CREA­DO­RES Y CREA­CIO­NES

Paul An­drew

El País Semanal - - SUMARIO - POR CAR­MEN MA­ÑA­NA

Paul An­drew lle­gó a Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo co­mo res­pon­sa­ble de la di­vi­sión de cal­za­do en 2016. Dos años des­pués, el di­se­ña­dor bri­tá­ni­co se ha he­cho con el li­de­raz­go ab­so­lu­to de la fir­ma ita­lia­na, aden­trán­do­se por pri­me­ra vez en el mun­do del ‘prêt-à-por­ter’ y re­cu­pe­ran­do el pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal de es­ta fir­ma de lu­jo.

PAUL AN­DREW nos ci­ta en la azo­tea del cuar­tel ge­ne­ral de Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo, en Mi­lán. Se tra­ta de una suer­te de cu­bo de cris­tal des­de el que se dis­fru­ta de unas im­pre­sio­nan­tes vis­tas de la ciu­dad. Fue­ra, el sol ba­ña la cú­pu­la de la ba­sí­li­ca de San Car­lo al Cor­so. Ya en el in­te­rior, sus ra­yos se re­fle­jan en los ta­co­nes do­ra­dos en for­ma de flor que sal­pi­can el es­pa­cio. Son la gran apues­ta del di­se­ña­dor bri­tá­ni­co pa­ra es­ta tem­po­ra­da. Hi­jo del ta­pi­ce­ro del pa­la­cio de Wind­sor, fue nom­bra­do en sep­tiem­bre de 2016 res­pon­sa­ble de la di­vi­sión de cal­za­do de la fir­ma ita­lia­na, fa­mo­sa en el mun­do en­te­ro por re­vo­lu­cio­nar, de la mano de su fun­da­dor, la za­pa­te­ría de lu­jo en los años cua­ren­ta, cin­cuen­ta y se­sen­ta. Aho-

“Los za­pa­tos y los bol­sos son el ne­go­cio prin­ci­pal de las mar­cas. La ro­pa se ha con­ver­ti­do, en es­tos ca­sos, en lo ac­ce­so­rio”

