NA­VE­GAR AL DES­VÍO

He per­di­do mi au­to­es­ti­ma ‘ar­ti­fi­cial’. Lle­ga un mo­men­to en que de­jas de uti­li­zar apli­ca­cio­nes pa­ra con­ver­tir­te en una apli­ca­ción de tu te­lé­fono.

El País Semanal - - SUMARIO - Por Ma­nuel Rivas

EN CA­SI TO­DOS LOS CUEN­TOS po­pu­la­res apa­re­ce el lla­ma­do “ob­je­to má­gi­co”. Se­rá el ins­tru­men­to con que hé­roe o he­roí­na con­se­gui­rán vencer la ad­ver­si­dad. Un ejem­plo clá­si­co es la es­pa­da Ex­cá­li­bur, forjada por el ma­go Mer­lín, y que se ha­rá le­gen­da­ria en ma­nos del rey Ar­tu­ro. Ese ob­je­to má­gi­co po­pu­lar es hoy día el mó­vil “in­te­li­gen­te” o smartp­ho­ne, el ar­ma más po­de­ro­sa de con­su­mo, co­mu­ni­ca­ción y con­trol so­cial. Lo que lo ha­ce ca­da día más “má­gi­co” es la ofer­ta in­ce­san­te de apli­ca­cio­nes. Mis re­la­cio­nes con las apli­ca­cio­nes o apps úti­les sue­len ser trau­má­ti­cas, y creo que me iría me­jor con las inú­ti­les. Aun­que es muy di­fí­cil es­ta­ble­cer la fron­te­ra. Hay una apli­ca­ción que no pien­so des­car­gar­me nun­ca. La lla­ma­da el “test de la muer­te”. No por com­pli­ca­da, sino por de­ma­sia­do sen­ci­lla. Al pa­re­cer, pa­ra sa­ber el día en que te vas al otro la­do, a guar­dar los ci­pre­ses, lo úni­co que re­quie­re la apli­ca­ción es que in­tro­duz­cas tu nom­bre, edad, se­xo, pe­so y al­tu­ra. Cu­rio­sa­men­te, no les in­tere­sa cuán­do ca­du­ca la tar­je­ta de cré­di­to. Una po­si­ble ven­ta­ja de sa­ber con an­ti­ci­pa­ción la fe­cha de tu muer­te se­ría la de dis­po­ner de tiem­po pa­ra pen­sar un epi­ta­fio. Pe­ro tam­po­co se preo­cu­pe por eso si es que de­ci­de ha­cer el “test de la muer­te”. Hay va­rias apli­ca­cio­nes que le ayu­da­rán a es­cri­bir un epi­ta­fio. En una se ve una lá­pi­da que di­ce: “Es­to ha si­do to­do”. No es­tá mal, pe­ro pre­fie­ro la que su­gie­re el título de un re­la­to de Phi­lip K. Dick: “Es­pe­ran­do al año pa­sa­do”. Aun­que es di­fí­cil su­pe­rar el epi­ta­fio que alu­de a los pi­mien­tos de Her­bón (o de Pa­drón): “El úl­ti­mo sí que pi­ca­ba”. He des­car­ta­do por inú­ti­les, sin más, to­das las que ayu­dan a ga­nar di­ne­ro. En cam­bio, me pa­re­ció útil una apli­ca­ción que se pre­sen­ta co­mo “ra­dar pa­ra de­tec­tar fan­tas­mas”. En­tre las que con­si­de­ré muy úti­les, he des­car­ga­do va­rias apps pa­ra dis­tin­guir ár­bo­les, plan­tas sil­ves­tres y, có­mo no, las es­tre­llas en el fir­ma­men­to. Ha­cía es­tas des­car­gas muy ilu­sio­na­do, in­clu­so emo­cio­na­do, con fe en el so­lu­cio­nis­mo tec­no­ló­gi­co. Mi mó­vil in­te­li­gen­te iba, por fin, a iden­ti­fi­car lo des­co­no­ci­do. A nom­brar lo que me fas­ci­na­ba, pe­ro que pa­ra mí to­da­vía no te­nía nom­bre. El cho­llo que a Lin­neo, Hum­boldt y to­da esa peña les lle­vó años eter­nos de