DÚOS

Ja­vier Li­món y Ja­vier Li­món hi­jo

El País Semanal - - SUMARIO - POR HELENA PONCINI FO­TO­GRA­FÍA DE AL­FRE­DO ARIAS

AJAVIER LI­MÓN hi­jo, con tan so­lo 11 me­ses, Pa­co de Lu­cía lo me­tió con él en la ca­bi­na de gra­ba­ción y lo acu­nó con el so­ni­do de los acor­des de su gui­ta­rra, har­to de que no de­ja­se con­cen­trar­se a su pa­dre, el mú­si­co y pro­duc­tor Ja­vier Li­món (Ma­drid, 1973). Su in­fan­cia fue la de un ni­ño que se sen­ta­ba al piano con Be­bo Val­dés, el mis­mo en el que hoy to­ca los acor­des de ‘Ro­set­ta’, uno de los

te­mas que com­po­nen su pri­mer tra­ba­jo en so­li­ta­rio, So­lid. Un ál­bum con le­tras so­bre “ex­pe­rien­cias per­so­na­les” pa­ra gen­te de su edad, en pa­la­bras del jo­ven, que aho­ra tie­ne 16 años. “Si lle­go a sa­ber que le gus­ta la mú­si­ca, no le lla­mo Ja­vi”, apun­ta Li­món pa­dre en­tre ri­sas, al tiem­po que con­fie­sa el pla­cer que le pro­du­ce que su hi­jo le co­rri­ja a la gui­ta­rra. “Me ha es­cla­vi­za­do mu­cho, me di­jo que íba­mos a ha­cer so­lo cua­tro te­mas”, re­co­no­ce el pro­duc­tor. Al fi­nal se­rán 10 a caballo en­tre el soul, el jazz y el blues, es­ti­los en los que Li­món jú­nior se sien­te có­mo­do des­pués de un de­ce­nio vi­vien­do en Bos­ton. “Ir­me allí cam­bió mi for­ma de ver la mú­si­ca”, cuen­ta Ja­vi, que to­ca en una banda de jazz del ins­ti­tu­to. De he­cho, su pri­mer vi­deo­clip, The Things That I Did, en el que for­ma una ga­ra­ge band con sus ami­gos, tam­po­co es­ca­pa al in­flu­jo ame­ri­cano. “Tie­ne me­jor gus­to que yo”, aña­de el pa­dre, que ex­pli­ca el por­qué de gra­bar el dis­co en es­te mo­men­to. “Yo creo que hay al­go cuan­do se tie­ne 16 años que luego se pier­de, se ga­nan otras co­sas. Hay al­go que me ape­te­cía de­jar plas­ma­do. Ese pri­mer fo­go­na­zo tie­ne va­lor ar­tís­ti­co”, ar­gu­men­ta. Co­mo ejem­plo cuen­ta có­mo en ape­nas unas se­ma­nas le ha cam­bia­do la voz al jo­ven: “Can­ta­ba en do me­nor y aho­ra can­ta en la me­nor”. Ja­vier Li­món jú­nior —que acu­di­rá a la pres­ti­gio­sa uni­ver­si­dad de Ber­klee— apren­dió y dis­fru­ta con los clá­si­cos, pe­ro no es­ca­pa a la vi­sión de una ge­ne­ra­ción pe­ga­da a YouTu­be. “An­tes, si tú que­rías mos­trar tu mú­si­ca, te­nías que ser pro­fe­sio­nal”, ex­pli­ca. “¿Tú aho­ra mis­mo no quie­res ser pro­fe­sio­nal?”, pre­gun­ta su pa­dre. “Aún no. Yo quie­ro se­guir es­tu­dian­do e ir a la uni­ver­si­dad”, sen­ten­cia, pa­ra sor­pre­sa pa­ter­na. Pe­ro lo cier­to es que, pa­ra el pro­duc­tor, hay al­go de cier­to en el dis­cur­so del jo­ven. “An­tes, si gra­ba­bas un dis­co, eras real­men­te bueno. Una ho­ra de estudio en 1984 ron­da­ba las 25.000 pe­se­tas. Cuan­do gra­ba­bas eras la hos­tia”, agre­ga el también com­po­si­tor pa­ra ar­tis­tas co­mo Alejandro Sanz, Ain­hoa Arte­ta y Jo­sé Mer­cé. Una ca­rre­ra mu­si­cal en lo más al­to que a Li­món pa­dre le ha­ce ser exi­gen­te con su hi­jo. “O to­cas de la le­che el piano e im­pro­vi­sas bien o no”, le ad­vier­te. “So­lo con te­ner­le cer­ca me sa­le peor”, con­fie­sa el ado­les­cen­te. Es­te no es el úni­co pro­yec­to mu­si­cal que ha uni­do a pa­dre e hi­jo. Am­bos —uno a la gui­ta­rra y otro a la me­ló­di­ca— han tra­ba­ja­do en la banda so­no­ra de la pe­lí­cu­la To­dos lo sa­ben, de Asg­har Far­ha­di, en la que par­ti­ci­pan Pe­né­lo­pe Cruz y Ja­vier Bar­dem. En una re­la­ción don­de la bre­cha di­gi­tal es pa­ten­te en las con­ver­sa­cio­nes, la mú­si­ca se ha con­ver­ti­do en un idio­ma co­mún. “Pue­de ser una ma­ne­ra de co­mu­ni­car­nos por­que no en­tien­de de eda­des”, re­ma­ta el pro­duc­tor.

En la pá­gi­na an­te­rior, Ja­vier Li­món hi­jo to­ca un piano fir­ma­do por Be­bo Val­dés, mien­tras su pa­dre, Ja­vier Li­món, le es­cu­cha tum­ba­do en el sue­lo de su estudio de gra­ba­ción, en Ma­drid. Arri­ba, fo­to­gra­fías de Pa­code Lu­cía y Be­bo Val­dés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.