La Ram­bla un año des­pués

El 17 de agos­to de 2017, 16 per­so­nas fue­ron ase­si­na­das por una cé­lu­la is­la­mis­ta en Bar­ce­lo­na y Ri­poll. Ocho te­rro­ris­tas per­die­ron la vi­da. Era un gru­po de jó­ve­nes en apa­rien­cia in­te­gra­do. Na­die sos­pe­chó nun­ca de ellos. Un via­je a los es­ce­na­rios de aque­llo

El País Semanal - - DOCUMENTOS - por Je­sús Ro­drí­guez /fo­to­gra­fía de Jor­di Adrià

ALAS 16.54 LA RAM­BLA hier­ve. Los 500 me­tros que se­pa­ran la fuen­te de Ca­na­le­tas del Mo­sai­co de Joan Mi­ró en di­rec­ción al mar son un bos­que de ca­be­zas en­vuel­to en un mur­mu­llo de idio­mas. Hay man­te­ros y car­te­ris­tas; pa­re­jas con ni­ños; pues­tos de he­la­dos y quios­cos de flo­res; ex­cur­sio­nes de ado­les­cen­tes y ju­bi­la­dos; pa­quis­ta­níes con sa­ri y ame­ri­ca­nos en pan­ta­lón cor­to. Avan­zar en­tre esa ma­ra­bun­ta re­sul­ta ca­si im­po­si­ble. A es­ta ho­ra, el 17 de agos­to de 2017, You­nes Abou­yaa­qoub, de 22 años, irrum­pió en el pa­seo con­du­cien­do una fur­go­ne­ta Fiat Ta­len­to. Su in­ten­ción era ma­tar. Cuan­to más me­jor. Pi­só a fon­do el ace­le­ra­dor e ini­ció un des­cen­so mor­tal que du­ró 45 se­gun­dos. Ha­bía na­ci­do en Ma­rrue­cos, pe­ro no era in­mi­gran­te. Des­de los cua­tro años vi­vía con su fa­mi­lia en Ri­poll, un pue­blo de 11.000 ha­bi­tan­tes al nor­te de Gi­ro­na, en una plá­ci­da vi­vien­da de pro­tec­ción ofi­cial. Tam­po­co era un de­vo­to mu­sul­mán, “no sa­bía ni re­zar en ára­be”, con­fir­ma Alí Yas­si­ne, pre­si­den­te de la mez­qui­ta An­nour. Ni un mar­gi­na­do: ha­bía ter­mi­na­do la se­cun­da­ria; te­nía tra­ba­jo co­mo sol­da­dor, co­che, mo­to y era un buen de­por­tis­ta. Tar­des de pi­pas y ri­sas en pan­di­lla en la pla­za de la Sar­da­na. Cur­vas al lí­mi­te en su BMW por la pla­za Gran de Ri­poll, in­ten­tan­do im­pre­sio­nar a las ado­les­cen­tes de la te­rra­za del Bar Ca­bi­na. Le acom­pa­ña­ba una fa­ma de buen cha­val. Nu­ria Per­pin­ya, téc­ni­ca de Par­ti­ci­pa­ción en el Ayun­ta­mien­to, que le co­no­ció de cer­ca (co­mo al res­to de los 10 miem­bros de la cé­lu­la te­rro­ris­ta que vi­vían en el pue­blo, de los que 7 mu­rie­ron), lle­va un año pre­gun­tán­do­se có­mo y por qué se con­vir­tió en un ase­sino. “Es una in­cóg­ni­ta que me per­se­gui­rá de por vi­da. Eran cua­tro pa­re­jas de her­ma­nos. In­mi­gran­tes de se­gun­da ge­ne­ra­ción. Nos pa­re­cía que con el ca­ta­lán, la ro­pa de mar­ca y un tra­ba­jo ya te­nían que sen­tir­se de aquí. Y de gol­pe nos da­mos cuen­ta de que la in­te­gra­ción es al­go emo­cio­nal. Un sen­ti­mien­to. Mu­chas ve­ces no se sien­ten ni de España ni de Ma­rrue­cos. Allí los lla­man eu­ro­peos y aquí mo­ros. Eso les pro­vo­ca un enor­me va­cío de iden­ti­dad. Que al­guien pue­de lle­nar ofre­cién­do­les una ra­zón por la que lu­char. En es­te ca­so fue un imam, Ab­del­ba­ki Es Satty, el que los en­ga­ñó. Por eso es­ta­mos obli­ga­dos a que se sien­tan par­te de la co­mu­ni­dad. Es un tra­ba­jo a lar­go pla­zo. Los mi­la­gros no exis­ten. Te­ne­mos que re­pen­sar el sis­te­ma por­que no ha fun­cio­na­do”. En re­la­ción con esas se­gun­das ge­ne­ra­cio­nes de in­mi­gran­tes (los de­no­mi­na­dos ho­me­grown), la Unión de Comunidades Is­lá­mi­cas de España apor­ta un da­to po­co co­no­ci­do: de los dos mi­llo­nes de mu­sul­ma­nes que vi­ven en España, el 42% ya dis­po­ne de la na­cio­na­li­dad, y de es­tos, 430.990 han na­ci­do aquí (datos de 2017). Son es­pa­ño­les. Hijos y nie­tos de ma­gre­bíes. Mu­sul­ma­nes y es­pa­ño­les. Co­mo los yiha­dis­tas de Ri­poll. Pa­ra el po­li­tó­lo­go Mous­sa Bou­rek­ba, coor­di­na­dor de un es­tu­dio ela­bo­ra­do por el think tank Cidob ti­tu­la­do Aten­ta­dos de Bar­ce­lo­na: Reac­cio­nes, ex­pli­ca­cio­nes y de­ba­tes pen­dien­tes, “an­te el te­rro­ris­ta islámico an­tes po­día­mos de­cir: ‘Esos no tie­nen na­da que ver con