tra­ba­jo pa­cien­te lo iba a zan­jar en un plis plas con dos pa­res de apli­ca­cio­nes. Ya en ac­ción, pro­ba­ba primero con lo co­no­ci­do, pa­ra fa­jar­me con la in­te­li­gen­cia. En­fo­ca­ba un pino y la apli­ca­ción me in­sis­tía en que aque­llo era un te­jo. Y en la de las plan­tas, lo que me a mí me pa­re­cía una de­da­le­ra, pa­ra la apli­ca­ción era la pe­li­gro­sa acó­ni­to. Con la app de ob­ser­va­ción del fir­ma­men­to se me ca­yó el cie­lo en­ci­ma. Li­te­ral­men­te. Don­de me in­di­ca­ba la Po­lar, yo so­lo veía la se­ñal lu­mi­no­sa del re­pe­ti­dor de te­le­vi­sión del mon­te Fa­ro. Te­nía du­das po­si­ti­vas so­bre mi in­te­li­gen­cia na­tu­ral, pe­ro ya no ten­go nin­gu­na so­bre mi desin­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. He per­di­do mi au­to­es­ti­ma ar­ti­fi­cial. Lle­ga un mo­men­to en que de­jas de uti­li­zar apli­ca­cio­nes pa­ra con­ver­tir­te en una apli­ca­ción de tu te­lé­fono. Me da en­vi­dia la gen­te a la que veo fe­liz con su te­lé­fono in­te­li­gen­te. Hay quien man­tie­ne la teo­ría de que los más jó­ve­nes, los lla­ma­dos pos­mi­llen­nials, ya han su­pe­ra­do esa fron­te­ra de lo na­tu­ral y lo ar­ti­fi­cial. Han na­ci­do con el mó­vil, es una pro­lon­ga­ción anató­mi­ca y neu­ro­nal. Pue­de pa­re­cer una ata­du­ra, pe­ro también pue­de ser una lla­ve pa­ra ser más li­bre en las re­la­cio­nes. Co­mo en su tiem­po su­pu­so una am­plia­ción de li­ber­tad la co­rres­pon­den­cia pri­va­da. Bal­zac co­no­ció a su gran amor por una no­ve­do­sa com­bi­na­ción del co­rreo per­so­nal y la pu­bli­ci­dad pe­rio­dís­ti­ca. Ewe­li­na Hans­ka, una jo­ven y cul­ta po­la­ca ca­sa­da con un con­de ri­co y pel­ma, com­ba­tía el abu­rri­mien­to le­yen­do li­te­ra­tu­ra fran­ce­sa. Le apa­sio­na­ron las no­ve­las de Bal­zac y co­men­zó a en­viar­le car­tas sin re­mi­te con la fir­ma de “La Ex­tran­je­ra”. Al leer­las, quien se in­cen­dió fue Bal­zac. La úni­ca pis­ta es que es­ta­ban ex­pe­di­das des­de Ode­sa. Has­ta que en una car­ta, La Ex­tran­je­ra en­vió es­ta no­ta: “Una fra­se vues­tra en El Co­ti­diano me ha­rá sa­ber que ha­béis re­ci­bi­do mi car­ta y que pue­do es­cri­bi­ros sin te­mor. Fir­mad: A la E. H. B.”. El no­ve­lis­ta pu­bli­có una no­ta en el dia­rio, el úni­co fran­cés que cir­cu­la­ba en Ru­sia, con esa con­tra­se­ña. Es­to ocu­rría en 1833. Y ella y él vi­vían uni­dos en Pa­rís cuan­do Ho­no­ré de Bal­zac fa­lle­ció en 1850. Es de su­po­ner que Ewe­li­na y Bal­zac no ten­drían pro­ble­ma en des­car­gar al­gu­na apli­ca­ción pa­ra con­tac­tos y ci­tas. Hay mu­chas, pe­ro hay al­gu­na de mo­da que fa­ci­li­ta el en­cuen­tro se­xual “sin chá­cha­ra”. Eso sí que me pa­re­ce un atra­so inú­til: ¡Un amor sin chá­cha­ra!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.