ES­CA­LE­RA IN­TE­RIOR

Téc­ni­ca me­dioam­bien­tal, Car­men se en­con­tró en­ci­ma de la me­sa con un pro­yec­to de re­ca­li­fi­ca­ción de te­rre­nos. Ya sa­bía que era ilegal.

El País Semanal - - SUMARIO - Por Almudena Gran­des

DES­PUÉS DE VOL­VER a en­con­trar­me con mis ami­gos en la ma­ra­vi­llo­sa pla­ya que com­par­ti­mos, y com­pro­bar que los ni­ños han cre­ci­do, y elo­giar la re­pen­ti­na ma­du­rez de los ado­les­cen­tes que nos da­ban dis­gus­tos no ha­ce tan­to, y re­cu­pe­rar la ale­gría del pa­lo cor­ta­do en no­ches per­fu­ma­das de jaz­mín, se me ocu­rrió pre­gun­tar por Car­men. No ha lle­ga­do to­da­vía, me con­ta­ron, es­tá tra­ba­jan­do. ¿Tra­ba­jan­do?, pre­gun­té, y co­se­ché una son­ri­sa co­mo res­pues­ta. Ha ga­na­do, es­cu­ché a con­ti­nua­ción, lo ha ga­na­do to­do. Fue uno de esos mo­men­tos en los que, a pe­sar de to­do, más allá de tan­tas es­pe­ran­zas frus­tra­das, de tan­tas de­rro­tas cier­tas, sen­tí que aún es po­si­ble re­cu­pe­rar la fe en el sis­te­ma, en es­te país y has­ta en el gé­ne­ro hu­mano. Car­men es una he­roí­na, una per­so­na ad­mi­ra­ble que nun­ca ha apa­re­ci­do en los ti­tu­la­res de los pe­rió­di­cos, que nun­ca ha sa­li­do en la te­le­vi­sión. Téc­ni­ca me­dioam­bien­tal, tra­ba­ja­do­ra ca­pa­ci­ta­da y bri­llan­te, muy bien va­lo­ra­da por sus com­pa­ñe­ros en el Ayun­ta­mien­to del pue­blo an­da­luz don­de vi­ve y tra­ba­ja des­de ha­ce mu­chos años, un buen día se en­con­tró en­ci­ma de la me­sa con un pro­yec­to de re­ca­li­fi­ca­ción de te­rre­nos so­bre el que su je­fe le pe­día un in­for­me fa­vo­ra­ble. La pe­ti­ción le ex­tra­ñó, por­que era un pro­yec­to que ya se ha­bía es­tu­dia­do y re­cha­za­do, pe­ro de to­das for­mas hi­zo su tra­ba­jo. Es­tu­dió la do­cu­men­ta­ción, ave­ri­guó si se ha­bían pro­du­ci­do cambios en la nor­ma­ti­va des­de en­ton­ces, lle­gó a una con­clu­sión y se fue a ver a su je­fe. Mi­ra, yo no te pue­do ha­cer un in­for­me fa­vo­ra­ble de es­to por­que in­cum­ple esa nor­ma, aque­lla otra y la de más allá. Aquí no se pue­de ha­cer una ga­so­li­ne­ra, se­ría ilegal. Car­men es una he­roí­na por­que el día que se le­van­tó de la me­sa pa­ra lle­var­le la con­tra­ria a su je­fe no te­nía otra fuen­te de in­gre­sos que su suel­do. Se­pa­ra­da de un ma­ri­do que nun­ca le ha pa­sa­do un cén­ti­mo, con una hi­ja en una uni­ver­si­dad le­ja­na y otro a pun­to de en­trar en una más cer­ca­na, a la que ten­dría que ir y de la que ten­dría que vol­ver to­dos los días, po­dría ha­ber pen­sa­do en sí mis­ma, pe­ro no lo hi­zo. Su je­fe le di­jo que lo que te­nían en­tre ma­nos era muy im­por­tan­te, muy bueno pa­ra el pue­blo, que crea­ría pues­tos de tra­ba­jo, que di­na­mi­za­ría eco­nó­mi­ca­men­te la zo­na, y ella hi­zo una lis­ta de po­si­bles ubi­ca­cio­nes le­ga­les a las que po­dría tras­la­dar­se el pro­yec­to con to­dos sus be­ne­fi­cios in­tac­tos. Su je­fe le di­jo que no, que eso no po­día ser, que lo que él ne­ce­si­ta­ba era un in­for­me fa­vo­ra­ble pa­ra la ubi­ca­ción ori­gi­nal, y le pre­gun­tó que si lo ha­bía en­ten­di­do. Car­men le res­pon­dió que sí, que lo ha­bía en­ten­di­do, pe­ro que su in­for­me iba a ser ne­ga­ti­vo, por­que esa ga­so­li­ne­ra era ilegal. Así, de un día pa­ra otro, a pe­sar de su an­ti­güe­dad, de su ca­pa­ci­dad, de su va­lía pro­fe­sio­nal, de su pres­ti­gio, Car­men se que­dó en la ca­lle. El Ayun­ta­mien­to la des­pi­dió ale­gan­do que no es­ta­ba ca­pa­ci­ta­da pa­ra el pues­to que ha­bía desem­pe­ña­do du­ran­te tan­tos años, y con­tra­tó a otro téc­ni­co me­dioam­bien­tal que fir­mó lo que le di­je­ron y se que­dó tan fres­co. Otra se ha­bría arre­pen­ti­do, ha­bría su­pli­ca­do la read­mi­sión, se ha­bría ve­ni­do aba­jo, Car­men no. Lle­vó to­da la do­cu­men­ta­ción a la se­de de la cen­tral sin­di­cal a la que es­tá afi­lia­da des­de jo­ven­ci­ta y se dis­pu­so a dar la ba­ta­lla. Va­mos a ir has­ta el fi­nal, anun­ció, y se apun­tó al pa­ro. Cuan­do se le aca­bó, hi­zo un po­co de to­do y dio cla­ses par­ti­cu­la­res a po­rri­llo, de lo que hi­cie­ra fal­ta. Su hi­ja ma­yor tu­vo tiem­po de aca­bar la ca­rre­ra, de en­con­trar un tra­ba­jo y de man­dar a ca­sa par­te de su suel­do, an­tes de que los tri­bu­na­les re­sol­vie­ran. Lo hi­cie­ron en la pri­ma­ve­ra de 2018, y de­cla­ra­ron que el des­pi­do de Car­men no ha­bía si­do im­pro­ce­den­te, sino nu­lo. La sentencia ha obli­ga­do al Ayun­ta­mien­to a pa­gar­le de gol­pe to­dos los suel­dos que de­be­ría ha­ber co­bra­do des­de que la des­pi­die­ron. De esa can­ti­dad, ha te­ni­do que de­vol­ver el di­ne­ro que ob­tu­vo del pa­ro y ha sal­da­do unos cuantos prés­ta­mos que te­nía pen­dien­tes, pe­ro le ha quedado un buen pi­co. Cuan­do por fin la vi, me di­jo que lo me­jor no ha­bía si­do eso, ni si­quie­ra vol­ver a su tra­ba­jo, sino que el tri­bu­nal hu­bie­ra de­cla­ra­do ilegal de fac­to la di­cho­sa ga­so­li­ne­ra. Es­te ve­rano ha traí­do al­gu­nas no­ti­cias ma­las y mu­chas bue­nas, pe­ro la me­jor, sin du­da, ha si­do es­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.