Gui­ller­mo So­la­na

Una na­tu­ra­le­za muy vi­va

El País Semanal - - PLACERES - POR SACHA HORMAECHEA FO­TO­GRA­FÍA DE IN­MA FLO­RES

El di­rec­tor ar­tís­ti­co del Thys­sen pre­pa­ra un gaz­pa­cho mien­tras de­par­te so­bre los pun­tos de co­ne­xión en­tre la plástica y la co­ci­na. Dos dis­ci­pli­nas di­fe­ren­tes pe­ro con con­co­mi­tan­cias: am­bas es­tán he­chas pa­ra el dis­fru­te.

LOS BODEGONES son, en el ca­so que nos trae, el gé­ne­ro más evi­den­te: se tra­ta de pin­tu­ras que re­pre­sen­tan fru­tas, ver­du­ras, animales o in­clu­so ele­men­tos de la va­ji­lla co­mo co­pas o ja­rras. Pe­ro no son es­tas las úni­cas obras de ar­te que se pue­den en­con­trar en un mu­seo re­la­cio­na­das con la ali­men­ta­ción. En el Thys­sen-Bor­ne­mis­za ma­dri­le­ño, por ejem­plo, han or­ga­ni­za­do en va­rias oca­sio­nes un iti­ne­ra­rio gas­tro­nó­mi­co den­tro de su co­lec­ción, en el que se pue­den ad­mi­rar des­de pie­zas del si­glo XV co­mo una Úl­ti­ma ce­na de un se­gui­dor del Maes­tro de la Vir­go inter Vir­gi­nes has­ta una ham­bur­gue­se­ría hi­per­rea­lis­ta re­crea­da por el pin­cel ca­si fotográfico de Ri­chard Es­tes. “En la pin­tu­ra la co­ci­na es­tá pre­sen­te cons­tan­te­men­te”, re­co­no­ce Gui­ller­mo So­la­na, di­rec­tor ar­tís­ti­co de es­ta ins­ti­tu­ción que, jun­to con el Rei­na So­fía y el Prado, con­for­ma el afa­ma­do trián­gu­lo del ar­te de la ca­pi­tal. “Creo que tie­ne que ver con el he­cho de que aho­ra el pa­ra­dig­ma del pla­cer en la cul­tu­ra eu­ro­pea es el se­xo, pe­ro du­ran­te mu­cho tiem­po fue la co­mi­da, por­que en­ton­ces era mu­cho más di­fí­cil con­se­guir­la: era más es­ca­sa y más inac­ce­si­ble. Y a los ri­cos se les no­ta­ba por­que eran oron­dos”. Co­mo ex­pli­ca So­la­na (Ma­drid, 1960), hom­bre ele­gan­te y de pe­lo cano que an­tes de lle­gar a la ge­ren­cia del Thys­sen en 2005 fue pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio y crí­ti­co de ar­te, las na­tu­ra­le­zas muer­tas pic­tó­ri­cas han mar­ca­do tradicionalmente un sím­bo­lo de hos­pi­ta­li­dad. “En la an­ti­gua Ro­ma, cuan­do lle­ga­bas a una ca­sa te