no­so­tros, son de fue­ra’. Pe­ro hoy el te­rro­ris­ta es au­tóc­tono. Los miem­bros de la cé­lu­la de Ri­poll ha­bían cre­ci­do en Ca­ta­lu­ña. Y eso nos obli­ga a cen­trar­nos en su re­co­rri­do bio­grá­fi­co, ver qué ha fa­lla­do. Nos en­fren­ta­mos a la de­bi­li­dad del sis­te­ma, no a mo­ros pe­li­gro­sos”, ex­pli­ca. La ra­di­ca­li­za­ción es una su­ma de fac­to­res en las que la re­li­gión es un ele­men­to más. Es un pro­ce­so mul­ti­di­men­sio­nal. Hay ele­men­tos de frus­tra­ción y re­sen­ti­mien­to; de in­jus­ti­cia y ex­clu­sión; una di­men­sión so­cio­eco­nó­mi­ca, po­lí­ti­ca y cul­tu­ral. ¿Has­ta qué pun­to el is­la­mis­mo es el des­en­ca­de­nan­te? “Yo creo que hay jó­ve­nes que quie­ren ac­ce­der a la vio­len­cia, co­mo pa­sa en EE UU con las ma­tan­zas en los ins­ti­tu­tos, o con An­ders Brei­vik, en No­rue­ga, que ase­si­nó a 77 per­so­nas. En el mer­ca­do eu­ro­peo el ac­ce­so a la vio­len­cia tie­ne hoy una coar­ta­da en el is­lam. Más que una ra­di­ca­li­za­ción del is­lam, hay una is­la­mi­za­ción de la ra­di­ca­li­za­ción que jus­ti­fi­ca al jo­ven su ac­ce­so a la vio­len­cia in­dis­cri­mi­na­da”. ¿Por qué na­die de­tec­tó a los jó­ve­nes yiha­dis­tas de Ri­poll? El jo­ven co­mi­sa­rio de la in­te­li­gen­cia an­ti­yiha­dis­ta del Cuer­po Na­cio­nal de Po­li­cía mi­ra a los ojos, apo­ya los bra­zos so­bre la me­sa y se ex­pre­sa con vehe­men­cia: “Esa cé­lu­la no es­ta­ba en nues­tro ra­dar. Ri­poll es un pue­blo pe­que­ño, sin gue­tos. Sin an­te­ce­den­tes sa­la­fis­tas. To­dos eran her­ma­nos, ami­gos o pri­mos, por lo que se mo­vían en ca­na­les de ab­so­lu­ta con­fian­za. Eran muy jó­ve­nes. No da­ban pro­ble­mas en el instituto. No se co­mu­ni­ca­ban por In­ter­net. No es­ta­ban fi­cha­dos. No pa­ra­ban por la mez­qui­ta. No lle­va­ban bar­bas ni ves­ti­men­tas tra­di­cio­na­les. Has­ta que lle­gó el imam y les dio el úl­ti­mo em­pu­jón. Y se lan­za­ron al va­cío”. Los her­ma­nos ma­yo­res (You­nes, Moha­med Hi­chamy y Yous­sef Aa­lla) arras­tra­ron a los pe­que­ños (dos de los muer­tos a ti­ros por los mos­sos d’es­qua­dra eran me­no­res de edad). Ex­pe­ri­men­ta­ron una con­ver­sión rá­pi­da y a la an­ti­gua (es de­cir, of­fli­ne). Te­nían sus lu­ga­res se­cre­tos de reunión a 300 ki­ló­me­tros de Ri­poll (en Al­ca­nar y Riu­de­can­yes). “Nues­tro fra­ca­so fue no iden­ti­fi­car­los”, con­ti­núa el co­mi­sa­rio. “Na­die nos di­jo que es­ta­ban com­pran­do pro­duc­tos quí­mi­cos; que ha­bían ven­di­do jo­yas; que ha­bían al­qui­la­do fur­go­ne­tas; que en un cha­lé ce­rra­do de Al­ca­nar (Ta­rra­go­na) se ha­bía me­ti­do un gru­po de oku­pas de ori­gen ma­gre­bí y del in­mue­ble sa­lía un olor quí­mi­co nau­sea­bun­do…”. La ra­di­ca­li­za­ción de You­nes fue ex­prés. Y se­cre­ta. Pro­pia de los usos de la sec­ta sa­la­fis­ta Tak­fir Wal Hij­ra, una de las más im­pe­ne­tra­bles del is­lam. A cu­yos miem­bros se les per­mi­te asu­mir las cos­tum­bres de los in­fie­les pa­ra pa­sar inad­ver­ti­dos has­ta que tie­nen ca­pa­ci­dad de ac­tuar. Y ya es im­po­si­ble pa­rar­los. Se tra­ta de neu­tra-