ce­le­bra su 90º aniver­sa­rio con un nue­vo re­pun­te. “Tras una épo­ca en la que se ha­bía con­fia­do en si­lue­tas y es­ti­los es­ta­ble­ci­dos ha­ce años, he­mos re­cu­pe­ra­do la ca­pa­ci­dad de in­no­var co­mo lo ha­cía Sal­va­to­re”. Así re­su­me An­drew sus dos años en la com­pa­ñía. Y la ini­cia­ti­va ha de­mos­tra­do ser un éxi­to. Ba­jo su ba­tu­ta, Fe­rra­ga­mo ha vuel­to a ser pro­ta­go­nis­ta en me­dios, re­des so­cia­les y con­ver­sa­cio­nes a pie de pa­sa­re­la, gra­cias a unos di­se­ños tan pul­cros co­mo con­tem­po­rá­neos. So­lo un año y me­dio des­pués de su fi­cha­je, la en­se­ña de­ci­día con­fiar­le también el fu­tu­ro de su lí­nea de prê­tà-por­ter fe­me­nino, has­ta en­ton­ces en ma­nos de Ful­vio Ri­go­ni. Un ful­gu­ran­te as­cen­so que con­fir­ma lo que la crí­ti­ca in­ter­na­cio­nal lle­va­ba tiem­po ru­mian­do: que An­drew, con 39 años, es uno de los crea­do­res más in­te­li­gen­tes y pro­me­te­do­res del mo­men­to. Y es también el úl­ti­mo re­pre­sen­tan­te de una nueva ti­po­lo­gía de di­rec­tor crea­ti­vo que es­tá trans­for­man­do la in­dus­tria del lu­jo. His­tó­ri­ca­men­te, las gran­des ca­sas han es­ta­do en ma­nos de pro­fe­sio­na­les es­pe­cia­li­za­dos en el di­se­ño de pren­das, pe­ro aho­ra las com­pa­ñías co­mien­zan a de­po­si­tar ca­da vez más esa res­pon­sa­bi­li­dad en fi­gu­ras que pro­vie­nen del mun­do de los com­ple­men­tos. Nom­bres que has­ta aho­ra se ha­bían man­te­ni­do en un se­gun­do y ca­si in­vi­si­ble plano, co­mo Ma­ria Gra­zia Chiu­ri, di­rec­to­ra crea­ti­va de Dior; Pier Pao­lo Pic­cio­li, de Va­len­tino; o Ales­san­dro Mi­che­le, de Guc­ci, y que hoy se con­so­li­dan en­tre los más in­flu­yen­tes de la mo­da con­tem­po­rá­nea. To­dos ellos, in­clui­do An­drew, sal­ta­ron del di­se­ño de com­ple­men­tos al con­trol ab­so­lu­to de sus mar­cas. “Creo que lo que te­ne­mos en co­mún es una vi­sión muy cla­ra de có­mo ha­cer que es­tas fir­mas crez­can y re­sul­ten aún más ren­ta­bles eco­nó­mi­ca­men­te. Hay que ser ho­nes­to y re­co­no­cer que los za­pa­tos y bol­sos son el ne­go­cio prin­ci­pal de to­das ellas. La ro­pa se ha con­ver­ti­do, en es­tos ca­sos, en lo ac­ce­so­rio. Así que te­ner al je­fe de com­ple­men­tos su­per­vi­san­do el prê­tà-por­ter y no al re­vés tie­ne sen­ti­do”. Es­te ti­po de de­ci­sio­nes em­pre­sa­ria­les no es­tán exen­tas de ries­go. An­drew ha fir­ma­do los za­pa­tos de Ale­xan­der McQueen, Nar­ci­so Ro­dri­guez, Cal­vin Klein y Don­na Ka­ran, pe­ro con­fie­sa que no ha­bía di­se­ña­ra do ni un cha­le­co des­de que dejó la Es­cue­la de Ar­te de Berks­hi­re, ha­ce ca­si dos dé­ca­das. “En­tien­do per­fec­ta­men­te to­dos los as­pec­tos téc­ni­cos y có­mo se fa­bri­ca una pren­da, pe­ro eso es com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te a ca­pi­ta­near una mar­ca mul­ti­mi­llo­na­ria”. Esas pe­que­ñas in­se­gu­ri­da­des no le im­pi­die­ron acep­tar el re­to. “Cuan­do vi la con­fian­za que el equi­po di­rec­ti­vo y la fa­mi­lia Fe­rra­ga­mo te­nían en mí, pen­sé: ‘El di­se­ño es di­se­ño’. Si me

pi­des que di­se­ñe un za­pa­to, una si­lla o una ha­bi­ta­ción, sé que sa­bré ha­cer­lo. Y ten­go una vi­sión muy cla­ra de cuál de­be ser la mu­jer Fe­rra­ga­mo, que no es la mis­ma que la del an­te­rior di­rec­tor crea­ti­vo. Es­ta me pa­re­ció la opor­tu­ni­dad de di­ri­gir el ti­món en una úni­ca di­rec­ción y no po­día re­cha­zar­la”. Cuan­do ha­bla, An­drew va di­rec­to al grano. Tal vez por­que ha lle­ga­do tar­de, se­gún los pa­rá­me­tros es­pa­ño­les. Y “ver­gon­zo­sa­men­te tar­de”, de acuer­do con los in­gle­ses. Cuen­ta que las res­pon­sa­bles de Net-a-Por­ter, uno de los por­ta­les de ven­ta on­li­ne más pres­ti­gio­sos del mun­do, le han re­te­ni­do más de la cuen­ta, ex­ta­sia­das por su pri­me­ra co­lec­ción de prêt-à-por­ter fe­me­nino. Un tra­ba­jo pre­sen­ta­do el día an­te­rior den­tro de un des­fi­le mix­to, don­de también se mos­tró la pro­pues­ta pa­ra hom­bre de su com­pa­ñe­ro, el ta­len­to­so di­se­ña­dor fran­cés Gui­llau­me Mei­lland. Al ba­jar de la azo­tea, el di­rec­tor ge­ne­ral de co­mu­ni­ca­ción en ese mo­men­to, An­to­nio Bu­rre­llo —que aca­ba de sa­lir de la fir­ma—, le fe­li­ci­ta en el as­cen­sor: “¿Has leí­do la crí­ti­ca de The New York Ti­mes?”. Se res­pi­ra en­tu­sias­mo en Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo. Con su im­pe­ca­ble tu­pé y sus de­por­ti­vas, An­drew pa­re­ce tan can­sa­do co­mo sa­tis­fe­cho. Cuen­ta que con

