LA ZO­NA FAN­TAS­MA

Dos­cien­tos cua­ren­ta car­gos del ‘Go­vern’ co­bran más que Sán­chez. Si la “Re­pú­bli­ca” iba a ser “in­co­rrup­ti­ble y sin ta­cha”, es ob­vio que la in­fec­ción ha pren­di­do en ella.

El País Semanal - - SUMARIO - Por Ja­vier Ma­rías

DESCUIDEN, DETESTO que me cuen­ten sueños, so­bre to­do en las pe­lí­cu­las y en las no­ve­las. En cuan­to me apa­re­ce uno en imá­ge­nes, o me lo cue­la un es­cri­tor, me dan ga­nas de sa­lir­me del ci­ne o de aban­do­nar la lec­tu­ra, y lo ha­go si se reite­ra el la­to­so re­cur­so. Así que el mío se­rá bre­ví­si­mo: so­ñé, ha­ce un par de me­ses, que me me­tían en la cár­cel; te­nía que com­par­tir cel­da con una se­ño­ra de me­dia­na edad, y mi ma­yor preo­cu­pa­ción era si me per­mi­ti­rían fu­mar a mis an­chas o no. Eso es to­do. Aho­ra bien, me que­dé pre­gun­tán­do­me por qué ha­bía so­ña­do tal co­sa, y en se­gui­da lle­gué a la con­clu­sión de que no te­nía na­da de par­ti­cu­lar, da­da la gran­dí­si­ma can­ti­dad de per­so­nas, en prin­ci­pio “res­pe­ta­bles”, re­par­ti­das por las pri­sio­nes o con vi­sos de aca­bar en ellas, es de­cir, in­mer­sas en procesos que pin­tan mal, o ya con­de­na­das y en li­ber­tad pro­vi­sio­nal a la es­pe­ra de sentencia en fir­me, o bajo ele­va­da fian­za has­ta que se ini­cie su jui­cio. Nos he­mos ido acos­tum­bran­do y ya no nos sor­pren­de. Pe­ro cons­ti­tu­ye una gi­gan­tes­ca ano­ma­lía una so­cie­dad con las cár­ce­les lle­nas de mi­nis­tros (pon­gan us­te­des los “ex-”), pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos, al­cal­des, con­ce­ja­les, mi­li­ta­res, sa­cer­do­tes, em­pre­sa­rios, cons­truc­to­res, di­rec­to­res de ban­cos, miembros de con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción va­ria­dos, di­rec­to­res del FMI (bueno, el úni­co es­pa­ñol que ha ha­bi­do), pre­si­den­tes de clubs de fút­bol y de fe­de­ra­cio­nes de­por­ti­vas, con­se­llers ca­ta­la­nes y va­len­cia­nos, po­lí­ti­cos an­da­lu­ces y ma­dri­le­ños, in­sig­nes pro­fe­so­res, sin­di­ca­lis­tas, res­pon­sa­bles del Li­ceu y del Ca­nal de Isa­bel II, te­so­re­ros de par­ti­dos, co­mi­sa­rios de po­li­cía, abo­ga­dos, fis­ca­les y jue­ces. Y has­ta el cu­ña­do del Rey. La ma­yo­ría de es­ta gen­te re­ci­bía ex­ce­len­tes suel­dos, a di­fe­ren­cia de sus con­ciu­da­da­nos, mu­chos de los cua­les no pasan de mil eu­ros al mes des­de ha­ce años. Ade­más, ejer­cían car­gos vis­to­sos e in­flu­yen­tes, que les da­ban po­pu­la­ri­dad (a ca­da uno en su ám­bi­to) y pro­yec­ción so­cial. Nin­guno era un “don na­die” frus­tra­do o re­sen­ti­do con el mun­do en ge­ne­ral. Eran más bien pri­vi­le­gia­dos, in­di­vi­duos con suer­te (los mé­ri­tos ya son dis­cu­ti­bles) y en to­do ca­so bien re­la­cio­na­dos, por­que a na­die se le otor­ga na­da si no resulta de uti­li­dad. Lo na­tu­ral se­ría que se hu­bie­ran es­ta­do quie­tos en sus mag­ní­fi­cos des­pa­chos; que hu­bie­ran ejer­ci­do sus res­pec­ti­vas tareas im­pe­ca­ble­men­te, y aun agra­de­ci­dos; que se hu­bie­ran da­do con un can­to en los dien­tes ca­da ma­ña­na al le­van­tar­se y com­pro­bar lo bien que les iba en su