En me­nos de un mi­nu­to, You­nes arra­só to­do lo que en­con­tró a su al­can­ce. Ma­tó sin pie­dad

li­zar­los an­tes. Los miem­bros de la cé­lu­la fue­ron en­ce­rrán­do­se en una her­mé­ti­ca iden­ti­dad co­lec­ti­va, ba­sa­da en en­fer­mi­zos la­zos fa­mi­lia­res, de la que era im­po­si­ble es­ca­par por­que su­po­nía trai­cio­nar a los su­yos. El ase­sino de La Ram­bla pa­só en po­cos me­ses de ser una es­tre­lla lo­cal del fút­bol a ma­tar a 15 per­so­nas. En me­nos de un mi­nu­to arra­só to­do lo que en­con­tró a su al­can­ce. A con­cien­cia. Ma­tó sin pie­dad. En­tre ellos, tres ni­ños. So­lo se de­tu­vo cuan­do sal­tó el air­bag y se blo­queó el sis­te­ma eléc­tri­co de su vehícu­lo jun­to al Pa­vi­men­to de Mi­ró. Allí que­da­ron ten­di­das sus tres úl­ti­mas víc­ti­mas mor­ta­les. “Si la fur­go­ne­ta no se ave­ría, hu­bie­ra se­gui­do ma­tan­do has­ta el mo­nu­men­to a Colón”, ex­pli­ca en ese mis­mo lu­gar un ca­bo de los Mos­sos d’Es­qua­dra mien­tras aca­ri­cia su fu­sil UMP, un ar­ma de gue­rra del que se ha do­ta­do a las pa­tru­llas del cuer­po. “Vi­mos có­mo el vehícu­lo en­tra­ba en el bu­le­var; em­pe­za­mos a co­rrer tras él, pe­ro no po­día­mos abrir fue­go en me­dio de aquel caos. Tar­da­mos dos mi­nu­tos. Cuan­do lle­ga­mos, el te­rro­ris­ta ya no es­ta­ba”. A la al­tu­ra de la ca­lle del Hos­pi­tal, You­nes sa­lió de la ca­mio­ne­ta, al­qui­la­da un día an­tes en Sa­ba­dell por su ami­go y ve­cino Driss Ou­ka­bir, de 27 años (hoy en la pri­sión de Soto del Real). Mi­ró a un la­do y a otro. No pro­fi­rió el tra­di­cio­nal “Allahu ak­bar” pre­vio a la muer­te de un yiha­dis­ta en com­ba­te. Por el con­tra­rio, es­ca­pó. “Es­pe­ra­ba que le frie­ran a ti­ros, con­ver­tir­se en un már­tir. Pe­ro no pa­só na­da. Se fue an­dan­do con cal­ma ha­cia el cer­cano mer­ca­do de La Bo­que­ría. Se per­dió en­tre los pues­tos. Un par de ho­ras más tar­de, vol­vió a ma­tar, es­ta vez a cu­chi­lla­das, a Pau Pé­rez, de 34 años, pa­ra ro­bar­le el co­che”, re­la­ta el co­mi­sa­rio L., je­fe de la in­te­li­gen­cia an­ti­yiha­dis­ta del Cuer­po Na­cio­nal de Po­li­cía: “Que La Ram­bla no tu­vie­ra bo­lar­dos fue un gran error de seguridad. Les ha­bía­mos avi­sa­do”. La al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na ale­gó que ha­bían op­ta­do por re­for­zar la vi­gi­lan­cia. Hoy, en ese lu­gar, hay un pu­ña­do de bo­lar­dos de un me­tro de al­tu­ra. You­nes de­jó so­bre La Ram­bla 14 muer­tos y 140 he­ri­dos de 35 na­cio­na­li­da­des. Uno de ellos era Pa­blo Abe­ca­sis, un ar­gen­tino de 37 años que tra­ba­ja­ba en uno de