En su pri­me­ra co­lec­ción de mu­jer, con­vir­tió los pa­ñue­los icó­ni­cos de Fe­rra­ga­mo en el estampado de la tem­po­ra­da

esa pri­me­ra co­lec­ción ha que­ri­do res­pon­der a una pre­gun­ta fun­da­men­tal pa­ra la com­pa­ñía —en reali­dad, pa­ra cual­quier em­pre­sa—: ¿por qué una mu­jer en­tra­ría en una tien­da de Fe­rra­ga­mo pa­ra com­prar­se una pren­da de ro­pa en vez de un par de za­pa­tos? “Que­re­mos lle­gar a una con­su­mi­do­ra que va­lo­re el lu­jo real y no os­ten­to­so. Por eso he ele­va­do la co­lec­ción va­rios ni­ve­les en tér­mi­nos de ca­li­dad, ar­te- sa­nía y fa­bri­ca­ción”. Lo que so­bre la pa­sa­re­la se tra­du­ce en una apues­ta sin re­mor­di­mien­tos por ga­bar­di­nas de cue­ro, tra­jes de ter­cio­pe­lo tra­ta­dos con una co­ber­tu­ra im­permea­ble e im­pre­sio­nan­tes abri­gos de aves­truz. “So­mos una fir­ma de pro­duc­tos de piel. Ese es nues­tro le­ga­do y de­fen­der­lo también en la ro­pa re­sul­ta to­tal­men­te cohe­ren­te”. Igual que reivin­di­car el in­creí­ble ca­tá­lo­go de pa­ñue­los de se­da de la ca­sa pa­ra ves­ti­dos, fo­rros e im­pre­sio­nes. “Po­día ha­ber­los apar­ta­do pen­san­do que es una co­sa de se­ño­ras ma­yo­res. Pe­ro so­mos una de las po­cas fir­mas que tie­nen un ne­go­cio sig­ni­fi­can­te en torno a los pa­ñue­los y pue­de ser aún ma­yor, así que hay que abra­zar­lo. Por eso co­gí cua­tro mo­de­los icó­ni­cos y los con­ver­tí en el estampado de la tem­po­ra­da”.