de­ja­ban en la ha­bi­ta­ción unas acei­tu­nas pa­ra que pi­ca­ras. Co­mo las fru­tas que se de­jan hoy en los ho­te­les. Po­co a po­co se em­pe­zó a po­ner un cua­dro o un mo­sai­co con los ob­je­tos re­pre­sen­ta­dos… y así sur­gie­ron los bodegones”. Sa­bien­do es­to, sor­pren­de me­nos el ex­qui­si­to aga­sa­jo con el que me recibe en su mu­seo. En una ca­lu­ro­sa ma­ña­na de ve­rano, apro­ve­cha­mos el fres­co a la som­bra de las Te­rra­zas del Thys­sen (un bar-res­tau­ran­te si­tua­do a las puer­tas de la pi­na­co­te­ca) pa­ra ha­cer un in­ter­cam­bio de pa­pe­les. Hoy se­rá él quien se pon­ga el man­dil pa­ra pre­pa­rar un gaz­pa­cho cu­ya re­ce­ta apren­dió de su ma­dre. Del ar­te, co­mo él mis­mo ex­pli­ca, me ha­go car­go yo y, en reali­dad, nos ha­ce­mos car­go to­dos: to­do de­pen­de de có­mo que­ra­mos en­ten­der el tér­mino. “A ve­ces uti­li­za­mos la pa­la­bra pa­ra ha­blar de cual­quier ac­ti­vi­dad que es­tá he­cha con un gra­do de vir­tuo­sis­mo, con un ofi­cio tan ex­ce­len­te que es ex­tra­or­di­na­rio. Y en ese sen­ti­do se pue­de de­cir de la ar­qui­tec­tu­ra, de la es­cul­tu­ra, de la pin­tu­ra o de la co­ci­na, que es un ar­te”. Por muy ase­qui­ble que re­sul­te pre­pa­rar un gaz­pa­cho, tam­bién ha­ce fal­ta una do­sis de des­tre­za que él de­mues­tra a pe­sar de su em­pe­ño en sub­ra­yar su des­co­no­ci­mien­to en ma­te­ria cu­li­na­ria. Ade­más de fá­cil, una so­pa fría de to­ma­te y hor­ta­li­zas es un pla­to bien agra­de­ci­do, so­bre to­do en los ri­go­res del ve­rano. En esos te­rre­nos de sen­ci­llez y au­ten­ti­ci­dad se mue­ve el pa­la­dar de So­la­na y tam­bién, por lo que cuen­ta, el de su je­fa, Carmen Cer­ve­ra, quien creó la co­lec­ción del mu­seo jun­to a su di­fun­to ma­ri­do, el ba­rón Thys­sen. Cuen­ta So­la­na que Cer­ve­ra, co­no­ci­da co­mo Ti­ta, se sue­le de­can­tar por una co­ci­na sin am­ba­ges. “Tie­ne un gus­to muy sen­ci­llo. Una co­sa que hay siem­pre en su ca­sa y me gus­ta mu­cho son las en­sa­la­das de apio y que­so par­me­sano, que son de­li­cio­sas y no pue­den ser más fá­ci­les de pre­pa­rar. Es­te pla­to lo sir­ve en su ca­sa de Sant Feliu, un en­torno don­de te en­cuen­tras en la glo­ria. A mí siem­pre me ha gus­ta­do ir allí por­que te per­mi­te sol­tar­te: te re­la­jas y au­to­má­ti­ca­men­te adop­tas una ac­ti­tud di­fe­ren­te an­te la vi­da. Y la co­mi­da es muy im­por­tan­te co­mo par­te de eso”. Si bien es po­si­ble en­con­trar mu­chos pun­tos de co­ne­xión en­tre ar­te y gas­tro­no­mía, lo cier­to es que tam­bién se pue­den de­tec­tar gran­des di­fe­ren­cias. “Lo que en­vi­dio de la co­ci­na es el te­ji­do con el que cuen­ta: los mu­seos es­tán en cier­to mo­do se­pa­ra­dos de la reali­dad de la gen­te, pe­ro no así la co­ci­na, que es­tá muy me­ti­da en la co­ti­dia­ni­dad. Aho­ra to­do el mun­do se ha re­fi­na­do en sus gus­tos cu­li­na­rios y quie­re ir a si­tios es­pe­cia­les. Sin em­bar­go, la cri­sis ha he­cho que mu­chas fe­rias, ga­le­rías, mu­cho co­lec­cio­nis­mo… ha­yan des­apa­re­ci­do”.

El di­rec­tor ar­tís­ti­co del Mu­seo Thys­sen posa an­te uno de los cua­dros de la co­lec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.