po, des­cu­brie­ron que el prin­ci­pal uso que sus clien­tes da­ban a enPha­tia era la co­mu­ni­ca­ción y de­ci­die­ron ex­plo­rar ese ca­mino. ¿Con­clu­sión? Crear un soft­wa­re pa­ra per­so­nas con di­fi­cul­ta­des del ha­bla, ya sea por una pa­rá­li­sis ce­re­bral o por­que pa­de­cen ELA o au­tis­mo. Lo lla­ma­ron Ver­bo. Y en 2013 se em­bar­ca­ron en el di­se­ño de sa­las de es­ti­mu­la­ción mul­ti­sen­so­rial. “Aun­que una per­so­na ten­ga una dis­ca­pa­ci­dad muy se­ve­ra, sin ca­si co­ne­xión con el en­torno, siem­pre hay al­gún sen­ti­do que con­ser­va, co­mo el tac­to o el equi­li­brio. Se tra­ba­ja a par­tir de es­tos sen­ti­dos pa­ra en­ta­blar una co­mu­ni­ca­ción”, ex­pli­ca Gar­cía. Pa­ra ello se usan ele­men­tos co­mo tu­bos de bur­bu­jas con co­lo­res, fi­bra de vi­drio, mú­si­ca, pro­yec­cio­nes, aro­mas, pis­ci­nas de bo­las o ca­mas de agua. “Las he­mos mon­ta­do en cen­tros de ma­yo­res o de aten­ción tem­pra­na. Es­te ti­po de téc­ni­cas fun­cio­nan con mu­cha gen­te”, cuen­ta la in­ge­nie­ra. Ade­más, han crea­do un soft­wa­re que per­mi­te al fi­sio­te­ra­peu­ta con­fi­gu­rar las se­sio­nes. “Nues­tro le­ma es: la dis­ca­pa­ci­dad no es­tá en la per­so­na, es­tá en el en­torno. Así que adap­te­mos el en­torno”.

En la pá­gi­na an­te­rior, Est­her Gar­cía. En es­ta pá­gi­na, pul­sa­do­res y mi­cro­chips usa­dos en los pro­duc­tos de Ene­so. De­ba­jo, Sal­va­dor San­cha, di­rec­tor téc­ni­co, y Al­fon­so Gar­cía, res­pon­sa­ble de mar­ke­ting de la em­pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.