An­drew ha di­se­ña­do su es­tra­te­gia de mer­ca­do y ha amol­da­do a es­ta sus pa­tro­nes. Em­pe­zan­do por al­go tan apa­ren­te­men­te ba­nal co­mo la si­lue­ta de los pan­ta­lo­nes. “He­mos es­co­gi­do una for­ma de za­naho­ria por­que, ló­gi­ca­men­te, tie­nen que aca­bar an­tes del to­bi­llo pa­ra dar pro­ta­go­nis­mo al za­pa­to. Al fin y al ca­bo, ese es el mo­tor de nues­tro ne­go­cio”. El bri­tá­ni­co ase­gu­ra que en es­ta di­vi­sión aún que­da mu­cho por ha­cer. “Ape­nas he­mos em­pe­za­do con las de­por­ti­vas y creo que el cre­ci­mien­to en es­te sec­tor pue­de ser im­pre­sio­nan­te”. Pa­ra los más pu­ris­tas, es­ta de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes —la de apos­tar por las za­pa­ti­llas— pue­de pa­re­cer un sa­cri­le­gio en bo­ca del má­xi­mo re­pre­sen­tan­te de una mar­ca fa­mo­sa por ate­so­rar los va­lo­res de la za­pa­te­ría clá­si­ca. Pe­ro An­drew se mues­tra de­ci­di­do a re­vi­sar to­das las con­ven­cio­nes que has­ta aho­ra re­gían el sec­tor. Des­de los des­cuen­tos has­ta la or­ga­ni­za­ción de la pro­duc­ción en dos tem­po­ra­das: pri­ma­ve­ra-ve­rano y oto­ño-in­vierno. “To­da­vía ser­vi­mos nues­tras co­lec­cio­nes en el mo­men­to inade­cua­do. Man­da­mos a las tien­das el cal­za­do pa­ra el frío en ju­nio y el de ca­lor en no­viem­bre. Así que tie­ne que ha­ber un po­co de to­do: en in­vierno, san­da­lias, y en ve­rano, bo­tas. Con el prêt-à-por­ter de­be ocu­rrir lo mis­mo. Tie­nes que di­se­ñar un vestuario que fun­cio­ne pa­ra di­fe­ren­tes cli­mas”. No se tra­ta de nin­gu­na es­tra­te­gia re­vo­lu­cio­na­ria den­tro del sec­tor, pe­ro sí pa­ra la mí­ti­ca ca­sa. Igual que su in­ten­ción de re­du­cir el ta­ma­ño de las co­lec­cio­nes pa­ra ha­cer sus pro­duc­tos aún más desea­bles y ajus­tar cos­tes. Un tru­co tan vie­jo co­mo el hi­lo ne­gro, pe­ro que em­pie­zan a adop­tar al­gu­nas de las em­pre­sas que me­jo­res re­sul­ta­dos es­tán ob­te­nien­do en los úl­ti­mos años. Co­mo Guc­ci, que en una lu­cha por no sa­tu­rar el mer­ca­do con sus crea­cio­nes ni que­mar su ima­gen de mar­ca ha de­ci­di­do pres­cin­dir de las tra­di­cio­na­les re­ba­jas. “Las co­lec­cio­nes so­lían ser ma­si­vas, pe­ro aho­ra hay de­ma­sia­dos pro­duc­tos en la ca­lle y de­be­mos cen­trar­nos en aque­llos que real­men­te desea­mos ven­der”. No se pue­de dis­pa­rar a to­do lo que se mue­va. Hay que afi­nar el ti­ro. Ha­cer me­nos, pe­ro más desea­ble. Di­se­ñar una es­tra­te­gia que se ajus­te tan bien a las ne­ce­si­da­des de la fir­ma co­mo lo ha­cen sus za­pa­tos al pie: el ver­da­de­ro sa­ber ha­cer de Paul An­drew.

A la iz­quier­da, Paul An­drew, di­rec­tor crea­ti­vo de Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo, en la se­de cen­tral de la fir­ma, en Mi­lán. En es­ta pá­gi­na, su co­lec­ción de prê­tà-por­ter pa­ra mu­jer. Es­ce­nas du­ran­te el des­fi­le de oto­ñoin­vierno en la ciu­dad ita­lia­na.

Es­ce­nas so­bre la pa­sa­re­la y en el backs­ta­ge du­ran­te el des­fi­le de oto­ño-in­vierno de Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo, el pa­sa­do mes de fe­bre­ro en Mi­lán.

En el cen­tro, Paul An­drew jun­to a va­rios za­pa­tos que ha di­se­ña­do pa­ra la fir­ma ita­lia­na. El res­to de imá­ge­nes per­te­ne­cen al des­fi­le de su co­lec­ción de oto­ño-in­vierno en Mi­lán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.