Con 80 mez­qui­tas sa­la­fis­tas, Bar­ce­lo­na lle­va­ba años pre­pa­rán­do­se pa­ra un aten­ta­do yiha­dis­ta

los quios­cos. Vio to­do. Aún se so­bre­sal­ta an­te el mí­ni­mo rui­do. Ha es­ta­do 10 me­ses de ba­ja. “Sa­lí a fu­mar. Vi una fur­go­ne­ta blanca en­tran­do por Ca­na­le­tas. Me ex­tra­ñó. Se pa­ró al la­do del me­tro. Y ace­le­ró. La gen­te em­pe­zó a gri­tar y a co­rrer bus­can­do re­fu­gio; se me­tió en trom­ba en mi pues­to; me em­pu­ja­ron fue­ra. La fur­go­ne­ta ve­nía di­rec­ta a mí. In­ten­té es­qui­var­la, pe­ro ha­cía eses pa­ra que no te es­ca­pa­ras. Me le­van­tó por el ai­re. Vo­lé un par de me­tros. Pe­gué con la ca­be­za y los bra­zos en el pa­ra­bri­sas y creo que lo rom­pí. No le vi la ca­ra. Pa­só por en­ci­ma de una mu­jer que es­ta­ba a mi la­do. La des­tro­zó. A mí me co­gió de fren­te, por eso me sal­vé. A los que pi­lla­ba de es­pal­das, los par­tía. Cuan­do to­do aca­bó, ti­ra­do bo­ca aba­jo so­bre un char­co de san­gre, en lo úni­co en que pen­sa­ba era en la ex­tra­ña quie­tud de La Ram­bla: pa­re­cían las cin­co de la ma­dru­ga­da. No ha­bía na­die; no ha­bía vo­ces; no se es­cu­cha­ban ni los pá­ja­ros”. Joan Por­tals, co­mi­sa­rio je­fe de los Mos­sos en Bar­ce­lo­na, tam­po­co ol­vi­da­rá ese si­len­cio se­pul­cral que inun­da­ba La Ram­bla cuan­do, a las 17.15, ins­pec­cio­nó el es­ce­na­rio de la ma­sa­cre. Por­tals, al man­do de los 3.000 mos­sos de la ca­pi­tal, em­pe­zó a to­mar de­ci­sio­nes. To­do es­ta­ba pre­vis­to en el pro­to­co­lo Cro­nos: la sus­pen­sión de los per­mi­sos de los 17.000 po­li­cías de la Ge­ne­ra­li­tat; el des­plie­gue de pa­tru­llas en lu­ga­res es­tra­té­gi­cos; el con­trol de las in­fra­es­truc­tu­ras bá­si­cas, la coor­di­na­ción con los ser­vi­cios de emer­gen­cia, la Po­li­cía Lo­cal y la seguridad pri­va­da. In­clu­so un plan de in­for­ma­ción en tiem­po real a los ciu­da­da­nos vía Twit­ter. Al es­ce­na­rio del cri­men co­men­za­ron a lle­gar los equi­pos de cri­mi­na­lís­ti­ca de los Mos­sos, el cuer­po de po­li­cía que ha­bía to­ma­do la di­rec­ción (en ex­clu­si­va) de la in­ves­ti­ga­ción so­bre el te­rreno. Y tam­bién dis­cre­tos agen­tes de in­te­li­gen­cia de la Guar­dia Ci­vil y del Cuer­po Na­cio­nal de Po­li­cía en bus­ca de in­for­ma­ción. Ca­da uno por su la­do. En esas pri­me­ras ho­ras, el te­nien­te co­ro­nel V., je­fe de la UCE-2, la uni­dad cen­tral con­tra el yiha­dis­mo de la Guar­dia Ci­vil, co­gió un he­li­cóp­te­ro en Ma­drid con des­tino a Bar­ce­lo­na. “A tra­vés de nues­tra in­for­ma­ción avan­za­da co­men­za­mos a te­ner cla­ro que no era un lo­bo so­li­ta­rio. Re­cons­trui­mos el ata­que en nues­tro la­bo­ra­to­rio. De­du­ji­mos qué ti­po de ac­ción y qué ti­po de te­rro­ris­tas ha­bían si­do. Lo que no hi­ci­mos fue co­nec­tar­lo con la ex­plo­sión que ha­bía ocu­rri­do la no­che an­te­rior en un cha­lé en Al­ca­nar (Ta­rra­go­na). Era un asun­to de los Mos­sos. Ni si­quie­ra de­ja­ron en­trar a nues­tros es­pe­cia­lis­tas en ex­plo­si­vos al lu­gar. To­do fue bas­tan­te la­men­ta­ble”. Bar­ce­lo­na lle­va­ba años pre­pa­rán­do­se pa­ra un aten­ta­do. Des­de 2015 ha­bían caí­do co­mo pie­zas de do­mi­nó de la vio­len­cia yiha­dis­ta Pa­rís, Bru­se­las, Ni­za y Ber­lín. Des­de la lle­ga­da del Daesh (el au­to­pro­cla­ma­do Es­ta­do Islámico) al po­der, 222 ciu­da­da­nos es­pa­ño­les (o con per­mi­so de re­si­den­cia) se ha­bían des­pla­za­do a Si­ria e Irak pa­ra la gue­rra san­ta. Mu­chos ha­bían vuel­to. Y otros 255 ra­di­ca­les is­lá­mi­cos ha­bían muer­to o es­ta­ban en pri­sión (fuer­te­men­te con­tro­la­dos por un sis­te­ma de in­te­li­gen­cia desa­rro­lla­do por Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias y un pro­gra­ma de des­ra­di­ca­li­za­ción). España lle­va­ba 13 años sin su­frir un ata­que yiha­dis­ta (des­de el 11-M), pe­ro Ca­ta­lu­ña era con­si­de­ra­da un ob­je­ti­vo de ries­go pre­fe­ren­te por to­dos los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia. In­clu­so los ame­ri­ca­nos. Al me­nos des­de 2007, se­gún un ca­ble de la Em­ba­ja­da de Es­ta­dos Uni­dos fil­tra­do por Wi­kiLeaks. Con una de las po­bla­cio­nes de mu­sul­ma­nes más nu­me­ro­sas del Es­ta­do (más de 500.000 per­so­nas), unas 80 mez­qui­tas de ideo­lo­gía sa­la­fis­ta (la co­rrien­te is­lá­mi­ca que ins­pi­ra al Daesh) y un lar­go his­to­rial de ope­ra­cio­nes po­li­cia­les re­la­cio­na­das con el yiha­dis­mo, to­do si­tua­ba a la ca­pi­tal ca­ta­la­na en el pun­to de mi­ra. In­clu­so los or­ga­ni­za­do­res de los aten­ta­dos de las Torres Ge­me­las man­tu­vie­ron reunio­nes pre­vias en la pro­vin­cia de Ta­rra­go­na (un área ex­plo­ta­da por los is­la­mis­tas co­mo san­tua­rio). Los in­ves­ti­ga­do­res Fer­nan­do Rei­na­res y Ca­ro­la Gar­cía-Cal­vo, del Instituto El­cano, afir­man que so­lo des­de 2013 has­ta 2017 se ha­bían desa­rro­lla­do en

