En­tre la pis­to­la y el ca­ba­lle­te

Pin­tor, fal­si­fi­ca­dor, pre­so, fa­bri­can­te de ar­mas…, la vi­da del puer­to­rri­que­ño Al­fre­do Mar­tí­nez da pa­ra va­rios li­bros.

El País Semanal - - DOCUMENTOS - ANA VIDAL EGEA

AL­FRE­DO MAR­TÍ­NEZ no be­be ni se dro­ga; pe­ro sí su­fre, co­mo le su­ce­dió a Mar­lon Bran­do al fi­nal de su vi­da, un tras­torno de ape­ti­to de­sen­fre­na­do y, co­mo el ac­tor, pa­só de te­ner un cuer­po de de­seo a una fi­gu­ra oron­da. Un ami­go que en una oca­sión co­mió con él ma­ris­co me ex­pli­ca­ba có­mo Al­fre­do in­clu­so de­vo­ró la fuen­te don­de to­dos de­ja­ban las cás­ca­ras de las gam­bas y có­mo, al ter­mi­nar el día, sue­le acu­dir a al­gu­nas tien­das don­de, al ce­rrar, le dan una bol­sa con los sánd­wi­ches que no se han ven­di­do ese día: él pue­de co­mer­se 10 se­gui­dos. Di­cen que la cau­sa de los tras­tor­nos de ali­men­ta­ción es emo­cio­nal. Pa­ra los que no lo co­noz­can, Al­fre­do Mar­tí­nez no es un in­di­gen­te, sino un ex­cén­tri­co pin­tor de ori­gen puer­to­rri­que­ño cu­ya obra ha apa­re­ci­do en exposiciones co­lec­ti­vas en MOMA PS1, que ha te­ni­do dos exposiciones in­di­vi­dua­les en Nue­va York y so­bre cu­yo tra­ba­jo co­mo cu­ra­dor se ha ha­bla­do en The New York Ti­mes. Es un ge­nio que, sin ha­ber­se lle­ga­do a gra­duar en el instituto, es ca­paz de di­se­ñar ar­mas de fue­go de for­ma au­to­di­dac­ta, por­que las ar­mas le fas­ci­nan y se de­di­ca a di­bu­jar­las y cons­truir­las: en 20 mi­nu­tos cons­tru­yó la pis­to­la con la que dis­pa­ró con un per­di­gón a su marchante de ar­te en una fe­ria de ar­te del Gra­mercy Park Ho­tel, en los años no­ven­ta, por­que es­te le di­jo que sus pis­to­las no fun­cio­na­ban. Aca­bó com­prán­do­se­las. Mar­tí­nez, que por en­ton­ces pe­sa­ba 140 ki­los, fue a la cár­cel en 2002, arres­ta­do por el FBI y con­de­na­do a tres años de pri­sión por fal­si­fi­car 17 cua­dros de Jean-Mi­chel Bas­quiat (así co­mo los cer­ti­fi­ca­dos de au­ten­ti­ci­dad) con los que ha­bía ga­na­do 185.000 dó­la­res (unos 160.000 eu­ros). Cuan­do los co­lec­cio­nis­tas des­cu­brían que los cua­dros eran fal­sos, lo lla­ma­ban una pri­me­ra vez pa­ra desaho­gar­se y des­pués una se­gun­da pa­ra pe­dir­le que hi­cie­ra más cua­dros, a un pre­cio me­nor: ha­bían si­do en­ga­ña­dos y aho­ra ellos que­rían en­ga­ñar a otros. Mar­tí­nez afir­ma que fue un co­lec­cio­nis­ta al que no qui­so ven­der más cua­dros por­que pa­ga­ba tar­de, Leo Mal­ca, quien lo de­la­tó al FBI. Pe­ro co­mo con­fe­sa­ría des­pués, la ju­ga­da no le ha­bía sa­li­do tan mal; lle­va­ba 18 años fal­si­fi­can­do y lo ha­bían des­cu­bier­to a los 36 años. Una vez en la cár­cel pa­só a la his­to­ria por ha­cer una huel­ga de ham­bre de 55 días por­que no le fa­ci­li­ta­ban ma­te­ria­les pa­ra pin­tar y te­nía que di­bu­jar so­bre pa­pe­les que ha­cía él mis­mo con ayu­da de un gáns­ter ru­so, uti­li­zan­do co­mo pig­men­tos gra­nos de ca­fé y mer­me­la­da. “Hu­bie­ra re­ta­do a Bas­quiat a que co­pia­ra mis cua­dros con esos re­cur­sos”, ase­gu­ra. Un juez le dio la ra­zón, y a par­tir de en­ton­ces la cár­cel cuen­ta con un pro­gra­ma ar­tís­ti­co. Al­fre­do sa­lió de la cár­cel pe­san­do 83 ki­los y ha­bien­do par­ti­ci­pa­do en cua­tro exposiciones. Des­pués se fue a vi­vir a China, se hi­zo ami­go de Ai Wei­wei y aca­bó en la cár­cel por ha­ber si­do des­cu­bier­to fa­bri­can­do ar­mas. Re­gre­só a Es­ta­dos Uni­dos y fue uno de los ar­tis­tas par­ti­ci­pan­tes en el ex­pe­ri­men­to do­cu­men­tal We li­ve in pu­blic que es­tre­nó el pio­ne­ro de In­ter­net Josh Ha­rris en 2009 ga­nan­do el Pre­mio del Ju­ra­do en el Fes­ti­val de Sun­dan­ce. Aho­ra Al­fre­do Mar­tí­nez se vuel­ve a pa­sear por las ca­lles de Nue­va York bus­can­do co­mi­da. El res­to es le­yen­da.

Al­fre­do Mar­tí­nez, re­tra­ta­do en la imagen Work in Pro­gress I: Al­fre­do Mar­tí­nez, de Ja­mes Bi­zon.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.