mun­do. ¿Có­mo es po­si­ble que tan­tos de ellos se ha­yan ju­ga­do sus ca­rre­ras, su pres­ti­gio, su res­pe­ta­bi­li­dad, su fa­mi­lia, su di­ne­ro y su li­ber­tad por un ex­ce­so de am­bi­ción, de co­di­cia, de na­cio­na­lis­mo lo­coi­de o de sa­la­ci­dad? Uno en­tien­de el de­li­to de quien an­te sí ve un ne­gro fu­tu­ro sin po­si­bi­li­dad de me­jo­rar, de quien po­co po­see y na­da tie­ne que per­der. No, en cam­bio, el de quie­nes tie­nen tan­tí­si­mo que per­der. El ex­tra­ño fe­nó­meno se ha acha­ca­do a la sen­sa­ción de im­pu­ni­dad do­mi­nan­te en­tre “los im­por­tan­tes”. Esa ex­pli­ca­ción tal vez val­ga pa­ra los pri­me­ros casos, pe­ro no pa­ra el res­to, pa­ra cuantos ya ha­bían vis­to las bar­bas del ve­cino pues­tas a re­mo­jar. ¿Qué ra­ro vi­rus atra­vie­sa nues­tra so­cie­dad, que ni si­quie­ra tie­ne la ex­cu­sa de es­tar vi­si­ble­men­te ame­na­za­da por ma­fias, co­mo la ita­lia­na? Sea cual sea, ese vi­rus no ha re­mi­ti­do pe­se a los es­car­mien­tos acu­mu­la­dos. Pe­dro Sán­chez ha alar­dea­do de­ma­sia­do pron­to de “Go­bierno ejem­plar”. Es­tá por ver. Lo cier­to es que, sin co­me­ter de­li­to por ello, en sus pri­me­ros 54 días de Pre­si­den­cia el BOE pu­bli­có 484 de­cre­tos de ce­ses y nom­bra­mien­tos. Se­gún con­tó aquí Car­los Yárnoz, los re­le­vos afec­ta­ron a ca­si to­das las em­pre­sas y en­tes pú­bli­cos: Hu­no­sa, Sepi, Trag­sa, RTVE, Ren­fe, Adif, Co­rreos, Ins­ti­tu­to Cer­van­tes, Ce­tar­sa, Na­van­tia, So­cie­dad de Cau­ción Agra­ria, Red Eléc­tri­ca, Pa­ra­do­res, Agen­cia del Me­di­ca­men­to… ¿Tan­tos fun­cio­na­ban mal? Al­gu­nos de los agra­cia­dos con los nue­vos car­gos son ami­gos de Sán­chez o gen­te que le ha ser­vi­do bien. Al­gu­nos es­tán re­mu­ne­ra­dos con 200.000 eu­ros anua­les o más. La me­di­da se­rá sin du­da le­gal, y es la mis­ma que an­tes to­ma­ron Ra­joy, Za­pa­te­ro y Az­nar, na­da más ocu­par el poder. Pe­ro es muy fea y hue­le fa­tal, a to­do me­nos a “ejem­plar”. En cuan­to al re­me­do de “Re­pú­bli­ca Ca­ta­la­na pu­ra y sin má­cu­la” en que ya es­tá con­ver­ti­da la se­mi­dic­ta­to­rial Ge­ne­ra­li­tat, 240 car­gos del Go­vern (240, no 24) co­bran más que el pro­pio Sán­chez. Fren­te a los 81.000 eu­ros anua­les de és­te, To­rra el Te­ne­brós per­ci­be 147.000, y en­ci­ma tie­ne a su ser­vi­cio 413 “per­so­nas de con­fian­za” —413— con sus abul­ta­dos sa­la­rios. Los con­se­llers re­ci­ben 110.760 eu­ros, un 55% más —un 55%— que los mi­nis­tros del Go­bierno es­ta­tal. Los di­rec­to­res de TV3 y de Ca­ta­lun­ya Rà­dio, Vi­cent San­chis y Saül Gor­di­llo, no les van a la za­ga, con 109.080 ca­da uno. No es ex­tra­ño que ac­túen co­mo fel­pu­dos. Tam­bién son cuan­tio­sos los suel­dos pa­ra los famosos fu­ga­dos: 82.210 eu­ros pa­ra Me­rit­xell Se­rret, 85.000 pa­ra Lluís Puig, etc, etc. El vi­rus de­mues­tra que Ca­ta­lu­ña es tan bru­tal­men­te es­pa­ño­la co­mo An­da­lu­cía o Ma­drid. Si la “Re­pú­bli­ca” iba a ser “in­co­rrup­ti­ble y sin ta­cha”, es ob­vio que la in­fec­ción ha pren­di­do en ella con aún más vi­ru­len­cia que en nin­gún otro lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.