Ca­ta­lu­ña 33 ope­ra­cio­nes con­tra el yiha­dis­mo con 65 de­te­ni­dos, la úl­ti­ma el pa­sa­do 1 de agos­to en Ma­ta­ró. Des­de ju­nio de 2015, el gra­do de ame­na­za yiha­dis­ta que ca­da se­ma­na eva­lúan y fi­jan los ana­lis­tas del CITCO (Cen­tro de In­te­li­gen­cia con­tra el Te­rro­ris­mo y el Cri­men Or­ga­ni­za­do) es­ta­ba en el ni­vel 4 so­bre 5. El ries­go era muy al­to. Al­go que con­fir­ma el je­fe de la UCE-2 de la Guar­dia Ci­vil: “Has­ta ese mo­men­to ha­bía­mos te­ni­do la suer­te. Ha­bía una cal­ma ten­sa. El ries­go se mi­de por tres cri­te­rios: la in­ten­ción del te­rro­ris­ta, la ca­pa­ci­dad del te­rro­ris­ta y el cálcu­lo de pro­ba­bi­li­da­des de que ac­túe. To­do eso con­flu­yó el 17 de agos­to. La sor­pre­sa lle­gó cuan­do vi­mos la mag­ni­tud de lo que es­ta­ban pre­pa­ran­do. Ha­bían fa­bri­ca­do una can­ti­dad de ex­plo­si­vo TATP (el pe­ró­xi­do de ace­to­na, tam­bién lla­ma­do la ma­dre de Sa­tán) co­mo nun­ca ha­bía­mos vis­to: más de 200 ki­los. Pen­sa­ban car­gar con ellos las tres fur­go­ne­tas que ha­bían al­qui­la­do el día an­tes. Iba a ser un aten­ta­do múl­ti­ple, con dis­tin­tas me­to­do­lo­gías. Con­tra lu­ga­res em­ble­má­ti­cos (el Camp Nou y la Sa­gra­da Fa­mi­lia) y tam­bién con­tra do­ta­cio­nes po­li­cia­les. Sa­bían que su fi­nal se­ría un en­fren­ta­mien­to con los mos­sos. Por eso te­nían pre­pa­ra­das gra­na­das de mano y, al me­nos, un cha­le­co de ex­plo­si­vos. Iban a mo­rir ma­tan­do. He­mos con­ju­ra­do mu­chas ame­na­zas en es­tos años, pe­ro es­ta vez no pu­di­mos. La cla­ve fue reac­cio­nar. Y lo hi­ci­mos. La cé­lu­la que­dó des­ac­ti­va­da. Aho­ra se tra­ta de apli­car las lec­cio­nes apren­di­das”. La coor­di­na­ción de la in­for­ma­ción en­tre los dis­tin­tos cuer­pos de seguridad ha si­do siem­pre el es­la­bón más dé­bil en la lu­cha an­ti­te­rro­ris­ta. Al­go que fue evi­den­te en los aten­ta­dos del 11-M. En es­ta oca­sión, la des­co­ne­xión fue evi­den­te. No so­lo no de­tec­ta­ron a la cé­lu­la, sino que se les es­ca­pó el imam, un in­di­vi­duo con re­la­cio­nes yiha­dis­tas en España y Eu­ro­pa, que ter­mi­nó de ra­di­ca­li­zar­se en la cár­cel de Cas­te­llón (don­de in­gre­só por trá­fi­co de ha­chís y don­de le in­ten­ta­ron fi­char co­mo con­fi­den­te tan­to el CNI co­mo la po­li­cía y la Guar­dia Ci­vil). Tam­po­co es­tá cla­ro de dón­de sa­lió y quién fil­tró un su­pues­to avi­so de la CIA so­bre la in­mi­nen­cia de un ata­que en La Ram­bla (ca­da cuer­po po­li­cial le echa la cul­pa al res­to). Ni si la cé­lu­la te­nía re­la­cio­nes con el Daesh. Si sus via­jes (Fran­cia, Bél­gi­ca, Sui­za y Ma­rrue­cos) es­ta­ban re­la­cio­na­dos con la es­truc­tu­ra glo­bal del Daesh. Y si pen­sa­ban aten­tar en Pa­rís. Al­go que pa­re­ce con­fir­ma­do. El aco­pla­mien­to en­tre los cuer­pos im­pli­ca­dos (Mos­sos, Cuer­po Na­cio­nal de Po­li­cía y Guar­dia Ci­vil) em­pe­zó a fun­cio­nar de for­ma más en­gra­sa­da el 24 de agos­to,

El aten­ta­do no sa­lió co­mo ha­bían pla­nea­do. En prin­ci­pio, no pen­sa­ban ata­car La Ram­bla

tras la or­den del juez ins­truc­tor de la Au­dien­cia Na­cio­nal Fer­nan­do Andreu de que el CITCO se en­car­ga­ra (ba­jo su con­trol) de la coor­di­na­ción de la in­for­ma­ción. To­do se de­bía po­ner so­bre su me­sa. Los Mos­sos de­bían tra­ba­jar so­bre el te­rreno en Ca­ta­lu­ña; el Cuer­po Na­cio­nal de Po­li­cía, en dispositivos mix­tos con los ser­vi­cios ma­rro­quíes, y la Guar­dia Ci­vil, con la in­te­li­gen­cia fran­ce­sa. El di­se­ño era per­fec­to. Pe­ro qui­zá ya era de­ma­sia­do tar­de. Los ca­be­ci­llas de la cé­lu­la es­ta­ban muer­tos. “Y lo me­nos in­te­li­gen­te en in­te­li­gen­cia es ma­tar al ma­lo, por­que te que­das sin un tes­ti­mo­nio di­rec­to de có­mo se pla­neó y lle­vó a ca­bo el ata­que. Y los mos­sos se car­ga­ron a seis”, ex­pli­ca un ofi­cial de in­for­ma­ción de otro cuer­po. Aun­que la pre­ven­ción del aten­ta­do no fue óp­ti­ma, la reac­ción po­li­cial lo fue. Una de las pri­me­ras de­ci­sio­nes del co­mi­sa­rio Por­tals de los Mos­sos con­sis­tió en des­ple­gar en Bar­ce­lo­na la Ope­ra­ción Jau­la (Ga­bia) pa­ra evi­tar que el te­rro­ris­ta de La Ram­bla hu­ye­ra (al­go que no se con­si­guió). Tras el aten­ta­do, en me­nos de una ho­ra se ins­ta­ló un cen­tro de coor­di­na­ción en el Hard Rock Ca­fé de la pla­za de Ca­ta­lu­ña y se ac­ti­vó un cen­tro de ope­ra­cio­nes (el Ce­cor) en una sa­la sub­te­rrá­nea del De­par­ta­men­to de In­te­rior, en el pa­seo de Sant Joan. Tam­bién se re­for­za­ron los con­tro­les en rin­co­nes es­tra­té­gi­cos. El ma­jor Josep Lluís Tra­pe­ro to­mó el man­do. El ex­je­fe de los Mos­sos, que ha de­cli­na­do par­ti­ci­par en es­te reportaje, ha de­ja­do, sin em­bar­go, dos re­fle­xio­nes so­bre aquel día: “El 17 de agos­to tu­vo una di­men­sión po­lí­ti­ca que me in­co­mo­dó y me si­gue in­co­mo­dan­do. Y su­pu­so el prin­ci­pio de un cam­bio muy pro­fun­do en mi vi­da que aho­ra arras­tro y ve­re­mos cuán­do tie­ne su fi­nal”. El aten­ta­do no sa­lió co­mo los te­rro­ris­tas ha­bían pla­nea­do. No pen­sa­ban ata­car La Ram­bla. To­do se tor­ció la no­che an­te­rior. Con una ex­plo­sión a las 23.17 en una ur­ba­ni­za­ción per­di­da en­tre Ta­rra­go­na y Cas­te­llón, en el epi­cen­tro de la geo­gra­fía del yiha­dis­mo. Mu­rie­ron dos de sus miem­bros (uno de ellos, el imam, Es Satty, su lí­der) y un ter­ce­ro su­frió gra­ves he­ri­das (Moha­med Hou­li Che­mial, de 21 años, hoy en la pri­sión de Al­ca­lá Me­co). El nú­me­ro F9 de la ca­lle de Mon­te­car­lo, a nue­ve ki­ló­me­tros del pue­blo de Al­ca­nar, es un so­li­ta­rio mon­tón de pol­vo y es­com­bros. Unos ab­sur­dos pel­da­ños de pie­dra con­du­cen al solar don­de se en­con­tra­ba el pe­que­ño cha­lé de una plan­ta en el que du­ran­te me­ses el imam Es Satty, de 45 años, ra­di­ca­li­zó a los jó­ve­nes de Ri­poll. Y tam­bién el la­bo­ra­to­rio en el que pro­du­je­ron cen­te­na­res de ki­los de TATP, un pol­vo blan­co y cris­ta­lino e ines­ta­ble que ta­pi­za­ba el suelo del in­mue­ble. En un pe­que­ño co­ber­ti­zo la cé­lu­la al­ma­ce­na­ba más de un cen­te­nar de bom­bo­nas de bu­tano. Al fi­lo de la me­dia­no­che del miér­co­les 16 de agos­to el in­mue­ble re­ven­tó y des­tro­zó el cha­lé ve­cino, pro­pie­dad de un ma­tri­mo­nio de an­cia­nos fran­ce­ses. Esa no­che no es­ta­ban. Es­tos re­cuer­dan có­mo aquel gru­po de jó­ve­nes ma­gre­bíes siem­pre les ha­bían sus­ci­ta­do sos­pe­chas: “Nun­ca vi­mos mu­je­res ni tam­po­co ni­ños. Eran hom­bres jó­ve­nes, muy dis­cre­tos; nos ha­bla­ban en fran­cés y siem­pre ha­bía uno de guar­dia en la azo­tea. Pen­sá­ba­mos que es­ta­ban en asun­tos de dro­ga, pe­ro no se lo di­ji­mos a na­die”. Los Mos­sos tam­po­co die­ron ma­yor im­por­tan­cia a la ex­plo­sión, que con­si­de­ra­ron en un pri­mer mo­men­to un asun­to de fa­bri­ca­ción de dro­gas. Tras la ex­plo­sión en Al­ca­nar y la muer­te de su lí­der, la cé­lu­la de te­rro­ris­tas vein­tea­ñe­ros, sin ex­plo­si­vos, ar­mas, di­rec­ción ni ex­pe­rien­cia, co­men­zó su hui­da a nin­gu­na par­te. A las 16.54 del 17 de agos­to, You­nes ata­có en so­li­ta­rio en La Ram­bla. A la 1.03, cin­co de sus com­pa­ñe­ros de cé­lu­la (en­tre ellos su her­mano Hous­sai­ne, de 17 años) in­ten­ta­ron re­pe­tir la ac­ción en el pa­seo ma­rí­ti­mo de Cam­brils (Ta­rra­go­na). Em­bis­tie­ron con un Audi A3 1.9 TDI ne­gro a una pa­tru­lla de los Mos­sos, aca­ba­ron con la vi­da de una tu­ris­ta a cu­chi­lla­das e hi­rie­ron a va­rios más, pa­ra ter­mi­nar acri­bi­lla­dos por un agen­te uni­for­ma­do y otros de pai­sano. Cua­tro días más tar­de, a las 16.00 del 21 de agos­to, You­nes era muer­to a ti­ros por dos mos­sos en un ca­mino ve­ci­nal en­tre vi­ñas cer­ca de Sant Sa­dur­ní, en un ope­ra­ti­vo se­gui­do en di­rec­to des­de el Ce­cor de Bar­ce­lo­na a tra­vés de las cámaras de uno de sus he­li­cóp­te­ros. Los agen­tes va­cia­ron sus car­ga­do­res so­bre You­nes, que tras su muer­te pre­sen­ta­ba va­rios im­pac­tos en la ca­ra. Por­ta­ba un cin­tu­rón fal­so de ex­plo­si­vos y cua­tro cu­chi­llos. Lle­va­ba cua­tro días va­gan­do por el cam­po. Se­gún los Mos­sos, na­die le pro­por­cio­nó ayu­da en ese tiem­po. La cé­lu­la es­ta­ba eli­mi­na­da. El in­ten­den­te Eduard, uno de

La mez­qui­ta An­nour de Ri­poll, en la que ofi­cia­ba el imam Es Satty, que ra­di­ca­li­zó a un gru­po de jó­ve­nes mu­sul­ma­nes hijos de in­mi­gran­tes. Des­de la muer­te del yiha­dis­ta, el nue­vo imam es Moha­med el On­cre, de 61 años, al­ba­ñil de pro­fe­sión. Co­bra 200 eu­ros.

Pa­blo Abe­ca­sis, de 37 años, de­lan­te del quios­co don­de tra­ba­ja en La Ram­bla. El 17 de agos­to fue atro­pe­lla­do gra­ve­men­te por You­nes. Lo re­cuer­da to­do. “La fur­go­ne­ta vino di­rec­ta­men­te a mí. Me le­van­tó por el ai­re. Pe­gué con la ca­be­za en el pa­ra­bri­sas. Creí que me mo­ría”.

En es­ta pá­gi­na, dos ofi­cia­les que di­ri­gie­ron el ope­ra­ti­vo an­ti­te­rro­ris­ta. Arri­ba, el in­ten­den­te Ra­món Cha­cón, que man­dó el ope­ra­ti­vo que aca­bó con la vi­da de You­nes. De­ba­jo, el co­mi­sa­rio Joan Por­tals, je­fe de los Mos­sos en Bar­ce­lo­na. En la pá­gi­na si­guien­te, imá­ge­nes de La Ram­bla.

Ba­rrio de El Ra­val, a cin­co mi­nu­tos del lu­gar del aten­ta­do. De fren­te, Ibrahim Pé­rez, por­ta­voz de Mu­sul­ma­nes con­tra la Is­la­mo­fo­bia. Cree que la fal­ta de in­ter­lo­cu­ción del is­lam es­pa­ñol con el Es­ta­do pro­vo­ca la ra­di­ca­li­za­ción. En la pá­gi­na si­guien­te, el ca­mino de hui­da de You­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.